“El informe Rattenbach es la fábula “El parto de los montes”

“La difusión del informe será un ladrillo más en el desprestigio de las Fuerzas Armadas”
“Decía Churchill “encontrar la verdad es fácil, lo difícil es enfrentarla”

Luis Garasino: - Periodista especializado en temas de Defensa

MHG: ¿De qué trata el Informe Rattenbach?
LG: El mencionado informe fue el producto de un trabajo de una comisión que se decidió instituir en diciembre de 1982, por decisión del entonces presidente Reynaldo Bignone, que tenía por propósito como lo decía el papel oficial, una comisión de análisis y evaluación de las responsabilidades políticas y estratégicas militares en el conflicto del Atlántico Sur. Además, esa comisión estaba representada por cada una de las Fuerzas Armadas y el representante del ejército era el general retirado Benjamín Rattenbach, una persona de mucho prestigio dentro de la institución por su seriedad, su capacidad de análisis y demás. Flanqueado –entre otros- por el brigadier Rey, elaboraron este documentó que nunca fue difundido oficialmente, pero que se conoció con bastante amplitud a través de trascendidos. Estamos hablando de la Comisión Rattenbach, una comisión que se formó en el 82 y hasta ahora nunca se publicó oficialmente, esa comisión tenía facultades y atribuciones para pedir información a todos los estamentos del gobierno. Era obligatorio concurrir a la citación de la comisión, y la comisión convocó a testigos, juntó elementos, trabajó mucho. El informe final se distribuyó en 10 ejemplares entre los integrantes de este organismo y representantes importantes del gobierno y de las Fuerzas Armadas. Trascendieron parcialmente algunas de las conclusiones de la comisión, pero nunca hubo un informe oficial. Según mi opinión, al informe Rattenbach lo denomino “Parto de los montes”, hay una especie de fábula escrita en forma de poema en su momento por un poeta mexicano, del siglo XIX, Juan de Dios Pesa, que se titula “El parto de los montes”, donde dice que: “estalló el cielo, estalló la montaña, hubo un fragor espantoso, ruido, relámpago; finalmente, se abrió el monte y parió: un ratón...” La comisión impulsada por la conducción de Rattenbach siguió expresa disposiciones del Código de Justicia Militar, que habla directamente la pena de muerte para los que no llevaron la resistencia hasta el final en combate, de haber capitulado cuando todavía había elementos para seguir la lucha, una cítrica muy dura tenía la comisión acerca de la falta de coordinación entre las 3 F.F.A.A., en donde en un momento determinado cada una libraba una guerra por sí misma, en fin, y después había serias acusaciones a la conducción civil, especialmente a la conducción de las relaciones exteriores, nunca pude imaginarme, cómo pudo alguien del Ministerio de Relaciones Exteriores asesorar en el sentido que los Estados Unidos iban a apoyar a la Argentina en un conflicto de esa naturaleza. Un error verdaderamente garrafal.
MHG: Nunca se supo el autor del mismo…
LG: Y… si. Era el canciller Costa Méndez, no salgamos de ahí. Del informe de la comisión, reitero, se distribuyeron 10 ejemplares, ningún gobierno desde el 83 tocó el tema, lo pasó de largo y nadie quería, en este sentido, remover el avispero, si me permite la expresión. Le voy a dar otro ejemplo mucho más reciente, el año pasado estaba en mi casa, llama el teléfono, me citan el Tribunal en lo Penal N° 4, para que vaya a testimoniar sobre el desvío de armas a Croacia. Quedé un poco sorprendido, alguna vez tuve que comparecer o entrevistarme con algunos funcionarios judiciales, supuse que sería otra diligencia proforma, fui, llegué y me encuentro con el tribunal en pleno reunido, con los tres jueces, testigos, prensa, televisión, ¡habían pasado 14 años de los hechos que comenzaron con esos desvíos de armas que comenzaron en 1995!... Declaré a mí leal saber y entender sobre ese tema, porque entre otras cosas yo fui el que descubrió el texto secreto del decreto de la exportación de armas, expliqué todo eso y al final llegó el momento de la decisión del tribunal, tribunal civil en plena época democrática: ¡fueron sobreseídos los 16 acusados!. ¡Todos! Hubo cosas muy graves en ese desvío de armas, entre otras cosas violación de pactos internacionales y en el tumulto, en el escándalo del desvío de armas, se perdieron 40 millones de dólares, en material bélico, y se supone que fue un pacto de los comerciantes internacionales de armas. Entonces ¡que nos vamos a extrañar de la Comisión Rattenbach si tenemos ese ejemplo calentito y a la vuelta de a esquina!

