“En el norte argentino mueren el doble de niños por enfermedades de la pobreza que en Córdoba y Santa Fe"

Los resultados en este tema son muy mediocres”

“El contexto social no ha cambiado radicalmente comparado con el 2001”

Dr. Fernando Longhi
: profesor de Geografía (UNT) y doctor en Ciencias Sociales (UNT).- Hizo su posdoctorado en Berlín (Alemania) y se desempeña actualmente como investigador asistente del Conicet, dirigido por Alfredo Bolsi y codirigido por el médico Esteban Carmuega, director del Centro de Estudios sobre Nutrición Infantil (Cesni Buenos Aires).- Su área de trabajo como investigador (en el ISES, Conicet) es la pobreza en el Norte Argentino.


MHG: El Dr. Longhi decidió estudiar Geografía, herramientas de esta disciplina le permitieron analizar la pobreza. Longhi ha indagado qué pasó en el 2001, cuando Tucumán se convirtió en noticia por la muerte de chicos desnutridos. La investigación de Longhi en el Conicet se centra en el análisis de la muerte de chicos de hasta cinco años en Tucumán por lo que él define como enfermedades de la pobreza (incluye patologías respiratorias, infecciosas y desnutrición. Recuerdo un mapa en el cual a través de puntitos negros reflejaba dichas muertes… la imagen era la de un gran hormiguero… A diez años ¿Cuál es la situación actual?
FL: En el caso específico de Tucumán hemos extendido el análisis hasta el año 2008 con los datos aportados por el ministerio de Salud de la Nación. Los resultados no son los que se difunden. Hemos desarrollado un indicador para medir las condiciones de vida en el contexto tucumano en la primera década del siglo XXI. La tasa de mortalidad de infantil que es un indicador socio demográfico utilizado ampliamente y avalado por instituciones nacionales e internacionales, marca un descenso. Pero es necesario comparar este descenso con datos generales que marque si es meritorio o no. Tucumán consta de 17 departamentos, encontramos que algunos de ellos disminuyeron en cinco veces este indicador desde el 2000 al 2008 comparado con departamentos que no pudieron disminuir ni siquiera una vez de lo que disminuyó por ejemplo Tafí del Valle. Por lo tanto comprobamos que si bien hubo un descenso, dicho descenso no tuvo el ritmo que sí tuvo el descenso en un departamento valorable como Tafí. Por lo tanto la cosa no mejora en la forma que debería
MHG: me alegró tiempo atrás leer una noticia que reflejaba la baja de la tasa de mortalidad y desnutrición en nuestro NOA, pensé que ese mapa tan gráfico del 2001 había mejorado… pero vemos que no es tan así…
FL: En ese mapa que usted menciona del 2001, símil a un hormiguero, habíamos detectado 2 mil chicos en el norte argentino que murieron por desnutrición, o sea que murieron y fueron registrados, pero ignoramos aquellos que murieron y no fueron registrados porque el sistema estadístico tiene muchos problemas. Muchas veces se registra la muerte de un niño por paro cardiorespiratorio, pero todas las personas mueren porque su corazón deja de latir o dejan de respirar, muchos chicos fueron registrados muertos por paro cardiorespiratorio pero no se investigó la causa que puede ser la desnutrición, y lo que es peor muchos chicos no murieron pero las secuelas que quedan de esos primeros años de carencia alimenticias es irreparable. El número de chicos muertos por desnutrición disminuyó, pero no se conoce a ciencia cierta los datos de la desnutrición como enfermedad. Hemos detectado con datos de los primeros meses del 2010 de acuerdo al último censo, que en Tucumán hay 10 mil personas mayores de 12 años analfabetas. Encontramos 17 mil hogares en Tucumán sin baños ni letrinas. Nosotros manifestamos que ese contexto es el mejor caldo para que se desarrolle la desnutrición
MHG: ¿Cuál es la población de San Miguel de Tucumán?
