“Dijo Benedicto XVI: “Señor tu iglesia tiene hombres que no merecen estar en la Iglesia”
Paloma Gómez Borrero: - Licenciada en Periodismo y Escritora- Primera mujer corresponsal de Televisión Española en el Vaticano
MHG: ¿Existe la posibilidad de beatificación de Juan Pablo II?
PGB: estamos en la recta final. En cuanto a la fecha en que pueda darse, naturalmente la va a decidir Benedicto XVI… Ha pasado lo más difícil, que es la evaluación de la comisión de los médicos que declaran que se ha curado la religiosa francesa, que estaba enferma y muy grave del mal de Parkinson… para la ciencia es absolutamente inexplicable; por lo que puede considerarse milagroso. Hubo un médico que puso, digamos una duda y por eso se paralizó un poco todo. Sucedió que se trataba del médico que había diagnosticado el parkinson gravísimo y, sobre todo, en una mujer joven, ¡la monja tenía 44 años!, y era de difícil curación… Con lo cual el médico cuando vio que se había curado, dijo que probablemente el se había equivocado al diagnosticar… ¡no podía creer que él había diagnosticado un Parkinson y que luego se quedara la monja completamente curada!. Ella trabajaba en un hospital pediátrico y estaba siempre con niños y no podía ni cojerlos ni escribir. Empezaron la novena cuando muere Juan Pablo II y le pidieron a él que había sufrido el Parkinson también, que la aliviara. Y efectivamente en pocos días se encontró con que se levantaba de la cama, con que podía escribir y ha vuelto a cuidar a los niños del hospital…

MHG: ¿El Vaticano cuando analiza estos casos suele ser muy cuidadoso y convocar a comisiones de especialistas integrada por expertos no necesariamente católicos, verdad?
PGB: se trata de una comisión de médicos, que en este caso son 8 y no todos son católicos.
Es más, si en la comisión hay un solo parecer que no lo considere extraordinario, ese caso no sigue, se echa para bajo. Tiene que haber unanimidad en la comisión médica.

MHG: ¿Cómo queda la situación del médico que dijo haber equivocado su diagnóstico?
PGB: El Vaticano ha ido muy en profundidad, han visto todas las radiografías, se ha visto todo. Porque no es el médico de la comisión el que lo ha dicho, era el que diagnosticó la enfermedad. Sostuvo que era imposible, era Parkinson y muy grave, consideró que no se curó milagrosamente porque se lo hayan pedido a Juan Pablo II, sino porque él se había equivocado. Entonces empezaron todos de nuevo a estudiar el caso, incluso pedir pareceres a otros médicos. La comisión que ha dicho que esto es milagroso es la comisión de la Congregación para las Causas de los Santos. Ya ha pasado la comisión de los teólogos, la de los médicos, no queda más que lo ratifique la de los cardenales. Esos cardenales pertenecen a la congregación citada y son consultores, y es lógico que van a decir que sí, porque han presentado a la figura de Juan Pablo II para ser declarado Venerable Siervo de Dios, que es el primer paso para la beatificación. Calculamos que para final de enero los cardenales se pronuncien y lo pasan directamente al prefecto de las causas de los santos quien se lo lleva a Benedicto XVI, quien firma el decreto y pone fecha a la beatificación. Con lo cual podemos tener esto para febrero…

MHG: ¿Hay un deseo que coincida con el 2 de abril, el día que murió Juan Pablo II?
PGB: Yo no creo… si el día de la muerte de Juan Pablo II fue un clamor de canto súbito que se levantó en la plaza, acudieron casi 400 mil personas, llenaban las calles de los alrededores y la Avenida de la Conciliación, que es enorme ¡ni imaginar cuantos vendrán a la beatificación!. Se calcula que van a venir cerca de un millón y medio de personas para la beatificación. Logísticamente hay que preparar ese encuentro… no dan los tiempos. Se dice en cuaresma, pero tampoco es bonito en esa fecha, yo, personalmente, no sé si adivinaré o no, me inclino por el 16 de octubre, es para mí una fecha preciosa, además las beatificaciones se hacen siempre en domingo. Y da la casualidad que el 16 de octubre cae en domingo y es el día que fue elegido Papa el cardenal Karol Wojtyla, aniversario de su elección. Hay tiempo suficiente de preparar todo lo que sea necesario para el evento. Otros barajan el 13 de mayo, que fue el día del atentado, yo lo descartaría. Hacer la beatificación el día que le pegaron un tiro a mí no me gustaría mucho…

