Esta es una democracia altamente deficiente

Las cooperativas que son una inmensa truchada, un montón de dinero que no está llegando ni el 10% de la gente a la cual se supone debería llegar.”

“Ricardo Alfonsín será el principal candidato de la oposición, creo que es el mejor, el más calificado, por una serie de razones”

“Los ciudadanos tenemos un derecho irrenunciable y no especificado por la literatura, que es un derecho al estado, derecho a un buen estado comprometido a ampliar la ciudadanía política, social, cultural, económica… ese es un gran déficit del estado argentino”

Dr. Guillermo O´Donnell: Abogado- Dr. en Ciencias políticas
- Último libro: "Democracia, agencia y Estado. Teoría con intención comparativa".

MHG: Le pido una reflexión sobre Ernesto Sábato.
GO: Realmente me enteré por usted, no lo sabía, esta tristísima noticia. Sábato es una figura relevante de la letras argentinas, “Sobre héroes y tumbas” es un hito de la literatura argentina. Y, por supuesto, tuvo una lucha fundamental contra la dictadura, por los derechos humanos, una persona de una dignidad y de una entereza notables, que hace que sea una gran pérdida. Y a la vez un gran recuerdo para todos nosotros. En cuanto a los valores es un ejemplo, es un faro, personas como Sábato no abundan por eso tenemos que cultivar y cuidar sus valores en el recuerdo más que nunca.

MHG: ¿Cuál es la síntesis de su último libro "Democracia, agencia y Estado. Teoría con intención comparativa”?
GO: Es un libro en el que he estado trabajando por mucho tiempo, siete años, es una especie de síntesis y, a la vez, creo, algunos pasos adelante en mis concepciones de la democracia y el estado. Parte de una cosa muy chiquita que es el régimen político y ahí descubro que no hay solamente un votante, un ciudadano, sino alguien que se llama un agente. Es decir, un ser humano, desde ya, lleno de indignidad, que le atribuye a una parte de la democracia ser un régimen. Y a partir de eso, parto haciendo observaciones sobre el estado, el lugar del estado, los deberes del estado hacia el ciudadano y, después, hacia cuestiones de pluralismo, multiculturalismo, que me parecen que pueden ser cosas elaboradas por este punto de vista. Es un libro complejo, traté de resumirlo fácil, pero creo que la temática es compleja.

MHG: ¿Será polémico como cada uno de los trabajos que usted realiza?
GO: Bueno, espero. Eso es lo que uno espera. Tanto sea favor o en contra, pero uno espera que la gente lo lea y lo discuta. Es la aspiración de todo autor.

MHG: A propósito de los deberes incumplidos del estado, ¿qué señala allí?
GO: Básicamente no es un libro sobre la Argentina y tampoco es un libro de política comparada, sino que es un libro que abre el camino a la política comparada, que espero sea fruto de futuros trabajos. Básicamente es que los ciudadanos tenemos un derecho irrenunciable y no especificado por la literatura, que es un derecho al estado, pero un derecho a un buen estado. Es decir, a un estado que esté comprometido a ampliar la ciudadanía política, social, cultural, económica, etc., por vías de actuaciones transparentes. Que al actuar de esa manera respeta la dignidad básica que todo ciudadano trae junto con la democracia. Ese es un gran déficit del estado argentino, entre otros, que marco como eje central de futuras reflexiones.

MHG: La asignación universal por hijo, ¿puede ponerse como un haber o como un gran debe?
GO: Como todas las cosas, es ambivalente. Creo que por un lado reconoce un debe enorme y en ese sentido se ha avanzado en algo hacia paliarlo, no resolverlo, eso es positivo. Pero también sabemos que la asignación no es universal, sabemos también que está sufriendo problemas de implementación típicos del estado argentino y de nuestra política.

MHG: A lo que se le anexa la inflación.
GO: … y la inflación, por supuesto que va carcomiendo los beneficios. El balance es positivo y negativo, a diferencia de otras decisiones del estado, sobre ésta se puede construir, se puede universalizar, se puede disminuir la inflación y hacer que estos subsidios valgan lo que deberían valer. Y también por medio de universalizar también la distribución de estos beneficios se puede ir hacia algo mejor. En cambio, otras medidas son simplemente para anularlas, porque sinceramente no sirven para nada.

MHG: ¿Cómo por ejemplo?
GO: Varias de estas políticas sociales, como el caso de las cooperativas que son una inmensa truchada, para clientelismo, para negocio de punteros o intendentes o lo que fuera. Se trata de un montón de dinero que no está llegando ni el 10% de la gente a la cual se supone debería llegar.

