“El 14 de agosto nos va a confirmar la división de la oposición”
 Dr. Rosendo Fraga: Analista político e historiador. Es director del Centro de Estudios Unión para la Nueva Mayoría ***

MHG: ¿Se venía intuyendo la fórmula kirchnerista en Capital Federal entre Daniel Filmus y Carlos Tomada?
RF: No hay grandes sorpresas electorales. Quizá lo que sí puede ser es que el discurso de la Presidente, acercándose la fecha del límite para presentar las candidaturas, que es el 25 de junio, en lugar de reducir los interrogantes los aumentó. Sobre todo con el último discurso de hace 10 días, donde la Presidente quizá aumentó los interrogantes, en lugar de reducirlos, en cuanto a si va a ser candidata o no. Sigue siendo lo lógico que sea la candidata. Pero en política todo puede pasar. Hay dos frases en ese discurso. Una que dice “no me muero por ser candidata” y esto es perfectamente lógica de estrategia política, pero también hay una frase que dice que ya dio todo lo que tenía que dar. Y esa es una frase que alimentó las dudas. Pero vamos a pensar, hipotéticamente, que va a ser la candidata, pero si no lo es me da la impresión se va perfilando la figura de Daniel Scioli en el campo del oficialismo. Además, entra a jugar el factor (Hugo) Moyano, quien pide candidaturas, que ha sido factor de conflicto y tensión política y al día de hoy parece que algo va a obtener pero algo menos de lo que pretendía. En la última semana hemos tenido, en el campo de la oposición, el acuerdo entre Ricardo Alfonsín y Francisco De Narváez, o mejor, preacuerdo, pero que unifica a la oposición en la provincia de Buenos Aires, quedaría De Narváez como candidato único de la oposición, pero que no termina de resolver el problema a nivel nacional. El acuerdo es para la provincia de Buenos Aires que no se proyecta a nivel nacional, deja un lugar en donde Mauricio Macri no es candidato, puede ser Alfosín, Elisa Carrió.

MHG: Parece que Ricardo Alfonsín quiere los votos de De Narváez, pero no quiere que se note…
RF: Lo que pasa es que debe hacer un acuerdo en la provincia de Buenos Aires, porque si hay muchos candidatos como (Eduardo) Duhalde), (Elisa) Carrió y la de él, con esa tres candidaturas, puede Alfonsín lograr el 30% de los votos, podría intentar competir. Si Alfonsín no hace un acuerdo a nivel nacional, la posibilidad que llegue al 30% de los votos es baja.

MHG: ¿Cómo está viendo el sistema de internas abiertas, simultáneas y obligatorias en Santa Fe?
RF: Lo que marco es lo institucional, lo más importante es eso. El sistema de internas obligatorias y simultáneas tiene más ventajas que desventajas. Por supuesto que tiene problemas, pero me parece que tiene más ventajas. Y en Santa Fe lo estamos viendo: con cuatro candidaturas en el oficialismo y cuatro candidaturas en el peronismo. Vemos una interna competitiva. La provincia de Santa Fe se ha transformado en un punto de interés para la política nacional y genera interés para la gente. Lo mismo ha pasado en las elecciones uruguayas en la que se ha utilizado este sistema, en las fuerzas principales siempre hubo varios candidatos, esto genera más debate y los candidatos surgidos son más representativos. Si observamos el 14 de agosto a nivel nacional, no va a haber interna propiamente dicha. En ninguno de los partidos va a haber dos candidatos, y esto me da la impresión sobre lo cual no se está reflexionando, pero es importante. El 14 de agosto va a ser solamente para reducir candidaturas, aquellos que no lleguen a 1,5 del padrón no podrán presentarse, se pierden la oportunidad de hacerla representativa. Santa Fe es el 10% del electorado, es una provincia importante. Pero confirma que tiñe una cultura y un funcionamiento político pluralista, más representativo que en otras provincias, una política en donde los personalismos y los caudillismos son mucho menores, y una cultura política de mayor calidad, la interna del domingo lo está confirmando. A nivel nacional es una política de peor calidad, para esta política y para el oficialismo es la posibilidad de una victoria de un candidato oficialista, y esto me parece que tiene que ver con el repliegue de (Carlos) Reutemann de la política nacional y me animaría a decir que de la política provincial también. Me da la impresión que en Santa Fe con un candidato no kirchnerista el peronismo sacaba más votos que con un candidato kirchnerista. Pero en lo inmediato, el triunfo de un candidato kirchnerista el domingo lo va a computar como una victoria política.

