Dr. Claudio Stampalija. Abogado Penalista. Criminólogo- Director del Centro de Estudios para la Prevención del Delito de la Universidad de Belgrano (CEPREDE) (Programa Convenio – Radio del Plata Rosario – sábados 10 a 12 hrs)
“La seguridad está fuera de cauce en Argentina”
“Se tiene que crear una ley nacional de prevención del delito”
“En Argentina la víctima es un paria”
“En Argentina a la víctima se la equipara al testigo, la gente esto no lo sabe. Es un objeto de pruebas pero no es un sujeto de derechos”
“Es mucho más “simpático” un abogado defensor que un abogado querellante”
“Argentina en materia de prevención del delito es la más atrasada en Latino América”
“Hay diferencias en la cantidad de delitos que se producen, por caso nuestro continente es el de mayor violencia del mundo duplicando al africano, pero las causas generadores, los factores criminológicos son los mismos, la exclusión social, el desempleo, la deserción escolar, la cultura de la violencia y en particular la intrafamiliar, tener esta facilidad de acceso a las drogas, el alcohol y a las armas de fuego en general, la falta de sentido que hay en la vida de los jóvenes y la dificultad que tenemos, histórica, de reinsertar a los penados a la vida cotidiana”
“Si empezamos ahora podemos reducir esta violencia casi en un 50 %. ¿Cómo? reasignado el 10% del presupuesto del sistema penal que está constituido por la justicia, la policía y la cárcel, -y esto está científicamente demostrado- para el diseño de construcción de programas focalizados – no universales- de prevención del delito, en 5 años se reduce la tasa de delincuencia en un 50 %”
“En Diadema –Brasil-, que era peor que Ciudad Juárez, yo estuve dando una pequeña mano en capacitación, no se pudieron colorados y empezaron a mirar en el mundo para ver qué estaba pasando y varias de las cuestiones las hicieron suyas, y bajaron el nivel de homicidios que era lo más preocupante, en un 70 % en 4 años”
“Las personas que están en las cárceles, las que recuperan su libertad, a los cinco años, el 50 % regresa al sistema carcelario y a lo largo de toda la vida tiene un nivel de reincidencia del 70 %, digamos que la solución no pasa por ahí”
“Si la cantidad de condena de todos los hechos que se denuncian es el 3 % en el país, quiere decir que algo no está funcionado. La justicia no investiga, los instrumentos que tiene todo el ministerio público está fallando”
Se me puede decir que hay que poner más policías, bueno el ejemplo es Santa Fe, tiene 470 policías cada 100 mil habitantes, las Naciones Unidas dicen que como ideal es 280, Europa tiene un promedio de 330 cada 100 mil habitantes, Córdoba capital tiene 630, la Capital Federal tiene 500 y sin embargo no se resolvió el tema del delito, está subiendo a un ritmo de alrededor del 6 ó 7 % anual”
“un tema que a mí me desvela es el femicidio, se duplica, está llegando a un 15 % anual, duplicando todas las modalidades delictivas en el país”
“Seguimos sin hacer encuestas de victimización, seguimos manejándonos con intuiciones y somos muy malos con la intuición. En cualquier ciudad moderna, incluso en América Latina hacen encuestas para saber cómo se está en materia de seguridad pero desde la perspectiva integral, cómo está la educación, la salud, la acción social, la vivienda, se tiene un diagnostico completo”
“Los políticos tienen que perderle el miedo a la gente y sacarse de la cabeza que si le dan participación le van a estar respirando en la nuca, si no hay participación comunitaria, si no hay una usina estatal capaz de escuchar y ejecutar las necesidades de la gente, estamos liquidados en materia de seguridad”
“El control de la policía tiene que ser con organismos que, en todo caso sean mixtos, y no sacar esta policía que la sacan a la calle en un año, porque ya se vio en el verano en la costa que no sabía ni qué hacer”
“ Necesitamos en crear una policía con orientación de proximidad y de resolución de conflictos que tenga conocimiento de la zona, es un trabajo de 24 horas. Igual que los consejos vecinales, tienen que estar manejados por coordinadores con empatía, con conocimiento del tema y tienen que tener el celular las 24 horas abierto y tener una relación con las distintas áreas de gobierno”

MHG: Por estos días, entre tantas problemáticas de nuestra ciudad, en la vecina localidad de Zavalla, la Sra. Liliana Montenegro asegura haber dado a luz mellizos que luego fueron robados, se pone el acento en que la madre es gorda, negra, pobre y unas cuantas cosas más… se pone el ojo en ella pudiendo perderse de vista lo real del hecho.