MHG: ¿Las consideraciones para una beatificación tienen que ser milagros contemporáneos a la persona a beatificar?
PGB: Tiene que ser un hecho milagroso, o sea, inconcebible, pero siempre pedida después que ha muerto la persona. Hay algunos casos precisos, yo conozco personalmente algunos de unas amigas mías, pero Juan Pablo II estaba en vida. Esos no sirven, tiene que haber muerto y pedirse su intercesión. Ahora, si el que ha muerto es del 1500 y se descubre que el milagro se ha hecho ahora. Ese milagro se estudia en la causa de aquel beato de la época o siervo de Dios. Y para la canonización se necesita otro milagro

MHG: ¿O sea, que el paso que sigue es la canonización?
PGB: Una vez beatificado, para ser declarado santo y entrar en el árbol de los santos oficialmente se necesitaría otro milagro. Por ejemplo, hay muchos que se quedan en beatos, que no llegan a ser santos. Pero lo que mucha gente quizá no sepa, es que cuando se muere por la fe, son mártires y no necesitan milagro para ser beatificados, porque el milagro se considera al acto de dar la vida por la fe. Por supuesto que hay que demostrarlo, pero una vez demostrado, no necesita milagro.

MHG: ¡Qué emocionante debe ser para el actual Papa tener en sus manos la beatificación de quien fuera un compañero!
PGB: Fue su colaborador más estrecho… Creo que para Benedicto XVI el declararle beato en la plaza de San Pedro, será un momento importante de su pontificado y muy emocionante para él. Benedicto XVI presidió su funeral, estuvo más de 20 años trabajando codo con codo con Juan Pablo II siendo su colaborador más estrecho porque era el prefecto para la Doctrina de la Fe, el ministerio más difícil de todos los ministerios de la Santa Sede. Juan Pablo le pidió tres veces a Joseph Ratzinger que se quedara porque se quería jubilar y volver a Alemania con su hermano… le pidió que se quedara porque lo necesitaba y se quedó por eso. Y se encuentra Papa y va a beatificar a una persona a la que quería mucho, con la que estaba muy de acuerdo, muy en sintonía… debe ser muy emocionante…

MHG: ¿Cómo cree será considerado el papado de Benedicto XVI?
PGB: EN Benedicto XVI, encuentro un hombre que con 83 años tiene un valor extraordinario, unas ideas clarísimas de que la iglesia está en muchos casos sucia...

MHG: Lo preguntaba por eso justamente, le toca “sacar tierra debajo de la alfombra”…
PGB: Le toca hacer grandes cosas, dificilísimas de hacer, que se necesita mucho valor. Porque incluso en las familias hay épocas en que los trapos sucios se lavan en casa…

MHG: En lo relacionado a los curas pedófilos o abusadores ¿por qué no fue abordado por Juan Pablo II?
PGB: Es que Juan Pablo II no estuvo informado convenientemente, se lo tuvo un poco escondido a este tema. Yo recuerdo siempre al cardenal (Joseph Alois) Ratzinger, el año que muere el Papa, el vienes santo de aquel año, el Papa murió una semana después, le encarga las meditaciones del Vía Crucis y en le tercera caída de Cristo, -yo lo estaba transmitiendo en directo y me dije si lo podía decir- ; allí le dijo al Señor que “la iglesia había caído, que tenía suciedad, tu iglesia tiene hombres que no merecen estar en ella, ayúdanos a levantarla, ayúdanos a limpiarla”. Bueno yo me quedé como todo el mundo. El valor de limpiar las finanzas de la iglesia, sobre todo de limpiar esos casos de pedofilia, diciendo que era un crimen horrible lo que habían cometido estos hombres de Dios con victimas inocentes… pidiendo perdón… viendo personalmente a las víctimas en muchos de sus viajes, él ha querido verlas, ha llorado con ellas. Para eso se necesita mucho valor.

