“Los próceres de ayer se pararon en el futuro y tironearon el presente”

Dra. Graciela Camaño: Diputada nacional Frente Peronista

Debemos apostar a políticas sustentables”
“El tema de la despenalización de la marihuana es para entretenernos frente a la falta de decisión política para resolver el problema”
“La inseguridad es el gran problema, emergente de otros grandes problemas”
“Hay que terminar con el tarifario de las comisarías”
“¡Este es un gobierno (kirchnerismo) totalmente sin autocrítica y tapador de la corrupción hasta cubrir a los delincuentes!


MHG: Estamos en una década de bicentenarios, qué desafíos revolucionarios tenemos hacia adelante.
GC: La herencia es la nación que se constituyó hace 200 años, con hombres que tuvieron la capacidad de mirar el futuro, porque cuando uno empieza a analizar todas las normas, los documentos y todo lo que se hizo hace 200 años pensando en una nación, se pararon en el futuro y tironearon el presente. . Y parece que esa es la deuda, la falta de una dirigencia política que tenga la capacidad de aquéllos próceres que tironearon el futuro hacia el presente no ya 200 años, porque la modernidad nos lleva a que las cosas se modifican rápidamente, pero por lo menos 50 años hacia adelante y desde allí empezar a tironear el presente, esa es la gran carencia que tiene la Argentina, una dirigencia que tenga un perspectiva, una visión de futuro, que sepa construir os cimientos de todo lo que se hace, estamos muy en el aire, estamos como sin saber formular y poner en práctica proyectos que sean sustentables. Nosotros deberíamos utilizar en política un poco más el término sustentable, que significa que algo dure. Y esto no es lo que ocurre. Y el último período democrático, incluso, está en deuda con el ciudadano común, está en deuda con el pueblo porque no es mucho lo que se ha logrado. Y en esta época vivimos de festejo, recitando las acciones gloriosas del pasado, pero en realidad que se formulen políticas gloriosas, que se formulen políticas sustentables, que se esté pensando en el futuro, yo no lo veo.
MHG: Una de las deudas es la seguridad y su contracara, el gobernador Bonfatti ha opinado que no estaría en desacuerdo de la despenalización de las drogas blandas, ¿usted qué opina?
GC: Ese es el pus que salió afuera de Santa Fe con todo este proceso que ha habido con connotaciones extrañas de jefes policiales y la cantidad de muertes que hay. Pero el problema de la droga es mucho más profundo que la legalización o no de la marihuana. Me parece que la legalización de la marihuana es un debate que nos proponen en forma superficial para no proponer lo sustantivo que es la falta de decisión política para combatir en serio al narcotráfico. El tema de la marihuana y su legalización forma parte de los detalles de un discurso que entretiene a una política que en el mundo se llama del menor riesgo, entonces se supone que la droga no es algo que se tenga combatir de manera frontal si no que se tiene que tratar de llegar a que el paciente o el enfermo tenga un menor riesgo. Y ese no es el problema, el problema es la falta de decisión política para resolver un problema muy serio y que cada vez se encarna más. Porque cuando se comienza a tener el problema, si no hay decisión para resolverlo, ya no tiene uno, sino varios, tiene muchísimas aristas la falta de seguridad, pero fundamentalmente, es la falta de decisión política, los negocios turbios de la política con los diferentes delitos que hacen que se resientan los controles y las reprimendas. Y no sólo de la política, de todos aquellos que ejercemos funciones de representación, más importantes que las que puede ejercer el ciudadano común. Me parece que ese es el quid de la cuestión. El problema es más vasto, pero si vamos a entretenernos en esta pantalla que nos han tirado del gobierno nacional para instalarnos el debate marihuana si o marihuana no, tratarlo desde el punto de vista del enfermo y con una larga experiencia en la materia, porque yo lo trabajo mucho al tema, yo no estoy de acuerdo con la legalización de la