MHG: El hijo de Rattenbach dijo que estos informes fueron tergiversados, ¿usted qué sabe de esto?
LG: Conozco al hijo, el coronel Augusto Rattenbach, es una persona seria y lo que dice lo dice porque debe tener elementos de pruebas muy concretos. Además, no me extraña, acá se puede llegar a decisiones que verdaderamente a uno lo dejan a uno absorto.
MHG: Aunque sede a conocer el informe, nunca sabremos la “verdad de la milanesa” como se dice en el barrio…
LG: Eso es relativo. Lo que pasa es que alguien debe tomar en serio esa tarea, yo ya estoy un poco pasado de vueltas en esta cuestión pero es seguro que ejemplares fidedignos andan rondando por ahí, es cuestión de encontrarlos y ver qué pasa. ¿Sabe lo que decía Winston Churchill? “Descubrir la verdad no es difícil, el problema es hacerle frente”.
MHG: ¿Qué intención lee detrás de la decisión de la presidente, sólo que se difunda y que estén todas las cuentas al día acerca de las F.F.A.A.?
LG: Yo no se lo atribuyo de manera personal a nadie, pero que puede ser un ladrillo más en esta inmensa construcción que se lleva delante de desprestigio y menoscabo de las F.F.A.A., no hay dudas… ya que estamos y tenemos material a mano, tiremos piedras...
MHG: ¿Cómo están hoy las F.F.A.A.?
LG: Considero que hay una situación bastante crítica desde el punto de vista de los elementos necesarios para cumplir con su función específica. Ha habido sucesivos recortes presupuestarios, y no sólo de este gobierno, desde el final de los gobiernos militares y no se han podido recuperar. Lo que es más preocupante es el estado en que se encuentra la instrucción y la preparación del elemento humano, esas son cosas que para recuperarlas llevan mucho tiempo. Además hay un proceso deterioro del material, ha habido algunas compras que intentan paliar situaciones extremas, pero cuando usted tiene un problema de estos no va al supermercado y empieza a sacar de las góndolas armamentos para aprovisionarse. Es un proceso complicado. Se necesitan primero las especificaciones exactas de qué es lo que se necesita, qué es lo mejor, cómo se puede seleccionar, etc. Calculo que una compra de armamentos hecho en forma seria es un proceso que dura 2 o 3 años y cuando se logra obtener el material, lo que en computación es el hardware, o sea el armamento y los elementos, necesita formar el personal para que lo maneje.
MHG: ¿Cómo está viendo el manejo de la cuestión Malvinas?
LG: Aquí hay una explicación muy lineal que algunos hacen. El Sr. Cameron no escaparía a la regla de los gobiernos en crisis, que es suscitar una crisis externa para desviar la atención de sus problemas de economía, de trabajo, de producción de Gran Bretaña. No puede descartarse eso, porque ha llegado a expresiones como tachar de “colonialista” a Argentina. El muerto se asusta del degollado.
MHG: ¿Está escribiendo algo?
LG: Por el momento, no. Me dedico ahora a escribir sobre historia.
MHG: ¿Y qué parte está trabajando?
LG: Episodios de la historia Argentina del siglo XIX. La época de la independencia, las guerras civiles posteriores, destacando algunos apeles de personalidades que han quedado un poco fuera del foco.
MHG: ¿Cómo quién?
LG: Bueno, ha tenido una cierta reivindicación, por ejemplo el Comandante Luis Piedrabuena, que era el pionero de la marina de guerra argentina. Gracias a él nosotros conservamos la Patagonia. Es impresionante, se dedicaba al salvataje de náufragos en la zona del Cabo de Hornos, y con un barquito que tenía se dedicaba a salvar gente y a reivindicar las posesiones argentinas en la ribera del estrecho de Magallanes, ese es un antecedente valiosísimo…
MHG: ¿No lo han llamado para integrar el nuevo Instituto de Revisión Histórica?
LG: Tengo el mayor de los respetos por todo el mundo, esta historia el revisionismo es una polémica que lleva décadas en Argentina y siempre se conecta al problema, que es inevitable, con las pujas políticas de la actualidad. En realidad se convierten los archivos históricos en reserva de munición para las discusiones actuales. Hay que tener cuidado.





28/01/2012