FL: Es de 1 millón y medio de personas… pero de acuerdo a las mejoras estos problemas no deberían existir… si bien la desnutrición disminuyó hay un contexto que las propicia… tal vez los chicos no mueran o no son registrados pero existe un contexto que no ha cambiado sustancialmente. Hay otro dato para validar estos números como en el caso de la mortalidad infantil, que si bien se habla del milagro tucumano, de pasar de tener los más altos niveles de mortalidad a uno de los más bajos, si comparamos la mortalidad de San Miguel de Tucumán con la de ciudad de Buenos Aires –que es la más baja de Argentina- detectamos que en los últimos 110 años siempre fue superior, en los momentos que más cerca estuvo nunca pasó del 135% de Capital. Actualmente es casi el doble, cuando muere un chico en Córdoba o Santa Fe por una enfermedad de la pobreza, en Tucumán mueren dos, exactamente el doble.
MHG: ¿Y si vamos más al norte, Jujuy, Salta?
FL: El trabajo investigativo es de todo el norte argentino, de 9 provincias, detectamos un alto grado de fragmentación. Si consideramos que los valores comparados de Tucumán son altísimos, hay zonas dentro de las 9 provincias, los llamados núcleos duros de pobreza, donde los valores son altísimos para Argentina. Por ejemplo el Chaco aborigen, es la zona colindante entre Chaco, Formosa y Salta, donde tenemos el problema aborigen, el sistema de salud que no llega a la población aborigen y la muerte por hambre… esto es inconcebible en un país en vías de desarrollo como Argentina, y es quizá el panorama más trágico de nuestra nación. Los otros dos núcleos duros de pobreza son la zona de la puna Jujeña y la del campesinado santiagueño.
MHG: En el 2007 un fallo de la Corte Suprema de la Nación obligaba al gobierno del Chaco y a la nación a implementar medidas para atacar la desnutrición y la mortalidad infantil que habitan en ese contexto ¿se avanzó en este tema?
FL: Los resultados en el contexto del norte son muy mediocres, no se observa que la situación haya mejorado. Y no ha mejorado por un concepto fundamental que no se está interpretando. En 1976 se creó el sistema de Atencion Primaria de la Salud, que es un modelo genial cuyo concepto es entender a la salud como oferta de servicio. El sistema tenía que ir al domicilio y ofertar el servicio de salud cuyo principal servicio es la prevención y esto no funciona así. Generalmente los hospitales esperan que las familias lleguen con el caso ya consumado a través de una urgencia o emergencia, el sistema de prevención que está probado en todo el mundo como la mejor política para atender la salud no está funcionando. No se ofrece salud, educación para la salud, prevención de las enfermedades, tratamiento, higiene… todo esto no está llegando y los resultados se manifiestan en urgencias hospitalarias…
MHG: ¿Cuánto influye la cultura aborigen por la cual les cuesta por una cuestión ancestral ir al médico?
FL: En nuestro trabajo investigativo demostraba que por ejemplo en la Puna donde hay una gran población aborigen, el sistema de médico culpaba al aborigen porque no iba al hospital, porque era sucio, porque no cumplían las pautas que les establecían. Cuando entrevistábamos a los aborígenes nos decían que el sistema los expulsaba, los corrían, no podían llegar a horario porque las distancias son muy extensas, las barreras culturales son muy altas, cuando lograban llegar al hospital el sistema los corría, los hacían sentir culpables de todo esto y no les daban contención. En la Puna esta situación es más sutil de lo que sucede en el Chaco aborigen donde hay poblaciones que no hablan el español, están totalmente marginados
MHG: ¿Ha confeccionado otro mapa como aquel del 2001?

FL: aun no lo hemos confeccionado porque faltan datos desde el 2008 al 2011. Lo impactante de aquel mapa del 2001 era porque detectaba la muerte de 2000 chicos por desnutrición… en ese contexto, Tucumán era una caso internacional tristemente célebre…



06/10/2012