“Al no haber reelección de gobernador voy por la continuidad del proyecto de Binner”
Dr. Antonio Bonfatti: Ministro de gobierno y Pre-Candidato a gobernador por “El cambio continúa” junto a Jorge Henn Frente Progresista Cívico y Social

MHG: ¿Cómo está trascurriendo esta campaña tan dual que debe llevar adelante lo que implica ser ministro de gobierno y recorrer los lugares como precandidato a la gobernación?
AB: en alguna medida estamos recogiendo las cosas que hemos sembrado durante tres años. Hemos dividido el territorio en regiones, porque se trata de una provincia tan rica y tan dispar al mismo tiempo no sólo en su geografía, sino también en su producción, en su cultura en sus corrientes inmigratorias, y así poder dar respuestas diferentes a lugares diferentes. Pero, a su vez, transformando un modelo de salud que nos ha llevado a una baja en la mortalidad infantil más todas las transformaciones en el ámbito de la educación. En la justicia estamos implementando el nuevo sistema penal oral, comenzamos la construcción de tres acueductos, uno ya está terminado, el del norte, ampliado el del oeste. Contento por lo que recibimos por parte de la gente.

MHG: ¿Lo que usted haría como próximo gobernador, de ganar, sería lo que hubiera querido hacer Hermes Binner en caso de tener una reelección?
AB: No habiendo reelección del gobernador se sigue el proyecto. Estamos haciendo muchas obras de gran magnitud que no se terminan en un período… se puede hacer una escuela nueva, pero tan importante como ella es el proceso que se da en el interior de la escuela entre el docente y el alumno. Cómo podemos evaluar la educación a la sociedad, cómo podemos poner de nuevo en el sitial que antes estaba el docente en este proceso, y eso se construye con tiempo, con confianza, con mucho diálogo, con formación, con capacitación, pero, fundamentalmente formar y capacitar en valores, a unos y a otros. Este es el gran desafío que queda por delante.

MHG: ¿Esos valores vienen de su hogar, de su carrera universitaria, de ser médico, de su acción política?
AB: Creo que es una sumatoria, nosotros vivimos una etapa en nuestra niñez y en nuestra juventud en donde había un proyecto de nación, donde los jóvenes sabíamos qué queríamos y a dónde íbamos, en una cultura del esfuerzo, una cultura del trabajo, una cultura en donde se respetaba a los mayores, en donde había símbolos que representaban a la patria y eran respetados. Indudablemente la ausencia del estado y, fundamentalmente, el neoliberalismo nos dejó mucha gente sin trabajo, muchos chicos que iban a comer a la escuela, la escuela perdió su rumbo, com perdió su rumbo el país. Nos parece que recuperar todo esto es muy importante… el entendimiento, el respeto, el diálogo, requiere tiempo. Yo siempre hablo de la confianza, porque sin ella entre unos y otros es muy difícil la construcción. Obviamente que nuestros padres y toda una generación apuntaban a eso, y la escuela era lo mismo, porque sustentaba esos valores. Porque, en definitiva, de lo que se trata con la educación y esto lo aprendimos de la generación del 80 del siglo XIX y de la ley Sarmiento, es que así como la especie se perpetúa, el hombre se perpetúa en la cultura y el hombre se perpetúa de padre a hijo y el maestro se perpetúa son su alumno. Creo que esto es lo más grande que hemos logrado.

MHG: ¿Qué le ha dejado su paso por Las Parejas, donde fue intendente, concejal, estuvo en la formación de escuelas, de bibliotecas?
AB: Me tuve que ir un 11 de mayo del 76 por la dictadura, tuve que dejar mi ciudad, Rosario, en donde tenía a toda mi familia, mis afectos y el Hospital Centenario donde era residente, pero fue una experiencia a la vez que dura, por haberme ido, muy gratificante porque la clínica del campo es muy rica, enseña mucho en el trato con la gente, el aprender a escuchar, relacionarse con lo que le pasa a cada uno con lo social, con el trabajo que desarrolla, con sus vínculos, y todo, influye indefinitiva, en el ser humano, porque las enfermedades, a pesar, que nosotros las miramos desde lo individual, tienen un enorme connotación social. Hasta un dolor de estómago, en donde uno dice: “bueno, pero esto me pasa a mí”, la pregunta es porqué le pasa a una persona, qué le está sucediendo, puede estar estresado y lo que hace en su vida tiene un choque en el estómago. Por eso digo que estas cosas son muy ricas, las experiencias con los chicos, por eso tiene valor no sólo la educación formal, sino también la informal. Fue una etapa interesantísima de formación de uno mismo y se lo debo a tanta gente y tantos amigos con los cual uno compartió muchos años.

