“Yo no dije que busco un acuerdo con el socialismo… este no es el momento”-

“Sería mejor que primero cumplamos la Constitución Nacional”

Ing. Mario Barletta: -Pte. de la UCR

 
MHG: Hace tres meses no hubo acuerdo entre el socialismo y el radicalismo, ¿puede haberlo ahora?
MB: No hay acuerdo, no ha sucedido nada de ello. Los medios han hecho trascender un encuentro de Alfonsín con Binner en Costa Rica porque ambos partidos integran la Internacional Socialista y se presentó un proyecto conjunto, pero no ha sido nada más que eso.
MHG: Pero hubo declaraciones suyas acerca de una posibilidad de trabajar a futuro…
MB: No, no, por el contrario, creo que el radicalismo tiene que trabajar en la búsqueda de un fuerte fortalecimiento, que la cohesión tiene que ser hacia el interior del radicalismo y que de establecer vínculos, el principal que tiene que establecer el radicalismo es con la sociedad, que bastante alejado de ella está, tiene que volver a ser un partido con una recuperación de su razón de ser. Esto es representar las necesidades de la demanda, representar las necesidades de la sociedad. Esto no inhibe que haya diálogo y que oportunamente se pueda hacer algo en conjunto.
MHG: Es decir, que aquello que se pone en su boca con respecto a buscar un acuerdo con el socialismo, lo desmiente.
MB: Si, hay una nota que tiene un título y en el cuerpo dice otra cosa. Pero, bueno uno no puede hacerse cargo de quienes titulan. Vuelvo a insistir y ratificar que el radicalismo tiene que dejar de amurallarse, tiene que ser un partido que entienda que tiene que convivir en el marco de las diferencias, por supuesto que hay un acuerdo básico y elemental por el cual uno adhiere a esta fuerza política que son los principios, que son las ideas que nos unen. El radicalismo necesita de un cambio de normas y de estructuras para ser un partido moderno, profesional, y al mismo tiempo un cambio cultural, me refiero concretamente a que cada diferencia que tengamos no puede ser resuelta con expulsiones, con fracturas, con escisiones dentro del partido. Tenemos que entender que incluso es posible crecer en el marco de las diferencia. Y esta es la gran tarea que tiene el radicalismo hoy en día y la estamos llevando adelante.
MHG: ¿Cómo le está yendo en esa tarea ? …Hablo de Stolbizer, Carrió, López Murphy
MB: Tengo la sensación que desde que empezamos a trabajar lo hemos hecho con una mirada totalmente distinta, se ha recuperado una suerte de entusiasmo y de trabajo en distintos lugares del país, prácticamente no he podido tener un descanso desde el inicio mismo de la gestión recorriendo distintos lugares del país, donde, precisamente, se está en una instancia de análisis de debate, de conversaciones, porque las necesidades son urgentes, no podemos pasar la vida discutiendo en torno a cómo vamos a modernizar y reformar nuestra Carta Orgánica, que las estructuras sean más profesionales, más, modernas, y al mismo tiempo ser muy responsables en el tratamiento de los temas que el gobierno nacional incorpora a la agenda política, y por otro lado, ser nosotros quienes marcamos en algunos temas, importantísimos por cierto, ausencias del gobierno nacional o deficiencias en el tratamiento de los mismos.
MHG: Eso no se ve todavía… sería muy interesante que la oposición no vaya detrás de la agenda del oficialismo, sino que marque agenda.
MB: Lo cual es en definitiva uno de los roles centrales que tiene que llevar adelante la oposición. Y hacerlo de manera responsable, porque, además, eso demostraría que uno no está sentado para oponerse a todo, tampoco hay que defender lo indefendible. Hay que pensar en los aspectos que el país necesita, fundamentalmente en un momento de crecimiento económico. Vamos a cumplir una década de crecimiento y sin embargo creo que, lo he nombrado varias veces, el tema del deterioro de la calidad educativa es muy serio; son preocupantes los desequilibrios, las desigualdades que se generan en el acceso a la educación. Estuve analizando un estudio muy importante que hizo un grupo profesional que determina que por ejemplo en Tierra del Fuego se invierten 10.700 pesos por alumno, por año y en Salta 1.700. No puede ser que dependiendo del lugar donde uno nazca tengan diferencias tan abismales en términos de la calidad de la educación a la que se pueda acceder. Esto deviene de las desigualdades de la ley de coparticipación. Lo que ha pasado con la educación es que en los 90, en época de Menem, se provincializó la educación, entonces el estado nacional pierde jurisdicción de lo que es la educación básica y se desentiende; por lo tanto hoy no hay un proyecto nacional educativo, no hay quien tenga una mirada integral, no hay quien genere una posibilidad de saldar esos desequilibrios, que no sólo se producen entre las provincias citadas, se producen dentro de una misma ciudad, de acuerdo a las condiciones sociales que los jóvenes tienen. Hay una cuestión que es elemental, es central la educación en los primeros años de vida de los chicos, cuando tienen entre 1 y 3 años, todos sabemos que es cuando despiertan y despliegan todas sus potencialidades físicas y neuronales y son los papás que pueden pagar a un jardín y son esos chicos los que tienen esas posibilidad.
