Kirchner en segunda vuelta pierde con cualquiera

- Dr. Vicente Massot. - Doctor en Ciencias Políticas/ Director Ejecutivo del diario "La Nueva Provincia". (Bahía Blanca) - Último libro "Revolución - Mayo 1810"

MHG:¿Cuál es su opinión sobre el futuro en Argentina, en el sentido que la cultura política reaparezca con fuerza?

VM: Yo soy optimista, partiendo de la base que en el 2011 Kirchner no tiene, salvo un imponderable, posibilidades de ganar. Me parece que ha tenido mucho éxito, en términos de lo que yo llamaría una acción psicológica muy bien planeada, de hacernos creer que podía ganar en primera vuelta, que son todas fantasías, pero partiendo de la base que el kirchnerismo en el 2011 es pasado, creo que cualesquiera de los que puede ganar, en atención a sus antecedentes y en atención a lo que estamos viendo, van a impulsar un país más previsible, un país menos crispado, un país más civilizado desde le punto de vista político, con mejores instituciones, con más diálogo. Por supuesto que no se puede cambiar todo en un día, pero desde ese lugar soy optimista.

MHG: ¿Considera que Ricardo Alfonsín le está poniendo a la política un matiz distinto?

VM: Sin duda, pero si usted se pone a pensar Cobos o Alfonsín o Reutemann, Binner, Carrió, Macri, y hasta el mismo Duhalde, plantean las cosas hoy desde un ángulo totalmente distinto a lo que lo plantea Kirchner, desde otro lugar, o sea, ninguno de ellos es sectario, ninguno entiende la política como un juego de vida o muerte, todos plantean la posibilidad de un gobierno que deberá complementarse porque la situación no va a ser fácil. Me parece que, sin hacernos grandes ilusiones, desde el punto de vista del discurso, parece que, finalmente, hay un grupo de dirigentes en Argentina que entiende que si bien la política es conflicto, también tiene una dosis importante de consenso.

MHG: Lo llevo un poco a sus libros y no solamente al último, básicamente a “Matar o morir”… ¿Kirchner queda como atrapado entre esas dos Argentinas?

VM: Si, ha habido las dos cosas, esto no significa que se pueda asociar a Kirchner a una época de violencia extrema, lo curioso de Kirchner es que, en un momento en que la democracia llegó para quedarse, que nadie puede plantear una alternativa política a la democracia, que salíamos de una situación muy difícil, pero que tiene la peculiaridad su primer gobierno de estar asociado a un momento de la economía mundial muy favorable en donde tenía todo para ser, no digo un gobierno de conciliación nacional, pero sí de conciliar los ánimos, lo que hace es resucitar los odios, eso es de una perversidad inconcebible. No hay un caso parecido, porque hay épocas muy conflictivas, pero la Argentina de estos años, una vez que se puso punto final a la época del golpismo, plantear una política de todo o nada, de sos mi amigo o sos mi enemigo, es bastante raro.

MHG: ¿Puede considerarse que el triunfo de Ricardo Alfonsín aceleró los tiempos de la foto del Peronismo Federal ?

VM: No me cabe ninguna duda, el tema que tiene el peronismo disidente, creo que ha dado el primer paso, y este paso es muy importante, el problema que tiene es que fuera de Reutemann no tiene hasta hoy un candidato que, en las encuestas, tenga probabilidad de ganar; eso no significa que no lo encuentre, pero no se puede improvisar un candidato. El primer paso es haberse puesto de acuerdo, porque todavía falta mucho tiempo para las elecciones, pero se debe ser honesto en que el que tiene posibilidades es Reutemann, que parece que por ahora no quiere ser, De Narváez, que por ahora no puede ser y Macri que no es peronista y que, eventualmente, puede ser invitado, pero que por ahora no es de la partida. Sacando esos tres candidatos, quien le queda es Duhalde, Solá, Busti, Puerta, actores muy importantes, pero ninguno de los mencionados es un presidenciable con posibilidades.

MHG: Desde el punto de vista que usted ha planteado la cuestión, ¿considera que el triunfo está del lado del radicalismo y sus posibles aliados?

VM: No se puede decir hoy que es lo que va a suceder dentro de 18 meses, pero si tiene posibilidades, si hace las cosas bien lo que yo llamo el espacio “panradical”, son muy grandes, sin lugar a dudas. Fíjese que si se ponen de acuerdo los socialistas, los radicales y la Coalición Cívica y la tentación de forjar eso pensando que se puede ganar en el 2011, la posibilidad es muy importante. Nadie se suicida en política, se pueden hacer las cosas mejor o peor, pero yo considero que se van a poner de acuerdo o con Alfonsín o con Cobos, pero en todo caso tienen una tribu electoral que nadie discute por ellos; en cambio, el peronismo va a tener una variante kirchnerista, una variante disidente y Macri, porque debe pensarse que Macri ganó con parte del peronismo. Entonces, son tres candidatos que buscan, de alguna manera, seducir a un mismo sector o tronco; el radicalismo no tiene esa tentación, no va a ir a buscar al peronismo, ni el peronismo va a ir a buscar al “panradicalismo”. Así que desde ese lugar, no digo que vayan a ganar, si se puede decir que en la segunda vuelta va a estar el “panradicalismo”, lo que resulta difícil decir es cuál de los grupos del peronismo va a estar en ella, pero dificulto que sean dos de ellos.

MHG: ¿Cuáles considera que de todas las “bombas” que quedarán en Argentina será la más difícil de desactivar?

VM: Creo que hay dos temas importantes, de los muchos que hay. El primero es cómo se reconstituye en Argentina el “principio de autoridad”, no solamente el político, en todo aspecto. Con esto quiero decir que se puede tomar Gualeguaychú con el corte del puente, se cortan rutas, un profesor le pone amonestaciones a un alumno y va el padre y lo “faja”. La Argentina está quebrada desde ese lugar y esto más allá de la delincuencia que tiene su importancia. El segundo dato es económico y es cómo se soluciona o desactiva la bomba de la distorsión de precios relativos; y esto es peligroso, porque todas las tarifas que pagamos están subsidiadas. Va a llegar un momento en que no se va a poder subsidiar, entonces cómo se hace, una vez más viene el tema de lo hago por shock o lo hago de a poco. Y una y otra política tienen sus problemas, salvo que la soja nos siga sonriendo de una manera, como hasta ahora por ejemplo, y se siga considerando desde el gobierno en seguir despilfarrando divisas para subsidiarnos a todos, pero eso tiene un costo.

MHG: Este resurgimiento económico que está viviendo Argentina ¿cree que ha calado hondo en la parte autoritaria de este gobierno como para pensar que si me va bien por qué no seguir con esto, para ganar las elecciones venideras?

VM: Lo que siguen diciendo las encuestas, a pesar de este nuevo veranito o como se lo quiera llamar, es que el 70% del país en segunda vuelta a Kirchner no lo vota. Entonces uno puede decir que de acá 15 meses la cosa puede cambiar, yo no lo veo de ese modo. Creo que es una situación parecida, salvando las distancias entre los personajes y las políticas que llevaron adelante, parecida a la de Menem en el 2003. Kirchner puede estar en la segunda vuelta y hasta puede ser la primera minoría, pero lo que sucede es que en la segunda vuelta pierde con cualquiera.

***Ex viceministro de Defensa Nacional.
- Profesor Titular en la carrera de Ciencias Políticas, UCA. Profesor del Doctorado de Ciencias Políticas, UCA. Profesor de la Maestría de Ciencias del Estado, Universidad del CEMA.



12/06/2010