“El mismo electorado que derrotó a los “K” en Buenos Aires, en Santa Cruz ¡hoy los vota!”

Está el ayer muy presente y lo reconocemos y está el mañana presente y lo reconocemos”
“Este nuevo electorado construirá un dirigente eficaz”
“La Presidente quisiera ganar por un 45%, otros glotones por el 70%... no es lo mismo administrar la abundancia que la escasez”

Jorge Giacobbe
: Analista político y consultor- Titular de Jorge Giacobbe & Asociados

MHG: Próximo a las elecciones del 23 de octubre, impacta ver cómo se revirtieron los números a favor de la presidente, sobre todo en la provincia de Buenos Aires?
JG: El milagro está ahí: en la construcción de una nueva opinión pública, de una sociedad capaz de girar sobre sus propios talones, reconsiderar sus opiniones anteriores de una manera tan contundente como para que el mismo electorado que derrotó a los Kirchner hace exactamente dos años, no solamente en Buenos Aires, también en Santa Cruz, que es mucho más grave todavía, hoy lo vote Por supuesto que apreciamos de sobremanera esta nueva actitud del electorado, porque estamos hablando de un electorado libre, que no existía en la Argentina, en la Argentina se nacía radical o peronista y se votaba por años cualquier cosa que esas agrupaciones políticas pusieran y así se construyó la calidad de la política argentina sobre todo en el conurbano bonaerense. Esta nueva forma de relacionarse de los ciudadanos con la política, exige que sea un político eficiente porque si no, se va. Si no hay amor, si no hay lealtades familiares, si no hay que tributarle votos más allá de la calidad que tenga por razones cuasi religiosas, entonces habrá solo eficacias o ineficacias. Este nuevo electorado va a construir una nueva Argentina y va a construir un dirigente político eficaz o morirán los dirigentes uno tras otro hasta que aparezca la eficacia. Esa figura de dirigente eficaz es casi imposible de pensarlo en Argentina, a la vista de lo que la mayoría de los dirigentes han procurado. No hay que olvidar que el país pasó del 75% de clase media en el año 72 al 60% de pobres en los años 90. Situación que no se verificó en ningún país del planeta, es necesaria una dirigencia capaz de transformar la estructura social. Me parece que estamos frente a un proceso de aprendizaje, de maduración, de adultez del votante enorme, que quizá sea difícil de cuantificar porque lo estamos viviendo, pero que apunta en una dirección muy favorable a los intereses de la mayoría, que está protagonizado por los votantes menores de 50. Casi el 45% del padrón tiene menos de 45 años, esos muchachos y muchachas no nacieron nada, no le deben nada a nadie, no les deben el voto a sus padres, ni a herencias, ni a mandatos, sólo votan o que les parece bien. De modo que el político tiene la obligación de parecerles bien, y tendrá que hacer las cosas bien.


MHG: ¡Qué situación difícil para los que salgan electos!
JG: Claro. La presidente dice el día 14 o 15 de agosto, esa noche cuando triunfa en las primarias, dice que hay que tener cuidado porque los votos no son de nadie. Se da cuenta inmediatamente que acá pasó algo que no estaba en los registros de nadie. Y los mismos que mataron, sanaron.

MHG: ¿Usted cree que la sociedad va a buscar un dirigente eficaz?
JG: Sí, no tengo dudas. Le diría que la sociedad va a eliminar a los ineficaces. Tipo contraprestación: el que quiera sobrevivir tendrá que ser eficaz y tendrá que mirar a la opinión pública y no sólo a su cuenta bancaria.

MHG: ¡Qué error cometió el conjunto de las oposiciones quedándose con la foto de una sociedad que hoy no tiene los mismos intereses que hace dos años!
JG: Si algo es difícil es entender lo que sucede en medio de los cambios, a todos los humanos nos pasa, aún en el vida particular. A veces nos cuenta entender lo que está pasando porque nos está pasando, nos cuesta entender los cambios de nuestros hijos, por ejemplo. En el momento en que pasamos como padres de tener niños a tener adolescentes, es un momento difícil, hay que estar muy actualizados, hay que estar muy en consulta para saber qué pasó ahí, por qué nos contestan de otra manera, porqué se relacionan de otro modo. Todos los cambios comprometen a los partícipes del cambio. Y a la dirigencia política en ese sentido no les ajena esta situación y también le diría que no habría evolución ni habría descarte, en el mejor sentido de la palabra, si alguien no dejara de ser útil. Es decir, si alguien no dejara de entender lo que sucede.


MHG: ¿Cuánto tiene que ver en esto la desaparición de los partidos políticos?
JG: Hay otro elemento de análisis, están disputando en estas elecciones del 23 de octubre el peronismo y el socialismo, no lo están haciendo el peronismo y el radicalismo. El peronismo y el socialismo suman aproximadamente el 70% de los votos.


MHG: Los comandos de los partidos políticos se reúnen en bares…
JG: sucede que lo nuevo no va a surgir si no muere lo viejo. La muerte de los partidos políticos no es buena ni mala, es inevitable. No habrá espacio libre si no deja de ocuparlo lo que lo ocupaba

MHG: En el mundo: ¿qué reemplaza a los partidos políticos ?

