Jujuy habla al país - Diario La Capital
El adelanto de elecciones en España por parte del socialista Zapatero, llevó al análisis sobre qué está pasando en Europa entre la izquierda y la derecha. El Dr. Juan Gabriel Tokatlian, radiografiaba la situación de esta forma “de los 27 países que integran la Unión Europea, hoy 22 son de centro o centro derecha”, concluía que en los próximos años “tendremos una Europa muy derechizada”. Fundamentando esta aseveración, la dra. Pilar Rahola decía: la gente tiene la impresión que para gobernar lo social y en materia de derechos humanos, la izquierda es más solvente. Pero cuando tenemos que apretarnos el cinturón y hacer buena gestión económica, hay una idea generalizada que la derecha lo hace mejor.
Ante las inminentes elecciones presidenciales en Argentina la gran pregunta es: ¿la economía argentina está consolidada y estable como para que la sociedad vaya por más reivindicaciones sociales? o ¿la sociedad siente que debe priorizar en un próximo gobierno una buena gestión económica?
Ante esto, la biblioteca de las estadísticas manejadas por el oficialismo o por las oposiciones están divididas, pero la realidad de la calle cuyo muestreo se exhibe en las góndolas de los supermercados, tiene voz propia. Y si a este análisis le falta la racionalidad de los números, la CEPAL en su último informe manifiesta que son 36 las veces que separan al que mas tiene, del que menos posee. Primera conclusión: si la economía está consolidada en lo macro, no lo está en la distribución de la riqueza. Es bueno a esta altura señalar una de las lecciones que deja Perú, país destacable en América Latina por su captación de inversiones y nivel de crecimiento, lo que nos lleva a la segunda conclusión: crecer sin inclusión social es inviable para toda América Latina.
Si la corrupción, génesis de todas las desigualdades sigue sin ser motivo de asombro y de voto en disidencia hacia los proyectos que la cobija, los episodios ocurridos últimamente en nuestro país, por citar algunos, el Indoamericano a fin del año pasado, lo de Formosa hace poco tiempo, y lo de Jujuy por estas horas; debe conmover nuestra indiferencia y llevarnos a indagar sobre los por qué. Argentina tiene una extensa cultura arraigada en su radiografía social sobre la importancia de la casa propia. Argentina tuvo trabajo, techo y los chicos en la escuela, sinónimo básico de una sociedad que tenía en el horizonte la posibilidad de prosperar. Hoy vuelve a ese reclamo que figura en el artículo 14 bis de la Constitución Nacional.
Los hechos de Jujuy resultan interesantes a la hora del análisis sociológico. Queda en evidencia como el poder feudal allí ejercido fue impulsor del gran desarrollo de la miseria. Para entender como se llega a esta situación nos debemos remontar a más de un década atrás, donde el radicalismo y el peronismo sellaron una sociedad política no escrita, a través de la cual no más de cuatro o cinco personas “manejan” la provincia. El juego de intereses de este sector dejó de ser correspondido por el sector empresario a punto tal, que desde este último, hace meses, ha comenzado con la formación de futuros cuadros políticos. Muchos de los empresarios que pudieron trasladar su actividad, se fueron a Salta aduciendo inseguridad jurídica. Al sector político de Fellner, Jenefes, Morales, Barrionuevo, le apareció un “Estado paralelo” llamado Milagros Salas que impuso una regla: la violencia sirve para resolver problemas. Esta semana vimos que luego de las muertes violentas de cuatro personas en enfrentamientos, miles de jujeños fueron ocupando tierras, casas, en un desorden y anarquía total, pero con un hecho insoslayable: la demanda es justa.
¿Cuánto tiempo demorará esta mecha encendida en “contagiar” con igual reclamo y las mismas formas a otras provincias?, esta pregunta tuvo rápida respuesta: el viernes en Tucumán. Tercera conclusión: las personas afectadas por la pobreza tienen aguante y tolerancia hasta que un día explotan.
Políticamente –si los ciudadanos decimos la verdad- pasan cosas raras desde el punto de vista electoral. En la provincia de Córdoba donde este domingo habrá elecciones, los tres candidatos a gobernador juegan a encontrar el modo de aparecer lo más alejado del kirchnerismo. Ahora bien, a hoy sondeos serios “si los hay”, indican que la Presidente tiene un 30% de aceptación en dicho territorio.
El próximo domingo 14, la nación estrenará el sistema de internas abiertas, simultáneas y obligatorias. Como ya hemos dicho nadie disputará a nadie el mismo espacio. La gran pregunta es: ¿quién resulte ser segundo abordará en soledad el balotaje o apelará a la integración de una propuesta de unidad nacional?. El radicalismo ¿está maduro para afrontar esta situación?. El duhaldismo ¿ha entendido que el país es algo más que Lomas de Zamora?. El kirchnerismo ¿seguirá siendo Cristina y la Cámpora?







06/08/2011