La perforación del modelo - Diario La Capital
Tengo la impresión que estamos transitando un tiempo en el cual todas las voces están abiertas. Desde las gargantas de los distintos sectores fluyen palabras que no encuentran el oído buscado. Podríamos decir que las voces que deambulan sin ser contenidas empiezan a producir ruido. En algunos sectores como el del trabajo, aún desde los sindicatos más afines al gobierno, no descartan un abril conflictivo, con paros. Un veterano dirigente sindical nacional me decía que las empresas, hasta hoy beneficiarias de enormes subsidios; ya han adelantado a la mesa de negociación del ministerio de Trabajo que no cuentan con dinero para hacer frente a los futuros reclamos salariales. Esta situación lo pone en línea con Moyano, con quien nada comparte, cuando este último dice "esperemos que no nos lleven al paro”. Para no irme del tema gremial, el dirigente metalúrgico Antonio Caló no para de reunirse con los distintos sectores buscando adhesiones a su candidatura como futuro titular de la CGT. El cambio de titular en la Secretaría de Transporte no acallará la voz de la tragedia de Once, si no se produce un verdadero cambio en el accionar de la política de transporte, dejando de revolearse los problemas (la gente y sus problemas) entre unos y otros a través de los medios, como ocurre con el tema del traspaso del subte en la ciudad autónoma de Buenos Aires; evidenciando las partes querer eludir sus responsabilidades, su incompetencia, y en el revoleo llevarlo a la justicia… Las palabras del presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación al inaugurar el año judicial, Dr. Ricardo Lorenzetti, son elocuentes en este sentido: “hay que evitar que los discursos sobre los problemas sustituyan las soluciones”. Entre tantas voces, la del ex jefe de gabinete de Néstor Kirchner, Dr. Alberto Fernández, cobra fuerza y autoridad por su contenido. El sábado pasado en una extensa entrevista radial transcripta en mi web, compartía su sorpresa por la reforma a la Carta Orgánica del Banco Central, dado que los artículos que derogó la Presidente no datan de 1991, sino del 2005. Me decía el Dr., Fernández que tales normas fueron dictadas “por nosotros para poder pagarle al FMI, preservando la condición y la reserva de la circulación monetaria. Lo que la Presidente hace es cambiar la imputación de la disponibilidad, logrando que ésta pueda ser utilizada para pagar cualquier deuda del Estado… Sucede que Cristina no acumuló en cuatro años ni un centavo más de lo que le dejamos nosotros. La verdadera causa de estos cambios, es que no tenemos para pagar los compromisos de este año de U$S 7 mil millones”. Muchos fueron los temas que tocamos, lo consulté sobre si había dos proyectos diferentes, el de Néstor y el de Cristina. Me respondió que “uno fue un gobierno con brújula y el otro simplemente la perdió. Ante esto cada problema se convierte en una batalla épica sin saber contra quien, donde los que acompañan al gobierno son los soldados buenos y los que decimos las cosas, nos convertimos en soldados perversos”. Sobre el affaire Boudou-Ciccone, aún hoy no aclarado, el Dr. Fernández me decía, “si están mintiendo quiero que me digan por qué mienten, que me expliquen dónde está la mentira, quisiera que todos los que por obsecuencia hicieron de Boudou un revolucionario de izquierda, investiguen lo que ha pasado. Yo me permito decirle a Cristina: Presidente hay que despabilarse, hay que prestarle atención a estas cosas, son las que socialmente generan un daño enorme y le restan credibilidad a la política. Recuerde que si por algo luchó su marido fue para decirle a los argentinos “vuelvan a creer en la política” y si algo nos exigió a todos nosotros fue una gestión austera, nada de eso se está verificando en su vicepresidente”.
Uno de los momentos en donde lo sentí con mayor vehemencia en su crítica al actual gobierno fue cuando me dijo: “la Presidente, el día de la creación de la Bandera, dijo: “vamos por todo”, yo le digo: Presidente, vamos a arreglar estas cosas, por primera vez tenemos una huelga de maestros y las clases no empiezan en 8 provincias. Presidente por primera vez hemos tenido déficit fiscal. Por primera vez quiere manotear las reservas para pagar deuda. La balanza comercial está en serios problemas porque las importaciones argentinas se están cayendo… Presidente: no debe ir por todo, debe arreglar estos problemas para no perforar el modelo, usted que iba a profundizarlo, lo está perforando, lo está perforando con todas estas cosas”.
Política en Santa Fe
De los distintos temas políticos que ocuparon esta semana nuestra provincia, destaco por la gravedad institucional, el que compete a la instalación de un boliche porteño en la ciudad de Rosario, “Esperanto”. La irrupción de actores privados enancados en ejes de sospecha sobre lo institucional, crea una alerta roja. Un abogado a través de un medio periodístico denuncia por cohecho a un concejal. Invirtiendo el orden, la denuncia la formula en un medio y no en Tribunales. La reacción de la intendente Mónica Fein poniendo a disposición del concejal Roy López Molina el expediente y dejando a la justicia la resolución del dilema, hablan de un gran reflejo político de Fein. Si las instituciones permiten ser amenazadas, la democracia queda sin voz.



10/03/2012