“La oposición chilena se subió al carro de los jóvenes y no hay mediación. Todo se radicalizó”


Mariana Aylwin. Profesora, política y consultora chilena, ex parlamentaria y ministra de Educación del presidente Ricardo Lagos.
Es hija del ex presidente Patricio Aylwin Azócar y de Leonor Oyarzún Ivanovic.
Durante el Gobierno de su padre (1990-1994) se desempeñó como asesora externa de la Dirección de Estudios del Ministerio Secretaría General de la Presidencia

Muchos creemos que la única forma de salir de esto es a través de una reforma tributaria”
“El gobierno de Piñera no conoce a los chicos ni los entiende”
“Estamos inmersos en una crisis política y sin liderazgos”

MHG: ¿Cuál es su visión acerca de la protesta estudiantil en Chile?
MA: Lo que pasa es que nosotros hemos tenido un crecimiento muy rápido de la cobertura de la educación superior. Hace 10 años atrás ingresaban en la educación cerca de 500 mil jóvenes, hoy hay cerca de 1 millón 100 mil. Son 600 mil jóvenes más en 10 años y tenemos un sistema que está haciendo crisis para recibir esa cantidad de jóvenes porque el tema es pagar. Aun en las universidades estatales los jóvenes pagan la universidad, no solamente la pagan sino que además los aranceles son altos. El estado brinda equidad en el acceso con becas y con créditos. Y sin embargo los jóvenes piden gratuidad. Los que ingresan son casi un 70% de jóvenes que, además, son primera generación de su familia en ingresar a la universidad. Y su familia no tiene los recursos para pagar y tampoco para endeudarse. En el fondo hay un reclamo muy grande en los jóvenes que reciben créditos, los padres se endeudan aun cuando el sistema es del estado.

MHG: ¿No hay otras alternativas para los que no tienen posibilidades económicas? MA: Yo tengo una muy grande crítica con lo que ha pasado, primeramente con el gobierno que ha tenido muy poca empatía, nosotros llevamos casi 5 meses en que las universidades, especialmente las tradicionales están en paro y algunos liceos secundarios están tomados. El gobierno ha puesto mucho más énfasis en que los chicos vuelvan a clase que en responder a su demanda. Ha hecho una serie de propuestas que ayudan pero los jóvenes no las han aceptado. Por otra parte, desde la oposición, en la que me encuentro, hemos tenido una actitud muy particular, nos hemos subido al carro de los jóvenes y no hemos hecho una mediación. Entonces aquí tenemos dos posturas muy irreconciliables: las de los jóvenes apoyados por la oposición y la del gobierno en el parlamento no tiene la mayoría como para poder imponer su posición. La verdad es que las cosas se han ido agudizando y el movimiento también se ha agudizando, las posiciones más extremas han ido ganando terreno, se unen con otros movimientos, los ambientalistas y hemos tenidos situaciones súper graves como por ejemplo: el ingreso que hicieron al congreso nacional y la toma durante varias horas de una sesión del congreso. En fin, las cosas están muy en punto muerto y sin diálogo.

MHG: ¿Por qué la Concertación no pudo solucionar este tema?
MA: Es bien complejo… cuando yo era ministro creamos este crédito por parte del estado. Había dos sistemas de créditos. Hay una línea que la tienen las universidades tradicionales, de las cuales 16 son estatales y 9 son privadas, pero el estado les entrega recursos, y ese crédito es muy barato, es por recursos públicos y los jóvenes lo pagan cuando egresan de la universidad, dos años después, con ingentes esfuerzos nunca pagan más del 5% y a los 12 años expira. Pero cuando nosotros quisimos expandir éste para todas las universidades y para los centros de formación técnica hubo un gran debate y se impuso la visión que tenía que haber dos créditos, porque se argumentaba que la gente que va a las privadas puede pagar y el otro crédito con recursos públicos para las 25 universidades tradicionales. El problema es que la mayoría de los jóvenes van a las universidades que son mejores y coincide con que son varias de estas 25, entonces los más pobres van a las universidades privadas. Y el crédito con aval del estado es un crédito bancario y se ha encarecido mucho. Nosotros jamás pensamos cuando lo creamos tener las tasas de interés que tiene. Al principio los bancos no querían otorgar este crédito y hoy día lo otorgan con bastante facilidad, pero es un crédito muy caro. En Chile también el gran problema que hay y es de fondo, es que tenemos una institucionalidad política que en el fondo tiene al país dividido en dos partes iguales. No hay una mayoría clara y eso ha impedido aprobar muchas reformas, como por ejemplo: mayores regulaciones al sistema privado porque no contábamos con la mayoría. Hoy en día el movimiento estudiantil ha puesto en el tapete una crisis bastante grande del sistema político, que sirvió para la transición a la democracia, pero en la actualidad no está siendo representativo de toda la sociedad.

