¡La decisión es aguantar hasta donde se pueda!

Dr. Jorge Torelli. - Presidente de la Cámara de Frigoríficos de Santa Fe,
- Gerente de Industrias Frigoríficas Mattievich

MHG: ¿Se ha agudizado el problema relacionado con la carne, frigoríficos, mercados y trabajadores?
JT: De hecho es así. Yo diría es una crisis ganadera. Porque hoy por hoy nos encontramos con una situación extraña, tenemos buenos precios ganaderos, pero resulta que no tenemos actividad en los frigoríficos y no tenemos mercados donde colocar a esos buenos precios.

MHG: ¿Es cierto que con el dinero que se compraban cuatro vacas hace diez años, hoy se compra solo una?
JT: En realidad se compran dos vacas, es una relación cercana la que usted ha dado. Eso sucede porque la ganadería ha aumentado sus precios, pero a la vez se encuentra en la situación en la que está porque ha sido desplazada por otras ramas del campo. Uno de ellos es el cultivo de soja, esto ha llevado a que los productores abandonaran sus rodeos y dejaran de producir… Esto nos llevó de un stock de de 56 a 58 millones de animales a un stock de 49 millones de cabezas, reconocido por el ministerio de Agricultura y Ganadería. Es un número muy bajo. No alcanza para cubrir el mercado interno y la exportación, por eso aumentan los precios. Pero esto es cíclico en la ganadería argentina, si bien nunca ha sido tan agudo, pero se suceden ciclos de retención y liquidación. Hemos terminado un ciclo de liquidación y comenzamos un ciclo de retención, en este caso los buenos vientos son para la producción primaria por los buenos precios. La gente se encuentra muy esperanzada por esos precios, son muy atractivos para poner nuevamente animales en el campo. Hay pequeñas señales, por ejemplo: un toro en Palermo se vende a 275 mil pesos, y encima es una raza, la aberdeen angus, que se puede utilizar en las zonas templadas como en las cálidas. Es una línea de arranque… pero en la ganadería los ciclos son muy largos, ese es el problema, son ciclos biológicos…. para recuperar todo el stock, para recuperar toda la actividad y volver a tener un movimiento o una actividad estamos hablando de dos o tres años.

MHG: La política implementada por el gobierno no está ayudando en nada a la recuperación. ¿No?
JT: El gobierno ha instalado toda su política en el área de los consumidores, que puede ser discutible o no, el gobierno tiene una visión y nosotros tenemos otra. La realidad es que, aparentemente, no estarían dando resultado porque el stock se cayó, porque hay que sostener el precio interno pero también hay que sostener de dónde se va abastecer la materia prima. Por ejemplo, si se compara con otra producción, como la del pollo, en donde bajó el precio del mercado muy bien y muy fuerte y es un sector que se desarrolló muchísimo, hay mayor cantidad de fábricas, mayor cantidad de criaderos y mayor cantidad de engordaderos de pollo. Están en una situación ideal. Pero en la ganadería no ocurrió así. De hecho, los ciclos biológicos del pollo son distintos, son más cortos.

MHG:El consumo de carne ha bajado a pesar de la política marcada del gobierno pro -consumo interno.
JT: Sí, y bajó muchísimo. Alcanzó un nivel que es el más alto de la historia de nuestro país el año pasado (2009), en cuanto a consumo per cápita, con 78 kilos en un mes. Ahora ha caído a niveles de 55 y hay algunos analistas que están marcando un menor consumo, dos o tres kilos menos. De todas maneras, en el caso del consumo interno nosotros tenemos una población altamente carnicera, pero en realidad, es el consumo más alto del mundo, con 54 o 55 kilos y nos sigue Uruguay que está en 39 kilos, estamos quince kilos por arriba de nuestro segundo. Lo que pasa en Argentina es que tenemos una muy buena cultura de consumo de carne, que es una fortaleza, nuestro mercado es muy importante para nosotros, sostiene al 85% de la industria, pero esa cifra mencionada se consume aquí. Lo restante se exporta. Lo que hay que ver es la forma de integrar las dos cosas.