CS: Me viene bien su comentario, en Argentina la víctima es un paria, no se tiene en cuenta cuál es la problemática, los miedos a la venganza que puede tener, por eso no se hacen denuncias. Los miedos a la nueva agresión y el peor miedo que tiene es que no se le crea lo que ha sucedido, el relato victimológico. Y lo peor es la hipocresía de pedirle a la víctima que sea valiente frente a la cobardía del delincuente.
MHG: A la Sra. Montenegro le han hecho cuatro estudios, incluso uno en Córdoba, para demostrar que había tenido dos hijos.
CS: Sí, la humillación, el ultraje a la dignidad, la invasión, la frustración, la pérdida de la autoestima a la que se lleva a la víctima en Argentina en general, desde ya en la legislación en donde se la equipara al testigo, la gente esto no lo sabe. Es un objeto de pruebas pero no es un sujeto de derechos. Por eso hoy que en el mundo serio se dice que hay que atacar o mejorar la victimización, ya no se dice que hay que ir contra la delincuencia, sino se va por el camino para que no haya víctimas. Acá es todo al revés.
MHG: Este es un caso muy serio, porque cuando uno dice pobre no sólo habla de pobreza en dinero, sino también en relaciones, en el modo de pensar en cómo tiene que defenderse, tiene limitadas posibilidades de acción… el famoso “por algo será o algo habrá hecho” que tanto daño le ha hecho al país…
CS: Se lo voy a sintetizar prácticamente, yo me gano la vida como abogado penalista en el país, y esto lo digo con dolor pero es mucho más fácil para un abogado penalista ser abogado defensor que ser querellante, es decir, defender los intereses de la víctima. Hay algo imperceptible que sólo podemos percibir los que estamos siempre en tribunales: la víctima es también molesta cuando trata de estar en la dilucidación de una causa penal determinada. Si uno hace peticiones, se duda si hay sed de venganza y no de justicia, se sigue con este tipo de preconceptos que ya están olvidados en el mundo. Es mucho más “simpático” un abogado defensor que un abogado querellante.
MHG: He recibido el ejemplar N° 1 del Boletín del Centro de Estudios para la Prevención del Delito de la UB (CEPREDE) que usted dirije. Tengo entendido que será una publicación bimestral con una versión en formato papel y dos versiones digitales en español e inglés. Se distribuirá a más de 120 centros de investigación de seguridad, universidades, ONGs involucradas en la temática y gobiernos de sus diferentes niveles del mundo y donde opinarán los expertos internacionales más prestigiosos.
CS: CEPREDE hace muchos años que está, venimos trabajando en la Universidad de Belgrano, es el Centro de Prevención del Delito, que ya tiene unos casi 6 años. Hice una reunión la semana pasada que sirvió para el lanzamiento de un boletín que va a ser bimensual, y aunque cuesta mucho en este país investigar, pero pusimos a disposición unos trabajos que ahora vamos a plasmar en este boletín que va a ir en español y en inglés ya que va a ir a todas las universidades del mundo, a todas las ONGs involucradas, a los gobiernos que trabajan estas temas, para que sea un aporte para las bastantes estrechas mentes de los dirigentes políticos argentinos en los temas de seguridad. Creo que venga el que venga, tenemos que tener una visión absolutamente fundacional tanto estructural como conceptual en el tema de seguridad. Lo que se busca es tener el pensamiento de los expertos más lúcidos del mundo que van a escribir en este boletín. El nro 1 como se trata de un lanzamiento da una imagen general de lo que va a ser lo que viene. Pero el que sigue tendrá las opiniones de la gente del mundo más calificada y dando propuestas. Le quiero dar un perfil práctico.
MHG: Qué bueno que llegue a la política porque esto lo cambia la política o no lo cambia nadie.