MHG: El Dr. Salvia, director del Observatorio de la Deuda Social de la UCA, nos dijo que la escuela para los pobres es un depósito de los hijos mientras ven lo que hacen en cuanto a lo laboral y los padres de chicos con más capacidad económica aíslan a sus hijos en escuelas de elite. ¡A lo que ha quedado reducida la educación!
MB: Es exactamente así. Las clases sociales con mayor poder adquisitivo van “corriendo” de manera notoria sus hijos a espacios de educación privada, donde tiene exigencia horaria, doble escolaridad, con acceso a la educación en idiomas. Y en la escuela pública se está produciendo un fenómeno muy complejo, porque se ha aumentado mucho la escolaridad, cosa que sería un buen dato, hay más cantidad de chicos en las escuelas, pero eso no quiere decir que los chicos estén yendo a las escuelas para aprender, el aumento de la escolaridad esconde la falta de acceso al conocimiento… en fin hay transformaciones importantes que hay que llevar adelante en este sentido, yo las inscribo dentro lo que debería ser una verdadera revolución educativa. Pero lo preocupante que ese tema no ocupa la agenda social y política y muchas veces, por no decir, casi siempre, quienes se dedican a la gestión de lo público y a la política no lo abordan, no lo toman porque los resultados se ven a largo plazo. Y los políticos de turno siempre están tentados por llevar adelante políticas efectistas, que tengan resultados más inmediatos, que puedan ser capitalizados políticamente para las elecciones que se vienen. Es por eso que la educación en nuestro país siempre queda un poco relegada.
MHG: Un economista, el Dr. Gerardo Della Paollera, dijo que a Argentina le irá muy bien cuando un dirigente político tenga en su proyecto educar, educar y educar; y esté dispuesto a perder una, dos o tres elecciones.
MB: ¡Yo ya he perdido una!.... Yo no voy a dejar de insistir ni de dejar de hacer esfuerzos hasta que no vea un solo niño que no tenga acceso a la educación. Pero lo que me revela y me da hasta un poco de bronca, cuando un país está en crisis, uno podría entender que hay cosas que son difíciles de abordarlas, más allá que si se está en crisis es cuando más hay que invertir en educación, pero podría haber una escusa. Hoy por hoy van 10 años en que Argentina tiene crecimientos económicos importantes y de lo que estamos hablando no son imposibles, por supuesto que llevan tiempo. Le doy otro dato, hay un grave problema con la formación de docentes, es decir, los docentes que hoy tenemos en las escuelas, más allá de su sacrificio y su buena voluntad, tienen serias dificultades de tener la capacitación que requieren y necesitan. Hay 1310 centros de formación docentes en el país, hay también un estudio que dice que habría que construir 120 más centros de excelencia, porque no olvidemos que la formación docente habitualmente se lleva adelante en escuelas, de noche y no en lugares especializados. Está claramente definido el costo de llevar adelante este tipo de acciones, en la que está previsto pasar de 4 a 5 años la formación docente, para que el cuarto año sea de especialidad y el quinto la residencia. Es decir, que tengan también los docentes un año de residencia en las escuelas. Estas transformaciones son de fondo y tenemos herramientas económicas como para poder llevarlas adelante.
MHG: Tenemos el mejor presupuesto educativo de toda la historia.
MB: Claro, pero no tenemos eficiencia en el gasto del presupuesto educativo. El tema es que hablamos de educación cuando hay paritarias o cuando se discute la cantidad de días de clases, este es el único momento en que se habla del tema educativo.
MHG: Siempre se discute el sueldo.
MB: Exactamente. O cuando vamos a ver cuántos días de clases vamos a tener este año. Yo seguiré pelando y bregando, creo que el radicalismo es una fuerza que tiene tradición en el tema. Estuvo días pasados en Mar del Plata, recomiendo la obra de Luis Brandoni, “Illia”, que realmente es un repaso histórico que conviene que los argentinos no lo perdamos de vista.
MHG: Volviendo al tema inicial, usted ratifica que no busca una cuerdo radicalismo-socialismo….
