"La escuela pública pierde ante la escuela privada, aún con la asignación universal por hijo"

"La educación no es sólo un tema de dinero"

Dr. Mariano Narodowski.: Profesor para la Enseñanza Primaria recibido del Instituto Superior del Profesorado Mariano Acosta, Profesor y Licenciado de Pedagogía por el Centro de Altos Estudios en Ciencias Exactas (CAECE, Argentina) y Doctor en Educación por la Universidade Estadual de Campinas, Brasil. Fue durante muchos años maestro en escuelas públicas de zonas pobres de Buenos Aires.

MHG: Interesante su trabajo acerca de cómo fue avanzando la educación privada desde el 60 hacia acá.
MN: La primer parte que tiene que ver con la educación privada lo venimos trabajando desde hace unos 15 años, mostrando como desde los 60 hay un proceso de salido de la educación pública a la privada. Es un proceso que en el caso de la ciudad de Buenos Aires, hacia principios de los 2000 los chicos van a la escuela privada. Son datos muy fuertes porque a mí me preguntaban sobre esto y en congresos otros colegas se asombraban mucho de los porcentajes de crecimiento de la educación privada. Estuvo siempre en los primero lugares a nivel mundial. Pero lo que pasó a partir del 2003 es increíble porque la tasa de salida de chicos de salida de la escuela pública creció enormemente tanto en el jardín de infantes, como en la primaria y en la secundaria, pero con un adato todavía más desalentador que es que la escuela primaria está perdiendo alumnos. Desde el 2003 perdió 208 mil alumnos a raíz de 25 mil chicos por año. Es una fenómeno muy particular que nosotros nunca hemos perdido alumnos, siempre ha pasado que el crecimiento de la escuela privada ganaba frente a la escuela pública pero a partir del 2003 mucho más. Pero lo que se verifica en estos últimos 10 años no es sólo el crecimiento de la educación privada sino que la pública directamente pierde alumnos. Esto, en mi opinión, es un problema, que en Argentina no se debate, no se plantea, el gobierno mira para otro lado, la dirigentica mira para otro lado, la clase media piensa que mandando a su hijo a la privada se salva. Entonces me parece que es un tema que tenemos que debatir.
MHG: ¿Y por qué cree que pasa esto, porque incluye a la asignación por hijo que incluye mandar un hijo a la escuela?
MN: Inclusive después. En el caso de la escuela primaria, cuando fue el primer año de aplicación de la asignación fue cuando más chicos salieron de la escuela pública, extrañamente. Si creció un poco más en la escuela secundaria, pero tampoco en niveles muy importantes. Creo que dicha asignación es una de las mejores medidas de este gobierno, pero es una política social, no es una política educativa. La política social está bien planteada, pero con muchas cosas para mejorar, sobre todo de dónde sale el dinero. Pero la política educativa está en deuda de la política social.
MHG: ¿Por qué no se ve reflejado el calidad educativa el 6 % de presupuesto?
MN: Lo que pasa hay que tener en cuenta en el país siempre vivimos ciclos pendulares, en donde la educación una vez crece y en otro en donde baja. En los 2000 fue un periodo en que el presupuesto creció, como en otros, no en periodos no tan largos, pero siempre creció. Acá l que se plantea una ley donde se acompaña el ciclo con u porcentaje del PBI, en este momento nosotros hicimos dos objeciones. Uno de ellos fue atar el dinero de la educación al crecimiento del país, porque es muy lindo decir el 6 % del PBI cuando éste crece, o cuando crece muy poco o no crece, como pasa ahora lo que estamos viendo es que en términos absolutos viene menos dinero para la educación. En mi opinión debería estar el dinero de la educación en un fondo anti cíclico, es decir, la plata para la educación debe ser intocable y no estar atada a los vaivenes de la economía. Si bien es una de las tantísimas leyes que mandó el ejecutivo al congreso sobre educación, como la ley de 180 días de clase, que nunca se cumplió, master con títulos de diarios. Esta ley sí fue una ley seriamente concebida, lo que pasa que es una ley que no tomó en cuenta que el problema de la educación no es solamente de dinero. Era una oportunidad para decir que se podían hacer otras cosas aparte del dinero, como la calidad de la educación, la evaluación, las condiciones del trabajo docente, nada de todo eso se planteó y evidentemente el resultado está a la vista. Se invirtió más en educación y los salarios docentes ciertamente aumentaron, este es un dato positivo, el resto de las variables no se ha tocado.