MHG: He leído un debate con otros intelectuales en donde usted pone en duda la hegemonía kirchnerista.
GO: En ese debate no quise participar directamente porque no estoy en nada de acuerdo, para empezar, con la palabra. Creo que hablar de hegemonía kirchnerista, de comienzo es conceder demasiado. Opiné en un diario que me parecía que la palabra era muy poco feliz, y realmente lo es, porque hegemonía significa, con un mínimo de rigor, una especie de completa dominación ideológica y cultural de un poder sobre una población. Creo que el kirchnerismo está muy lejos de haber logrado esto. De manera que plantear la pregunta sobre hegemonía, a mí no me pareció feliz. Y por eso que al debate, que me invitaron muy amablemente, no participé.

MHG: ¿Cómo está viendo esta tendencia casi ininterrumpida de la reelección de la presidente y un nuevo mandato?
GO: La cosa está en curso con todo. Está lanzada esta operación en un 100% y, evidentemente, van a poner ahora en esto recursos inmensos y muy tramposos. Porque verdaderamente con este asunto de la restricción de la publicidad de la oposición y con la publicidad de actos oficiales que va a continuar y va a aumentar, por estas enormes partidas que han reforzado para esto en los medios, va a ser una carrera muy sesgada a la cual va a costar trabajo vencer.

MHG: ¿Qué opinión le merecen las oposiciones?
GO: Creo que en este momento se está produciendo un proceso muy interesante de decantación de las oposiciones en donde había candidaturas que no parecían muy viables que están terminando. Yo en este momento abriría un compás de espera. Tengo la ilusión que Ricardo Alfonsín será el principal candidato de la oposición, creo que es el mejor, el más calificado, por una serie de razones. Y habrá que ver si y con quiénes se podrá tejer alianzas, creo y pienso, alrededor de esa candidatura. En estos momentos sería una gran definición y poseer la bola de cristal y un grado de información que yo no tengo.

MHG: ¿A qué se deben todos los límites que ponen los candidatos?
GO: A mí la palabra límite, no me gusta, es una palabra muy poco feliz. En qué medida se dijo y se significó en ese sentido, realmente no está claro. Pero la gran pregunta que se hace acá es si se va a hacer una alianza relativamente estrecha que tal vez no pueda ganar o un tipo de alianza más amplia que tal vez se pueda ganar, y ver con qué condiciones y qué tipo de concesiones o no en términos de la política. Eso está absolutamente por verse, yo no me animo a predecirlo porque se está totalmente en los inicios y no tengo información doméstica como para saberlo.

MHG: ¿Cómo está calificando esta democracia y hacia dónde cree que vamos?
GO: Esta es una democracia altamente deficiente. Voy a presentar un libro con unos colegas que será presentado en Córdoba, sobre democracia delegativa, donde analizamos este tipo de democracia que se basa en un voto mayoritario libre, que después mantiene ciertas libertades pero que intenta y, luego lo logra, arrasar con todos los s de control, tantos sociales como estatales, tratando de crear un ambiente de impunidad para decisiones de un ejecutivo súper poderoso, que en ese exceso de poder, inevitablemente causa daños graves al país. Esto lo vemos en Ecuador, en Venezuela, en Nicaragua, entre otros países.

MHG: ¿Estamos teniendo una cultura delegativa?
GO. Creo que hay un componente importante de cultura delegativa en Argentina. Mi esposa, Gabriela Ippólito, tiene un capítulo muy interesante en este libro, en la cual muestra que, a través de una serie de encuestas muy interesantes, que hay un porcentaje de la población argentina que es consciente y aprueba esta concepción delegativa, a una pregunta como ser: “¿Una vez electo el presidente puede hacer lo que quiere, sin obstáculo del Congreso ni del poder judicial?”. Y hay un porcentaje importante de gente que está de acuerdo con eso, casi un 40%. Lo cual es preocupante y es un componente de la cultura argentina sobre la cual hay de trabajar mucho.

MHG: El congreso aún no se ha reunido y es parte de esta cultura delegativa…
GO: Lo que pasa que el Congreso está en una impasse provocado por este tipo de problemas, por la cual si a la oposición no le van a votar lo que quiere, entonces no va y si votan lo que quiere el justicialismo, no va tampoco. Esa es una situación de deterioro del Congreso y de las relaciones con el Congreso, que comienzan por un Congreso que era la famosa escribanía del poder ejecutivo, que han contaminado también esa relación. Por eso hay que tener en cuenta los antecedentes.

MHG: Me han preocupado las declaraciones del Dr. Eugenio Zaffaroni manifestando que “el poder” es la policía en Argentina, ¿qué opinión le merece?
GO: Sí, realmente, realmente… Zaffaroni está haciendo declaraciones bastantes bombásticas últimamente, en varios terrenos, a mí francamente no me parece que sea el lugar de un juez de la Corte tomar ese papel, creo que está un poco desubicado. Es una afirmación que creo que no pueda sostenerla, aunque tiene ribetes de ser verdad que es lo más siniestro, pero eso es obviamente una exageración.







30/04/2011