“En América Latina estamos cansados de las incontinencias verbales… Muchas veces los Presidentes olvidan que cuando hablan también gobiernan…”
Dr. Gerardo Caetano: - Historiador y analista político uruguayo ***

MHG: ¿Cuál es el primer análisis que hace del proceso eleccionario de Uruguay?
GC: Estamos en el momento final de un ciclo electoral extenso… En Uruguay, la elección de presidentes y del poder legislativo, es un ciclo que se inicia con elecciones internas de los partidos para definir un único candidato. Esto ocurrió el 28 de junio. Luego tenemos una primera vuelta en la cual se elige el Parlamento. Y de acuerdo a un requerimiento muy exigente, del 50% más uno de los votos emitidos que incluye votos nulos y en blanco, se puede obtener en primera vuelta el Poder Ejecutivo. Esto no ocurrió, porque si bien el Frente Amplio obtuvo mayoría legislativa en ambas cámaras no alcanzó el 50% más uno de los votos emitidos, obtuvo el 48% aproximado, esto hace que el 29 de noviembre tengamos una segunda vuelta para elegir Presidente. El Frente Amplio ha confirmado de manera muy fuerte una primacía política en el país, después de cinco años de gobierno, con todo lo que esto implica… Ha ratificado su mayoría legislativa, lo cual muy pocas veces ha ocurrido en la historia política uruguaya. Me refiero a que un solo partido tenga, mayoría legislativa por sí. Y ahora tiene una situación muy favorable para reconfirmar su primacía política obteniendo la presidencia de la república. A este respecto se han conocido dos encuestas que dan al candidato frenteamplista una ventaja firme de 49% a 42% en un caso y de 50 a 42% en la otra. Con un margen de indecisos que confirma un poco este análisis: de no darse una situación muy dramática o inesperada el próximo presidente de la república va a ser José Mujica.

MHG: En Argentina se está hablando de reforma política, de un sistema que contemple las internas obligatorias y abiertas. He leído con atención que el candidato que en la interna concitó la mayor cantidad de votos, Mujica; no contaba con la preeminencia del presidente Tabaré Vázquez, es más su preferido era el CPN Danilo Astori… Esta situación ¿resta posteriormente votos? ¿Era más fácil tenerlo como “cabeza” a Astori que a Mujica? ¿O es lo mismo?
GC: Se ha especulado mucho sobre esto. De acuerdo a la reforma constitucional de 1996, esta es la tercera experiencia, se incorporó la idea de que cada partido, a diferencia de lo que ocurría anteriormente, tenga un único candidato presidencial. Recordemos que Uruguay tenía un sistema electoral llamado ley de lemas que permitía la acumulación de candidaturas presidenciales en cada partido que además acumulaban votos. En ese sentido ganaba el candidato más votado dentro del lema más votado, lo que generó muchas veces que no necesariamente el presidente de la república fuera el candidato individualmente más votado, sino que era el candidato más votado dentro del lema más votado. Las elecciones internas no son obligatorias… Como ejemplo tomemos el último caso, el del 28 de junio, en estas elecciones mas-menos sufragó el 50% del electorado que votó el 25 de octubre en donde sí las elecciones son obligatorias. Sobre un padrón no depurado, votó casi el 91 a 92%, lo que es una participación altísima. Incluso en una elección interna no obligatoria que haya votado el 50% de ese 91 a 92% es también muy alto... Habla de una cultura del voto, de una idea muy arraigada en los uruguayos que los pleitos se dirimen en las urnas. Como decíamos al principio se ha especulado mucho sobre si en una elección interna en la cual no vota todo el electorado no tienden a favorecerse candidatos que pueden contar más con el respaldo de la militancia que con adherentes mas participativos, que luego en elecciones abiertas en donde vota todo el electorado no tienen la mejor percepción de votos. Esto se discutió mucho porque el perfil de los dos candidatos era un perfil que alguna manera vulneraba el promedio de sus propios partidos. Para decirlo muy simple, en la percepción pública, muchas veces hay una distancia entre esta percepción y la realidad. En la percepción pública Mujica está a la izquierda del promedio de la izquierda uruguaya y Lacalle está a la derecha del promedio de la derecha uruguaya. Esto reflejaría una elección más polarizada que las elecciones tradicionales. Esto es la percepción pública. Mucho se dijo que los otros dos candidatos que se votaron en las elecciones internas de cada partido, el CPN Astori, hoy candidato a vicepresidente por el Frente Amplio; y el Dr. Larrañaga que es el candidato a vicepresidente por el Partido Nacional, tenían un perfil más centrista, mayor cobertura electoral respecto de un electorado general. La verdad que esto no ha podido confirmarse. Mas bien los análisis tanto de las empresas de opinión pública, como los que profundizan respecto a los resultados del 25 de octubre, no parecen indicar esto. Los sectores que apoyaban al candidato Mujica han prevalecido de manera clara, no abrumadora, pero sí clara en la distribución de los votos hacia el interior del Frente Amplio, lo que queda reflejado en la composición de la bancada de este partido. Lo mismo ha ocurrido en relación al partido Nacional, en donde el Dr. Lacalle ha confirmado en elecciones con votación obligatoria la supremacía política obtenida en elecciones internas… Es cierto que José Mujica se afirmó en la candidatura presidencial contra la opinión del presidente de la Nación, Tabaré Vázquez. El Presidente de la Nación a comienzo del 2008 expresó lo que luego reiteró a lo largo de todo el año, en cuanto a su preferencia por una fórmula presidencial encabezada por el CPN Astori y que estuviera acompañada en segundo lugar por José Mujica. En general, en Uruguay cuando los presidentes indican sus preferencias en cuanto a la sucesión, históricamente generan el efecto contrario. Cuando un presidente quien tiene que ser su sucesor, la ciudadanía históricamente ha dicho lo contrario. Y esto ocurre en una situación paradójica, donde Tabaré termina su mandato con un altísimo nivel de popularidad, el más alto desde que hay mediciones de opinión pública. Y sin embargo reitera esa suerte de “regla histórica” de que los presidentes cuando quieren ejercer la influencia directriz para imponer a sus sucesores son contrastados por la mayoría electoral…

