“Con el tiempo, pensándolo fríamente, deberíamos haber aceptado la invitación de Perón para ir a Madrid… hubiera sido importante haber estado cerca de él en la discusión política…”

Fernando Vaca Narvaja: Ex dirigente de Montoneros- Sobreviviente de la Masacre de Trelew -Luego de volver al país, desde el 2006 reside en Bariloche donde se dedicó a la actividad privada. - A partir del año pasado es presidente de Tren Patagónico SA

“Nuestra generación es privilegiada… tiene una segunda oportunidad… En los 70 luchábamos por el cambio en medio de dictaduras latinoamericanas… hoy muchos de los actuales presidentes lucharon por lo mismo”

MHG: El 22 de agosto de 1972 ha quedado en la historia, en la madrugada de ese día se produjeron los fusilamientos en Trelew… Por estos días se están llevando adelante el juzgamiento de los partícipes…
FVN: Exacto, es una cosa inédita, histórica, porque después de 40 años se produce este juicio a los genocidas y desde el punto de vista político es muy importante. Porque si ustedes recuerdan en la película “Trelew”, cuando Pedro Bonetti y Mariano Pujadas hablan públicamente en la rendición frente a juez federal, a la prensa y al médico que los revisa, plantean que su preocupación era que no les ocurriera lo mismo que a los trabajadores en la “Patagonia Trágica”, desgraciadamente ese hecho se da posteriormente…
MHG: ¿Cómo fueron los días previos?
FVN: En primer lugar una fuga de esas características en un penal de máxima seguridad requiere un conectivo, ahí participaron 140 compañeros, no fue la acción de un grupo selecto, teníamos un plan de fuga en tres escalones; el primer grupo de 6, un segundo grupo de 19 y un tercero que completaban en total los 140. Fue un trabajo colectivo, muy laborioso, todos los penales tenían en ese momento planes de fuga en distintos niveles y de distintas características. Recuerdo que llegué a Rawson desde la cárcel de máxima seguridad del Chaco, después de haber pasado por el buque Granaderos, un famoso buque que inventó Lanusse fondeado en alta mar para poner los presos de máxima seguridad… no me lo voy a olvidar nunca porque nosotros entramos ahí por una huelga de hambre muy salvaje de casi 25 días, hacían milanesas en la cocina las que no comíamos nunca, trataban de quebrarnos. Fracasó eso por la presión internacional y por la comisión de familiares que dieron una pelea realmente espectacular. De ahí nos trasladan a Rawson… ya había un plan de fuga. El primero que llega es Marcos Osatinsky, trasladado de Córdoba, y después vamos llegando distintos compañeros que van sumándose a un plan que originariamente era un túnel, después pasó a esta idea de tomarlo desde adentro hacia afuera.
MHG: ¿Pudo despegarse de aquello con el paso de los años, este juicio ayuda a poner un punto final a aquellos tiempos trágicos?
FVN: Uno no se despega nunca, este juicio genera por un lado el dolor de volver a recorrer esos lugares, allí hay muchos compañeros nuestros caídos, está Susana Lesgart, mi compañera; y el impacto de entrar a la base Almirante Zar, por ejemplo no había ido nunca, realmente a uno lo conmueve… pero le diría que los más fuerte fue verle la cara pocos metros a todos estos genocidas, al Capitán Sosa, que vivió mintiendo y escribiendo y tapando con falsedades sobre lo que realmente ocurrió. Uno va a Wikipedia y todavía se lee “intento de fuga de la base Almirante Zar”, entonces habiendo sobrevivientes, habiendo tantas pruebas, que todavía esa verdad esté tapada, creo que le juicio jurídicamente permite eso, aclarar la situación…
MHG: Esa frase de “intento de fuga” le sirvió a la dictadura del 76 para seguir matando…
FVN: Fíjese que hablando con los abogados la preocupación de la querella es si esto se puede o no caratular como crimen de lesa humanidad. Yo lo que planteaba es que este es el inicio, el origen… porque si uno se fija luego en el exterminio de la familia Laplace, de Tucumán, el exterminio de la familia Pujadas, que fueron tirados a un pozo en Córdoba y luego dinamitados, mi propia familia tiene 24 miembros muertos o desaparecidos. O sea, hubo una política sistemática de destrucción. La familia de Susana Lesgart, ahí en Rosario, que fueron destruidos… hubo una política genocida planificada. Esto lo podemos definir como el inicio de ejecución de esa política. Lo que ocurrió en Villa Constitución, en esos conflictos sindicales con Martínez de Hoz a la cabeza, defendiendo a esos grupos económicos y secuestrando a los trabajadores…
MHG: A Alberto Piccinini y tantos otros…
FVN: Exactamente. Ya se estaba ejecutando esa política…
MHG: ¿Cómo pudo después de conocer lo que había pasado, habiendo perdido una compañera, remontar su vida?
