La osadía de los Kirchner - Diario La Capital
La alegría y el dolor suelen confundirse en uno solo en grandes momentos de la vida de cada persona. La arrasadora victoria del 23 de octubre, tuvo para la presidente el déficit de la ausencia de su compañero Néstor Kirchner, hacedor junto a ella, de lo que será el período democrático más extenso de un mismo proyecto político en argentina. . Treinta y tres años pasaron desde que Enrique Fuckman –ex detenido/desaparecido y querellante- fue secuestrado e ingresado a la E.S.M.A.. El miércoles a la noche escuchó la sentencia que recayó sobre 16 represores que actuaron durante la dictadura en el centro clandestino de detención de la ex Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA). Me decía: “no puedo ser hipócrita, sentí alegría pero también una profunda desolación pensando en todos los que ya no están”. La alegría y el dolor pujan por prevalecer y hacen que nuestras vidas se familiaricen con sus presencias. Paradojas o causalidades, ambos hechos tienen, y por distintos motivos, su nexo. El dictamen en el juicio de la ESMA se conoció en vísperas del primer aniversario de fallecimiento de Néstor Kirchner. Presidente que impulsó la derogación de las leyes que perdonaban el horror de la última dictadura. Mientras esto ocurría en Argentina, el vecino parlamento uruguayo sancionó la ley de imprescriptibilidad de los delitos de lesa humanidad
Lo cierto es que los próximos cuatro años para Cristina Fernàndez de Kirchner tendrán su absoluto sello personal. Todos sabemos que en vida del ex presidente Kirchner, las grandes decisiones pertenecían al universo que ambos conformaban. Hoy todo indica que el universo de la presidente empieza y termina sobre sus espaldas. Consultado Alberto Fernàndez sobre si la concentración de poder en una persona es buena o mala, me dijo: “no es ni bueno ni malo, es muy riesgoso. No es ni bueno ni malo porque mientras las decisiones sean las correctas nadie va a estar en desacuerdo, pero cuando uno solo decide, la posibilidad del debate se frena. El debate sirve para intercambiar ideas y sacar mejores conclusiones y si no existe, el riesgo es muy pero muy alto. No es malo porque la institucionalidad lo permite, Cristina no tiene este poder porque sí, lo tiene porque la gente decidió que así fuera… No se puede calificar de malo porque es democrático… pero obviamente es muy riesgoso, como es riesgoso vivir en un país sin oposición…”. Según Alberto Fernàndez muchos de los votos obtenidos el domingo tienen que ver con lo que él califica como osadía o hacer lo políticamente incorrecto. Para el ex jefe de gabinete este es el sello distintivo de los Kirchner: la osadía de hacer lo que la política elude.
La presidente en su discurso del domingo, conocidos los resultados electorales, habló de “abrir el diálogo”. Si esto se produce marcaría verdaderamente el inicio de otra etapa, no sólo porque hace ya un par de años esta práctica republicana no ocurre en Argentina; sino además porque indicaría que, pensar distinto no convierte al otro en un enemigo a descalificar. Durante le gobierno del presidente Néstor Kirchner su obsesión por los números lo llevó a intervenir y negociar con empresarios o proveedores nacionales o internacionales del Estado, mano a mano. El aumento en el gasto público, el no reconocimiento de la inflación, muestran que la Presidente no pone el mismo énfasis en estos temas. Sí, al igual que su marido, hace del hermetismo una política. Es conocido como muchos funcionarios, con cargos de ministros inclusive, se enteran de políticas que les atañen mientras la Presidente las anuncia. Esta semana el ministro de Agricultura Julián Domínguez, estuvo reunido en Rosario con AFA y sectores de la Bolsa de Comercio, dando detalles sobre el nuevo esquema de comercialización para el trigo y el maíz. Consultado al gobernador Scioli sobre el impacto que esta medida tendría en su provincia, Buenos Aires, solo atinó a decir: “Ignoro el tema”.
Si el llamado al diálogo se produce es la presidente quien tendría un inconveniente a la hora de cursar las invitaciones, dado el desmembramiento y las transformaciones que están sufriendo las oposiciones. Del peronismo federal queda una foto sepia que remite a éste en su principio y fin con fecha 17 de octubre de 2010. Ante la falta de propuestas y liderazgos masivamente los diputados de este sector van pasando al oficialismo. El radicalismo transita su peor momento histórico al no tener un solo gobernador en toda la República Argentina. Tampoco logró un solo diputado nacional, otro hecho histórico, en la provincia de Santa Fe. La Coalición Cívica debate reproches. Pablo Javkin “pagó” el precio del abandono dirigencial no accediendo a una banca de diputados. En el caso del Frente Amplio y Progresista, encabezado por el Dr. Hermes Binner, logró un segundo lugar que desde el punto de vista del socialismo y su proyección nacional partiendo del 1,5% de Adolfo Bravo en el 2003, es un salto cualitativo. Porcentaje que empalidece si se coteja con el 54% obtenido por Cristina Fernández.




29/10/2011