“Me hice allendista el 12 de setiembre de 1973… su suicidio lo hace una de las personas de más alto valor ético”
“Las Fuerzas Armadas chilenas no tiene ningún registro… ¡se parecen a un grupo de bandoleros"

Dr. Roberto Garretón: abogado chileno dedicado por 37 años a la defensa y promoción de los derechos humanos, como profesional, diplomático, funcionario internacional y voluntario


MHG: ¿Cuál es el sentido del proceso que ordena exhumar los restos del extinto presidente Salvador Allende y que involucra a otro ex presidente, el padre de Eduardo Frei?
RG: Creo que puede tener dos sentidos. Uno, resolver una duda, que yo creo no existe, pero es bueno aclararlo de todas maneras. Y, otro hacer cumplir la ley. En 1973 el presidente, y uso por el momento esta palabra, muere violentamente. Eso debió haber originado que el 2ª juzgado del Crimen de Santiago se constituyera en el Palacio de la Moneda para ver qué le pasó a un señor que murió violentamente. Eso no se hizo nunca. Tratándose de un Presidente de la República debió haber sido un juez de segunda instancia, ministro le llamamos nosotros, camarista le llaman ustedes, quien debió haber ido a investigar como ocurrieron los hechos. Pero no se hizo nada, solamente se dio un comunicado que el Presidente se había suicidado. Pasaron los años, el cuerpo desaparece, había sido enterrado en alguna parte, pero no había certeza, se le hace un funeral solemne cuando era presidente Patricio Alwyn, y comienza a reivindicarse la figura de Allende, bastante en sordina, si usted quiere, porque pareciera ser que para algunos actores de la transición el ex presidente era molesto… incluso para su partido. En el año 2003 cuando se cumplen 30 años de su muerte y del golpe ahí la figura del presidente Allende llega a tomar la magnitud que hoy en día se le reconoce y que siempre debió reconocérsele. Yo siempre fui opositor al presidente Allende, pero desde el mismo momento del golpe comienzo a revindicar la democracia destruida por el golpe. No sabía y pasé toda la noche pensando qué habrían hecho con Allende. Al día siguiente veo que el Presidente había tomado la decisión de quitarse la vida. Ese es al más grande acto moral del presidente, quien fracasa en su proyecto por una banda de criminales que toma el poder, no se deja tomar preso, no se deja asesinar y él decide morir. Como lo había hecho en 1891 el presidente Juan Manuel Balmaceda, que siendo derrocado por una guerra civil, se refugia en el consulado de Argentina, espera que termine su mandato y se quita la vida. Allende siempre recordó a Balmaceda que fue un gobernante progresista que se oponía al imperialismo inglés, fue siempre un admirador de Balmaceda. Hablaba muy seguido de él, siempre dijo “a mí no me sacan vivo del Palacio de la Moneda”. Sus discursos hacían referencia al hombre libre, estaba anunciando la decisión que ya había tomado y que tomaría pocas horas después. Yo creo que es un acto de compromiso con la democracia, con los sentimientos populares, con lo que significa la lucha, la conquista de los derechos sociales, que lo ha colocado a nivel internacional y, hoy en día, a nivel nacional como una de las más grandes figuras morales de la historia de Chile. En el exilio siempre se habló que había sido asesinado, para agregarle más maldad a (Augusto) Pinochet, ¡Como si no alcanzara con la que tiene. Con la maldad que tiene basta!. Creo que se va a acreditar que fue un suicidio. Sucede que la Corte Suprema dijo “hagamos un recuento de cuántos son los juicios que en estos momentos tenemos”, son de 728 militares con delitos o procesados, mucho más que en Argentina, en su país están condenando menos gente, por una masacre en Resistencia de 13 personas, están condenando a 5 años, a 6 años, con arresto domiciliario… Aquí en Chile, hablando del año pasado, hay 728 personas que están involucradas, creo que en este año estamos sobrepasando los 800. Entonces se ha pedido que se investigue la muerte del ex presidente Allende. Estuve en una cena con expertos internacionales que vinieron a presenciar y a practicar la autopsia del presidente y no adelantaron ningún dato. Pero sí, queda claro que hay un detalle que está faltando, y que habla muy mal de las Fuerzas Armadas de Chile: el arma con la que Allende se quitó la vida, un AK 47 que se la habría regalado Fidel Castro, arma que fue un trofeo de guerra de los pinochetistas, nadie sabe en dónde está, pero ni siquiera hay registro en los trofeos de guerra. Yo estoy investigando otros crímenes y nadie sabe por ejemplo, por qué el coronel Santos estaba ese día en tal lugar matando, o el sargento tal matando, nadie sabe quién lo nombró… Al no haber registro se trató de un conjunto de bandoleros, sin registro de nada. Todo se perdió, nadie sabe.