MHG: ¿Por qué usted dijo que la clase media considera que se salva si manda a sus hijos a la escuela privada?
MN: En los estudios que hacemos encuestando a los distintos sectores sociales todos dan las mismas razones de por qué mandas a sus hijos a los hijos a la escuela privada, punto uno, porque creen que hay mejor calidad, punto dos, porque consideran que hay más seguridad, y el punto tres, porque dicen que hay menos días de paro. Fíjense que los días de paro no están en el punto uno, sino en el tres. Nosotros desde un punto de vista objetivo no podemos decir que la escuela pública es pero en calidad que la privada, básicamente no lo podemos decir porque en Argentina no hay evaluaciones confiables que nos permitan sabe que una es mejor de la otra. Lo que pasa es que la mayoría de la sociedad cree que sí es mejor y eso es un indicio. No podemos desconocer lo que piensa la gente. Pero desde el punto de vista objetivo no tenemos evidencia para saber cuál es mejor.
MHG: ¿También desde los sectores más bajos hay una mudanza a las escuelas privadas?
MN: Absolutamente. En realidad en los últimos 10 años el sector social que más se pasó a la privada fueron los bajos, porque la clase media alta y la alta ya estaba en la escuela privada. Este flujo enorme de gente que se hacia la escuela privada es sobre todo de sectores medios bajos. Hay una idea generalizada de la Argentina que cuando papá tiene un mango, tiene un poco más de palta, tiene que mandar a sus hijos a una escuela privada. El esfuerzo que se hace es enorme porque la clase media paga impuestos a las ganancias, paga la cuota de la escuela privada, resigna la vacante que pro ley le corresponde a sus hijos y, además, Aretina es un país donde no se perdonan los impuestos, donde no tiene excepciones impositivas por mandar a los hijos a escuela privadas. En otros años había excepciones impositivas, pero en la década del 90 se sacaron, es decir que cuando un papá manda a sus hijos a una escuela privada eso corre por cuenta de la familia. Es un enorme esfuerzo financiero que hace la familia en gran medida porque al tener que ver con los estudios se considera que con el futuro no se jode, con perdón de la palabra, pero es lo que se dice habitualmente, y están dispuestos a resignar vacaciones, a no cambiar el auto, a resignar comer afuera, pero o a resignar la escuela privada de los chicos.
MHG: Ha cambiado la visión porque antes era u orgullo enviar a los hijos a es cuela pública.
MN: Es mi caso también y es el caso de la mayoría de los que ahora están mandado a sus hijos a la escuela privada ahora. Los estudios muestran que cuando más escolarización tiene la persona, cuando más lejos llegó en su título universitario, o cuanto más conoce sobre el sistema educativo, por ejemplo, los docentes, más mandan a sus hijos a escuela privada. Incluso los docentes de escuelas púbicas son de las principales profesiones, para ese nivel de ingreso que mandan a sus hijos a la privada. Lo cual muestra un dato que me parece bastante triste… ¿qué hacemos con la escuela pública? Creo que la escuela pública es un valor en sí mismo. Tal vez la sociedad y el gobierno piensen que no, porque en ningún momento el ministerio de educación ha planteado esto como un problema.
MHG: ¿Pero al Consejo Federal de Educación es integrado por todos los signos políticos y esto no se ha planteado?
