“Donde hay pobreza, la escuela debe tener riquezas”
Profesor Alfredo van Gelderen: - Maestro y Profesor en Letras


MHG: Los ojos de Buenos Aires están puestos en la toma, por parte de los alumnos, del colegio Carlos Pellegrini…
AVG: … y desde ayer en el Marino Acosta. Y aquí me preocupa enormemente el contagio… Creo que este momento está manifestándose la falta de estructura sólida de la institución escuela. Lo que está faltando en todos los integrantes de la comunidad es que no tienen idea de lo que necesita éticamente la escuela para ser el lugar donde se pretenda formar integralmente a las nuevas generaciones. La escuela no es una institución natural, tiene una finalidad, nada de lo no bueno puede entrar a ella y en este momento me parece que se desintegra el sentido de comunidad formativa que debe tener la escuela. Esto me parece que se está viendo en el Pellegrini. Padres, por una posición, padres, por otra; alumnos que alteran la asimetría de la escuela, porque en la escuela no pueden estar todos en el mismo nivel para hacerla funcionar, hay una cierta asimetría; hay quienes tienen responsabilidades de conducción, hay quienes han aceptado integrarse a través de sus padres, los alumnos están en proceso de crecimiento. Entonces cuando se destapa la olla saltan todos. No estoy diciendo que en las escuelas todo esté bien, lo que necesita la escuela es autoridad, que la da la sabiduría y poder, que lo da el servicio prestado y reconocido.

MHG: Esto no lo tiene tan claro o disiente con usted el ministro Alberto Sileoni, quien ha dicho que ha cambiado el eje de lo que es la autoridad, que los títulos no dan autoridad…
AVG: La autoridad la da la sabiduría, y lo que tenemos que pensar es en el sistema todo para hacer funcionar una escuela: la selección de los directivos, la educación permanente de quienes dirigen las escuelas, hay que estar ofreciendo capacitación constante. Ese es el gran problema. Yo le pido a la gente que piensen ¿cuándo no han respetado en su escuela a una persona que le reconocían el saber, el prestarse para educar y además manifestar su consagración al trabajo?. En la escuela se respeta al que sabe y se le da poder al que presta servicio. Estamos en una crisis profunda donde los docentes, incluyo los directivos con los padres de familia tienen que tener acordados los criterios que van a seguir para presentar a sus hijos, valores que orienten su vida en el presente y en el futuro. Tengo una frase que rige mis preocupaciones educativas, el Club de Roma dijo, allá por los 70, que el fracaso escolar produce el desfase humano, es decir, la escuela falla, el alumno egresado o retirado de ella no tiene armas para defenderse en la sociedad. Y si eso produce el desfase humano, qué les espera a los chicos: la calle, la droga, le delito, la cárcel. Y si superan la cárcel, la reincidencia.

MHG: Ya no se trata de la educación para todos, hay que agregar calidad educativa
AVG: Fíjese que estamos en una situación muy seria. En la encuesta que dio a conocer el ministerio de Educación, si bien la consulta es reducida, se han consultado a 500 alumnos del Gran Buenos Aires y de la Capital Federal, los cuales son considerados centros en donde hay información, la democracia es la mejor forma de gobierno para sólo el 40% de los estudiantes secundarios… y el resto…¿qué? En estos casos podemos saber cómo se enseñaron los valores constitucionales, republicanos, democráticos y federales en las escuelas.

MHG: Si los guarismos son ciertos 6 de cada 10 jóvenes viven en la pobreza, si alguien vive en la pobreza con todo lo que incluye no sé si hay conciencia de lo qué es el sistema democrático, si lo que conoce es esto y esto no les da una calidad de vida.
AVG: Fíjese que Juan Llach, sociólogo, y verdaderamente tiene una experiencia de gobierno escolar bastante grande, está sosteniendo que las escuelas desguarnecidas en las zonas de pobreza, con alumnos en situación de pobreza son las escuelas menos equipadas en el sistema. Hay que dar vuelta el sistema, donde hay pobreza la escuela tiene que tener riqueza. Si las escuelas para gente que necesita más no tienen más, hay una especie de predestinación trágica para el que nace en una zona desguarnecida o en una zona rural.

MHG: No alcanza contener un buen prepuesto…
AVG: Claro, exactamente. El académico Juan Carlos Tedesco, hablaba que se estaba preparando un plan decenal de educación, eso se dejó de hablar después que Tedesco terminó su gestión nacional. Los esfuerzos de distintos tipo que se hacen en la Argentina están dentro de la ausencia de agenda, el diccionario dice de agenda que es la lista de cosas necesarias que hay que hacer. A mí me parece que los esfuerzos no los instrumentamos debidamente, porque se publicita el 6,5 del producto bruto interno, que la ley de financiamiento educativo logró cumplir, y dónde están los síntomas de calidad superada, qué seguridad tenemos que se ha invertido bien, qué desigualdad hemos atendido en la distribución de los recursos, en un país en que la Constitución del 94 pedía nueva legislación para la coparticipación y estamos en el 2011 y esta nueva legislación no se le ha dado al país.