MHG: Mattievich ha soportado lo que otros frigoríficos no hicieron, ¿es posible que ahora se paguen algunos costos?
JT: Y sí, estamos teniendo una serie de problemas…hemos tenido que tomar algunas decisiones. Estamos con problemas en una planta de Carcarañá, en la que nos hemos quedado sin actividad. No hemos realizado despidos masivos, cosas que ocurren en empresas con tanto personal. Venimos aguatando y tratando de buscarle opciones con el intendente de Carcarañá. Esta ciudad ha sufrido mucho las otras crisis de la industria frigorífica, yo la he sufrido porque fui empleado del ex frigorífico “Carcarañá”. El intendente está trabajando muy firme juntamente con el sindicato, tratando de encontrar una solución que sea posible continuar en el tiempo, hasta que cambie la situación.

MHG: Hace un tiempo conversando con José Mattievich, le pregunté acerca de esta cuestión y me dijo que “iba a apretar los dientes hasta el 2011”…
JT: El problema es que se nos están gastando los dientes. En realidad la decisión del directorio es aguantar hasta donde se pueda, utilizar todos los recursos de la empresa para sostener las plantas, el empleo y la actividad, por supuesto. Pero la falta de actividad va erosionado la capacidad financiera, llega un punto en el que hay que tomar decisiones…

MHG: ¿Y qué es lo más grave la falta de la materia prima o las trabas para salir al exterior?
JT: En realidad, son las dos cosas. Hoy tenemos abastecimiento de materia prima, hacienda, en poca cantidad, hay bajo stock ganadero argentino, poca previsión para dos o tres años y alto precio, porque si hay poca cantidad hace que se reste la oferta y aumente el precio; también hay aumento de los costos industriales, han aumentado los salarios, aumentaron los servicios y los impuestos.

MHG: ¿Tienen problemas con la energía?
JT: No, no tenemos porque nosotros tenemos previsto que cada planta puede trabajar autónomamente. Tenemos capacidad de generar la energía, pero la energía de línea o comprada es mucho más económica que la que uno tiene que generar. Siguiendo con la pregunta anterior: el consumo interno ha descendido el consumo interno, esto hace que se tenga que vender carne a alto precio… Y en el caso de la importación se derrumbaron los precios por la crisis. En el caso de Chile, por el problema del terremoto, han desviado fondos para la reconstrucción del país. La Unión Europea se encuentra muy afectada por la crisis al igual que Rusia, los vaivenes del euro que sube y baja , esto hace que el dólar vaya y venga y los números nunca cierran. Y por otro lado, nosotros perdimos un poco de crédito internacional, no somos muy confiables, cuando nos ofrecen un precio, lo hacen cubriéndose por si tienen que salir a buscar carne en otro mercado.

MHG: ¿Cómo hacen Brasil y Uruguay con un mercado parecido pero con otro desenlace?
JT: El caso de Brasil, hace unos cuantos años atrás, desde la década de los noventa, se propusieron ser los productores de carne más grandes del mundo, y lo son, establecieron una política y la llevaron adelante. En el caso de Uruguay, recordemos que es un país mucho más pequeño, agroganadero, su fuerte es la ganadería y la lechería y se desarrollaron en esas dos franjas y lo tienen como una cuestión de Estado, y han establecido una política a seguir y le está yendo bien. Nosotros, en Argentina, a pesar que ya tenemos doscientos años, no tenemos una política de carnes, ese debe ser nuestro objetivo. Y se está trabajando, el ministerio de Agricultura y Ganadería de la Nación ha abierto un área de pensamiento para llevar adelante un plan estratégico agroalimentario, en el cual las carnes tienen su participación, pero es el tema más complicado…

MHG: El problema nacional hoy, parece ser solamente las retenciones, pero hay otros temas que son muy importantes
JT: Estamos muy esperanzados con este programa estratégico, porque las personas que están trabajando en el plan no tienen un tinte político, sino que están interesados en el sector. Si logramos armar un plan agroganadero y que el mismo se sostenga a través de diversos gobiernos y a través de diversos tientes políticos vamos a tener éxito, de lo contrario no lo vamos a tener. Es lo que ocurre en Brasil, gane Lula o gane Cardozo, la política ganadera va a ser siempre la misma. Son políticas de Estado…

MHG: Escuché con atención lo que usted dijo en cuanto a estar esperanzado porque las personas que trabajaban en el plan no tenían tintes políticos ¡qué decepcionante que tenga que hacerse esta diferencia, que los políticos no se interesen por la producción!

