Al amparo de San Cayetano - Diario La Capital
El legendario líder de la CGT Saúl Ubaldini de estar vivo, hoy alzaría su voz en medio de la feligresía que saluda a San Cayetano, orando una vez más por : “Paz, pan y trabajo”. La primera palabra de la trilogía está quebrada porque Isidro antes de llegar al mundo, murió de un balazo. Isidro fue asesinado. En los pocos días que sobrevivió no pudo contar ni siquiera con los brazos y la caricia de su madre. La paz está rota porque vivimos de miedo en miedo. Muchos gritos, aunque siempre terminemos echando mano a alguna esperanza.
Pan, es la representación del alimento. Alimento que increíblemente escasea en la mesa de tantísimos hogares argentinos en el país que produce comida para 300 millones de personas. Pan, también es símbolo de solidaridad. Con respecto a la solidaridad tal vez sea uno de los mayores valores no escritos ni publicitados con que de hecho cuenta nuestra patria. La solidaridad atraviesa los hogares argentinos, especialmente el de los más humildes. Gioconda Belli ha definido a esta actitud como “la ternura de los pueblos”. La alegría y la ternura son dos bienes indispensables para cualquier construcción. Si hay solidaridad hay ternura, pero nos falta la alegría. La alegría naturalmente expresada aflora cuando no nos sentimos solos. Un ciudadano en un país no se siente solo cuando sabe que puede contar con Instituciones a las que puede acudir. Con un Estado que lo puede contener. Con una Justicia que pueda impartir justicia.
Trabajo, último término de esta trilogía, es el deseo natural de todo ser criado con dignidad. La política argentina hace ya mucho tiempo que inmoralmente se sentó sobre la pobreza, para hacer del clientelismo una barata cooptación de las necesidades del otro. Alejando ya a varias generaciones del conocimiento de la dignidad que tiene la cultura del trabajo.
La política que es servicio, está transcurriendo por el umbral más bajo de sus posibilidades, especialmente porque ha olvidado en forma expresa su razón de ser. La política en Argentina no sólo muestra su rasgo inmoral cuando ejerce el clientelismo. También lo hace, cuando se estructura como negocio y/o fuente de trabajo. La militancia ha desaparecido, porque los partidos políticos dejaron de ser casas abiertas que invitaban a la discusión ideológica. A tal grado de enajenación hemos llegado que los ministros atienden por twitter. Si bien el hacer política “casa por casa” es un recuerdo del pasado, esta falta de contacto con la realidad es un “bien” de este presente, que mucho daño le causa a la democracia. La tecnología es prodigiosa cuando está al servicio –en el caso de la política- del proyecto de país a transformar. Ignoro si los wichís tienen twitter para que el gobierno nacional registre su resiliencia y actuar en consecuencia. Ignoro si los contenedores de basura tienen twitter para que el gobierno registre el hambre, la exclusión, la ignorancia del problema de los otros. Las bajas temperaturas seguramente “han congelado” los twitters de los responsables políticos de los sin techo, de los sin comida, de los sin abrigo…
Alguna vez dijo Julio Bárbaro “la política debe enamorar”. Tal vez porque solo con pasión se puede enfrentar el dolor de los otros, hasta lograr calmarlo. Hoy la sociedad argentina tiene enormes dolores que por profundos y continuos se manifiestan, paradójicamente, con insensibilidad. Y desde la política, no se observa ni en el gobierno ni en las oposiciones, quien esté dispuesto al desafío de enamorar.
Increíblemente por estas horas en las cuales a tanto invento político con resultados adversos para la sociedad, con el puntapié inicial en esta contemporaneidad del Dr. Borocotó, y en estas geografías santafesinas por Roxana Latorre, María Alarcón; un sector político propone como posible candidato a gobernador al ex futbolista Gabriel Batistuta subrayando en los considerandos de los valores a tener en cuenta para los fines propuestas, que el mencionado ex jugador “no tiene nada que ver con la política”. Mientras quienes digan representar a la política accionen con este criterio, Argentina nunca trascenderá, estará condenada sólo a transcurrir…


07/08/2010