“Hay un estancamiento económico con una regresión desde el punto de vista social… no hay mucho por festejar”

Dr. Vicente Palermo- Politólogo y ensayista, sociólogo por la Universidad de Buenos Aires y doctor en Ciencias Políticas por la Universidad Complutense de Madrid.***

MHG: ¿Un cumpleaños es un momento introspección que nos lleva a reflexionar en qué momento se encuentra desde el punto de vista sociológico la Argentina?

VP: La verdad es que hay que hacer una introspección con cierta desazón, porque se puede considerar que Argentina desde el punto de vista social ha retrocedido mucho en los últimos años. El bicentenario nos agarra en un momento que está marcado por fracturas, por una concentración del ingreso que hemos conocido desde el ´75 en adelante, toda una serie de crisis y marcan una línea de largo plazo si uno toma en cuenta los últimos treinta o cuarenta años. Hay un estancamiento económico con una regresión desde el punto de vista social, desde esta mirada no hay mucho por festejar.

MHG: ¿Esta mirada que refiere a un retroceso social, es porque algo en la política anda muy mal?

VP: Es cierto, creo que una razón importante tiene que ver con los conflictos políticos mal procesados, no fuimos capaces de organizar una línea de acción económica en condiciones de aprovechar las mejores oportunidades que el mundo podría ofrecer a la Argentina en cada momento y, al contrario, esa relación de Argentina con el mundo fue muy problemática. Pero eso depende de la política, no del hecho que no haya conflictos políticos, sino de la forma en que se pudieron haber procesados los mismos.

MHG: Uno de los reservorios de un país son los intelectuales, pero parece que algunos de ellos han tratado de justificar algunas conductas o acciones políticas que no hacen otra cosa que hacer retroceder la mejora de la calidad institucional de nuestro país. ¿Usted lo ve de este modo?

VP: Bueno, hay un debate que está abierto, usted se está refiriendo a Carta Abierta, yo desde luego, estoy en desacuerdo con aspectos centrales de sus posiciones, no le diría que no ven la realidad, lo que no comparto de ellos es el modo en que colocan las oposiciones, las cargan de un dramatismo y de un sentido de polarización que me parece que no son útiles en absoluto y que por ese camino no vamos a superar la situación económica y social que la Argentina padece.

MHG: En la coyuntura actual en donde parece, en ocasiones, que unas veces lleva la delantera el gobierno, en tanto que, en otras, lo hace la oposición.¿Cómo ve usted el desenlace en lo próximos años?

VP: Bueno, eso es imposible de poder descifrar. Lo que trato es de actuar, yo pertenezco al Club Político Argentino, y el esfuerzo que hacemos es trabajar contra la polarización política y evitar que la misma se instale. Nos parece que una política constructiva requiere encarar los conflictos, buscar acuerdos que sean base de sustentación de políticas de largo plazo, políticas sostenidas y compartidas. Pero justamente en una política polarizada, en donde uno entiende que en el polo propio está la verdad y la causa argentina; y, del otro lado, están los intereses oscuros y enemigos del país, esa forma de concebir la política es una forma destructiva, perjudicial. .

MHG: El campo fue aliado del avance y a su vez ha sido un enemigo de ciertos sectores políticos, fue y vino a lo largo de la historia Argentina. ¿Hoy en dónde está ubicado?

VP: El campo es uno de los sectores más dinámicos de la economía argentina, y creo que el país tiene lo que hacer es ofrecerle una política en donde el campo pueda participar. Aportando al crecimiento, a los impuestos que Argentina necesita; pero al mismo tiempo que pueda producir y pueda beneficiar al país debido a su posición favorable dentro de lo que es le economía internacional. No es una cosa demasiado complicada. Yo creo que la relación con el campo, es decir, del campo con el Estado, con la política, debe despolitizarse, debe desideologizarse y esto está en una gran medida si hacerse. Esa identificación del campo como un sector que está apartado de los interese sociales del país, es absurda.

MHG: ¿Malvinas ha sido un sentimiento que ha acompañado la historia de nuestro país hasta nuestro presente. ¿Hoy cómo se ubica este sentimiento?

VP: La impresión que tengo es que la sociedad argentina está madura para una política diferente, está madura para un giro importante en la política en la materia Malvinas. Esto se puede dar en el marco de una política exterior distinta, que se preocupe por una inserción activa de la Argentina en el mundo y que preste atención cuidadosamente a ese problema y evite la explotación del mismo en el ámbito doméstico, que es una costumbre bastante argentina.


***Ha vivido en España, Brasil e Italia, y es investigador independiente del Conicet y del Instituto Gino Germani (UBA).
- Ha dictado cursos de grado y posgrado en universidades de Argentina, Brasil, España y Uruguay. Se dedica a temas de política latinoamericana comparada y de historia política argentina reciente y es autor de diversos libros y numerosos artículos. Es miembro del Club de Cultura Socialista, de la Sociedad Argentina de Análisis Político y de la Associação Brasileira de Ciência Política. Es Guggenheim 2006 Fellowship. Actualmente trabaja en un ensayo comparativo sobre Argentina y Brasil contemporáneos, abordando cuestiones tanto políticas como culturales.
- Sus publicaciones más recientes son: Sal en las heridas. Las Malvinas en la cultura argentina contemporánea (Editorial Sudamericana, Buenos Aires, 2007); Del otro lado del río. Uruguayos y argentinos entre el ambientalismo y la política (Editorial EDHASA, Buenos Aires, 2007, compilación), A ditadura argentina (1976-1983) (Edusp, São Paulo, 2007, en colaboración con Marcos Novaro) y El siglo del peronismo (revista Punto de Vista, núm. 89, Buenos Aires, 2007).




22/05/2010