MHG: ¿Pasó por el Liceo?
AB: Era una etapa en donde las madres no querían que los chicos perdieran la universidad, yo siempre dije que quería ser médico y era una generación en la que el servicio militar podía llevar dos años y el pensamiento de nuestras madres era “ no vaya a ser cosa que vaya a un lugar, consiga una novia y abandone…”

MHG: ¿Y cómo le fue?
AB: No me mandaron por suerte, no hice la colimba, ese era el susto de las madres, que se abandone el estudio o que se abandone el hogar paterno y materno.

MHG: Los golpes militares cambian las vidas de los pueblos…
AB: Comparto totalmente.

MHG: ¿En qué cree usted se ha modificado su sociedad y qué debe la política hacer para cercar un poco más la apatía que, a veces, produce el propio accionar político?
AB: Cada golpe produjo una fragmentación, produjo una caída enorme de la calidad institucional, porque después de cada golpe había que empezar de nuevo. Nosotros hacíamos referencia al tema de las universidades en donde de golpe desaparecían toda una camada de profesores, y había que empezar nuevamente. Y el no respeto, el temor a la participación que significaba la dictadura y su represión y esto que nosotros tenemos que intentar recuperar, porque no es fácil salir de eso, a veces no se tiene la percepción porque se cree que en el primer día ya solucionamos todo y no es así. Esto requiere de mucho tiempo, de mucho escucharnos y a partir de allí saber que nadie tiene una verdad absoluta, porque eso han sido también los errores, algunos sectores en particular pueden tener la verdad, que son una suma de verdades relativas y llegar a los acuerdos que hagan por lo pronto y como principio fundamental a un proyecto de nación. Tenemos que lograr como una especie de gran pacto de La Moncloa.

MHG: ¿Siente que tiene una doble responsabilidad de seguir el proyecto de Binner y ganar como para que Binner tenga la posibilidad de pasar a nivel nacional?
AB: Indudablemente, a título individual, uno tiene la responsabilidad de llevar adelante la propuesta, pero sabemos que no son propuestas que responden a una persona, sino a un colectivo, a un maravilloso equipo de trabajo que hace más de 20 años trabajamos juntos. Cuando transformamos la salud pública en Rosario, lo que estamos haciendo en la provincia… lo que estamos haciendo en la cultura con Chiqui González, el equipo de educación, el equipo que trabaja en justicia y en trabajo. Por un lado uno nunca se siente solo, e indudablemente creemos que a nivel nacional Binner tiene una gran proyección, pero también coincidimos cuando él dice que no debemos quedarnos únicamente con la candidatura, porque entonces termina siendo una puja de ideas entre un hombre y otro hombre. Lo que tenemos que coincidir es en un modelo de qué país queremos y a partir de ahí construir…

MHG: ¿Esa visión de los modelos podría llegar a separar al Socialismo? Me refiero a que Pino Solanas, Luis Juez han interesado al Dr. Binner para aunarse en un Frente y actuar en consecuencia. El candidato a vicepresidente por la Coalición Cívica, Adrián Pérez, también ha manifestado su interés por Binner ¿Esto implica la posibilidad de una partición o el socialismo decidirá orgánicamente con quien estar y allí estarán todos?
AB: No, el socialismo lo va a decidir orgánicamente, creo que es fundamental qué tipo de construcciones hagamos, porque creo que a la mesa de un gran acuerdo y a la mesa de un proyecto de nación están todos invitados, por qué dejar afuera a sectores del peronismo que coinciden con un proyecto de las características que nosotros pensamos, y en verdad en el Frente Progresista hay sectores del justicialismo que están trabajando y que coinciden, por lo menos, con el proyecto de provincia. Y después convocar a definir el gran pacto que nos debemos los santafesinos.




26/03/2011