CS: Absolutamente. Es un tema de política y para que la política cambie hay que abrir las mentes, empezar a tener otra visión y hay que tener 3 ó 4 cualidades que faltan y que uno las empieza a avizorar tímidamente en la dirigencia política más joven, por eso hay una cierta esperanza, como ser una férrea voluntad política, que se sepa levantar la mirada hacia la propia bases sociales sin demagogia, si no con conocimiento, con sensibilidad en estos temas. Y el liderazgo, que lamentablemente en Argentina y en Latino América sigue confundiéndolo con carisma, cuando en las ciencias sociales liderazgo es gerenciamiento y disciplina en la gestión pública.
MHG: ¿El tema de la seguridad es afín en todo el mundo o hay que bajar los conceptos a cada una de las realidades de los países o regiones?
CS: Yo en la cuestión de seguridad trabajo más en América Latina que en otros países del mundo, con lo cual se le va a dar prioridad a las realidades de estos lugares en el tema de delito y seguridad. Pero hay cuestiones comunes en muchos lugares, cuando se hizo el trabajo de la macro encuesta en la ONU, la Organización Mundial de la Salud, el Centro Internacional de Prevención de Canadá, se determinaron cuáles son los factores de riesgo que traen aparejado la mayoría de los delitos que se producen y no hay diferencias. Hay diferencias en la cantidad de delitos que se producen, por caso nuestro continente es el de mayor violencia del mundo duplicando al africano, pero las causas generadores, pero los factores criminológicos son los mismos, la exclusión social, el desempleo, la deserción escolar, la cultura de la violencia y en particular la intrafamiliar, tener esta facilidad de acceso a las drogas, el alcohol y a las armas de fuego en general, la falta de sentido que hay en la vida de los jóvenes y la dificultad que tenemos, histórica, de reinsertar a los penados a la vida cotidiana. Esto aspectos en una suerte de catálogo es lo que marca la agenda y el rumbo por dónde tiene que trabajar cualquier política de seguridad en nuestra región y en otros países del mundo.
MHG: Días atrás conversando con el Dr. Pedro Luis Barcia a cargo de la Academia Nacional de Educación, nos decía que si empezamos hoy a hacer las cosas como corresponden en educación en 10 años podemos ver los resultados En su informe usted dice que si empezamos ahora podemos reducir esta violencia casi en un 50 %.
CS: Efectivamente y ¿sabe cómo? reasignado el 10% del presupuesto del sistema penal que está constituido por la justicia, la policía y la cárcel, -y esto está científicamente demostrado- para el diseño de construcción de programas focalizados – no universales- de prevención del delito, en 5 años se reduce la tasa de delincuencia en un 50 %. Por eso es cuando yo hablo de liderazgo, abrir las mentes, de ver las experiencias, hoy los países no tienen vergüenza en copiar modelos. En Diadema –Brasil-, que era peor que Ciudad Juárez, yo estuve dando una pequeña mano en capacitación, no se pudieron colorados y empezaron a mirar en el mundo para ver qué estaba pasando y varias de las cuestiones las hicieron suyas, y bajaron el nivel de homicidios que era lo más preocupante, en un 70 % en 4 años. Solamente con algunos programas y se hizo desde el municipio, se hizo una nueva policía municipal pero se hizo desde la universidad. Todos los policías son universitarios. Hay un montón de cosas en la que nosotros estamos en las antípodas pero desde la cultura institucional. Yo hablo de abrir las mentes.
MHG: Usted plantea una cuestión integral desde los diversos estados y de política sociales, culturales, económicas, porque de lo contrario ¿cómo se revierte esta situación?