MHG: Como especialista en este tipo de cuestiones relacionadas con el Vaticano, ¿cómo ve usted esta situación?
PGB: Hay mucho coraje en Benedicto y ¡también lo que ha hecho con los Legionarios de Cristo!... allí el fundador es un depravado, porque está demostrado, se ha demostrado claramente, aunque rescató también lo que es bueno , porque los legionarios tienen gente muy buena y maravillosa que está haciendo una labor preciosa… no así su fundador… El Papa dice que hay que defender lo que hay de limpio y bueno y acabar con lo malo. Hay que acabar con esas raíces que están podridas.

MHG: ¿Cree que el Papa está pergeñando una modernización en la iglesia, que es de alguna manera necesaria en un mundo que ha cambiado tanto, o quedará para el próximo?

PGB: Creo que quedará para el próximo. En cualquier caso, aconsejo leer el libro “Luz de mundo”, es la conversación de un periodista con el Papa… ¡el periodista le pregunta todo lo que querríamos preguntarle nosotros!. Lo ha escrito un periodista alemán, que escribió otro libro llamando “Sal de la tierra”, se llama Peter Seewald; le hizo preguntas durante una hora por día, durante siete días, los dos con una grabadora… Benedicto habla a corazón abierto, con una claridad, con una sencillez, allí es donde afronta el tema de los preservativos, el escándalo de la pedofilia. Allí afronta todo lo que uno, si estuviera frente a Benedicto XVI, querría saber.

MHG: ¿Usted está escribiendo algún nuevo libro?
PGB: Acabo de entregar uno, que creo que sale en mayo en la Feria del Libro en Madrid, es un poco curioso, se llama “Los fantasmas de Italia”. En su momento escribí un libro que era “Los fantasmas de Roma”, traté de llevar al lector por la ciudad eterna, por los barrios, por los monumentos, por los sitios… explicando esos sitios, explicando el fantasma del sitio. Ahora he decidido, porque me lo pidió la editorial, hacer lo mismo en Venecia, Nápoles, Ravena y Turín, que es la mágica, del triángulo mágico con Lyón y con Praga.

MHG: ¿Cuándo van a llegar a la Argentina esos libros?
PGB: Ah, eso no lo sé. No tengo ni idea.

MHG: Como adelanto del libro, ¿nos cuenta la historia de algún fantasma?
PGB: Hay uno en Nápoles, ciudad que vale la pena visitar, el príncipe que está enfrente de la callecita de los Nacimientos, tiene un palacio precioso, era un sabio, un hombre que tenía fama de mago y de quien decían que había marmorizado a las personas. Hay una capilla que tiene una estatua preciosa de un hombre, toda de mármol, con la cara tapada con un velo de mármol. Y es tan extraordinario y tan único que se dice que no es una estatua de mármol, sino un hombre marmorizado. Por la noche, hay veces que se escucha, dicen los que viven por el barrio, como toca el piano, es extrañísimo. Ese es un fantasma que a mí me encanta.

MHG: ¿Estuvo allí?
PGB: Sí, pero debo decir que el piano no lo escuché, pero el cristo velado o el hombre velado, lo llaman indistintamente, los vi. Hay además dos momias de las cuales dicen se ve todo el grupo sanguíneo, absolutamente, el sitio de se llama Palacio de Sangre y es del príncipe de San Severo. Aconsejo que vayan a verlo, esas dos momias dicen que eran dos criados de él a los que consiguió hacer que todo el sistema circulatorio se pueda ver en relieve sobre estas dos figuras.

MHG: ¿Hay otra anécdota acerca de los fantasmas?

PGB: Otra anécdota es en Capri, allí está el hermano de emperador Tiberio, a mala sombra le persiguió desde su cuna, era un hombre muy huraño y tiene una villa preciosa arriba, donde se ve la vista más bonita de Capri y allí, parece que desde el más allá, Tiberio mira, a la lejanía, a la zona de Roma. Yo me iría a Capri y me llegaría hasta la villa de Tiberio. Por otra parte, hay muchas mujeres en Turín, porque no se debe olvidar que Nostradamus vivió en Turín. Una de las profecías de Nostradamus vaticina que una princesa inglesa morirá en un coche corriendo: … Lady Di… todos la vemos en esa profecía…


08/01/2011