Declaraciones de Laura Irusta: Directora de la Escuela de Agronomía de Río Cuarto (Convenio – Radio del Plata Rosario –FM 107.5- Sábados 10 a 12 hrs)

“En la Escuela de Agronomía de Río Cuarto, los alumnos se colocan la nota. La calificación se confirma con los docentes, que pueden variarla. Pero eso no sucede casi nunca. El sistema de co acreditación se inició hace 16 años. Es único en el país. Es la construcción del conocimiento y la toma de consciencia de uno mismo”
“Es una escuela sin timbre el chico trabaja con todos los elementos en un problema y cuando se los ve que están muy cansados se pacta con el docente y se sale un rato. Muchas veces los chicos dicen que no quieren salir”

MHG: ¿Cuéntenos cómo es la experiencia de esta escuela cuyo sistema es novedoso y único en el país?
LI: Es la construcción del conocimiento y la toma de consciencia de uno mismo, eso lo llevamos a cabo hace 16 años, esto de lograr un compromiso con uno mismo llevó mucho tiempo en la formación docente y que ellos comprendieran que la nota no es un elemento de poder de los docentes. Y esto hace 8 años que los estamos aplicando, agregando al proyecto original, porque el alumno allí tiene criterios de evaluación claros, objetivos, donde es importante tanto el conocimiento y la construcción, contrastar mi conocimiento previo con el intelectual o científico y poder dar una fundamentación del mismo. Allí se hacen de criterios de evaluación claros y criterios de acreditación. El alumno trabaja sobre métodos basado en problemas o premisas durante todo el tiempo en la escuela, porque sostenemos que la escuela es el ámbito donde el alumno debe aprender, no es en la casa. La casa será para revisar y leerá pero no va a hacer la tarea ni trabajos porque los profesores son los guías, no conducen nada, orientan el aprendizaje y la construcción. Por esa razón se tienen esos criterios para la co acreditación, ésta tiene como objeto el conocer y hacerme cargo de mí. Yo me hago cargo de todo lo bueno y de todos los errores que he cometido. Y ahí intento revertirlos, si no los revierto, me hago cargo de lo mismo, con la consecuencia que ello pueda acarrear, si un alumno co acreditó con un uno, porque no hizo nada, durante todo el mes, bueno él mismo dice que se merece un uno porque no hice nada. Pero se compromete para el próximo mes a hacer todo lo que no hizo en el mes que pasó.
MHG: ¿Cuál es la relación de los docentes para con el estudiante?
LI: Cuando se hace la co acreditación el docente es un observador permanente, y dentro de algunos espacios se hace la socialización, es decir, en dónde estamos, qué estamos haciendo y qué nos proponemos hacer. Antes de presentar el trabajo, hay seguimiento y se revierte en ese tiempo muchas cosas. Pero hay alumnos que deciden no hacer o ponen un mínimo esfuerzo y cuando ven que tienen fundamentar sus saberes y sus haceres se dan cuenta que no tienen esos fundamentos. Entonces reconocen en lo que han fallado en ese tiempo. Y ahí es donde ponen y miran los criterios y se ubican y se les dice cuál es la forma de revertir eso.
MHG: Muy interesante el tema de la reflexión. Ayuda a ver dónde estamos y para dónde vamos.
LI: Y, sobre todo, teniendo en cuenta que los estudiantes aquí se forman desde los 4 años, el chico es mucho más consciente que los adultos y se va a ver que no hay deshonestidad por parte de ellos. Por supuesto que el niño que llega de otra escuela creyendo que acá es un laissez faire, se encuentran que no pueden hacer cualquier cosa. Pero se hace una reflexión muy fuerte ahí. El alumno que se puso un dos tiene que fundamentar por qué lo ha hecho. Días atrás en una reunión docente donde me mostraban la radiografía de los chicos, me decían que muchos no van a evaluarse, pero honestamente, con un 10, porque dicen que en tal oportunidad no hizo tal trabajo, o perdió el tiempo en tal módulo, por tanto, no es el criterio del 10 y resuelven su propia situación con el criterio del 9.