marihuana porque de alguna manera desarma completamente la posibilidad de auxiliar al adicto. Este auxilio no tiene que venir sólo del lado del estado, tiene que venir fundamentalmente por el lado de la familia. Lamentablemente un hogar con un adicto es un hogar que es agredido porque el enfermo, el primer ámbito en el que empieza a delinquir es en el hogar, es a su familia. Entonces la herramienta de la posibilidad de la justicia crea un cierto límite y eso es lo que no tiene el adicto, no tiene límites, está buscando el riesgo constantemente. Y si usted le saca el único límite con el que la familia, que a veces las familias más humildes son las que tienen menos posibilidades de ejercer límites, y bueno usted deja al adicto a la buena de Dios. Es privatizar el problema del adicto, es ponerlo en la esfera de lo privado y el estado hace un paso al costado nuevamente. Porque ahí es donde uno mira qué hace el estado. El estado debe acudir al adicto con la justicia, con los jueces, la ley que tenemos de narcotráfico que pena desde la marihuana en adelante, prevé la posibilidad que los jueces sometan a un tratamiento al adicto, y esto es el estado, el estado presente. Ahora si nosotros decimos que el adicto se las arregle y que se fume todas las plantas de marihuana que andan dando vuelta por el país, lo que estamos haciendo es posibilitando que la puerta de entrada a las drogas desde las drogas blandas, pero que sin duda van a terminar en drogas duras, y el estado está abriéndose del problema, ni siquiera para reprimir.
MHG: Usted fue candidata a gobernadora por Buenos Aires, ¿tiene un plan de seguridad?
GC: Nosotros tenemos, porque hemos trabajado mucho, presentamos un plan de seguridad.
MHG: ¿Es el gran problema?
GC: Si, desde ya, pero es el gran problema que es el emergente de muchos otros problemas, yo la verdad que no quiero divagar, pero si yo como dirigente político no advierto que le problema es mucho más amplio, que debe haber una política pública que involucre a todos los estados, que debe haber una política nacional, acá nadie se puede hacer el desentendido, tampoco los gobiernos provinciales, porque yo escuché de parte de gobierno santafesino que tampoco lo acepto, porque no es posible que quieran solo responsabilizar sólo al gobierno nacional. Nosotros tenemos intendencias en la prov. de Buenos Aires que son muy seguras, entonces si un intendente lo puede hacer, ¡cuanto más lo puede logar una provincia si se organiza! Se reclama una política nacional porque es el reconocimiento de un problema, además, el proceso de desaguace de la nación en la década de los 90 donde se le entregaron a las provincias muchas responsabilidades, entre ellas la educación, las inspecciones laborales, se le derivaron a las provincias muchas responsabilidades. Pero todos esos ámbitos tiene mesas federales y lo que hay que hacer es establecer un política, dar un norte a nivel nacional. Todo el esfuerzo y fundamentalmente la decisión política de afrontar el problema con lucidez tiene que estar dado en los gobiernos provinciales. Y lo fundamental es terminar con la corrupción, terminar el tarifeo de las comisarías, hablemos las cosas como son porque si no se hace insoportable, ¡si el político le pide al policía que le lleve la plata de la comisaría no se va a terminar con la falta de seguridad!.
MHG: ¿Y también la justicia?
GC: Si, también, pero fíjese que la justicia tiene un rol y hay que hacerla cumplir acabadamente a ese rol, pero no le pongamos toda la responsabilidad… la dirigencia política tiene una enorme capacidad para hacerle un ole a todo. La cuestión es plantarse y decir cuál es mi responsabilidad, la mía es administrar y eso significa tener capacidad política para generar las ideas, las soluciones, sobre esa base mirar todos los otros elementos. Acá en la provincia de Buenos Aires tenemos un problema que tiene que ver con las fiscalías, pero esos son temas que hay que resolver desde la dirigencia política.
MHG: ¿Cree que en esta campaña el tema del narcotráfico va a estar presente en los candidatos?
GC: Creo que ese es otros de los graves problemas que tenemos los argentinos, partiendo de la pregunta inicial que me han hecho. La verdad es que no tenemos normas para hacer que la dirigencia política cumpla con los postulados que realizan en la campaña. Si no penalizamos al político incumplidor de su propio discurso, si no exigimos plataformas políticas, pero penalizar no sólo desde el punto de vista de la espera de los 2 o 4 años, para elegirlo o no elegirlo, sino penalizarlo en serio, decir en tal punto no se está cumpliendo. El caso más paradigmático en los 10 años que lleva el gobierno nacional al frente, es la política de transporte que no ha cumplido. Uno de los recitados más repetidos de Kirchner en campaña era el tema del transporte, era el tema del tren, y eso evidentemente no se ha cumplido. Entonces debería haber penalizaciones severas que afecten incluso el patrimonio del dirigente, de manera tal que cuando haga una promesa en la campaña sepa que no va a ser la charlatanería de la campaña. Seguramente que va haber muchos políticos hablando de seguridad en la campaña del 2013, porque sin dudas es uno de los graves dramas que vive la sociedad moderna. Este concepto de municipio seguro que existe en la provincia de Buenos Aires… mire yo vivo en un distrito que pensé que la inseguridad iba a ser un drama eterno, y ahora veo que el intendente con muy pocos recursos, en el distrito de San Martín, y no tengo nada que ver con el intendente, pero al César lo que es del César, comenzó en materia de seguridad a trabajar.
MHG: ¿De qué manera?
GC: La tecnología ofrece posibilidades, las cámaras, no el aparatito, sino una política en la materia. Una política de vigilancia constante, porque no se trata solamente de poner una cámara y al ser humano observando las mismas. Son necesarias personas que tengan la capacidad de advertir las imágenes del delito. Esto yo no lo sabía y lo aprendí en los últimos tiempos, la cámara no sirve si usted atrás no tiene un equipo que esté observando con el ojo de aquél que sabe de qué se trata el delito y de qué se trata el paseo ciudadano. Esa es una de las formas. Después se tiene infinidad de formas de comunicación que le permiten un acceso directo y pronto. Hay municipios en Buenos Aires que tienen sus propios coches de policía, su propio personal, y que no es la bonaerense. Tampoco se denominan policía porque no tiene la posibilidad de hacerlo constitucionalmente, son una especie de guardia urbana en algunos distritos que son muy interesantes.
MHG: La intendente de Rosario impulsa una reunión con diferentes sectores sociales y políticos para la búsqueda de un consenso.
GC: Eso es interesante, en el 2001 la mesa del diálogo nos dio buenos resultados, nosotros no sabemos, porque la visualización es muy académica respecto de los resultados que ha tenido la citada mesa. Duhalde siempre lo marca porque a nosotros nos tocó manejarnos con la mesa de diálogo, más allá que los ministros y el propio presidente tenían sus funciones, en la mesa del diálogos se marcaban líneas y luego se conformó los consejos consultivos de los programas sociales y a pesar de las resistencias de los municipios y de las gobernaciones, porque es muy difícil entrar y tener la capacidad de comprender que el poder no debe pertenecer a una sola persona, sólo por el hecho de ser elegida, tiene que auxiliarse… Nosotros tenemos una democracia que está demostrando serias dificultades. Entonces hay que buscar los mecanismos, las herramientas, las novedosas, aunque no tanto, porque el plebiscito, la consulta, son institutos de la constitución. Nosotros no usamos nada de eso por eso no funcionamos como corresponde en la democracia. Los consejos consultivos y la participación de la ciudadanía es sumamente importante, y eso no es un verso político, son sumamente importantes porque son ámbitos en donde uno lo que puede leer es el pensar del ciudadano común. Y todo lo que pueda resultar de consejos vecinales sobre la seguridad, donde el vecino que es el que sabe porque es el que está en el barrio pueda participar y pueda decir las cosas que ocurren en el barrio. En la provincia de Buenos Aires se habían conformado, en la época de Solá, y tenían una enorme fuerza… y después vino Scioli y los liquidó, después se dio cuenta que para algo servían. Pero cuando el dirigente político destruye los espacios de participación de los ciudadanos es porque está ocultando algo, es porque no quiere que el ciudadano se entere de algo. Pero los consejos son importantes, tiene que estar bien encauzados, tiene que tener un poder real, no puede ser una reunión de comadres para tomar mate. Tiene que ser una reunión de vecinos comprometidos y de dirigentes comprometidos en aceptar y tomar algunas de las sugerencias que se hacen y resolver todos los problemas que se traen al consejo.