CS: Así es. Hay que atacar las causas del delito, la gente dice que hay que atacar la delincuencia, lo que hay que atacar son las causas que las generan, que son estos factores de riesgo que he mencionado antes, tenemos ese paraguas de política criminal que tiene el gobierno nacional y que se va a ir irradiando hacia las provincias y a los municipios. A veces me preguntan cómo se hace porque los intendentes están solos. Hay dos herramientas que se están utilizando en el mundo. Una es más vieja y se utiliza en Europa y también lo tomó Canadá, que es el modelo Bonnemaison y que es el padre de la prevención en el mundo, un ex alcalde a una localidad cercana a París, creador del Foro Europeo de Alcaldes para la Seguridad Ciudadana, que hizo el sistema de contratos entre los gobiernos nacionales y los municipios para la seguridad. Y, el segundo, que es el que a mí me gusta más, hice algo de ello en México, que son los subsidios que el gobierno nacional le otorga a los municipios de México con un control financiero muy duro, diseñando una plataforma de distintos programas para que los alcaldes los pongan en funcionamiento, se capacitan a los recursos humanos para que lo lleven adelante, se los financian desde el gobierno federal y los alcaldes de esa manera tienen posibilidades de recurrir a expertos internacionales para que los ayuden en esta cuestión, con una evaluación mensual. Hoy se evalúan los programas de prevención del delito focalizados, pero no los programas universales que dicen que estamos incluyendo gente en tal o cual cosa, eso está bien, pero la mejor forma de trabajar en prevención es incluir con programas sociales de distinta naturaleza focalizadamente al problema que se pretende solucionar, no abierto porque de los contrario el impacto es muy poco. Hoy en las evaluaciones hay fórmulas matemáticas que se hacen mensualmente e indican lo que no está funcionando correctamente, hay una línea de objetivos que no se está llevando a cabo y debe ser cambiada. Y esto es lo que está pasando en el mundo y pasa en Perú, en Bolivia, en Ecuador, y no digo que son países a los que les saco méritos, sino que me refiero al esfuerzo para conseguir abrirse a estas nuevas formas de hacer seguridad. Y hay que decir que Argentina en materia de prevención del delito es la más atrasada en Latino América.
MHG: ¿Entonces no es con más cárceles, con más leyes duras, sino que es con prevención del delito?
CS: Absolutamente. Se lo digo con números para que la gente lo entienda. Las personas que están en las cárceles, las que recuperan su libertad, a los cinco años, el 50 % regresa al sistema carcelario y a lo largo de toda la vida tiene un nivel de reincidencia del 70 %, digamos que la solución no pasa por ahí.
MHG: Y convengamos que la vida no es más de veinte pico de años.
CS: Claro. Segundo: si la cantidad de condena de todos los hechos que se denuncian es el 3 % en el país, quiere decir que algo no está funcionado. La justicia no investiga, los instrumentos que tiene todo el ministerio público está fallando. Se me puede decir que hay que poner más policías, bueno el ejemplo es Santa Fe, tiene 470 policías cada 100 mil habitantes, las Naciones Unidas dicen que como ideal es 280, Europa tiene un promedio de 330 cada 100 mil habitantes, Santa Fe 470, Córdoba capital tiene 630, la Capital Federal tiene 500 y sin embargo no se resolvió el tema del delito, está subiendo a un ritmo de alrededor del 6 o 7 % anual. Sin hablar de un tema que a mí me desvela que es el femicidio, que se duplica, está llegando a un 15 % anual, duplicando todas las modalidades delictivas en el país. Esto es algo tan apasionante y preocupante.
MHG: En una situación como la de Rosario en la que narcos disputan entre ellos, el delito se da en distintas formas, hay los linchamientos, a mi criterio está desmadrada la sociedad rosarina ¿qué hacer?
CS: Yo digo que la seguridad está fuera de cauce en Argentina al no haber un plan integral, que vaya a atacar todas las causas generadoras, no hay coordinación entre áreas, y ahí tendrían que estar trabajando todos los ministerios, con el ministro de seguridad a la cabeza coordinando este programa integral de prevención del delito. Falta un acuerdo, es más en el propio gobierno nacional hay un debate tremendo entre la mano dura y la mano blanda, la mano equilibrada y estoy hablando de los miembros del gobierno con más representativos en materia de seguridad. No hay una filosofía común. Es preocupante por todos estos lados. En el ámbito como usted dice que se ha desmadrado, hay que insertarse en el territorio, hay que trabajar en todas las áreas, inclusive creando fiscalías en el propio lugar y trabajando con los distintos diseños, abrir muchas escuelas, muchas salitas de sanidad, va a haber problemas al principio, incluso de seguridad, pero esto es un trabajo un poco más arduo pero que se va resolviendo, como lo hizo Ciudad Juárez.
MHG: El fracaso de la política y la sociedad en temas de seguridad ciudadana queda reflejado en la frase de la maestra Jorgelina Recondo que dijo que la mayoría de sus alumnos de séptimo grado están muertos.