MHG: En Santa Fe la Presidente tiene aproximadamente un 60% de adhesión.
RF: Las encuestas son un indicador, las cuales a nivel mundial son cada vez menos imprecisas porque la gente es cada vez más puntual. De cualquier manera acá hay un dato: la cantidad de votantes en una interna no es un indicador de lo que va a pasar en la elección general, pero da una pauta para analizar lo que va a pasar. Si (Agustín) Rossi sacara un 35 o 40% en la interna esto me da una pauta de la elección nacional, si saca 15, 28, 20 esto me da otra pauta a mí en la política nacional. Para el kirchnerismo es un dato político que gane un candidato kirchnerista en la elección. Y en el socialismo ocurre algo parecido, si gana el candidato que apoyó Binner, lo proyecta a nivel nacional en cualquier parte de una fórmula presidencial. Santa Fe se ha transformado en un punto de interés para el nivel nacional porque se produce lo contrario de lo que ocurre a nivel nacional, la política es competitiva, más vital, más representativa

MHG: ¿Esas primarias del 14 de agosto se podría decir que van a ser la primera vuelta?
RF: En parte, sí. En Santa Fe la primaria en el año 2007 creó una cierta confusión, porque hubo un voto en el peronismo, porque hubo una interna más competitiva, que después no se reflejó en la elección de gobernador. Parecía que el socialismo por los votos que había tenido en la primaria estaba más lejos de un triunfo de lo que después sucedió. Si la oposición tuviese voluntad política y aprovechara la interna del 14 de agosto para dirimir entre los principales opositores quién va a ser el candidato, esto le daría a la interna un panorama diferente, pero me parece que el 14 de agosto nos va a confirmar la división de la oposición. Si en la primaria aparece una oposición muy dividida, que es lo que va a suceder, no implica que en la elección general se dé la misma división de votos, pero sí que la división de la oposición va a ser un dato relevante en la elección del 23 de octubre.

MHG: ¿La determinación de la Presidente por la fórmula Filmus-Tomada es parte de la disputa que hay con Moyano, dado que Moyano dijo que si gana (Amado) Boudou, gana Moyano?
RF: No estoy tan seguro. Puede ser que la presidente reserve a Boudou para otras posiciones políticas.

MHG: ¿Usted se refiere en una futura fórmula como vicepresidente ?
RF: Vale la conjetura. Pero también habría un dato, si Boudou hubiese sido electo anoche candidato, hoy tendríamos un nuevo ministro de eocnomía. Y no sé si políticamente le conviene al gobierno cambiar el ministro en estos momentos, sobre todo a partir de las declaraciones del ministro que generó cierta polémica en los ámbitos económicos. Creo que también hay que agregar dos cosas, Boudou no es el candidato por dos razones; una, porque las encuestas le daban mejor a Filmus, y, segundo, porque Boudou puede tener otro espacio en la política nacional y agregamos una tercera, si en estos momentos se abre una discusión sobre quién es el ministro de economía, al gobierno le crearía más problemas que soluciones.

MHG: tal vez en un ballotage se podría juntar la figura de Filmus con (Fernando) Solanas, más que éste con Boudou…
RF: Claro, y agreguemos que frente a Pino Solanas tiene más chance de competir en segundo lugar Filmus, que Boudou.

MHG: ¿Cómo queda posicionado Macri en esta impericia de querer ser presidente y dejar mal parados a sus candidatos?
RF: Yo creo que en política las cosas se miden por su resultado, Macri no es un político tradicional, pero si gana la elección en Capital Federal y es reelecto, es un exitoso. Para mí Macri ha actuado con un modo de reflexión muy simple: consideró que tenía pocas chances de ganar una elección presidencial, por eso se bajó de la candidatura. De todas maneras, él tiene una elección difícil, no es una elección sencilla, la candidatura de Pino lo ayuda porque divide a la oposición, y no es lo mismo cuando se tiene el sistema de ballotage clásico, a la francesa, si el primero saca el 40% y el segundo un 20 o 25%, tiene muchas más chances de ganar, el sacó 40%. Si la diferencia es menor, ya la segunda vuelta es más difícil. Las chances de Macri pueden haber aumentado y no porque se haya manejado de una u otra manera, sino porque la oposición en este caso de la ciudad de Buenos Aires está divida.

***Abogado, egresado de la Universidad Católica Argentina (UCA) de Buenos Aires.







21/05/2011