Dr. Zenón Baigosch
Dr. Zenón Baigosch: - Director de la Escuela de Negocios de la UCA
Último libro: “La Banca y el desarrollo sustentable. Más riqueza-menos pobreza”

MHG: ¿Se puede compatibilizar lo financiero con la producción?
ZB: El gran desafío es tratar que se compatibilicen. Lo que pretendo hacer con mi libro “La Banca y el desarrollo sustentable. Más riqueza-menos pobreza” es que existe una verdadera disociación de lo que es nuestra banca y nuestra sociedad. Todos los indicadores por medio de los cuales, en general, se mide el nivel de bancarización, o sea, por la cantidad de gente que realiza transacciones por el sistema financiero; o, por ejemplo, con los niveles de depósitos sobre PBI, o con los niveles de créditos sobre PBI: todos esos indicadores en Argentina son muy malos. Esto producto de variadas razones, es muy complejo de solucionar, entre ellos la gran inestabilidad o volatilidad económica que hemos tenido durante tantos años ha llevado a que esta disociación del alguna manera sea una constante y esto impide que el sector financiero de un aporte real a lo que es el desarrollo económico nacional.
MHG: ¿Hoy suena como una cuestión especulativa para beneficio del sector?
ZB: No, lo que ocurre es que la crisis internacional de alguna manera agrava esta situación, porque la crisis pone de manifiesto que mucha veces la errónea adopción de políticas corporativas, en este caso de muchas entidades financieras en el mundo, puede ser más dañina que la errónea aplicación de políticas públicas. Es decir, que las consecuencias que trajo la crisis financiera internacional es realmente muy grave, fue producto de erróneas decisiones de particulares, de empresarios que dirigían entidades financieras. Esto obliga a repensar de nuevo el verdadero rol del sistema financiero y de la banca en el mundo y en el caso particular de Argentina ocurre lo mismo, producto que hoy no hemos logrado que se transforme en una herramienta que es un valor agregado real al desarrollo económico.
MHG: ¿En algún momento lo logramos?
ZB: Hubo momentos de mayor penetración en términos de porcentaje de crédito del sector privado sobre el PBI o de depósitos, por ejemplo en algunos años de la década del 90, pero en realidad nunca fue algo sustentable y en ese sentido me parece que tenemos un desafío más que importante por delante.
MHG: ¿Usted sigue integrando o integró el Banco Central?
ZB: Estuve, fui director de Banco Central hasta septiembre del año pasado.
MHG: De acuerdo al camino que ha tomado el Banco Central ¿considera que vamos camino con lo que usted sostiene?
ZB: Realmente, sin tener un enfoque crítico, creo que se está perdiendo una gran oportunidad, la gran ventaja que tiene la actual situación del sistema financiero es que tiene una solvencia y liquidez como nunca hubo en la historia. En el sentido que tenemos gran tranquilidad a efectos de pensar en términos estratégicos muchos temas que hoy no se están pensado. Entonces desde ese punto de vista, le digo que, entre comillas, se está perdiendo una oportunidad. Tenemos la gran ventaja de no tener que estar apagando incendios y no estamos aprovechando este veranito, que espero no deje de ser nunca un veranito, para poder instalar una política en términos estratégicos una mayor bancarización, una solución de fondo al crédito a largo plazo, una solución de fondo a que el sistema financiero sea una herramienta de ahorro real. Si usted toma el porcentaje de plazos fijos que es el instrumento para se utilizado para el ahorro, sobre el PBI, en Argentina es muy difícil que supere el 8%. Esto en términos comparativos en niveles internacionales es muy bajo. Esto significa que nuestra gente no ahorra en nuestro sistema financiero. La contrapartida del ahorro es la inversión.
MHG: ¿Usted sostiene en su libro que la banca y el desarrollo sustentable llevan a una riqueza que posibiliten una menor pobreza?
ZB: Exactamente. Hablo de sustentabilidad, porque se trata de un concepto hoy muy promovido por Naciones Unidas. Históricamente la tendencia internacional era que el hombre de negocio diera prioridad a su propio negocio pero no atendiera cuestiones de su propio entorno. De alguna manera la crisis nos demostró que obligatoriamente el hombre de negocios aparte de tener que fijarse en su propio negocio, debe contribuir a desarrollar desde un punto de vista social, ambiental y económico el entorno donde funciona su negocio. Este es el concepto de sustentabilidad. Lamentablemente en un país como Argentina con generar rentabilidad no es suficiente, es necesario también velar por el propio entorno donde funciona el propio negocio que el empresario desarrolle. En ese sentido el sistema financiero tuene un rol central como aporte a estos efectos.
MHG: ¿Ha presentado el libro?
ZB: Lo hemos presentado días atrás en el UCA y me ha acompañado el Dr. Mario Blejer y el Dr. Casarrúa y también me ha honrado el Dr. Enrique iglesias, que es actual secretario general iberoamericano ex presidente de BID con el prologo de este libro.
MHG: ¿Hay alguna posibilidad que lo presente en Rosario?
ZB: Si, hay pautadas algunas presentaciones en el interior, posiblemente la UCA tiene una sede en Rosario muy importante y lo estemos presentado en Rosario.
MHG: A ver si nos puede dar una primicia, ¿es cierto que Blejer puede ser el futuro ministro de economía?
ZB: Mire, estas cosas son cuestiones de, no digo vía radio pasillo, pero obviamente Blejer es una persona muy respetada en los ámbitos económicos-financieros y no he hablado en particular con él, pero es un hombre que tiene el prestigio suficiente como hacerse cargo de cualesquiera de estos puestos que están relacionados con la política económica. Pero decir quiénes van a ocupar los lugares es muy difícil y el que lo dice, miente.


03/12/2011