¡Los mineros chilenos hoy tienen esperanzas… ya no están solos!
Lic. Alberto Iturra. - Psicólogo especialista en emergencias coordinador del equipo enviado a la mina por la Asociación Chilena de Seguridad

MHG: ¿Qué evaluación han podido realizar del estado de salud física y psíquica de los 33 hombres que están atrapados en la mina en Chile?
AI: Ellos se encuentran mejor de lo que podía esperarse en una situación como esta. Podríamos decir que se están acercando bastante rápidamente a una situación de normalizaron de sus vidas. Exceptuando el hecho que están bajo tierra, su comportamiento tanto como personas o como grupo a ido pasando por todas las etapas que tiene cualquier dinámica de grupo. Pero, en general, su proceso está pasando muy bien dentro de la normalidad, sus procesos mentales están excelentes, adecuados, integrados cognitivamente, con gran capacidad de resolución, con buena habilidad de planeación, respuestas rápidas, ingeniosas. Mentalmente, en lo cognitivo, están muy bien.

MHG: Se comenta que 5 mineros están aislados, con un estado depresivo…
AI: Eran seis personas que no habíamos visto, en la filmación del primer día y los familiares se preocuparon mucho en no ver a su gente. Comparando con los dos videos que hemos realizado posteriormente, se los ve mucho mejor…

MHG: ¿Se puede decir que los 33 se encuentran con ánimo, aferrados a la vida?
AI: Es absolutamente normal que uno tenga pena porque no puede estar con la gente que quiere. Y perfectamente normal que alguien esté molesto o enojado porque está encerrado. Esos son focos emocionales completos. Pero también, por la otra parte, es positivo el manejo efectivo que realizan del humor… es excelente, y su habilidad emocional de unidad, de preocupación, de sensibilidad… es una cosa grandiosa. Por supuesto hay una pena: “me gustaría estar con mi familia; me gustaría estar entre ustedes” es lo que dicen, pero la situación hasta el momento, se está manejando positivamente. Lo están sobrellavando muy bien.

MHG: ¿Cómo se actúa en una situación de esta naturaleza, cuáles son las premisas?
AI: Estamos trabajando bajo la premisa y bajo la realidad que tenemos un grupo extraordinario, una cantidad de personas que tiene muchos elementos positivos, que ninguno de nosotros eventualmente los tenemos. Ellos pudieron enfrentar ese derrumbe terrible y superar varios minutos e incluso horas con un aire muy viciado por la cantidad de polvo. Sin embargo, lo superaron, ellos se organizaron internamente y lo superaron. Ante esto nuestra aproximación es que son personas muy sanas, con una capacidad tremenda de manejar la situación y nuestro trabajo es acompañarlos. No están enfermos, no son personas alteradas, por eso estamos acompañándolos, estamos listos para ir interactuando con ellos y aportándoles elementos que vayan necesitando en cada etapa del proceso. Nuestra tarea es la de acompañante de personas sanas en un proceso de normalización progresiva y esa es toda nuestra tarea. Cuando tenemos alguna situación compleja como el tema del agua, entonces no queda mucho espacio para la comunicación; o es comunicación o es agua y alimentos. Estos procesos no se pueden detener porque tenemos que potenciar su estado físico, en lo psicológico la estrategia es esa, estar allí, y con la ventaja que tenemos un grupo de familiares que está al lado nuestro y que están muy dispuestos a ser agentes de compañía también. Hoy en la mañana hemos grabado un video para los familiares que muestra el estado de salud de los mineros y a su vez, se filmó un saludo de sus familiares, que fue muy breve, porque hay que tener en cuenta que son 33, por lo tanto los tiempos son complicados. Ellos deben estar viendo el saludo de los familiares.

MHG: ¿Es conveniente que esta comunicación ocurra o puede despertar más ansiedad?
AI: Como en todas las cosas, desde la perspectiva psíquica, cada día no sabemos con qué nos vamos a encontrar, pero tenemos un grupo con un gran potencial, cada vez se están entendiendo más y comprenden su situación. Alguien propuso dar normas de seguridad, pero nosotros dijimos que ellos eran expertos en ese tipo de normas. Han pasado por un derrumbe tremendo y nadie se ha lesionado, no hay heridos, han sabido manejar la situación, ¡qué les vamos a enseñar nosotros a ellos!.

MHG: Ha trascendido que hay algunos problemas de salud, ¿es cierto y en tal caso cómo se actúa?
AI: Hay un equipo médico extraordinario, existen algunos problemas de salud fundamentales y básicos que están en un proceso de recuperación luego de una fase de inanición. Para solucionarlo correctamente se debería hacer un tratamiento en una clínica… pero los médicos están consiguiendo revertir ese proceso y estamos en un nivel de normalidad, en este proceso de recuperación van saliendo las cosas normalmente.

