Macri “ayudó” a Cristina - Diario La Capital
Marzo asoma a la política con la Presidente de la nación inaugurando las actividades ordinarias del parlamento nacional. Sin lugar a dudas para la vida institucional política de nuestro país, este hecho –el discurso del Presidente- es el más importante dado que de él, se espera trasciendan expresamente los lineamientos de las políticas a aplicar y los temas que el Ejecutivo desea, sean tratados por el parlamento. En su extensa alocución –más de tres horas- quedó en evidencia que en esta ocasión la Presidente eligió como centro de batalla al jefe de gobierno de la ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri. Fue el epicentro de su discurso. Convengamos que Macri hizo los deberes para ser el elegido a subir al ring. Pero también es cierto que es mucho más fácil buscar un rival en la oposición que a alguien que hasta ayer fue un aliado. Acorralar a Moyano no es buen negocio político. Macri ayudó a que el gobierno representado por su Presidente aborde en la Asamblea Legislativa la tragedia de Once, gambeteando toda responsabilidad.
La seriedad del parlamento, la casa de las leyes, quedó reducida a un mitin con diferente cotillón partidario (“Boudou miente”-“Clarín miente”). Lo cierto es que mientras esto ocurría, en el caso particular de los porteños, las desavenencias políticas hicieron una vez más, que durante ocho horas los ciudadanos sufrieran las consecuencias del desacuerdo. La Presidente dijo en su llamado a la unidad nacional que cuando hay divisiones y no hay acuerdos, todos pierden. En realidad, cuando la política se convierte en un juego y deja de ser una poderosa herramienta en la construcción de una sociedad, el costo lo paga y siempre drásticamente, la ciudadanía. Lo testimonian los lamentables 51 muertos y 703 heridos de la tragedia de Once.
Sobre el tema Malvinas, la Presidente mencionó que el próximo 14 de junio asistirá personalmente al Comité de Descolonización de la ONU y pidió ser acompañada por la oposición para peticionar como corresponde a un pueblo que se identifica con la paz. A propósito de Malvinas llama la atención que siendo la Dra. Kirchner una profunda conocedora de la historia de nuestras Malvinas que no comenzó con la guerra de 1982, anuncie que hará un museo alusivo en un sector de la ESMA (Escuela de Mecánica de la Armada). Es lamentable el escenario elegido, dado que si bien la guerra fue desencadenada por un dictador, Malvinas es mucho más, y los ex soldados combatientes de Malvinas, veteranos ellos, nada tuvieron que ver con la dictadura militar. El Dr. Claudio Petrucci, ex soldado combatiente sintetizaba el hoy sobre Malvinas diciendo: “todos hablan de Malvinas, pero las Malvinas están en silencio”. Esta alusión tiene que ver con que el pasado lunes los veteranos de guerra fueron omitidos por ceremonial de presidencia de la nación, en los festejos del bicentenario de la creación de la bandera en Rosario. Omar Debenedetto, secretario del Centro de ex Soldados Combatientes de Rosario me decía: “no queremos permanecer en silencio, necesitamos hablar, y también algún gracias”
Decía antes que la Presidente convocó a la unidad nacional. Pero a continuación de tal convite, destrató a la oposición recomendándoles que tengan ideas propias y que no las tomen de los monopolios… monopolios que luego de hacer sus negocios, los desechan”. Un elemento a destacar son las contradicciones en las acciones políticas y la manipulación. Por ejemplo “si tendríamos los $ 19 mil millones de los boden 2012 nuestros trenes serían de primera”… Olvida la Presidente que tenemos fútbol y automovilismo para todos, subsidios para amigos, discrecionalidad del presupuesto con partidas sin imputación específica. No suena creíble la explicación de la decadencia del sistema de transporte, el Estado debe honrar sus compromisos. Otro si digo: si las pasteras uruguayas eran peligrosas para la salud de los ciudadanos por lo cual durante dos años y medio se inhabilitó una ruta internacional ¿por qué la polución minera no afecta la salud de los pueblos cordilleranos?.
Cabe destacar como muy interesante la reforma y actualización de los Código Civil y de Comercio. Sobre la reforma a la carta orgánica del Banco Central deberá analizarse puntillosamente la propuesta. Hubiese sido interesante avanzar en una reforma financiera.
Los grandes protagonistas ausentes en el discurso presidencial, son los temas de preocupación diaria de los ciudadanos: inseguridad personal, jurídica, laboral; así como también la inseguridad económica dado que el ignorar la inflación real y el freno al crecimiento que venía dándose en Argentina, no sólo hace peligrar los logros obtenidos sino la estabilidad de la ciudadanía.
Dos conclusiones finales sobre el discurso de la Presidente. Pareciera que Cristina Fernández siente que el 54% de los votos que la acompañaron en octubre de 2011, se mantendrán inalterables hasta el final de su gestión. Lo segundo es que la Presidente parece estar atrapada por su dolor e inhibida para concebir la Argentina del mañana.


03/03/2012