MHG: ¿Cuándo se produce el quiebre entre la educación que permitía ir por más en la vida a esta educación deficiente?
AVG: Aclaro a los que me escuchan, tengo 83 años y 65 años de docencia, yo que estuve tanto tiempo recorriendo el sistema desde grados primarios hasta la conducción universitaria, me es muy difícil decir cuándo. Porque la educación formal ha ido perdiendo fuerza en medio de circunstancias cambiantes del país. Yo no creo que la escuela haya acompañado los procesos históricos de Argentina. Todo este problema que hemos tenido en la historia escolar: si descentralización o centralización, el problema federal y ¿lo tenemos resuelto? ¿Es justo las ayudas nacionales que hacemos con nuestras contribuciones para remediar pobrezas parciales en los estados que tienen la responsabilidad de conducir la educación? A mí me angustia que haya zonas de la república que no están ayudadas por toda la república para remediar las condiciones de los habitantes en ella. En el 2005 la UNESCO publicó un trabajo que se llamó “Cómo superar la desigualdad y la fragmentación del sistema educativo argentino”. La UNESCO contrató, a través de Ministerio de Educación, una serie de especialistas, estaba incluido yo y ese el margen de error (risas) , pero indudablemente el trabajo realizado es importante, ese volumen es relevante porque al país no le faltan diagnósticos, lo que le falta es agenda para, por lo menos, tener seguridad que utiliza lo que se hace con esfuerzo. Cuando se habla con los referentes de los partidos políticos, la educación está en la lista de preocupaciones, pero yo no veo lista de operaciones, no veo compromiso para operar, veo adhesión al diagnóstico, pero así no avanzamos.

MHG: Algo así como argentinos al papel y a la acción.
AVG: Exactamente, hay figuras importantes de la educación que para tener espacios periodísticos manifiestan adhesiones a los chicos del Pellegrini, yo que he tenido responsabilidad de conducción no se lo perdono. Y ahí estuvo bien el ministro Sileoni porque verdaderamente no ponderó lo que estaba sucediendo en ese colegio.

MHG: Llama la atención cierta laxitud en las máximas autoridades y en la confusión entre autoridad y autoritarismo que llega hasta no permitir la entrada al colegio de las autoridades.
AVG: Es impresionante. Yo he vivido situaciones de colegios enfermos pero curables, en los años 70 yo era profesor con proyecto 3, con 24 horas cátedras secundarias por concurso, de esas horas un 33% dedicado a atender problemas del colegio sin dictado de clases, lo cual verdaderamente es una de las soluciones para el colegio secundario: reunir horas, llevar a la dedicación exclusiva y dejar horas para mover el colegio y conducir proyectos. En el Nacional Mariano Moreno tuvimos casi 3 meses de ocupación pero ¡a mi nunca me cerraron la puerta los chicos que ocupaban el colegio! , pero había autoridades estaban en la pizzería. Se da cuenta que esto viene de lejos.

MHG: Sin entrar en un juicio de valor, se puede ver a docentes cortando el ingreso a una planta petrolera en el sur.
AVG: Exactamente. Eso trae aparejado estados de angustia en quienes deben manejar grupos y no deben perder la tranquilidad, creo que es una manifestación de la angustia que está pésimamente orientada.

MHG: Hay mucha deserción escolar porque se dice que la escuela no atrapa a los jóvenes, ¿cómo debe ser la escuela de hoy?
AVG: La escuela tiene que tener claridad en las características del alumnado, en el momento de su desarrollo y lo que son las condiciones en que esta juventud o pre-adolescencia vive. Creo que la escuela quedó en un tiempo que está superado. Por ejemplo: cualquier persona mayor recibiría 5 conferencias diarias, son las clases magistrales. Cuando uno le pregunta a un nieto de secundaria ¿qué hiciste hoy?, la respuesta es no sé, los profesores hablaron de todo. ¡No saben decir de qué!. Entonces le va restando posibilidades de descubrir capacidades. La escuela tiene que ser un entrenamiento, porque los chicos son tan capaces como lo fueron siempre. El problema es que hay que descubrir las aptitudes, tiene que ser un laboratorio, no puede ser una sala de conferencias porque estos jóvenes concurren al desorden, a la indisciplina, a la no convivencia, a molestar al prójimo, no hay projimidad, valga el neologismo. El gran problema es que la escuela pretende conservar las características que se fue. Y eso se supera formando a los futuros docentes y entrenando y educando profesionalmente a los que están en funciones. No hay más remedio. Las escuelas buenas no las hacen las legislaciones ni las normas, las hacen los buenos maestros… Días atrás un diario de gran difusión nacional, que ahora tiene suplemento educativo, reconsultaba si el curso escolar tiene continuidad. Yo digo que es un entrenamiento con descansos constantes. Fíjese que son cinco días a la semana, ocho meses de clases, 4 horas diarios, antiguos y nuevos feriados, problemas gremiales que interrumpen las clases, como el Pellegrini y el Acosta… entonces cuál es la continuidad del entrenamiento, ¡estamos hablando de un entrenamiento para ser persona!.