MN: Todas las provincias han aprobado el plan 2012-2016 de educación argentina con el voto del PRO, con el voto del socialismo, con el voto de Córdoba, donde hay peronistas anti K, con los K, con los radicales K, con los radicales, es decir, se aprobó por unanimidad. Pero ni siquiera en ese plan está mencionado esto como un problema, se mencionan otros, algunos de los cuales son muy importantes, pero este no se menciona. Antes o después del 2015, antes o después del cambio de gobierno. Si nosotros queremos ser como Chile que tiene un sistema educativo privatizado o si queremos o volver a un esquema de escuela pública para todos.
MHG: Respecto de Chile entrevistamos al Dr. Escalante que nos citó a usted respecto de las nuevas tecnologías y hablaba del chico desrealizado porque tiene que salir a paliar el hambre de su hogar.
MN: Exactamente. Estos son los dos polos de nuestra infancia.
MHG: ¿Hoy se puede observar esto?
MN: Sí. Yo plantee esa categorización en al año 98 y a partir de ese trabajo otros colegas del mundo lo fueron mejorando. Y hoy ya hay un consenso académico acerca del chico híper realizado y del chico desrealizado que no se puede dirimir entre chicos en particular sino que cada chico tiene una parte híper realizada, pero también tiene otra parte desrealizada.
MHG: ¿Y de qué depende?
MN: Depende del acceso de la cultura y de las tecnologías y en eso la escuela juega un papel central. Nosotros tenemos una parte importante de nuestra infancia y nuestra juventud que esta desrealizada, tenemos casi un millón de jóvenes, menores de 25 años que no estudian ni trabajan, ni buscan trabajo ni ayudan en las tareas domésticas. Los llamados NI-NI. Ese es un ejemplo de infancia desrealizada, porque los consideramos adultos pero sin haber pasado por una infancia y una adolescencia y una juventud satisfactorias que les podrían haber dado verdaderas herramientas para poder realizarse como ciudadanos. Lo mismo pasa del lado de los híper realizados, no se vaya a cree que por estar horas frente a la computadora eso es mejor, suelen tener también enormes dificultades para poder realizarse como ciudadanos, pero en mi opinión en donde la escuela sigue siendo fundamental, en poder incorporar a esos jóvenes híper realizados y en Argentina no lo estamos haciendo. Le doy un dato que es tremendo y a la vez es muy penoso, en los últimos 10 años el promedio de años de estudios para el 20 % más pobre de la población, que tiene entre 10 y 20 años, sigue siendo ahora igual que hace de 10 años, un promedio de 10 años de estudio. Es decir, 10 años después los chicos nuestros más pobres siguen teniendo la misma cantidad de estudio que hace 10 años. Eso es claramente un retroceso, porque deberían haber avanzado a 12 o a 13 años de estudio, si no queremos que sea lo lógico que terminen el secundario. Se estancó y eso es infancia desrealizada. Hay cuestiones de esta infancia que tiene que ver con una época de grandes cambios tecnológicos, pero otras cosas que se podrían solucionar y otros países lo hacen, con buenas políticas educativas y sociales. Las políticas sociales en Argentina han sido aceptablemente satisfactorias, mientras que las políticas educativas se han quedado muy atrás.
MHG: ¿Es lo negativo de este decenio?
MN: Si la estamos perdiendo, la educación pública era un valor social fuertemente consolidado y aceptado por la mayoría de las personas, hoy no es así. Hoy la mayoría si puede sacar a sus hijos de la escuela pública lo sacan, no todos, todavía hay muchas familias que si bien los pueden pasar a escuelas privadas lo siguen manteniendo por motivos ideológicos, incluso piensan que es de mejor calidad, pero son minoría, la mayoría si pude sacarlos a los hijos los sacan.
MHG: ¿De acuerdo en lo que pasa en la provincia de Buenos Aires debe haber habido un corrimiento grande a la escuela privada?
MN: El Gran Buenos Aires es uno de los distritos que más perdió alumnos en la escuela pública, Santa Fe habrá perdido el 12 %, La Rioja el 12 % y Buenos Aires el 10 % en la escuela primaria pública. Porque el último dato que tenemos, lamentablemente, es de hace 2 años.





25/05/2013