Reflexiones de Elena Poniatowska Amor: Escritora, periodista, Premio Cervantes 2013, entregado el 23 de abril del 2014 en el Paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares en Convenio radio del Plata Rosario sábados 10 a 12 hrs
"La literatura y el periodismo parten de lo mismo que es escribir, Chateaubriand decía que el arte necesita de manos blancas, tranquilas, quietas, y el periodismo es rapidez, es lo que se requiere y entregar a tiempo y siempre hay una sensación que el artículo pudo ser mucho mejor, y las frases pudieron ser más afortunadas”
“La literatura es una gran aventura frente a la mesa de trabajo. Y es también son los “Cien años de soledad” de García Márquez, porque uno escribe solo, bueno Simone de Beauvior escribía en los bares, pero hay mucha soledad, se corre un riesgo, es como un precipicio”
“En cuanto a Gabo fue una pérdida tremenda, fue un gran dolor, yo iba volando hacia España pensando en él, yo lo conocí antes que ganara el Nobel. Nos reuníamos con Carlos Fuentes, era un hombre muy sencillo”
“Me trauma la limitación de mi ignorancia… es algo que siempre me ha dolido, que no he estudiado en la universidad, pero he leído mucho, pero no leo con un método o como en una academia, creo que la academia hace mucha falta y la extraño”
“Aprendí el castellano en las calles de Méjico recién llegada de Francia.. y ahora me dan el Cervantes por el buen uso de el… es como un círculo.. voy a cumplir 82 años el 19 de mayo. Me tengo que apurar mucho para hacer todo lo que quiero hacer”
“Mi biografía está dentro de todos los libros que he escrito porque siempre se pone algo de uno mismo”
“En México hay una relación con la muerte muy cercana, sin ningún tipo de protocolo.. mi madre, creo, no tuvo miedo a la muerte… hay una cercanía al último momento, y además, nadie ha regresado y no se sabe dónde va uno… “
“Mi madre era muy religiosa, murió mi hermano en un accidente a los 21 años, y a mi mamá lo que le ayudó fue la fe, crearse una disciplina en torno a la fe. Eso le ayudó. Tengo mucho respeto por la fe de la gente”
“Yo nunca he tenido deseos tan definitivos, siempre las cosas me han caído, tampoco quise ser periodista, quería cantar, pero hacerlo en un cabaret, pero mis padres me dijeron que no era conveniente… mi fantasía provenía de una película que se llamaba Gilda , con Rita Hayworth, donde ella cantaba entre las mesas y me dije que a mí me encantaría hacer eso. Yo tenía entre 16 y 17 años”
“Es una terrible situación por la que pasa la mujer en México… hay algo de racismo, son muchachas morenas, de cabellos largos negros y en general las matan a todas. Mataron una vez a una gringa y eso hizo más ruido… Mueren también por el combate contra la droga, es una caja de Pandora que destapa todos los males de esta tierra”
“Hay mucha más participación de los mexicanos, pero los más pobres siguen en el mismo estado, hay mucho analfabetismo y muchos niños que no llegan a tener escuela y eso es tremendo”
“En cuanto a mi relación con Guillermo Haro, a mi madre le hacía mucha ilusión la idea de compartir la vida con un astrónomo. En nuestra casa la idea de lo que podían ser los astrónomos era como una enorme ilusión. Mi madre pensaba que todo nos caía del cielo, entonces pensaba que el astrónomo apaciguaría el cielo y nos iría bien en la vida”
“México es muy distinto a Francia, Francia es muy accesible, domesticable, muy dulce, es pequeño. México es un país mucho más duro, con enormes zonas desérticas y desconocidas, con rostros muchas veces herméticos y miradas huidizas, eso no se encuentra en Francia, incluso a veces nos e encuentra nada para comer”


MHG: Su apellido tiene la palabra Amor.
EPA: Es poco frecuente pero han habido apellidos así como Paz, Odio, son apellidos que provienen con significado.
MHG: ¿Qué se siente cuando se recibe el Premio Cervantes?
EPA: Ha sido como una vorágine de sensaciones muy distintas, sobre todo al regreso del viaje a España, porque fueron muchos compromisos, preguntas, diálogos con estudiantes, con el público, con periodistas, di muchas conferencias, entonces acabé como trompo girador, como dicen aquí en México. Fueron jornadas muy exhaustivas pero muy bellas.