MHG: ¿Qué antecedentes hay en el mundo de algo parecido?
AI: No hay, no hemos encontrado nada. Estamos en una situación única y maravillosamente bien resuelta… los mineros lo están haciendo extraordinariamente bien. Hemos definido que necesitan de nosotros compañía, es el concepto que estamos manejando y al que nos acercamos. Desde el lunes en adelante, van a comenzar a desarrollar tareas laborales y van a comenzar a darse las situaciones que se producen en los procesos grupales, en las dinámicas grupales, se van a aproximar a todo lo normal, con todos los pros y con todos los contras, sabemos que eso va a ocurrir porque ocurre en cualquier parte… Esta dinámica se puede observar por ejemplo en el proceso de un equipo de fútbol que se está armando, hay opiniones distintas, hay comentarios diferentes… y después todo termina como se pretende.

MHG: ¿Con qué se puede comparar este tipo de situación? ¿Guarda relación con un secuestro?

AI: Le hemos encontrado una muy buena analogía con un trabajo en un submarino y por eso la gente de esa área nos está acompañando, porque tienen una larga experiencia en estas cuestiones de las profundidades, en espacios muy confinados y del que no se puede salir. Esto es lo impactante y lo que hace único a este proceso, es que estas personas hayan asimilado muy bien lo que es la cultura minera y están manejando cada una de las variables desde el punto de vista de anticipar y de prepararse para saltar las dificultades que van apareciendo. Hoy tienen esperanza… ya no están solos. De manera que de la semana pasada a esta la situación está mejorando mucho. Saben que su situación está mejorando cada día más. Cualquier situación nueva que se produce en el interior, ellos lo comunican y reciben una respuesta desde el exterior. La situación ha ido mejorando día a día dentro de la precariedad en que están viviendo. Las cosas van mejorando cada vez más en el interior de la mina, con la salvedad que se puede esperar que la normalización de la vida va a llegar en forma progresiva. Van a realizar tareas mineras para colaborar en su rescate, por lo tanto no podemos hablar de secuestro ni de tragedia, estamos hablando de catástrofe.

MHG: Entre los mineros ¿hay algún líder natural?
AI: Sí, hay un líder, quien, creo que va a ser un icono en estas tareas. La primera pregunta que les hicimos a ellos en la encuesta médica era quién estaba organizando las cosas abajo. El grupo completo dijo Luis Urzúa, que es, además, el jefe de ese turno. Es muy importante en un grupo que encuentre un líder eficiente, eficaz e integrador en la misma persona que tiene la autoridad. Eso ha sido una de las claves fundamentales para que este proceso esté siendo tan exitoso.

MHG: ¿Cómo queda una persona que pasa por este trance?
AI: En la experiencia de la vida cuando uno enfrenta una situación tan violenta lo que dice la literatura es que un 15% de las personas quedan mejor, un 70% quedan aproximadamente igual y un 15% pueden quedar con algunos temores y quedan como victimizados. Eso lo dice la literatura. Desde mi convicción, como psicólogo, vamos a hacer todo lo posible para que los 33 queden mejor que antes. Como tenemos tiempo, vamos a hacer una hora diaria, por lo menos, de capacitación, y la misma va a ser consensuada con ellos en distintos aspectos, algunas serán más recreativas y otras más fundamentales. Vamos a conversar con ellos si quieren aprender inglés, por ejemplo. En la última fase vamos a manejar oratoria y entrenamiento para entrevistas, para que cuando salgan, si los periodistas no los dejan tranquilos por un buen tiempo, puedan manejar esa situación y que la misma no se torne más angustiante. Aprender el manejo de entrevista es una cosa positiva.

MHG: ¿Cómo se manejará el momento de la salida, puesto que tengo entendido van a salir por un tubo?
AI: Eso lo vamos a ir fundamentando en el tiempo, en cuatro meses se pueden dar todos los episodios que pueden aparecer en la vida normal, pueden aparecer dolores, resfríos, se puede descompensar alguien por alguna enfermedad preexistente. Eso se va a manejar con un criterio de submarino, en una cápsula, muy bien diseñada con la precisión que se saldría de un submarino, con una cámara en que se van a ir controlando los signos vitales, muy bien iluminada y que no genere ansiedad. El cómo está muy bien definido y cada día vamos afinando cualquier inconveniente que pueda presentarse y que nosotros podamos estar listos a cualquier petición de ellos. Va a ser una situación absolutamente controlada y muy acompañada, porque la cápsula va a tener todos los elementos de comunicación compleja. Si alguien llegara a padecer algún proceso de desmejora en su salud, va a ser la primera persona rescatada. Atendida esta situación, nos parece que pueden hacer algún tipo de sorteo, ellos con su familia van a decidir el orden. Hemos definido, como en todo rescate, que primero serán rescatados los que necesiten alguna asistencia médica y, luego, los demás. Va a ser un rescate que va a llevar unos días porque la velocidad del mismo no puede ser intensa por el tema del cambio de presión al cual el organismo debe adaptarse.

MHG: ¿La familias están recibiendo contención psicológica?
AI: La familia tiene una muy buena contención, están con sus respuestas fundamentales satisfechas. Saben que sus familiares en la mina están vivos, están sanos. No tenemos posibilidades de hacer dos cosas al mismo tiempo; por ejemplo que hablen y que beban… decidieron beber. Ha sido muy importante el nivel de agente terapéutico que ha tenido la familia de cada uno de los 33 mineros que han quedado atrapados. Eso que nos han ayudado mucho en esta cuestión. Se ha generado un sistema de colaboración y de integración de los recursos que cada cual tiene para este problema.





28/08/2010