Estado de alerta - Diario La Capital
Esta semana dos hechos me alertaron. Uno ocurrido en Guadalajara, durante la Feria Internacional del Libro. Allí el mundo de las letras se alejó del realismo mágico, para involucrarse con el realismo trágico. El poeta Javier Sicilia padre “huérfano” de hijo, desde marzo último¬, convertido en líder del movimiento por la paz, rompió en llantos al anunciar que Nepomuceno Moreno, otro activista por la paz contra el narcotráfico, fue asesinado este lunes. Nepomuceno junto a Sicilia se reunieron con el presidente de México y pidieron ayuda… la respuesta no tardó… las balas narco dieron en el blanco. La Feria Internacional del Libro se inauguró dos días después que 26 cadáveres fueran hallados a dos cuadras de esa reunión máxima de la cultura latinoamericana. Nepomuceno pasó a ser el asesinado número 50.001. Fue la crónica de un asesinato anunciado, Nepomuceno le dijo al presidente Calderón “busco a mi hijo, estoy amenazado”.
El otro hecho ocurrió a ocho mil kilómetros de distancia. En la provincia de Jujuy un juez federal, Carlos Olivera Pastor, recibió en la puerta de su despacho un especial regalo: ¡una cabeza que aún contenía visiblemente sus ojos, dientes y cabellera!. Este juez me dijo “Salta y Jujuy son la principal entrada de la droga a nuestro país. Le mentiría si le digo que no tengo miedo, lo tengo por mí y por mi familia.” No he escuchado muchas voces preocupadas por lo que está pasando con este juez ni con otros que también han sido amenazados… El poeta Sicilia advirtió: “nuestro mayor obstáculo es la aceptación de la miseria, que la tomemos como algo normal. Necesitamos sentir que lo que le pasa a uno, le sucede a todos. Esto es una afrenta para cada mexicano. Mientras no comprendamos eso, va a ser muy difícil entender que juntos somos mucho más fuertes que todos ellos. ¡Pero juntos!”. Pregunto, ¿estamos en Argentina en condiciones de sentir que lo que le pasa al otro nos pasa a nosotros?
Este último hecho, el primero de esta magnitud en Argentina, dado que involucra a cinco magistrados de la misma jurisdicción, tal como dijo el Dr. Carlos Olivera, fue informado a sus superiores dentro del Poder Judicial. Siento que en nuestra Argentina aún estamos a tiempo de evitar tristes crónicas de asesinatos anunciados. Depende de dos cosas: de la reacción que tengan las instituciones y las políticas que imparta el gobierno; y al no acostumbramiento a la miseria por parte de los ciudadanos, la miseria también se produce por la corrupción.
A propósito del rol protagónico del gobierno a la hora de fijar estas y otras políticas, en el nuevo período presidencial que se inaugurará próximamente, una vez más educación y seguridad deberán figurar entre las prioridades. Si bien la seguridad hace a la urgencia cotidiana, la educación es la herramienta que permitirá en el largo plazo derrotarla. En educación el presupuesto es muy conveniente, pero la institución ha quedado obsoleta, dado que hoy sigue funcionando como se la pensó y planificó hace 50 años. Lo mismo ocurre con las instituciones que tienen que ver con la seguridad.
Planificar este hoy ya es un desafío, aunque lo correcto debiese ser trabajar sobre el mañana.
Un eterno preocupado por pensar y repensar el funcionamiento de las instituciones y la ciudadanía era el politólogo Guillermo O¨Donnell. La última entrevista que le realicé fue este año, en abril. En esa oportunidad analizó las consecuencias sociales y políticas de la democracia delegativa en Latinoamérica: “este tipo de democracia que se basa en un voto mayoritario libre, después mantiene ciertas libertades pero intenta, y luego lo logra, arrasar con todos los medios de control, tanto sociales como estatales, tratando de crear un ambiente de impunidad para decisiones de un Ejecutivo súper poderoso, que en ese exceso de poder, inevitablemente causa daños graves al país. Esto lo vemos en Ecuador, en Venezuela, en Nicaragua, entre otros países”
Recuerdo que en esa entrevista lo que más le preocupaba era al alto porcentaje de argentinos (40%) que consideran que el Ejecutivo una vez electo, puede “hacer lo que quiere sin obstáculo del Congreso y el Poder Judicial”. Esta concepción ciudadana es lo que O¨Donnell consideraba parte de la cultura argentina sobre lo que hay que trabajar mucho.
Política en Santa Fe
Al cierre de este análisis María Eugenia Bielsa habrá perdido la posibilidad de presidir la presidencia de la Cámara de Diputados de Santa Fe. Hay palabras que borran la foto más prometedora. La política es el arte de sumar voluntades, aunque a veces se la llame “rosca”




03/12/2011