MHG: ¿Usted ha dicho que le trauma la limitación de su ignorancia?
EPA: Es que yo no estudié en la universidad, sino en un convento de monjas, es algo que siempre me ha dolido que no he estudiado, pero he leído mucho, pero no leo con un método o como en una academia, creo que la academia hace mucha falta y la extraño.
MHG: ¿Qué mujer quiso ser y no pudo?
EPA: Yo nunca he tenido deseos tan definitivos, siempre las cosas me han caído, tampoco quise ser periodista, quería cantar, pero hacerlo en un cabaret, pero mis padres me dijeron que no era conveniente, pero terminé escribiendo y ni siquiera pensé que sería periodista, y lo fui de un día para otro. Pero soy una mujer muy dócil que sigue haciendo lo que lo siempre hice.
MHG: ¿Qué fantasía tenía usted cuando consideró que quería cantar en un cabaret?
EPA: Creo que fue una película que se llamaba Gilda, de Rita Hayworth, donde ella cantaba entre las mesas y me dije que a mí me encantaría hacer eso. Yo tenía entre 16 y 17 años.
MHG: ¿En México todavía hay hoy una situación muy tremenda con las mujeres?
EPA: Creo que hay una situación en la frontera donde hay más de 400 mujeres asesinadas, en Ciudad Juárez, y son muchachas que trabajan en fábricas. Las escogen porque ellas son las que ponen los chips en las computadoras, donde se necesitan manos muy delicadas, pero también hay algo de racismo, son muchachas morenas, de cabellos largos negros y en general las matan a todas. Mataron una vez a una gringa y eso hizo más ruido.
MHG: ¿Por qué las asesinan?
EPA: No entiendo por qué pasa. Un gobernador, del Partido de Acción Nacional, dijo que esas muchachas no iban precisamente a misa. Pero esa es una terrible situación por la que pasa la mujer en México. También por el combate contra la droga, es una caja de Pandora que destapa todos los males de esta tierra.
MHG: Usted tuvo una gran valentía cundo denunció en un libro la matanza de estudiantes en la plaza de Tlatelolco.
EPA: Llamada de la Tres Culturas, porque había un jardín, la Secretaría de Relaciones Exteriores, que fue abandonada porque estuvo mal construida y una Iglesia. Fue una masacre que se escondió, fue en 1968 y los estudiantes que quedaron vivos fueron a parar a la cárcel.
MHG: ¿Desde ese punto de vista cómo está su país?
EPA: Hay mucha más participación de los mexicanos, pero los más pobres siguen en el mismo estado, hay mucho analfabetismo y muchos niños que no llegan a tener escuela y eso es tremendo.
MHG: Al leer su biografía, sin conocer su historia vinculada a una casa del reinado polaco ¿Por la cantidad de nombres usted tiene vínculos con la nobleza?
EPA: El último rey de Polonia en el siglo 18 fue Estanislao Augusto Poniatowski, que fue el segundo amante de Catalina La Grande, y por lo que sé fue un buen rey por lo que he leído, construyó Varsovia, que existe por él, pero fue un rey que murió en Polonia y fue un rey que hizo que toda su familia se hiciera francesa, incluso José Poniatowski perteneció a la armada de Napoleón y combatió contra los rusos, desciendo de esta familia. Tengo primos que viven en Francia.
MHG: Usted está en un balance de toda su literatura, ha escrito biografías, ¿cuál es su biografía?
EPA: Creo que está dentro de todos los libros que he escrito porque siempre se pone algo de uno mismo. Incluso en un libro mío que se llama “Hasta no verte, Jesús mío”, que es la vida de una soldadera mexicana, hay algo de uno. Y cuando uno escoge qué va a escribir de determinada persona pues también son señales de la propia biografía.
MHG: ¿Qué pasa en el medio de su vida cuando usted aprende el idioma castellano en la calle recién llegadita desde Francia a Méjico y luego es premiada por el correcto uso de ese lenguaje?
EPA: Es una enorme sorpresa, es como un círculo, también es un circulo que está por terminarse porque voy a cumplir 82 años el 19 de mayo. Me tengo que apurar mucho para hacer todo lo que quiero hacer.
MHG: ¿Cómo es su relación con la muerte, se está haciendo amiga de ella?