MHG: Este comportamiento ¿tiene una explicación desde la ciencia política?
GC: Desde el punto de vista de la ciencia política no se pueden afirmar reglas históricas, leyes políticas, no hay leyes de aplicación matemática de los procesos históricos. Pero lo que sí se puede afirmar con base empírica es que el electorado uruguayo suele ser un electorado díscolo respecto a las definiciones explícitas del poder. Por lo general desde el año 1950 para aquí es evidente que el electorado tiende a sancionar a quien ha sido el Presidente en el período anterior, y cuando no lo hace en relación a los partidos lo hace en relación a las tendencias internas de los partidos. Esto quiere decir que desde 1950 para aquí nunca un presidente obtuvo el respaldo electoral para su sucesor. Incluso cuanto su partido permaneció en el gobierno, no permaneció bajo la hegemonía del sector del presidente. Esto se confirma en esta última ocasión, estaría reafirmando este perfil comprobable díscolo, rebelde respecto a una sucesión presidencial indicada por el Presidente, el electorado rechaza este tipo de influencia política. Advirtamos que todos los presidentes posteriores a la dictadura intentaron incidir en las internas para consolidar a sus candidatos mas afines. Lo hizo el Dr. Sanguinetti y perdió. Lo hizo el Dr. Lacalle, y perdió. Lo hizo el Dr. Batlle, y perdió. Lo hace Tabaré Vázquez, y se da esta situación paradójica que no se daba en las situaciones anteriores… El Dr. Vázquez sigue manteniendo un nivel de popularidad muy alta, incluso superior al de los votos del Frente Amplio. El Dr. Vázquez tiene una popularidad que las encuestas miden en un 60%, lo cual es enorme para Uruguay, y el Frente Amplio obtuvo el 48% de los votos del electorado. Si bien opinión pública no es ciudadanía, es sí un indicador fuerte…

MHG: ¿Por donde cree que pasa la indecisión de una parte del electorado?
GC: Esto es clave, porque después del resultado de la primera vuelta del 25 de octubre, se hicieron algunas lecturas apresuradas y matemáticas… Planteaban que en un ballotaje los electores suman automáticamente las definiciones de sus líderes. Esto no ocurre en ninguna parte del mundo y tampoco en el Uruguay. Entonces esa suma que decía el Partido Nacional en su conjunto va a votar al Dr. Lacalle, esto se va a sumar todos los votantes del Partido Colorado porque los dirigentes de este partido han indicado su preferencia por el Dr. Lacalle. Y que todo se definiría por lo que voten los indecisos. El Partido Nacional obtuvo un 29% de los votos, el Partido Colorado obtuvo el 17%, y el Frente Amplio obtuvo el 48%. Si uno sumaba 29+17 daba 46%, resultaba una situación pareja en donde el candidato del Frente Amplio tenía 48% y el del Partido Nacional 46%... Las primeras mediciones de intención de voto y también los análisis más prospectivos en proyección de indecisos, no dicen eso. Le dan una preferencia clara al candidato Mujica. Incluso cuando analizan el voto del Partido Colorado, revela que del 17% de los votos obtenidos por este partido, un 11% se inclina por el Dr. Lacalle, un 2% se inclina por Mujica, y un 4% está indeciso. Esto revela que sin bien blancos y colorados tienen cercanías ideológicas no son un mismo partido. Y que el Dr. Lacalle despierta en muchos votantes Colorados recelos que de alguna manera estarían indicando que o lo votan a Mujica o votan en blanco. En este panorama y con este estudio sobre los indecisos se ratifica el análisis que se viene haciendo desde hace meses en Uruguay. De acuerdo a las tendencias de votos marcaron un descenso muy fuerte de candidato nacionalista entre junio y octubre, salvo que ocurriera un episodio muy dramático o inesperado, todas las hipótesis tienden a favorecer la candidatura de Mujica…

MHG. ¿Habrá debate?
GC: Al día de hoy eso está en discusión. El candidato Frente Amplista no ha aceptado un debate presidencial . Está planteada la hipótesis de un debate entre las fórmulas presidenciales, dos a dos… Pero esta última semana ha habido algunas situaciones muy inesperadas. El pasado fin de semana tuvo lugar un episodio sorprendente para la cotidianeidad uruguaya. Se descubrió un arsenal privado de setecientas armas, lo que generó un episodio policial en donde hubo muertos… Se vivió una circunstancia muy sorprendente en donde aparentemente un traficante de armas vinculado con el narcotráfico supuestamente brasileño, tenía un arsenal en un deposito particular… esto dio lugar a ciertas especulaciones políticas que incluso no han podido dar ninguna prueba, que generaron una rispidez inesperada en la campaña... Por ejemplo el ex presidente Jorge Batlle, que no es un hombre muy cauteloso en sus declaraciones, salió a la palestra diciendo que si bien no tenía ninguna prueba habría que formularse algunas preguntas…

MHG: Refiriéndose al pasado tupamaro de Mujica…
GC: Así es. Incluso insinuando con nombre y apellido respecto a que la única persona que en Uruguay podía explicar esa situación tan anómala de un depósito privado de armas de primera generación era el líder tupamaro, no José Mujica, sino Julio Arenales identificado como la línea mas dura del MDA... Esto fue absolutamente desmentido…