JT: Yo lo planteaba desde el punto de vista que van desprovistos de su influencia política. Lo decía porque se trabaja en la faz estrictamente técnica y creo que así pueden salir cosas interesantes.

MHG: La relación con el gobierno ¿cómo se encuentra en este momento?
JT: En realidad, con el ministerio de Agricultura y Ganadería es muy fluido el diálogo, con la ONCCA también es fluido, en la Secretaría de Comercio Interior hay una reunión todos los viernes donde concurren algunos representantes de las cámaras frigoríficos, con Moreno, la “escuelita” que le dicen, pero yo no voy, no tengo la suerte de ir… Hay discusiones, pero todavía no hay soluciones.

MHG: ¿Esta disponibilidad del ministro Domínguez está acompañada de decisión y de poder o es una persona accesible al diálogo pero con límites?
JT: Eso es lo que estamos tratando de dilucidar, esperemos que sea la segunda opción, que tenga posibilidades de generar políticas y de convencer a lo altos rangos, sobre todo a la señora Presidente en que hay que cambiar algunas políticas para crecer, y que algunas veces es posible perder para ganar.

MHG: ¿Cree que este momento crítico se podrá superar? ¿Considera que el stock ganadero se recuperará o tendremos que pensar para Argentina en otras alternativas?
JT: Vamos a empezar por la segunda parte, estamos terminando un ciclo de liquidación y empezando un ciclo de retención, por eso es que está retraída la oferta, porque los ganaderos están repoblando de sus campos, los que se han dedicado a otra producción no volverán a la ganadería, porque la realidad ha marcado que con los muy buenos los precios agrícolas no se va a poder obtener una comparativa de rentabilidad de agricultura y ganadería, por supuesto que se trata de agricultura de alta producción; después nos encontramos con los grises, donde hay aptitud ganadera en mayor medida que la agrícola, allí hay que tomar la decisión y si se trabaja seriamente podemos repoblarlo de ganadería. En cuanto a la primera pregunta, esto va a durar dos o tres años, van a ser años muy duros, porque el ciclo ganadero dura ese tiempo. Probablemente estemos en la parte más baja de la curva, quizá mejore un poco, pero no va a mejorar en cinco o seis meses, la realidad indica que va a durar un tiempo largo.

MHG: ¿Los feedlot están en crisis en estos momentos?
JT: No, bueno, yo digo no y no tengo feedlot, pero lo que veo es que los feedlot están teniendo severos problemas de abastecimiento de hacienda para poder engordarlas, ellos tienen hoy un inaceptable nivel de precios del alimento y tiene un conocimiento de cómo hacer el trabajo, pero están teniendo un problema, se están chocando con una alto precio del ganado de reposición. Al haber una fase de retención de la ganadería primaria, al igual que el frigorífico, se abastece de la ganadería primaria, cuando va a comprar un ternero para engordar se encuentra que el precio con el que arranca es un precio que le complica los números de toda la actividad y el feedlot es un negocio de mucha aceleración.

MHG: ¿Ahí entra la última parte de la cadena?
JT: Claro, pero si la materia prima, es decir, cuando se compra el ternero su precio es alto, después hay que venderlo muy alto y si no se los coloca en el frigorífico porque no hay actividad en ellos, ¿qué hacemos con el animal? Una vez que está en el feedlot a los 90 días hay que sacarlo porque de lo contrario se pasa de gordo.

MHG: ¿La cuota Hilton sigue siendo discrecional o guarda relación con la realidad?
JT: La cuota Hilton venía siendo, desde la resolución del ingeniero Campos distribuida en base a la pack performance, que era un mecanismo que muchos aceptaban y muchos criticaban, pero que en general la mayoría aceptaba. Después cuando estuvo Etchegaray se cambió por un sistema de licitación pública, que es muy parecido al sistema anterior, ocurre que también tiene en cuenta el tema del empleo, el pago de impuestos, entre otras cosas. Yo creo que esa parte hoy no está generando problemas…








31/07/2010