“Jeremías, el Mono y el Patom no estaban en el lugar equivocado… ¨¡el delito está en el lugar equivocado!”

Pablo Venturi: Miembro Frente Darío Santillán Conurbano Sur

MH: ¿De qué se trata el voluntariado que realiza el Frente Darío Santillán del cual vos sos miembro junto a Jeremías, el Mono y el Patom, tus amigos asesinados ?
PV: Pertenecemos al Movimiento 26 de junio, del Frente Popular Darío Santillán, discutíamos el nombre y tomamos ese nombre por el día que lo mataron a Darío en Buenos Aires. El Jere, el Mono y el Patóm venían haciendo una tarea hermosa en el barrio, ellos estaban en el espacio de jóvenes, pero también participaban en los espacios que hacemos de educación popular, las asambleas y tenemos también las actividades productivas. Hacíamos, hacemos, a veces hablo en pasado, otras en presente….
MHG: Es muy fuerte el dolor de sus ausencias…
PV: Tenemos emprendimientos productivos, hacemos ensaladas de frutas, panificación, entre otras actividades, la idea en febrero era empezar con la rotisería. Los chicos estaban mucho en el espacio joven, venían de hacer un campamento en Pueblo Esther, y estuvimos con compañeros de todas las provincias, eso lo hicimos el 8 de diciembre. A tal punto se habían hecho tan amigos que Adrián ahora con un compañero referente del movimiento se iban a ir para Formosa, donde el frente tiene trabajo de campo y de barrio, es algo así pero no conozco mucho este tema. Iban a aprender cosas de allá y nosotros les íbamos a contar las de acá. Esto lo iban a hacer a mediados de enero. Eran tres pibes excepcionales, que estuvieron en un lugar equivocado, ¡como decirle un lugar equivocado si era donde nos juntábamos siempre!, donde los chicos tomaban la gaseosa porque hay cerca una canchita de futbol, a media cuadra del local, es como un clubcito y luego uno se queda un rato allí… Esa noche a la madrugada estaban esperando que las chicas vinieran, porque se habían ido a cambiar, para salir a un baile. Inclusive otros de los chicos había ido a pedirle permiso a los padres. Entonces llegó esta banda de narcotraficantes, se ve que buscando a otra banda que hay en el barrio o a otros, porque no llega a ser una banda, y suponiendo que eran del otro grupo estas personas con ametralladoras y con chalecos antibalas les dispararonn entre cinco y ocho tiros a los chicos. Fue una masacre, un fusilamiento. De entrada lo quisieron hacer pasar por enfrentamiento pero las pruebas dieron que no había nada de pólvora en las manos de los chicos. Estos chicos, si los hubiesen conocido… no vieron un arma en su vida, los quisieron hacer pasar como delincuentes, ninguno de los tres tenían antecedentes penales. Entonces todas esas teorías que fueron dándose, se cayeron todas y ahora todos saben lo que eran los chicos. Esperemos que haya justicia, nosotros estuvimos una audiencia después de la marcha con el juez, que esperamos que las cosas se hagan rápido y las familias se presentaron como querellantes, como así también el movimiento. Después estuvimos la reunión con el gobernador, con el ministro de seguridad, el ministro de justicia y la ministro de desarrollo. Los compromisos que tomaron es de constituir una comisión bicameral de investigación, con presencia de los familiares y el movimiento, como así también el ministro se comprometió a tener reuniones periódicas con nosotros para abordar toda la problemática juvenil en el barrio, sobre todo para tratar de sacar a los chicos de la esquina, como hacia el Patóm, a través de las bandas de música, eso lo hacemos desde el movimiento y el ministro se comprometió a abordar juntos esta problemática. Y también el ministro de seguridad se comprometió a resguardar la vida de cada uno de nosotros, de los compañeros militantes del movimiento como también la de los testigos y sobrevivientes de esta masacre.
MHG: ¿Pablo vos estabas esa noche allí?
PV: No, yo no estaba. Hemos estado otras noches comiendo, hemos jugado al futbol, pero esa noche, no.
MHG: ¿Cómo es la vida en el barrio y cómo trabajan ustedes?
PV: En realidad el barrio es como ayer lo definió una compañera: son todos muy solidarios entre ellos, un barrio muy particular. Hay mucha seguridad entre los vecinos. Una compañera siempre hablaba de dos o tres manzanas podridas. Que la verdad para un barrio de este tipo estaría muy bien. Es un barrio muy solidario y venimos haciendo un trabajo muy lindo con los compañeros y lo vamos a seguir haciendo cada día con más convicción. Es un barrio de gente muy buena, si bien hay cosas como en todo barrio, la gente es muy trabajadora. El papá del Patóm con los chicos, hicieron el local que inauguramos una semana antes de la Navidad, y lo hicimos con nuestras manos, no es que haya venido alguien a hacerlo, fuimos comprando de a poco la portland, los ladrillos, etc. Y esa noche hicimos una fiesta, el sábado 17, hermosa hasta la madrugada y sin problemas.
MHG: ¿Hay receptividad por parte del barrio hacia el trabajo de ustedes?
PV: Sí, la verdad que trabajamos todo este tiempo tranquilamente con los vecinos, sin temores, en ese aspecto y esperemos que siga así. Esperamos que podamos seguir trabajando con tranquilidad, el ministro de seguridad nos garantizó eso y dijo que ese hacía cargo de eso porque es complicado. Anteanoche en el barrio se comenta que estuvieron por los pasillos de nuevo buscando a ese que les faltó matar , que lo venían a buscar… Y ahora hay mucho temor. Antes en el barrio a la 6 de la tarde estaban todos los chicos afuera, uno sacaba la mesa a la puerta para tomar mate, para que corra aire la gente sale a la calle … hoy uno va al barrio , la gente está “guardada”… eso tiene que cambiar… se escucha una moto y todos meten a los chicos adentro… uno no puede vivir así.




07/01/2012