El constante deterioro económico desde el 75 (Diario El Ciudadano)
En la Argentina de 2014 veintisiete de cada cien ciudadanos son pobres.

Esta semana el doctor Roberto Lavagna, en el marco de la presentación de su nuevo libro, Un futuro posible, brindó una conferencia en la Universidad Católica Argentina. Luego del desarrollo de su disertación se advierte que nuevamente la sociedad argentina deberá hacer un enorme esfuerzo para que el título de su libro sea una realidad. La radiografía sobre los indicadores económicos de nuestro país remite al período 1975-2014. Uno de los datos más asombrosos es que en ese período, 39 años, Argentina sólo creció en promedio el 2,24 por ciento. La pérdida del PBI argentino sólo es comparable con Rusia y Grecia luego de sus respectivas crisis.

A mi criterio lo más doloroso de las distintas malas praxis políticas quedó evidenciado cuando el ex ministro de economía dijo que en la Argentina de 1974 cuatro de cada cien ciudadanos eran pobres. En la Argentina de 2014 veintisiete de cada cien ciudadanos son pobres. Si bien el doctor Lavagna no se refirió a la desigualdad, es importante recordar que en los años 1974-1975 el 72 por ciento de la población pertenecía a la clase media típica. Hoy ese porcentaje se redujo a un 30 por ciento. En aquellos años los datos recién vertidos se correspondían con el coeficiente Gini, que con su 0,36 ubicaba a Argentina como uno de los mejores países del mundo en distribución del ingreso. En la crisis de 2001-2002, dicho coeficiente fue de 0,55 pasando a ser Argentina uno de los países con más alta desigualdad.

Otro tema para destacar es que, según Lavagna, para crecer 5,5 por ciento se necesita 20 por ciento de inversión más en comparación con el año anterior. Esta referencia la realizó cuando mostró que en largos años Argentina contó con inversión negativa. Desde 2000 al presente se advierten dos momentos en donde fue positiva. En 2005 fueron 1.500 millones de dólares. Aquí hizo un distingo entre este nivel de inversión y el de 2013. En 2005 el gobierno controlaba el ingreso de ese dinero. En 2013 el gobierno a través del cepo cambiario controló el egreso de ese dinero, evitando así la fuga de dólares.

Otros datos asombrosos y estremecedores son los siguientes: si Argentina crece al 9 por ciento anual, necesita 9 años para duplicar su PBI. Si Argentina crece al 4 o 5 por ciento necesita 15 años para duplicarlo; si Argentina crece, como en esta actualidad, al 0,5 por ciento necesita 36 años para duplicar su PBI.

Según Lavagna, de aquí a fin de año el Banco Central para acompañar lo que él denomina “un modelo tramposo” deberá emitir 100 mil millones de pesos más de lo emitido. Finalmente recordó que Jan Tinbergen, el primer premio Nobel de Economía, dijo una vez que la verdad sobre si un gobierno fue bueno o no se refleja a través de los márgenes de acción que le deja al sucesor. De acuerdo con el ex ministro Lavagna, en la Argentina de hoy los márgenes de acción con que contará el próximo gobierno decrecen a gran velocidad. Al recordar que hoy la presión tributaria (la más alta de la historia argentina) hace que el gobierno disponga de 35 mil millones de pesos anuales, sostuvo que el próximo gobierno deberá reordenar el frente externo y sí o sí el sistema tributario.

Es realmente lamentable que alguien con la experiencia, la seriedad y el reconocimiento internacional que dispone el conferencista no sea entusiasmado, tal como lo hizo en 2007, para ser candidato a presidente de la Nación.

Política en Santa Fe

Consulté al candidato a gobernador por el oficialismo, el socialista Miguel Lifschitz, ante versiones cada vez más insistentes sobre la posibilidad que Hermes Binner bajase de su precandidatura presidencial a una precandidatura a gobernador. Casi interrumpiéndome expresó: “María, eso está absolutamente cerrado: lo de Binner es inamovible. Es nuestro candidato presidencial. Esto último está acordado y cerrado a nivel partidario así como también mi candidatura a gobernador y la de Mónica Fein a intendenta de Rosario”.

Le pregunté si el doctor Bonfatti será el candidato a senador: “Es una posibilidad”. También lo consulté sobre las posibilidades nacionales y provinciales (luego de Marcos Juárez) de la incorporación del PRO al espacio Unen. “Absolutamente, no. Es probable que a nivel nacional un sector del radicalismo pueda irse con el PRO. Esta experiencia podría suceder en Santa Fe. Pero nunca el PRO en Unen”.

Sobre el futuro integrante de la fórmula a gobernador expresó: “Es prematuro definir ahora, así como también cerrar puertas, pero ante la decisión del ingeniero Barletta estoy pensando en algún extrapartidario independiente”.

Me reconoció su buena relación con sectores del peronismo y admitió que de ser elegido gobernador trataría de integrar al peronismo en su gobierno.

El PRO busca candidatos más allá de sus procedencias, le interesa que sean competitivos. Un ejemplo de ello es que a la hora de elegir un candidato a senador nacional el lugar fue ofrecido tanto a Omar Perotti como a Eduardo Buzzi.

En el peronismo, luego de la propuesta de unidad del senador Carlos Reutemann, el presidente del partido José Luis Freyre está trabajando a toda máquina para que el próximo miércoles haya una reunión con Agustín Rossi, María Eugenia Bielsa, Alejandro Ramos y Omar Perotti. La concreción de este trabajo se dará si se sienta a la mesa el autor de la propuesta

13/09/2014