MHG: ¿También se está buscando cerciorarse de cómo murió el poeta Pablo Neruda?
RG: Creo que no. Pablo Neruda estaba muy enfermo, padecía cáncer. Que yo sepa no se está investigando y tampoco hay otra versión. Murió el 22 o el 23, ya no me acuerdo, pero él estaba con un cáncer terminal desde hacía mucho tiempo. Incluso, después del golpe fue trasladado a Santiago para ser internado.

MHG: Le hice esta pregunta porque trascendió que se dudaba si falleció naturalmente o fue ayudado a acelerar el proceso que lo llevaba a la muerte…
RG: La verdad es que no sé si se está investigando ese tema. Pero él tenía una viuda y estaba lleno de amigos, incluso su funeral fue una demostración de resistencia en los momentos más duros de la represión con cantos de la Internacional y todo. Fue una cosa notable. Y nadie hablo ahí de asesinato, eso salió después.

MHG: ¿Cuándo se va a saber el resultado de la autopsia?
RG: Creo que el juez tendrá que ver si el ejército devuelve su trofeo, es necesario que aparezca y tiene que aparecer y esté registrada en un museo, con una entrada… Pero si el ejército sigue escondiéndolo va a tener que tomarse una pericia prescindiendo de ese elemento que es capital para saber el destino final del proceso. Si se fracasan todos los intentos para que se entregue ese arma, el juez tendrá que resolver sobre la base de los otros antecedentes que hay en el proceso. Vinieron expertos de muchos países a investigar a los médicos de Chile. El Instituto Médico Legal chileno, después de tener unos pésimos directores, hoy tiene un eminente médico legista y se han encontrado cosas que no se habían encontrado antes. Por ejemplo, se encontró en el patio 29 del cementerio general donde fueron llevados centenares de personas y recién ahora se está investigando y se están identificando. Yo tengo confianza absoluta que con las autoridades actuales del instituto y los científicos internacionales se va a llegar a una verdad que nadie va a poder discutir.

MHG: ¿Si fue un asesinato no caería el mito Allende?
RG: En mi caso no caería el mito Allende, aunque no es un mito en todo caso. Le dije a su viuda, quien falleció hace un par de años, que yo me convertí en allendista el 12 de septiembre. Ella me dijo el 11, y yo le dije que no, el 12, porque yo ese día supe de la decisión que había tomado. Podría ocurrir que fuera cierto, pero uno no va a cambiar por eso, a los rigores para juzgar a una persona que es histórica.

MHG: Le agradecemos por el relato de este hecho que ha conmovido al mundo más cercano: la desesperación de un hombre que se suicidó para no caer de las garras de la dictadura.
RG: recuerdo que una vez estuve en el Congo y en un evento mencioné a (Patrice) Lumumba, líder de la independencia asesinado por Mobutu, y ahí la gente me comentó sobre Salvador allende. El pueblo, no estoy hablando de los intelectuales. Fíjese la importancia de ex presidente.










28/05/2011