EPA: En México hay una relación con la muerte muy cercana, sin ningún tipo de protocolo, incluso los 2 de noviembre se pone en la tumba todo lo que le gustaba al muerto, los cigarros, su cerveza, su tequila, esa familiaridad y teniendo en cuenta la edad que tengo se acentúa para no tenerle miedo. Mi madre, creo, no le tuvo miedo a la muerte. La aceptó. Una amiga Mariana Yalpowski, una persona que quise mucho, ella hablaba inglés porque venía de los Estados Unidos y aceptó cuando le dijeron que estaba gravemente enferma. Entonces hay una cercanía al último momento, y además, nadie ha regresado y no se sabe dónde va uno…
MHG: ¿Cómo es su relación con la fe?
EPA: Mi madre era muy religiosa, murió mi hermano en un accidente a los 21 años, y a mi mamá lo que le ayudó fue la fe, crearse una disciplina en torno a la fe. Eso le ayudó. Tengo mucho respeto por la fe de la gente. Además vivo al lado de en una iglesia, San Sebastián, podría ir a dormir allí, me separa sólo una pared (risas), a la que nunca voy, a veces cuando salgo con el perro paso por ahí pero no les gusta que vaya con él.
MHG: La fundación que lleva su nombre ha premiado un libro de Álvaro Uribe y además usted tenía una relación amistosa con García Márquez…
EPA: Uribe es un escritor mexicano, muy joven, aunque ya no tanto y está escribiendo bastante. Y en cuanto a Gabo fue una pérdida tremenda, fue un gran dolor, yo iba volando hacia España pensando en él, yo lo conocí antes que ganara el Nobel. Nos reuníamos con Carlos Fuentes, era una hombre muy sencillo, Me preguntaba ¿te gusta mi pantalón?, y yo le decía que sí, y me decía ¿combina con el saco? , y yo le respondía que sí, y me repreguntaba ¿te parece que me compre otros dos o tres? Y yo le contesta ¡Claro Gabo!... no imagino a ningún premio Nobel preguntando si le quedaba bien la ropa.
MHG: El periodismo y la literatura ¿son primos hermanos? ¿Hay alguna recomendación de cómo escribir?
EPA: Finalmente parten de lo mismo que es escribir, Chateaubriand decía que el arte necesita de manos blancas, tranquilas, quietas, y el periodismo es rapidez, es lo que se requiere y entregar a tiempo y siempre hay una sensación que el artículo pudo ser mucho mejor, y las frases pudieron ser más afortunadas. Mientras que la literatura es una gran aventura frente a la mesa de trabajo. Y es también son los “Cien años de soledad” de García Márquez, porque uno escribe solo, bueno Simone de Beauvior escribía en los bares, pero hay mucha soledad, se corre un riesgo, es como un precipicio.
MHG: Usted compartió su vida con Guillermo Haro...
EPA: A mi madre le hacía mucha ilusión la idea de compartir la vida con un astrónomo. En nuestra casa la idea de lo que podían ser los astrónomos era como una enorme ilusión. Mi madre pensaba que todo nos caía del cielo, entonces pensaba que el astrónomo apaciguaría el cielo y nos iría bien en la vida. Pero fue muy importante para mí, pues oír de ciencias, conocer jóvenes astrónomos y de ciencia en un país donde todavía no hay esta cultura. Ahora una mujer es la presidente de la Sociedad Astronómica Mundial, Silvia Torre Steimberg, y es un gran orgullo para mí. Pero durante mucho tiempo no había esa posibilidad científica que ahora todos agradecemos.
MHG: Hablando de su madre un su discurso de aceptación del Cervantes usted manifestó que ella nunca supo que país le había regalado cuando le llevaron a México ¿qué país le regaló su mamá?
EPA: Muy distinto a Francia, Francia es muy accesible, domesticable, muy dulce, es pequeño, México es un país mucho más duro, con enormes zonas desérticas y desconocidas, con rostros muchas veces herméticos y miradas huidizas, que eso no se encuentra en Francia, incluso a veces nos e encuentra nada para comer . Un francés recorrió México para recomendar lugares donde comer bien y llegó a la conclusión que a veces no había lugares para eso. Lo cual en Francia usted se para en cualquier pueblo y le dan una comida sensacional.
MHG: ¿En qué canción piensa pro las mañanas?
EPA: Es una canción francesa, pero canto también canciones mexicanas como “Negrita de mis pesares, ojos de papel volando, a todos diles que sí, pero no les digas cuando”…






03/05/2014