MHG: ¿Los alumnos formados de esta manera son más auto exigentes?
LI: No auto exigentes, si no que se conocen y se hacen cargo de sí, esto los libera de todos los bloqueos y de todos los miedos, cuando van a la universidad, -que es el sistema más tradicional y terrible-, cuando ven a los profesores de la universidad, primero porque plantean soluciones y no las respuestas que espera el profesor y lo fundamentan. Y, después, los ven tan conscientes de lo que saben y de las estrategias cognitivas, ya sea para toda la construcción cognitiva de resolver problemas de la vida y para proponer cambios en determinadas cuestiones sociales. Es extraordinario hablar con ellos.
MHG: ¿La nota es colectiva o es individual? ¿Este sistema tuvo alguna postura negativa?
LI: Por el momento no he tenido ninguna acción de las autoridades que nos pusieran límites al proyecto de la escuela, ha tenido su aceptación por el momento. Y en cuanto a la primera pregunta ellos trabajan en muchas áreas en equipo, pero toda la evaluación es en al aula cuando ellos presentan sus trabajos usando las nuevas tecnologías, defienden su propuesta contrastando con los intelectuales y los científicos. Por ejemplo, si están en ciencias sociales y están hablando de alguna cuestión psicológica están contrastando con Lacan o con Freud. Coincidiendo o no.
MHG: ¿Dónde surgió este método?
LI: Hace 16 años atrás comencé a plantear la necesidad de una escuela nueva para que no se violente o provoque los bloqueos en la constitución subjetiva de los chicos. Porque cuando miré cómo había estudiado yo me dije cuántos bloqueos vinieron y me los generaron los distintos sistemas y, especialmente, el sistema escolar donde se determina quién puede y quién no. Y ver a mis hijos en esta reproducción, me dije que se estaban haciendo las cosas mal. Entonces comencé a generar todo esto, para eso fundé la primaria, porque ahí es donde se constituye el sujeto en los primeros pasos, para que no lleguen tan bloqueados. Y cuando fui a hacer mi posgrado a España, me encuentro con una institución donde estaban con la misma idea y estaban aplicándolo. Y me dije ¡qué interesante porque nosotros ya lo estábamos aplicando en primaria!. Así surge y esto va avanzando porque llegar a una escuela sin timbre y módulos en acción es romper con toda una estructura de damero, ahora lo entienden, desde el gobierno, porque a su vez la UNESCO ha planteado que no puede ser que los chicos están dos horas en historia, dos horas en matemática, ninguna cabeza entra en concentración de esta forma. Además, no se aprende nada así., Y por eso es que se produce esto de los módulos en acción, donde el chico trabaja con todos los elementos en un problema y cuando se los ve que están muy cansados se pacta con el docente y se sale un rato. Muchas veces los chicos dicen que no quieren salir.
MHG: ¿Ha habido deserción? ¿La composición del estudiantado abarca los distintos estratos sociales?
LI: Primero, deserción no ha habido, repitencia muy poca y en la repitencia es el alumno que ha optado por un año sabático y para repetir tiene que venir a la dirección y comprometerse y hacerse cargo de lo qué le pasó. Entonces se trabaja desde otro lugar. La mayoría, que son muy pocos, se arrepienten del año perdido y se comprometen a hacer un año distinto. Y ellos se evalúan permanentemente para ver si aflojan o siguen, muchas veces vienen a hablar conmigo, hoy estoy de tal modo y creí que iba a estar de otro modo, y está avanzando en tal módulo. Esto le permite hacer un currículum en espiral que le permite avanzar y no quedarse en un problema. Es decir que se resuelve un problema y avanza a otro. Respecto de los estratos sociales hay de todos, porque a pesar de ser una escuela privada y esto me interesa recalcar porque, sobre todo en las escuelas marginales, están los niños que son los más violentados por el sistema.




01/11/2014