Las oposiciones en su laberinto - Diario La Capital
Los sectores que ostentaban poder en la Argentina de junio de 2009, transcurrido poco más de un año, muestran una fuerza licuada. El kirchnerismo no es afecto a construir poder político a la vieja usanza, pero teje una red en la cual desde su concepción decisionista de la política, amigo-enemigo, termina atrapándolos. Es interesante ver como las oposiciones en estos últimos meses, revirtieron, al menos desde el parlamento, la hegemonía impuesta por el gobierno nacional y lograron marcar una agenda política. Si las oposiciones no hubiesen impulsado la asignación universal por hijo y logrado el consenso para su aprobación, el gobierno no hubiera “primereado” en el anuncio y la aplicación de dicha iniciativa. El mismo derrotero siguió el proyecto opositor del 82% móvil para los jubilados, de allí que esta semana la Presidente anunció un aumento en sus haberes, si bien no contempla las aspiraciones del proyecto opositor.
Hasta aquí pareciese que las oposiciones lejos de disminuir su poder, lo consolidan. Lamentablemente no es así. Por ejemplo. El sector político que integran el radicalismo, el socialismo y la coalición cívica, “abollaron” cualquier pretensión de un diseño atractivo para el electorado, cuando la diputada Carrió se enojó profundamente en forma pública y ostensible, con quien una semana antes era su “amor”:el diputado Ricardo Alfonsín.¿El motivo?, concurrió a un acto-homenaje a su padre convocado por la presidenta Kirchner en Chascomús. El radioteatro de este sector político continuó con la aparición de otro actor principal: el gobernador de Santa Fe Hermes Binner, quien sólo dijo de su coequiper política: “es un tanto complicada”. Carrió no hizo esperar sus latigazos verbales diciendo: “Soy complicada, pero no me siento con ministros corruptos…”
Por el lado del Peronismo Federal, el diputado Felipe Solá, en no más de veinticuatro horas, denunció dos temas de enorme gravedad. Consultado sobre el proyecto de retenciones que debiese aprobarse en el parlamento, dijo que “hay que lograr uno que no sea vetado por la Presidente”. Hasta aquí todo bien, pero agregó: “las conquistas morales no sirven para nada”. Esto último en un país atravesado por la falta de ética y moral, en boca de un diputado y pre candidato a la presidencia de la nación, resulta inmoral, a pesar del concepto liviano que Solá tienen sobre ésta. También dijo el verborrágico diputado, que en el Senado “el gobierno va de shopping”. Doble gravedad. Por decirlo y no denunciarlo, por considerarlo y no llegar hasta las últimas consecuencias en el esclarecimiento de esta trágica realidad, de confirmarse, para la institución República, Y si del Senado hablamos, el poder del peronismo federal se desvanece cuando tres de sus senadores se levantan a la hora de votar para eludir sus responsabilidades.
Lo lamentable es la confusión que genera el accionar del kirchnerismo, dado que su huida para adelante pareciera reposicionamiento de su fuerza.
La Mesa de Enlace, integrada por las cuatro entidades representantes del sector agropecuario, tuvo un protagonismo social impensado hasta la aparición de la resolución 125. Sus referentes en la intimidad no logran aún hoy despabilarse y anoticiarse del masivo apoyo obtenido. A tal punto hoy es su debilidad que luego de haber ubicado en el Congreso de la Nación once diputados del sector, definen con claridad que el único consenso que hoy hay en la Mesa es que, “debemos encontrar el consenso”.
El núcleo del disenso pasa por: diferenciación sí, diferenciación no, a la hora de consensuar una próxima y futura política de retenciones. Federación Agraria y CONINAGRO consideran imprescindible la segmentación. Sociedad Rural y CRA, no lo entienden así. El diputado por al Acuerdo Cívico y Social, Pablo Orsolini manifiesta que “con un 10% en la baja de retenciones de la soja, el Estado deja de percibir 8.200 millones de pesos. 6 mil millones van al bolsillo de 2 mil productores, los 2.200 millones de pesos restantes van al bolsillo de 60 mil productores”. Sigue diciendo Orsolini “si esto saliese así, estaríamos consolidando la política del kirchnerismo”. En el Congreso Nacional donde la semana próxima será clave a la hora de ir definiendo las posturas, todo indica que los posicionamientos son aún más encontrados que en la propia Mesa de Enlace. Las oposiciones presentan grandes diferencias de criterio. Sectores como el Socialismo, Proyecto Sur, GEN, la mitad del bloque radical, creen imperiosamente en la necesidad de trabajar sobre un proyecto de segmentación.
Otra sorpresa: días atrás el diputado Rossi, presidente del bloque oficialista en Diputados, a la hora de analizar su candidatura a gobernador en la provincia de Santa Fe y la relación de su sector político, el kirchnerismo con el sector productivo provincial, manifestó: “Me parece que la relación del gobierno y de nosotros como espacio político ha mejorado notablemente con el sector agropecuario, con los productores específicamente, a partir de la creación del ministerio de agricultura y la asunción de Julián Domínguez como ministro, que me parece que está cumpliendo una tarea excepcional, que ha servido para acortar las distancias con el sector”…
¿Cómo compatibilizar los dichos del diputado Rossi con la actitud de su gobierno que una vez mas dirá ausente en la Rural de Palermo, máximo encuentro anual de la agricultura, la ganadería y las industrias derivadas?





31/07/2010