Betina Zubeldía: descubrió que su hijo era adicto a estupefacientes y, tras recuperarlo, señaló ante la Policía provincial y ante la intendencia de Pérez a quienes le vendían droga al menor. (Convenio
MHG: Con lo que le ha pasado a la Sra. Bustos, ¿los narcos le van ganando a la gente de tener una vida más normal?
BZ: Sí, la verdad es que estamos muy consternados con esto porque nunca pensamos que no se iba a respetar la lucha de una mamá que hasta sus últimos días trató de esclarecer el hecho para que los culpables estén en prisión de la muerte de su único hijo. No sé por qué ella no tenía custodia, no creo que haya sido como se ha dicho que ella no la quiso. Creo que es una responsabilidad del gobierno policial y de la policía, creo que no tendría que haber sucedido esto. Esto ha tocado fondo porque es lo nunca uno hubiera querido. Y creo que tenemos que aunar fuerzas, estuve hablando con las madres contra el paco, con Vera, que va a mandar una carta al Papa para que la pueda leer y nos conteste. Y estuvimos hablando con Graciela Ocaña, que se presentó hoy y dio un panorama siendo que esto supera el tema política y va más arriba de todo eso. Y lo que necesitamos es que se forme un frente político unido entre todos los actores para resolver el problema que tenemos en Rosario.
MHG: Exactamente. Es un modo de hacer frente a esto porque cada día van por más. ¿Han pensado en bajar los brazos?
BZ: No, bajo ningún punto de vista. Ya estamos en el juego, ya abrimos el juego. Y aparte de eso, ellos ya hicieron lo peor que pudrieron haber hecho.
MHG: ¿Usted fue muchas veces amenazada?
BZ: Sí, eso fue hace tres años y cuando se hizo público volvieron a tirar una bomba molotov en el negocio mío. Pero esto va más allá de todo esto. Lo que yo pretendo es que se pueda vivir, hago prevención en los colegios y lo que veo es realmente terrorífico. No hay forma de poder cortar con eso.
MHG: ¿Qué se ve?
BZ: Lo que se ve es que los chicos toman la venta de estupefacientes como una salida laboral para ayudar a la familia, veo que consumen adentro de los colegios, no hay normas en los colegios para poder manejar esta situación y veo que la policía no cumple con lo que tienen que cumplir porque cuando va una madre que quiere hacer una internación del chico, le icen por qué no se ocupó antes del pibe y llegó a esta situación. Entonces vemos que muchos lugares hay centro de salud pero que no funcionan toda la noche porque el lugar es peligroso y no entran las ambulancias. No hay agua potable. No entran los medios de transporte. Todo esto hace que los chicos no tengan otra alternativa que drogarse o que buscar cómo entretenerse, entonces los bunkers están a disposición de ellos. Es fácil encontrar la droga y es difícil de salir de ella.
.







22/11/2014