FVN: Se lo contesto con la frase que dijo Marcelo Duhalde ahí en la conferencia de prensa que dimos con Almeida, con el gobernador Bussi y los organismos de los familiares, “es importante recordar a los compañeros no por lo que sufrieron, por lo que pasaron, si no por lo que pelearon” Y yo creo que la generación nuestra, les decía a los pibes en un plenario, si bien han pasado muchos años, yo ya tengo 64 años, esta generación todavía está en acción, esta generación es privilegiada porque tiene una segunda oportunidad. Tuvimos una oportunidad para el cambio en el año 73 pero en un contexto latinoamericano de dictaduras militares, o sea, desde el punto de vista estratégico era muy difícil que un país pudiera revertir esa situación, por lo menos solo; y hoy tenemos una segunda oportunidad, creo que se están produciendo una serie de transformaciones importantes de recuperación importante del país y en un contexto latinoamericano que no hubiéramos ni soñado, es decir, muchos de los actuales presidentes son protagonistas de ese período de lucha en América Latina, en la década del 70
MHG: En aquella época se luchaba por una sociedad igualitaria, ¿considera que en nuestro país eso se ha conseguido?
FVN: creo que nuestra generación aportó, por lo menos un parte importante, no en su totalidad, fue ese Nunca Más, fuera una realidad, vivir en la situación actual donde hay democracia, aunque falten un montón de cosas por resolver, igual me parece una conquista, un logro. Ahora, ¿cuáles son los tiempos para avanzar en estos procesos de cambios?. Yo sigo pensando exactamente igual en el sentido de lograr una patria con justicia social, con igualdad de oportunidades, con esa idea utópica de un socialismo nacional acorde con las particularidades que tiene en Argentina desde el punto de vista histórico, esa integración latinoamericana que si hoy vemos lo que se ha avanzado hoy en día le diría que debemos estar conformes. No sé si vamos a ver la totalidad, pero ese proceso que se inició cuando teníamos 15 años y por el cual pelábamos hoy tiene algunas puntitas que se están viendo y con respecto a la integración latinoamericana me parece fundamental. Si uno le suma a que hay una nueva generación masivamente está incorporada a la política, después vemos si es igual o distinta a la nuestra, pero está a la política, eso me hace acordar lo que pasó con Trelew y con el 73. Nosotros también tuvimos un proceso de irrupción de la juventud en forma impresionante. Nos sobrepasó totalmente. Y hoy se vuelve a dar ese fenómeno en la Argentina y me parece muy importante.
MHG: ¿Usted participó de aquel encuentro con Perón en España donde toda la dirigencia de Montoneros estaba dedicada a la vuelta de Perón?
FVN: No, porque nosotros nos fugamos el 15 de agosto, el 23 nos vamos a Cuba y cuando Perón nos invita estando nosotros en Cuba para ir a Puerta de Hierro, le digo sinceramente, nosotros teníamos tal situación de bronca por lo que había pasado, nos habían matado a os compañeros, uno decía ¡quiero volver pero al país, quiero volverme ya!. Los cubanos no sabían cómo retenernos, nos decían cualquier cosa, organizaban charlas, cursos, porque ya venía el proceso democrático. Era una especie de carrera a ver quién se iba primero, la idea nuestra era volver, volver y volver. Si uno lo mira ahora más fríamente hubiera sido muy importante estar dos meses más cerca de Perón en la discusión política que volver a Argentina a sumarse a ese proceso de lucha y de resistencia… pero fue una circunstancia, fue una decisión personal que tomamos ahí en su momento. Porque imagínese era llegar a España y la imposibilidad de poder volver clandestinamente al país a seguir ese proceso de lucha contra la dictadura.
MHG: A la distancia, ¿Perón los defraudó o hay un empate?
FVN: Yo sigo siendo peronista desde el punto de vista de la concepción política, de la identidad política, creo que en el caso hay un desencuentro histórico entre un líder como el General Perón y la edad que tenía y una dirigencia juvenil, nosotros en el 72 teníamos 24 años, Susana tenía 22, el más viejo de todos era Bonet que tenía 30 años, perdón la compañera Ana Villareal de Santucho, que dicho sea de paso estaba embarazada en la fuga, tenía un embarazo de casi 5 meses, en el juicio se conoció el testimonio desgarrador de un sepulturero que puso los cuerpos en los cajones, dice que tenía tres impactos de bala en el vientre… Bueno si eso no es genocidio, no sé de qué estamos hablando. Pero bueno, Ana tenía 35 años, era la de mayor edad. Pero Bonet era un hombre grande, igual que Osatinsky, estamos hablando de hombres que tenían 30 ó 31 años y un líder que estaba en sus últimas etapas de vida, en el medio una estructura del peronismo muy particular, con una patota gremial armada muy fuerte, con un lopezrreguismo que ya estaba pensando en el armado de la Alianza Anticomunista Argentina, los comandos Libertadores de América, estos comandos secuestran a mi padre, actualmente está desparecido, antes del golpe militar. Es decir que ya había una estructura paramilitar funcionando.
MHG: ¿Después que fue de su vida?
RVN: Vivo en Bariloche, estoy a cargo del tren patagónico, así como hoy tenemos YPF, espero que el día de mañana volvamos a recuperar el ferrocarril. Seguí militando en distintas provincias y agrupaciones, esta de Río Negro es la que menos conocía, aquí llegué por primera vez en el año 79, clandestino, estuve refugiado en una verdulería de un viejo peronista hasta que me fui a Tucumán, y el destino quiso que volviéramos con mi mujer a Rio Negro.




12/05/2012