Las oposiciones destiñen - La Capital
Quedó demostrado que el latigazo verbal del diputado Solá sobre el Senado (…”es un shopping”), sirvió para lograr la media sanción de la reforma tendiente a la normalización del INDEC. Este reacomodamiento debe ser considerado, por el momento, sólo como un espasmo en reacción a la presión mediática. Parece que ciertos senadores de convicciones livianas, creyeron que este voto los reconciliaría con la “independencia” de criterio a la cual aluden a la hora de dar explicaciones. La denuncia de Solá trajo desde el pasado reciente a este hoy, fantasmas corporizados en sobornos.
Esta semana las oposiciones en Argentina mostraron especialmente su desnudez.
El gobernador Binner, con sus declaraciones a favor de que el Ejecutivo nacional tiene la potestad de fijar las retenciones al agro, fue quien produjo profundos movimientos sísmicos que sacudieron el endeble esqueleto del Acuerdo Cívico y Social, produciendo una fisura que quebró su fisonomía. Las repercusiones a los dichos de Binner desacomodaron a varios, entre ellos a sus propios legisladores quienes trabajan sobre proyectos de segmentación de retenciones, entre ellos el senador y presidente del partido Socialista, Giustiniani, en coincidencia con la Federación Agraria Argentina. El gobernador Binner contó sólo con el apoyo del pre-candidato presidencial de la UCR, Ricardo Alfonsín, y desencadenó la ira y la ida de la diputada Carrió. Es conocida la antipatía y/o indiferencia que ambos se prodigan desde hace ya mucho tiempo. Carrió, según el análisis de voceros calificados del Socialismo, “entendió que el binomio Alfonsín-Binner está consolidado y ella no sabe jugar si no es de número uno”. Consultada la fuente sobre lo pernicioso de esta ruptura, la contestación fue “es mejor que esto haya ocurrido ahora, en momentos en que el espacio está dibujándose, buscando su forma y contenido, y no después. Lilita ha mermado su caudal de votos, pero ha aumentado su capacidad de daño”.
Por su parte el diputado por la Coalición Cívica, Juan Carlos Vega, asumiendo el rol de vocero de la diputada Carrió, dijo “esto le pasa a Lilita porque abre debates que la sociedad necesita pero que al establishment no le interesan, es más le incomodan...”. La propia Carrió a través de una carta dirigida al radicalismo, hizo público su alejamiento diciendo: “No sirvo para tapar las grandes complicidades que en la destrucción de la Argentina tuvieron el peronismo y el radicalismo… No estoy dispuesta a volver a transitar el fracaso estrepitoso de la Alianza…”
En el otro sector, el del Peronismo Federal, luego de distintos barquinazos entre los precandidatos, el martes a la noche Duhalde, Solá, Das Neves y Rodríguez Saá, todos aspirantes a representar al Peronismo Federal en el 2011, acordaron que lo más importante pasa por darle contenido, volumen y presencia al sector. Para ello el 10 de setiembre realizarán un plenario en Capital Federal en el cual presentarán sus propuestas sobre los grandes temas: seguridad, inflación, pobreza…
Esta semana el presidente Kirchner estrenó su traje de UNASUR impulsando un acuerdo en el conflicto entre Colombia y Venezuela. No obstante no se distrae un ápice de lo que lo obsesiona: la alquimia preelectoral del partido Justicialista. Al respecto, el diputado Agustín Rossi dio casi como hecho- ante la coincidencia de las internas a nivel nacional y de la provincia de Buenos Aires-, la posibilidad de habilitar colectoras de candidatos a gobernador en Buenos Aires, para que le traccionen puntos a su propia candidatura presidencial. El diputado Rossi dejó una puerta abierta ante la posibilidad de que el gobernador Das Neves pueda ser el contendiente de Kirchner en las primarias del PJ. De concurrir por separado el kirchnerismo y el Peronismo Federal a nivel nacional, Rossi manifestó que en Santa Fe, podría ir a una interna ambos sectores dentro del justicialismo, salvo que Reutemann fuese candidato a presidente.


14/08/2010