“Sinceramente” y “Para qué”: dos libros preelectorales/Infobae- 25/10/22

Al igual que Cristina Kirchner en 2019, Mauricio Macri irrumpió con su segunda publicación, que desnudó su intención de liderar Juntos por el Cambio, en lo organizacional y en lo ideológico

 

El mundo está complicado y el futuro es incierto. América Latina está en dificultades ante la desaceleración de la economía y por el aumento de la inflación global. Pero Brasil y Argentina tienen energía y alimento para una Europa necesitada. El domingo Brasil decidirá su rumbo político y en Argentina la dirigencia política está abocada a “vencer el olvido”, como escribió Jorge Cardozo; con diferentes ingredientes. En este intento están Cristina de Kirchner y Mauricio Macri. Poder, cinco letras que resumen sus ambiciones.

Al cierre de este artículo, Macri presentaba su libro. Esta cronista insiste en el trabajo en espejo que realizan ambos dirigentes. Cristina de Kirchner escribió “Sinceramente” previo a la elección de 2019 y Macri, “Para qué”. Nadie de sus socios cree que no hay en esta acción un 2023 sin el traje de candidato. Tras dos años alejado del protagonismo político a principios de 2022, el ex Presidente irrumpió con tal impronta que los dos candidatos del espacio ya no fueron lo mismo. Incluso, tal lo escribí en esta columna el martes pasado, subió al ring 2023 a una tercera candidata: María Eugenia Vidal. El libro es un tema central, porque a través del mismo desnuda la intención de liderar al espacio, no sólo en lo organizacional sino y fundamentalmente en lo ideológico.

Es aquí donde comienza a confrontar con sus socios de la coalición, especialmente con el radicalismo. Cuatro años de gobierno de Macri no pasaron en vano para el centenario partido, especialmente en cuanto a la relación. Para muestra basta un botón: el ex diputado nacional radical Ricardo Terrile, integrante de la Junta Coordinadora, hoy cercano a Facundo Manes, recordaba que les dio un Ministerio, pero él eligió el ministro.

A propósito de este sector, son quienes creen que el radicalismo finalmente se escindirá de Juntos por el Cambio. Terrile le dijo a Infobae “Nunca jamás volveremos a integrar un gobierno con Macri. Son la centro-derecha y creo que el grueso del radicalismo lo va teniendo claro”.

No obstante esta expresión, existen dirigentes que coinciden con este sector en cuanto a que el radicalismo no va a dejarse liderar por el PRO, ni en la organización ni en lo ideológico, pero están convencidos que no hay ningún riesgo de ruptura. Confían en que las PASO serán las que contendrán la pelea y ven que, en los dos meses que restan del 2022 y los cuatro primeros del 2023, disputarán el perfil ideológico de la coalición. Tema central para ver qué plan de gobierno desarrollarán, en caso de ganar, desde el primer día de gobierno. En el caso concreto de Macri, todo indicaría que avanza en su protagonismo e inserción mediática con su libro bajo el brazo, sin intención de discutir otras ideas.

El politólogo Lucas Romero viene insistiendo en que la foto de hoy de JxC, al igual que en el 2015, se inclina más hacia los candidatos del PRO. Hay varios factores que conllevan a esta mirada. Al PRO le pisa los talones Javier Milei, quien aumenta en su intención de voto. Otro factor que gravita es el pedido de un cambio más profundo de lo que ofrece el radicalismo o incluso Horacio Rodríguez Larreta.

El jueves pasado al mediodía, se produjo una reunión de una hora, entre el ex ministro de Economía Roberto Lavagna y el actual gobernador cordobés Juan Schiaretti. Acompañados por los diputados Carlos Gutiérrez y Alejandro “Topo” Rodríguez, hombres de extrema confianza de ambos dirigentes. Este medio consultó a fuentes confiables de ambos protagonistas sobre lo conversado en la misma. Coinciden en destacar que tanto Lavagna como Schiaretti, ven a una Argentina con grandes oportunidades económicas internacionales para aprovechar, desde el crecimiento de las exportaciones del sector agroindustrial hasta la economía del conocimiento, el gas de Vaca Muerta y el litio. Lavagna hizo hincapié en que el ingreso de Sergio Massa al ministerio de Economía ha permitido al menos poner orden y tomar decisiones. Coincidieron en la necesidad de un modelo de producción y generación de empleo, en tanto que Schiaretti puso énfasis en el biocombustible y el aumento del corte tanto en bioetanol como biodiesel. En lo político, Lavagna descartó una posible candidatura. Schiaretti se manifestó proclive a la hora de protagonizar una alternativa que se aleje de la grieta, remarcando su lejanía tanto del kirchnerismo como de JxC, tema avalado también por Lavagna. El gobernador cree que el kirchnerismo es feudal y está convencido que hay que recuperar lo mejor de la tradición de las fuerzas populares del peronismo y del radicalismo. Los schiarettistas le dijeron a Infobae que fue “un largo café con muchas coincidencias”. El lavagnismo sostuvo que hubo coincidencias porque “Lavagna siempre ha trabajado para mantener vivo al centroprogresismo”.

Del lado del oficialismo, el presidente Alberto Fernández insiste en su posible reelección. Ha cruzado “las aguas del Jordán” en IDEA, separándose de la corrupción kirchnerista. Cercanos a él creen que lo de “Alfa”, de Gran Hermano, no fue casual.

El actual ministro de Economía, Massa, lleva in péctore su futuro político. No debe adelantar ninguna jugada hasta ver si logra que la inflación vaya retrocediendo y la competitividad no decline.

En Santa Fe, al cierre de este artículo, cenaban los artífices del triunfo de JxC para festejar aquellos resultados. Infobae conversó con Carolina Losada, quien manifestó: “Aún no tengo decidido si voy a ser candidata a gobernadora, pero sí tengo claro que en caso de presentarme lo haré acompañada de Dionisio Scarpin. Jamás me prestaría a una candidatura testimonial”. Esto último hace referencia a quienes creen que podría, de no ir por la gobernación, encabezar la lista de diputados provinciales. También señaló que es una radical que trabaja por la unidad de JxC: “Me lo pide la gente mirándome a los ojos”.

Por su parte, el gobernador Omar Perotti, asumiendo que la inseguridad le seguirá trayendo los mayores dolores de cabeza en su gestión, le dijo a este medio: “Desde el gobierno de José María Vernet que no se hacían gasoductos. Hoy se inician las obras del gasoducto Gran Santa Fe y en diciembre las del Gran Rosario. Son obras millonarias que están en marcha. Avanzaré sobre el puerto de la Música en Granadero Baigorria y en paralelo en ese lugar pondremos en marcha un plan de viviendas, generando trabajo y dando respuesta a la necesidad de un techo que existe. La bioeconomía tendrá su Congreso anual permanente en Santa Fe, a partir del que inauguremos esta semana”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *