"Quien recibe cedines deberá afrontar a la justicia por la convención de Palermo” “El Estado acepta el perdón fiscal, pero no el perdón penal”

Dr. Juan Carlos Vega: - Ex diputado nacional por la Coalición Cívica –Presidió la Comisión de Legislación penal de Diputados

MHG: ¿Cuál es su visión acerca del la marcha del gobierno nacional?
JCV: Son varias las lecturas. La más grave es la que toca la justicia, no la que toca a la presidente. La justicia argentina ha sido siempre muy benévola con los delitos del poder. No sólo estamos hablando de esta justicia. Esto ya lo decía Balzac en el siglo XIX cuando analizaba los jueces del poder. No digo que sean todos, porque hay jueces honorables, pero la justicia ha sido benévola con el poder. La justicia argentina tiene un fino olfato político, cuando ve que un barco se está hundiendo comienzan a procesar, a imputar y a procesar a funcionarios políticos. Es como el termómetro del fin de ciclo. Es mi visión. Esto pasó ya con el menemismo,. No es nuevo para nosotros, tenemos que tener un poco de memoria. Esto de Jaime, del jardinero, esperemos que sigan con Boudou, porque le va a ser bien a una sociedad descreída de la justicia.
MHG: Esa presa va a ser difícil que al suelten.
JCV: Pero de todas formas si usted se fija que pasa en otros países, cuando tengo que hablar de este tema doy el ejemplo de Moshé Kabsav, presidente del estado de Israel. Fue investigado por la justicia, denunciado por la justicia por un delito de abuso de poder o delitos contra la integridad sexual, porque en términos cordobeses se levantó a la secretaria, y llegó a juicio, la escala penal establecida para el delito era casi ridícula, era muy pobre, de 1 a 8 años. Los jueces le dieron 8 años y cuando preguntó porqué tanto a él, le contestaron porque él era presidente. A mayor responsabilidad, mayor pena. Mire la lección que nos dan los compañeros judíos.
MHG: Dilma quiso hacer algo parecido en Brasil, pero la corrupción real no fue atacada. Como decimos en Argentina, los que fueron presos son los perejiles.
JCV: En Brasil existe un sistema de impunidad política para la corrupción. Es lo que está aflorando ahora con estas manifestaciones, más allá de la buena imagen que tiene la presidente, o que tuvo Lula, el sistema de impunidad del poder político y económico está intacto, es igual o peor que en Argentina. Es lo que le falta rendir a Brasil en este momento.
MHG: ¿En su convicción Jaime quién es?
JCV: No sé si atreverme a responder esa pregunta sin tener fundamentos porque los desconozco, sé que es un símbolo, que fue un político de alto nivel, que gozó de la confianza absoluta de la presidente, que desde su nivel funcional hizo muchos negocios en nombre del estado. Es un funcionario público que está atravesado por muchas causas de corrupción y en todas ellas logró que se cumpla el ciclo clásico de Argentina.
MHG: ¿Cree que habrá algún “otro Jaime” o terminará ahí como sucedió en el menemismo con María Julia?
JCV: Sí, creo que va a pasar algo así.
MHG: ¿Considera que quien se pone en contacto con el CEDIN se pone en contacto con dinero espurio?.
JCV: No solamente se ensucia, va a tener que afrontar responsabilidades penales.
MHG: Pero está blanqueado por ley…
JCV: Empecemos por lo siguiente, el lavado es un delito trasnacional que está regulado por la convención de Palermo que Argentina ha suscripto en el año 2000, hay una convención internacional que define lo qué es el lavado y obliga al estado a perseguirlo. El lavado es la puesta en circulación de bienes cuyo origen es ilícito. Las ilicitudes que están detrás del lavado son cuatro: evasión fiscal, narcoterrorismo, soborno trasnacional y nacional y trata de personas. Ese es el dinero que aparece con la ley de los cedines, esto no es una apreciación mía.
MHG: Vayamos a un ejemplo, qué pasa si una persona vende vacas y aceptas cedines.
JCV: Va a tener problemas. Porque el estado nacional lo que puede hacer es el perdón fiscal, no el perdón penal. Es una vieja costumbre que han tenido muchos estados que cuando tienen necesidades económicas y quieren reactivar un mercado que está planchado usan de este instrumento.
MHG: Esto es terrible porque es un engaño.
JCV: Pero los estados que han usado este instrumento de política económica tienen la cautela de exigir a los blanqueadores de dinero determinadas normas que su dinero no está implicado por el narco crimen. El estado argentino no ha sido tan claro, lo que hace es el perdón tributario, pero no puede declarar prescripta la acción penal de los delitos precedentes.
MHG: Pero la población no está sabiendo esto.
JCV: No lo sabe.
MHG: ¿No deberían ser los bancos los primeros responsables?
JCV: es así, y no solamente los bancos, también está la responsabilidad de los fiscales que son los dueños de la acción penal. Los fiscales apenas tiene conocimiento que un señor aparece con una bolsa de dinero al banco y le dan un papelito llamado CEDIN, el fiscal debería ya estar convocando a ese señor para que le diga cuál es el origen del dinero. Si le dice que es de una herencia que no la declaró, entonces puede ir con el papelito. Si le dice que tiene un amigo en México que le mandó la bolsa, entonces “adentro ese señor…”
MHG. Ya se exteriorizaron 3 millones de dólares. Quizá porque es poco dinero los fiscales no actuaron…
JCV: Un empresario importante de Córdoba dijo que no iba a hacer juicios morales sobre los CEDIN, pero ¿cómo no va a hacer juicios morales? Se cree que la economía es aséptica de la moral, de la ley.
MHG: En sus orígenes la economía era una ciencia social.
JCV. Evidente, no va a hacer juicio moral pero va a tener responsabilidad penal, les digo yo.
MHG: Lo preocupante es que en este momento económico alguien por necesidad venda algo y acepte cedines.
JCV: Y va a ser pasible, al menos, de una investigación penal. Vuelvo a decir que se lea la convención de Palermo llamada “Sobre el crimen organizado”, esto es lo que está pasando en Europa.
MHG: ¿Y qué dice la convención?
JCV. Define lo qué es el lavado, exige a los estados a la persecución penal a los delitos precedentes, que son aquellos que generan ese volumen dinerario que se inyecta en el mercado por vía de la operación de lavado. Y el blanqueo es un eufemismo con que se define el lavado. Pero son lo mismo.
MHG: ¿En todos los países que hacen lavado tiene este trasfondo?
JCV: Por eso está la convención, por eso la OCDE, que es el club de los países ricos, hoy ha creado un grupo de trabajo para luchar contra la corrupción.
MHG: Pero en general son ellos los que hacen estas cosas con el dinero.
JCV. Por eso les preocupa mucho tener los paraísos off shore, hasta ahora estaba levemente permitido, pero se han dado cuenta que en términos económicos y de ley es un problema muy grande el lavado.
MHG. ¿Lo hacen por una cuestión moral?
JCV: No, el capitalismo no tiene moral, lo hacen por razones económicas, se calcula que la zona económica de corrupción que es la zona que está integrada por este volumen de dinero que viene del narcotráfico, del terrorismo, del soborno y de la evasión fiscal en países de alta corrupción o de baja legalidad puede llegar hasta el 20 % del PBI. Es un volumen muy grande de plata. Por eso quieren controlar. En Argentina no se sabe cuál es la zona económica de corrupción porque no tenemos indicadores claros de la economía, no tenemos un INDEC objetivo, entonces no se sabe pero se considera que el volumen de dinero es muy alto.
MHG: Parece que el movimiento del narcotráfico en Argentina sale más a la luz.
JCV: Y sí, claro. He leído no me consta porque no es mi tema, pero somos el tercer país de ingreso.
MHG: ¿Cree que un nuevo gobierno podrá empezar un camino distinto de estos temas o estamos condenados al desastre y no al éxito como dice Jaguaribe?
JCV: Una buena pregunta. La verdad si uno mira lo que pasó desde el año 1983, estamos como condenados a repetir fracasos, qué pasará, ¿habremos aprendido? La pregunta es esa. Creo que el tema de la corrupción es el huevo de la serpiente, está detrás de la inclusión social, de la economía, de la seguridad ciudadana, de la seguridad jurídica. Es ridículo hablar de una década ganada, y mire que yo apoyo determinados políticas de Néstor Kirchner, pero decirme que hay inclusión social con niveles tan altos de corrupción es ridículo. No puede haber inclusión social con alta corrupción, jamás.
MHG: El Dr. Salvia, director del Observatorio de la Deuda Social de la UCA, habla de una década desaprovechada, si el dinero de la corrupción hubiera estado al servicio de los más pobres un tercio de los mismos hubiese sido rescatado.
JCV: Es lógico. El argentino tiene que saber algo esencial: la corrupción es un delito del poder que nunca beneficia al pobre. Siempre beneficia al rico y amplía la brecha distributiva del ingreso.
MHG. ¿Cuál será la brecha hoy?
JCV: La última vez que pregunté estaba en un seminario en Montevideo hace dos años. En esa oportunidad la gente de FLACSO me dijeron que estaba alrededor del 0,56 con el índice de Gini, que mide en una escala que va de 0 a 10 la brecha distributiva, o sea, que traducido el índice de Gini de 0,56 la brecha distributiva nos debe dar un nivel similar al de Venezuela.



13/07/2013