JG: no es que mueren los partidos políticos para ir a la nada. Es como que estallara una galaxia, un compacto se convierte en miles de partículas con su propia identidad que luego se unirán y conformarán una nueva corriente de pensamiento. Estamos en ese largo corredor entre que un sistema de partidos políticos desaparece y se forma otro. Ahora bien este largo corredor nunca lo transitamos antes, no sabemos que largo tiene… por eso creemos que estamos en peligro, pero en realidad estamos en un momento absolutamente fundacional, estamos en la transición entre lo viejo y lo nuevo donde tenemos signos muy claros del ayer … es como analizar una mesa familiar de domingo, donde tenemos al abuelo que se sigue emocionando con el cuadro de Eva Perón, a favor o en contra; y está el nieto que vota en la misma urna para quien Eva Perón es como Urquiza o Mitre… están el nieto hipertecnólogico y el abuelo escuchando a Magaldi… conviven en la misma mesa, votando en la misma urna porque tienen el mismo domicilio. Esta es la confusión de este momento de cambio donde está el ayer y lo reconocemos, y está el mañana y lo reconocemos… esto nos confunde, es una divisoria de aguas de cosas muy distintas. La sicología dice que cuando suceden las cosas que tienen que ocurrir la situación es absolutamente normal, es normal que en situaciones de confusión todos estemos confundidos. No nos sintamos mal porque todo es borroso, porque se nos presenta confuso lo que antes era claro…

MHG: En realidad no puede estar claro porque lo estamos haciendo…
JG: Porque estamos cambiando, estamos mudando de ropa, de lenguaje, de actitudes. En los años 70 teníamos 4% de pobres y 6% de desocupados y estábamos en una guerra civil por la justicia social… en los 90 y en el 2000 con el 60% de pobres no hubo un solo tiro… eso es aprendizaje… Teniendo en cuenta que hoy estamos ante situaciones de injusticia mucho más violentas y brutales pero no cometemos las mismas acciones

MHG: El movimiento de los indignados a nivel mundial ¿es parte de ese cambio?
JG: Claro… básicamente son jóvenes que están disconformes con las formas con las cuales resolvemos los adultos…

MHG: la Presidente ha visto con gran intuición esta situación, equivocada o no en el camino, cuando plantea ser el nexo entre lo que viene y lo que es…
JG: Creo que la frase “cuidado, los votos no son de nadie” es muy feliz y la semana pasada pronunció otra muy importante “yo nunca fui revolucionaria, siempre fui peronista”… La presidente está dándose cuenta de algunas cosas porque los K han demostrado que pueden administrar la escasez, recordemos que llegaron al gobierno con una situación de hiperfragilidad, 22%, pero lograron constituir una fuerza importante. Ahora van a llegar al gobierno con todo, con una superabundancia de votos… pero administrar la abundancia no es lo mismo que administrar la escasez, habrá que ver si tienen habilidad para eso…

MHG: Convengamos que está sola, podrá tener muchos asesores, pero el poder lo administra ella sola
JG: creo que el actual escenario es altamente peligroso para ellos porque si quedan constituidos como única ventanilla de esperanza, todo el reclamo ira ahí…
MHG: En eso hay responsabilidad de las oposiciones…
JG: En el diseño de campaña hay una parte que quisiera ganar por el 70% y creo que hay una Presidente que quiere ganar por un 45%, por eso lo confronta a Binner tratando de polarizar una elección… creo que la presidente se da cuenta que si ella es la única ventanilla que queda abierta es un problema porque nadie, tenga lo que tenga, puede satisfacer toda la demanda…uno también queda constituido como único defraudador…

MHG: ¿A que se refiere usted cuando habla de los tiempos femeninos y masculinos de la política¬, independientemente del sexo del gobernante?
JG: la teoría clásica dice que el mundo se maneja pendularmente entre ciclos de acumulación de riquezas y distribución de riquezas. Lo vemos en Estados Unidos: demócratas y conservadores, lo vemos en Europa con socialdemócratas y conservadores, normalmente uno reemplaza al otro. Hay tiempos de juntar y tiempos de distribuir. Los tiempos de juntar, de acumular, de hacer, son tiempos masculinos. Los tiempos de distribuir, de sanar, de reparar, de traer lo quedó excluido, de lo que el hacer no pudo considerar porque el hacer es siempre brutal, son tiempos femeninos. El hacer, el tiempo masculino, tiene consecuencias que lastiman, es como hacer un edificio: hacemos ruido, se caen los ladrillos, podemos matar una persona… es un tiempo que desconsidera. En estos momentos estamos en un tiempo femenino, de reparación, de reconstrucción del salario, de traer la gente que quedó al costado, de llegar aunque sea con poco a los lugares más periféricos. Se discute hasta cuando dura el tiempo femenino… dura hasta que se acabe la plata, cuando no se pueda repartir más hay que juntar de nuevo…y ahí necesariamente cambia el protagonista porque el que hace no es el mismo que el que reparte… Esto lo comparo con la situación de ver un hombre con una bolsa de caramelos en el parque repartiéndolos a los chicos, mientras estén los caramelos, los chicos estarán alrededor del señor… cuando se terminen los caramelos los chicos se van a otro lugar… a la calesita por ejemplo…Cambia el protagonista, el señor que tenía los caramelos queda solo… es el ocaso de muchos de los grandes líderes políticos cuando termina su ciclo…

MHG: Yéndonos a Uruguay; ¿cree que Tabaré Vázquez dijo lo que dijo, me refiero a la posibilidad de un conflicto armado entre Uruguay y Argentina, porque no tomó conciencia o está mandando algún mensaje a algún argentino o uruguayo…?
JG: Creo que Tabaré Vázquez cometió el error de decir la verdad… algo que en política no se hace…


MHG: Me resisto a pensar que alguien que se fue con un 70% de imagen positiva diga algo tan brutal para el momento de su país y el nuestro…
JG: La invitaría a trabajar unos días en mi oficina y ahí usted podría ver la diferencia entre el discurso político en privado y en público

MHG: Sucede que uno trata de tener un mismo discurso…
JG: A Tabaré le pasó lo mismo, se le confundió el ciudadano con el político




15/10/2011