MHG: Parece que las oposiciones se miran pero no se tienen confianza, parece que la presidente no va a pasar ningún sofocón eleccionario.
GC: Es una elección jurisdiccional, más allá, que se elijan legisladores nacionales, lo que pasa es que hay una confusión en el discurso publicado que está vinculado a suponer que en esta elección se define el destino del gobierno nacional. Como todas las elecciones tiene implicancia para el gobierno nacional. Pero es una elección jurisdiccional, usted no necesita tener un candidato a presidente, no se está mirando quién reemplaza Cristina Kirchner, lo que se está mirando son los diputados y en algunos casos sus senadores. Y si uno mira las jurisdicciones creo que el gobierno nacional es un gobierno que está en la mente del ciudadano que piensa en su reemplazo. De modo de resolver de manera sostenible los problemas que tiene la sociedad. Y creo que eso se va a ver. Lo que sucede es que estamos en presencia de un gobierno que tiene una apetencia voraz por el poder y que va a hacer todo para conservarlo. Y todo es todo. No quiere la presidente ser el gobierno que se está yendo, por eso esta locura de plantear constantemente la reforma de la constitución. Y me parece que ese es el quid de la cuestión. Hay que votar legisladores que no estén dispuestos a reformar la constitución por las apetencias políticas del gobierno de turno.
MHG: ¿El diputado debería comprometerse en la campaña por el sí o por el no?
GC: Sí, hay que elegir personas que probadamente no van a estar en una componenda y se van a presentar como opositores y después van y acuerdan con el gobierno. Creo que necesitamos sacudir un poco las colchas, darle la oportunidad a otra gente, hay mucha gente, incluso dentro del propio peronismo, hay mucha gente como para cambiar todas las cosas que están mal y que el gobierno se empecina en mostrarlas como buenas, porque no tiene autocrítica, este es un gobierno que se genera totalmente sin autocrítica y con un manto de complicidad y de tapar la corrupción. Yo nunca he visto un gobierno donde haya dirigentes altamente sospechados y procesados estén tan encubiertos por el poder central. Generalmente los funcionarios son fusibles del gobierno. Pero es tanta el querer aparecer como buenas personas que hasta encubren a los delincuentes. Y me parece que esto hay que cambiarlo. Nosotros tenemos que tener la posibilidad de tener primero dirigentes que reconozcan humanos y que pueden cometer errores, y que a partir de ahí podamos construir, yo le vuelvo a repetir esto de las políticas sustentables, fíjese que uno de los programas que se avalúa como más acertado del gobierno, que es el del asignación por hijo, es un programa que está por decreto, hasta ese punto llega la locura del gobierno actual, o sea, lo hicieron por decreto para decir que era de ellos, cuando todos sabemos que la idea de la asignación universal era una idea que rondaba a los espacios más progresistas del país. Uno que los planteó desde un principio fue la CTA, y al Congreso lo llevó Elisa Carrió, y ahí está formando parte de los decretos del poder ejecutivo, sin tener el debate, la participación, la certeza que otorga una regla o ley. Indudablemente si este tipo de programas los tenemos en leyes, difícilmente un gobierno que venga lo puede llegar a reemplazar o sustituir, tendría que hacerse solamente para mejorar porque la discusión debería ser parlamentaria. En esas cosas el gobierno ha puesto todo con alfileres y ni qué hablar de materia energética, donde realmente tenemos un colapso terrible que se tapa con el cuento que estatizamos YPF. Ese es un cuento absurdo donde, incluso, estamos haciendo negocios chinos con las reservas de Vaca Muerta que no sabemos en qué terminan porque nunca sabemos qué son las giras presidenciales, qué buscan, a dónde van, qué compromisos tienen, se firman convenios que no se respetan, que nadie sabe de qué se trata, o sea, me parece que tenemos los argentinos que pensar en cambiar en serio el fondo y la forma.



02/02/2013