CS: Y nosotros seguimos sin hacer encuestas de victimización, seguimos manejándonos con intuiciones y somos muy malos con la intuición. En cualquier ciudad moderna, incluso en América Latina hacen estas encuestas para saber cómo se está en materia de seguridad pero desde la perspectiva integral, cómo está la educación, la salud, la acción social, la vivienda, se tiene un diagnóstico completo. Se tiene que crear una ley nacional de prevención del delito, como ha hecho México ahora y que es una revolución esta ley y que el CEPREDE próximamente presentará al parlamento nacional. No tenemos una ley de protección y asistencia a las víctimas, seguimos con códigos procesales añejos, que nacieron viejos y que dificultan la acción de la justicia, porque la herramienta procesal es pobre y a su vez colaboran para que haya resquicios para que los abogados podemos utilizar para que los delincuentes puedan salir de nuevo a la calle o para que los buitres se eternicen y no haya justicia. Es decir, tenemos que capacitar a los funcionarios, los recursos humanos están muy desperdigados porque no hay coordinación y esto lo tenemos que congregar y capacitarlos bien. Por ejemplo: los asistentes sociales especialistas en prevención, como ha hecho Colombia y otros países, es vital trabajar en esos lugares donde hay vulnerabilidad con estas personas que cotidianamente están colaborando y viendo lo que ocurre en esos lugares. Los consejos ciudadanos, los políticos tienen que perderle el miedo a la gente y sacarse de la cabeza que si le dan participación le van a estar respirando en la nuca, si no hay participación comunitaria, si no hay una usina estatal capaz de escuchar y ejecutar las necesidades de la gente, estamos liquidados en materia de seguridad. Mientras tanto hablamos de una policía municipal, ¡Dios mío! darle la policía a intendentes que hacen 10 ó 15 años que están gobernando y que han tenido problemas muy serios de otro tipo, de corrupción, que no conocen el tema, que encima ya tienen impunidad porque buscan un director que es un ex policía que le maneja todo el tema y que le da cierta impunidad, darle la policía a este hombre…, una policía de proximidad para resolver conflictos, sí; pero no dependiendo del intendente, sino del gobierno provincial y con gente que sean propios del lugar, pero entregarle la policía así nomás… Arslanian hizo una muy buena gestión pero le entregó los foros vecinales a los intendentes y ¿en qué terminó?
MHG: En punteros políticos.
CS: fue un desastre, se mezcló con los punteros, la gente entró por la puerta y salió por la ventana espantada.
MHG: En Santa Fe tenemos un jefe de policía detenido y se dice que la policía de Santa Fe está manejada por el narcotráfico, más allá de los esfuerzos del ministro Lamberto, ¿qué debería hacerse?
CS: Este problema está bastante generalizado en Argentina, duele mucho hablar de esto porque hay policías que son honestos, quiero decir que la policía en general hay grandes centros de corrupción que lo tenemos que resolver haciendo investigaciones muy precisas que no vengan, por lo menos en los primeros años, de la propia policía. Córdoba, cuando lo trató de hacer tuvieron muchos problemas porque la policía no soporta que la controlen desde afuera, quieren que la controlen desde adentro, pero esto tiene que cambiar, el control tiene que ser con organismos que, en todo caso sean mixtos, y no sacar esta policía que la sacan a la calle en un año, porque ya se vio en el verano que no sabía ni qué hacer. En las zonas costeras los turistas estaban contentos porque había muchos policías ¡pero estos no sabían qué hacer!, les preguntaban a los turistas dónde podían pernoctar. Necesitamos en esto crear una policía con orientación de proximidad y de resolución de conflictos y los están pidiendo todos los barrios de acá y de otras provincias argentinas, la gente quiere una policía de este tipo con un perfil de resolver los conflictos, que tenga conocimiento de la zona, pero no es la policía buchona, no tiene que hacer inteligencia y esto hay que hacer mucha educación para que no nos pase lo que sucedió en Barcelona que hubo un gran celo entre la policía comunitaria y la nacional, porque la gente vuelca sus afectos a la policía local.
MHG: Pero la policía comunitaria tiene horario de oficina.
CS: Nunca una fuerza de policía puede tener horario de oficina, es un trabajo de 24 horas. Igual que los consejos vecinales que tienen que estar manejados por coordinadores con empatía, con conocimiento del tema y que tienen que tener el celular las 24 horas abierto y tienen que tener una relación con las distintas áreas de gobierno, trabajar con la comunidad es trabajar con la resolución de conflicto y el estado lo tiene que resolver en determinado tiempo.










27/09/2014