MB: No. Vuelvo a insistir en lo que dije, lo más importante dentro el radicalismo es buscar cohesión interna, los últimos tiempos fueron dejando algunas heridas, algunas distancias, algunas faltas de articulación importantes, y hoy el radicalismo tiene que poner todas sus energías en ese fortalecimiento de las estructuras hacia el interior del propio radicalismo y tenemos que aprender a saldar nuestras diferencias de un modo distinto que el que se viene realizando hasta ahora. Y, por supuesto no niego la posibilidad que el radicalismo es un espacio naturalmente frentista, quienes nos conocen saben que es así. En la provincia de Santa Fe saben que he trabajado para la formación de un espacio común con el socialismo, con el PDP, con la Coalición Cívica, que estamos gobernando, por lo tanto no niego esa posibilidad. Pero las otras fuerzas políticas también están en un proceso de reordenamiento, no nos olvidemos que el Frente Amplio no tiene más de 6 meses…
MHG: Usted considera que este no sería el momento.
MB: Exactamente. Creo que primero nosotros tenemos que llevar adelante otros pasos muy importantes y uno de ellos es también recuperar el vínculo con la sociedad, volver a ser un espacio político que represente y esté atento a las demandas de la sociedad. Otro aspecto fundamental es que me encontré con un partido que retrasa muchísimo de ser un espacio moderno y profesional… tiene muchos espacios deliberativos, la Convención, con 300 personas, los delegados del Comité, con 100 personas, pero cuando uno se da vuelta para ver los soldados que hay para hacer lo que se dice que hay que hacer, -porque para reunirnos en torno a los espacios deliberativos somos mandados a hacer- … ahí estamos todos, y todos opinamos, pero luego tenemos que tener los cuerpos profesionales trabajando activamente, tener una estructura de comunicación, de divulgación, bueno no le voy a decir a ustedes como debe funcionar una organización, la importancia que tiene comunicar lo que se quiere comunicar. Después los políticos le echan la culpa a los medios que no los llaman o no les preguntas, pero si uno no tiene su propia estructura que define una política comunicacional, una política de imagen…
MHG: Una vez, el dirigente West Ocampo me dijo “los dirigentes atrasamos” y esto hace al conjunto y no solamente al radicalismo.
MB: No, en general, todos los partidos políticos son estructuras que por ahí pasan por buenos momentos porque tienen dirigentes que son referenciados, con estructuraras organizacionales dejan mucho que desear.
MHG: ¿Cómo está a relación del radicalismo con el socialismo en la provincia?
MHG: Creo que se está fortaleciendo el Frente y esto es bueno, es necesario porque las transformaciones hay que continuarlas, no va a ser sencillo, hay impactos de la crisis económica mundial en Argentina. Soy optimista en que los planes de obra que se han trazado se van a cumplir, que se van a profundizar algunos cambios y que está dada la oportunidad en este segundo período de hacer posible una mayor institucionalidad en el Frente que fue muy reclamada y ahora se van a dar las condiciones para que se pueda hacer.
MHG: ¿Qué postura tiene el radicalismo ante una eventual reforma constitucional?
MB: Creo que es una simple maniobra para avanzar en la re-re-re-re-elección y lejos está un análisis serio en término de si realmente el país necesita un reforma constitucional. Han puesto nuevamente arriba de la mesa la discusión si el sistema parlamentario es lo que genera mejores condiciones para el desarrollo de la democracia cuando hace 30 años los politólogos más importantes del mundo han puesto en tela de juicio el sistema parlamentario, más allá que un momento nosotros mismos lo defendimos, yo lo defendí, se plantea que el sistema parlamentario genera mejores condiciones de transparencia y honestidad y quien quiera ver lo contrario que observe un poco lo que ha pasado los últimos años. Concretamente creo que sería mucho más interesante que Argentina se ocupe de cumplir con la actual Constitución Nacional, que es reciente, moderna, antes de instalar ante la sociedad un tema que tiene más sensación de perpetuarse en el poder que otra cosa.
MHG: ¿Santa Fe va a modificar la Constitución?
MB: Sí, Santa Fe si porque está incumpliendo la Constitución Nacional, está violando el mandato de los constituyentes cuando se reforma por última vez en el 94, por ejemplo en el tema de la autonomía municipal. Creo que en la provincia hay que analizar la posibilidad de 2 períodos seguidos de mandato como es en la nación y en la mayoría de las provincias, y hay otros aspectos importantes tenemos una constitución muy vieja, muy retrasada. Pero son dos aspectos totalmente distintos. En la provincia nuestra Constitución no tiene nada que ver con todos los avances que se lograron en las constitución del 94.




31/01/2012