MHG: ¿Cómo educamos a los padres para que vean todos los días el cuaderno de sus hijos?
AVG: Hace muchos años que les pido a los padres de alumnos primaros que por lo menos una vez a la semana miren el cuaderno de los chicos y que los chicos les expliquen los cuadernos a sus padres. Cuando me dirigí un instituto de capacitación docente, que tuvo mucha convocatoria, hacía también reuniones de padres para explicarles lo que se pretendía de los docentes. Los padres tienen que saber qué pasa en la escuela, tienen que formalmente tomar compromiso cuando inscriben un hijo.

MHG: Lo que pasa es que allí tenemos otro problema, esos padres son el fruto de la pobreza y ésta es la mejor amiga de la ignorancia y si encima no hay un estado que acude... estamos en problemas…
AVG: Pero el problema es que creemos que la escuela está abierta para enseñar, transmitir conocimientos a los alumnos. Siempre he aclarado en mis clases que la escuela tiene tres funciones docentes: primero, conducir el perfeccionamiento de sus alumnos; segundo, orientar a los padres para que compartan los criterios de la escuela y aporten lo que puedan aportar; y, el tercero, la capacitación de su equipo docente. Toda la comunidad está en un trance de capacitación, perfeccionamiento, información. Los padres me preguntan qué orientación para la vida le da la escuela a mi hijo, orienta en materias de estudios, especialmente en la escuela media, donde profesor dedica un tiempo para orientar la vida de los alumnos… porque las escuelas no tienen el psicopedagogo, el médico, el pediatra del gabinete…

MHG: En la provincia de Santa Fe se realizan el domingo 22 elecciones primarias obligatorias, en las escuelas se han realizado simulacros de votación colocando en la boleta fotos de próceres, iniciativa que me pareció muy interesante.
AVG: Esos son recursos para motivar intereses, pero hay que tener en claro, usted misma lo dijo: me pareció muy interesante, porque transmitió valores en forma inteligente.

MHG: En esa votación fueron elegidos (Manuel) Belgrano, (Domingo Faustino) Sarmiento y (Bartolomé) Mitre, en ese orden.
AVG: Eso es lo que hay que hacer, eso es lo que hay que cultivar, pero cuidado no sea cosa que los chicos tengan visiones claras y los profesores no los compartan. A mí me parece necesario que un alumno de primaria empiece a recibir elementos para comprender la Constitución provincial y la nacional. Es imprescindible. Eso debe pasar con los ciudadanos de la provincia o de su municipio, eso le va a dar elementos para comprender la ciudadanía nacional y de allí enfocará el mundo.

MHG: Y se irá amigando con el sistema político, de partidos, con la democracia.
AVG. Exactamente. Pero también hay mensajes contrarios a la salud de la educación que hacen que uno deba pensar que la escuela está condicionada por una escuela sin paredes, hoy por hoy la influencia de las comunicaciones es muy fuerte. Pero si socialmente nuestras escuelas ocupan el lugar que tienen que tener en la sociedad, probablemente la comunicación social mejorará respecto de los aspectos educativos. Lo que yo pido son acciones programadas por los aciertos y no solamente preocupación por los datos negativos.

MHG: Esos datos negativos respecto de la democracia se deba quizá porque los chicos no han tenido otro régimen político para comparar…
AVG: Relacionado con lo que usted me dice recuerdo que en una clase de postgrado en la universidad, donde había egresados de distintas carreras, teníamos que hablar de la constitución orientando el sistema de la instrucción pública constitucional argentina. Yo pregunté a los abogados cuántas interrupciones constitucionales hemos vivido. ¡Me contestaron una, en el año 30!. Yo para arreglar y poner la respuesta a tono con el postgrado, dije “fue una que originó las otras... “









14/05/2011