MHG: De seguir todo así y sea electo Pepe Mujica presidente del Uruguay ¿qué cree usted cambiará en la política interna de su país? Y especialmente le pido una reflexión respecto al conflicto con Argentina, mas allá que esté en la justicia… porque el gobierno argentino recibió con besos y abrazos a Mujica, cosa que no ocurrió con el presidente Tabaré Vázquez…
GC: Hay que ser claro. Todos los análisis que de alguna manera pueden proyectarse más allá de la crispación de la competencia electoral, nos permiten señalar que si se confirma la hipótesis de que Mujica se convierta en presidente, aclaremos que es una hipótesis, no puede decirse que Lacalle ha perdido la posibilidad de ser Presidente el 29 de noviembre; pero de confirmarse la hipótesis que Mujica sea presidente, el gobierno que hay que esperar es algo muy parecido al actual, con pequeñas inflexiones. Aquí gobiernan los partidos, no gobiernan las personas. El presidente del Uruguay ni política ni constitucionalmente es un monarca electo, tiene que pactar, tiene que pactar en su partido. La institucionalidad genera el hecho que el gobierno es el resultado de un proceso muy complejo de negociación… Esto que valió para Tabaré Vázquez también va a valer para Mujica… Por eso no es esperable un gobierno con cambios muy importantes respecto al de Tabaré, habrá algunas inflexiones... creo que va haber más negociación con la oposición, pero no va haber cambios significativos... Respecto a la Argentina es conocido que Mujica tiene en general una posición frente a la Argentina mucho más pro Argentina. Tiene una trayectoria histórica, tiene una visión de la historia, tiene una cercanía no diría ideológica sino mas bien emocional a la Argentina que el Dr. Vázquez y que la gran mayoría de la clase política uruguaya. Es muy pro argentino. Esto se ha traducido en que aun en los momentos de mayor rispidez entre ambos gobiernos a propósito del conflicto de las pasteras, Mujica siempre quiso mantener un puente abierto... y valga la metáfora… Creo que efectivamente si Mujica se consolida como presidente de la república, gobierne quien gobierne en Argentina, en donde no olvidemos que hay elecciones en el 2011, y que Mujica, de confirmarse la hipótesis, va ser presidente uruguayo hasta el 2015… gobierne quien gobierne en Argentina va a tener en Mujica un interlocutor mucho más cercano que Lacalle. Lacalle, por el contrario, ratifica un cierto recelo antiargentino y más que antiargentino es antiporteño, y más que antiporteño es antiperonista… Mujica no es pro peronista, pero es mucho mas abierto… En relación al caso de las pasteras, Mujica lo ha dicho en forma muy clara y gráfica: uruguayos y argentinos no son hermanos, son hermanos gemelos, nacieron de la misma placenta... y esa historia común los condena a estar de acuerdo… Uruguay no puede estar enemistado ya no con Argentina, creo que nunca lo ha estado, sino que el gobierno uruguayo no puede estar enemistado con el argentino… Esto es lo esperable respecto a este conflicto mas allá de cercanías ideológicas, y esto es bueno decirlo porque en Argentina circuló mucho la idea de que Mujica era el candidato de Kirchner, esto no es así, por lo general Mujica ha manifestado una visión política muy distante. Incluso en un reportaje en el diario La Nación donde Mujica se fue de boca y dijo cosas muy duras del actual gobierno…

MHG: Y políticamente eligió a Lula…
GC: Mujica ha señalado que su modelo es Lula, no es Kirchner, y menos lo es Chávez…

MHG: Mujica, de ser electo Presidente, ¿podrá manejar esa incontinencia verbal?
GC: En América Latina estamos cansados de las incontinencias verbales… Muchas veces los Presidentes olvidan que cuando hablan también gobiernan… Y muchas veces hay señales y actos de gobiernos que emergen no de políticas pensadas, elaboradas, sino de incontinencia verbal de los Presidentes…

MHG; Sé que usted no es adivino, pero de ser Mujica electo Presidente ¿habrá alguna posibilidad que esa incontinencia verbal derive en algo parecido al otro incontinente verbal que tenemos en Venezuela, Chávez?
GC; No. En eso le puedo asegurar que no. Respecto al pasado guerrillero de Mujica, muchos periodistas del mundo me han preguntado sobre la posibilidad de estar ante una deriva chavista del gobierno uruguayo. No se necesita ser adivino para advertir que en el Uruguay, gobierne quien gobierne, no hay ninguna hipótesis de deriva de gobierno parecido al de Chávez…

MHG: El pueblo no lo permitiría…
GC: El Frente Amplio no lo permitiría, el sistema político tampoco, el electorado no lo permitiría… Y me salgo del análisis político para manifestar los deseos ciudadanos: el Uruguay está vacunado, por suerte, contra ese tipo de gobierno…


***Ex Director del Instituto de Ciencia Política de la Universidad de la República, de la que es profesor titular e investigador.
- Coordinador Académico de la Escuela de Gobernabilidad y Acción Pública del Área de Gobernabilidad e Integración Regional del Instituto Universitario CLAEH.
- Secretario Académico del Centro Uruguayo de Relaciones Internacionales.
- Presidente del Centro UNESCO Montevideo.
- Consultor de varios Organismos Internacionales.
- Docente de cursos de grado y de postgrado en el país y en el extranjero.
- Autor de numerosas publicaciones y libros en el área de su especialidad.
Algunos Libros: -“Los años de prisión bajo la dictadura. (1973-1984). (2009)
- “Aportes para una formación innovadora en temas de integración



07/11/2009