MHG: Se habla de una reforma tributaria, ¿esta sería la base, si la consiguen, de crear un fondo específico para solventar cierta gratuidad en educación?
MA: Creo que el punto es el siguiente: nosotros tenemos que pensar si ahora estamos en el 40% de jóvenes que ingresan al nivel superior y en los próximos años probablemente vamos a llegar al 60%. Los jóvenes están ingresando a la educación media, nosotros completamos la cobertura, tenemos cobertura de país europea en esa educación, luego esos jóvenes quieren ingresar a la educación superior, vamos a tener 500 mil jóvenes más y los recursos que tiene el estado no cuentan y hay una gran demanda ene se sentido y muchos vemos que la única posibilidad es hacer una reforma tributaria. El gobierno hasta este momento no ha aceptado hacer esa reforma. Mi impresión es que este movimiento va a terminar cuando el gobierno acepte hacer una reforma tributaria porque esta reforma es simbólica de una mayor equidad. Los jóvenes están protestando contra la inequidad, contra la desigualdad, porque los que pueden pagar pueden pagar bien, y los otros tienen que endeudarse y no pueden pagar su crédito. Es necesaria una reforma tributaria que ponga más impuesto al tiene más y en Chile hay grandes riquezas que pagan pocos impuestos. Es probablemente, no sólo una solución económica para el tema sino también una solución simbólica para cumplir con la demanda más sentida que tiene que ver con una sociedad más igualitaria.

MHG: ¿La posición de los estudiantes es más virulenta por haber un gobierno más de derecha en el poder?
MA: No me caben dudas. Es curioso porque nosotros teníamos el mismo problema. Hace 4 ó 5 años atrás tuvimos un movimiento estudiantil bastante grande y eso en el fondo implicó el cambio de la ley orgánica constitucional de enseñanza, que había dictado Pinochet el último día de su mandato. El primer gobierno democrático, que lo asumió mi padre, asumió el poder el 11 de marzo, y Pinochet el 10 dictó la mencionada ley. Logramos cambiar esa ley entre los años 2007 y 2009. Desde ese momento el problema universitario estaba pero no tenía esta radicalidad y nosotros llegábamos a acuerdos con los chicos y podíamos seguir funcionando. En cambio, ahora el hecho que haya un gobierno de derecha; pero, además, un gobierno bastante insensible, porque tenemos un presidente que en medio de esta demanda estudiantil declara que la educación es un bien de consumo….

MHG: ¡Es tratar de apagar el fuego con nafta!
MA; Exacto, la educación es un derecho, es un bien social, es un bien público. Ha habido una incapacidad muy grande de relacionarse, debido a que este gobierno, creo que la mayoría de la gente que está en posiciones de poder, ministros, asesores, etc., proviene de un mundo social muy reducido, tienen poco contacto con la realidad. En cambio, nosotros conocíamos a los chicos, sabíamos quiénes eran, nuestro partido estaba marchando con ellos y podíamos vincularnos con ellos. El gobierno actual no tiene ningún vínculo con ellos y tampoco los entiende, eso ha ido agudizando mucho el problema. El gobierno, su principal preocupación, más que resolver el problema de los jóvenes está en que los jóvenes vuelvan a clase, que no haya disturbios en las calles. Pone los énfasis equivocadamente…

MHG.: ¿Cree usted que en las elecciones municipales a realizarse en el 2012 va a repercutir este inconformismo que hoy se manifiesta contra el gobierno de Piñera?
MA: Sucede que la oposición no ha capitalizado este descontento. Es muy curioso, porque la oposición se sumó entera a la demanda estudiantil, entonces también es poco creíble su actuación. Hay que tener en cuenta que nosotros, la Concertación, gobernamos durante 20 años y los chicos nos dicen “ustedes tampoco hicieron nada” … esa es la crítica. En cambio de buscar acuerdos, de mediar, nosotros, la oposición, estamos marchando junto con los jóvenes y demandando lo mismo que los jóvenes… la oposición ha hecho un papel muy pobre y no capitaliza este descontento. De hecho, en las encuestas tanto el gobierno como la oposición tienen menos del 20% de apoyo. No hay figura, salvo Michelle Bachellet que está en Estados Unidos, que tenga un liderazgo potente… estamos ante una crisis política bien complicada de la que espero podamos salir bien de ella… Es conveniente que haya reordenamientos, porque acuerdos logrados para la transición, en la sociedad de hoy día ya no funcionan. Por ejemplo: nosotros tenemos un sistema electoral en el cual la gente que va a votar tiene que inscribirse en un Registro Electoral y luego votar obligatoriamente ¿Qué ha pasado en los últimos años?: los jóvenes no se inscriben. Con un padrón electoral de 8 millones de personas, hay 4 millones que no participan. Hay que reordenar este tema. Tenemos además un sistema binominal electoral por el cual se eligen dos representantes por cada distrito, sucede que cupularmente los partidos se ponen de acuerdo antes de las elecciones, por lo tanto uno antes de ir a votar ya sabe quién va a ser elegido: uno de acá y otro de allá, entonces en el Congreso estamos empatados por lo tanto las mayorías no pueden imponer su visión. Este es un sistema que funcionó en la transición pero que hoy día con una sociedad más diversa, más activa, más educada, la gente no quiere esto, quiere participar, además de estar conectados con lo que pasa en el mundo, por ejemplo con el movimiento de los indignados el cual repercute también…

MHG: ¿Cómo se encuentra su padre?
MA: Se encuentra muy bien. Tiene 93 años, esta viejito, no está tan activo. Pero hoy día cuando lo consultan, su opinión es considerada importante… Es una bendición tener a mis padres vivos… son personas muy queridas… son un orgullo para nosotros su hijos…



22/10/2011