El interlocutor de Obama no es la UNASUR… es Lula
Dr. Jorge Castro: *** - Presidente del Instituto de Planeamiento Estratégico***


MHG: ¿Cuál es su opinión de la Cumbre de Presidentes de la UNASUR del pasado 28 de agosto?
JC: Lo primero que puede afirmarse es que no fue un fracaso, no terminó en una ruptura. Por lo tanto la posibilidad de que la organización que surgió hace dos años y medio terminara como la desazón sudamericana, no sucedió. Esto significa que no hubo condena ni rechazo expreso del bloque regional a la instalación en bases colombianas de fuerzas militares norteamericanas. Esto es un punto de especial relevancia porque indica que las perspectivas que habían asomado en las últimas semanas con la posibilidad que el conflicto entre Colombia y Venezuela escalara incluso con riesgo de algún tipo de desarrollo de carácter bélico, a eso apuntaba la retórica del presidente Chávez cuando dijo “vientos de guerra soplaran en la región”; nada de esto ocurrió. El presidente Chávez señaló como conclusión de la reunión de la UNASUR que “ha sido un gran paso hacia la paz”, lo que claramente indica que ha habido una percepción al menos excesiva del alcance de sus palabras en las dos semanas previas…

MHG: Pareciera que Chávez tiene esa forma de “encender la mecha” previo a las cumbres, ya ha pasado en otras oportunidades… ¿Esto obedece a que no encuentra terreno para explayarse aún más? ¿Tantea el terreno y ve que en definitiva su grupo queda reducido a Ecuador y Bolivia?
JC: Quizá una primera aproximación a su consulta esté en la cuestión interna de Venezuela. Este país enfrenta una grave crisis fiscal, lo que implica un recorte masivo de los programas sociales que han sido una de las bases y sustento político del proyecto de Chávez en los últimos diez años. Esta crisis fiscal es consecuencia de la caída del precio del petróleo. PVSA, la organización petrolera estatal venezolana, que es la base de sus recursos fiscales, prácticamente en Venezuela el 90% de los ingresos fiscales provienen de la renta petrolera, este año tiene un déficit de más de U$S 12 mil millones. Esto es lo que está detrás de un momento de debilitamiento interno de Chávez en Venezuela. Y como otras veces ha ocurrido en el transcurso de estos diez años de gobierno, el presidente Chávez ante una situación de crisis interna y debilitamiento político, responde con una ofensiva generalizada. Esto lo hace tanto en el plan interno contra los medios de comunicación, contra la oposición, tomando medidas que restringen las libertades públicas; y también lo hace en el plano internacional, es lo que ha ocurrido con respecto a los ataques a Colombia y la posibilidad de que la decisión tomada por Uribe de acordar con los EEUU una extensión del Plan Colombia vigente desde el año 2000, llevara a una situación bélica.

MHG: ¿Cuál cree es el objetivo de Estado Unidos en América del Sur? ¿Cuál cree que son las expectativas fundamentalmente de Brasil para con Estados Unidos?
JC: Primero hay que aclarar que hay una fractura en América Latina entre el sur y el norte. La América Latina del norte va desde Méjico hasta Panamá, y la del sur va desde Panamá a Tierra del Fuego. Hay que tener en cuenta que la América Latina del norte, Méjico, Centroamérica y el Caribe ha completado prácticamente el proceso de integración funcional con la economía y la sociedad norteamericana. Mientras que en la América Latina del Sur, Estados Unidos tiene una prioridad estratégica que es su vínculo privilegiado con Brasil. Todo esto sobre la premisa que no está en el orden de prioridades norteamericanas la región Sudamérica, porque sus prioridades de alcance mundial, lo que corresponde a la naturaleza de su estatus internacional, está en otras partes del mundo, sobre todo en Medio Oriente, tal es el caso de Irán, Irak, Afganistán y fundamentalmente en Asia, específicamente con la República Popular China. En este cuadro de prioridades norteamericanas de alcance mundial, América del Sur no está presente. En estas condiciones es que el acuerdo con Colombia es parte del Plan Colombia que está vigente del año 2000 y fue impulsado por el gobierno demócrata del presidente Bill Clinton y es respaldado por las dos cámaras del Congreso y por los dos partidos, demócratas y republicanos...

MHG: Brasil ¿qué tipo de relación quiere para con Estados Unidos?
JC: El dato fundamental es que en los últimos cinco años, Brasil ha modificado su estatus internacional. Hace cinco años era una potencia regional en América del Sur. Hoy es un actor global, donde el juego de sus intereses políticos, económicos y estratégicos no están mas en el plano regional sino en el plano global. Esto significa que para Brasil tiene un carácter prioritario su relación con la nueva estructura de poder mundial que emerge de la crisis y sobre todo de la recuperación de la economía mundial que ya está en marcha sobre todo en este segundo semestre del 2009. En esa nueva estructura del poder mundial de la cual es parte Brasil, los países fundamentales son Estados Unidos por un lado y la República Popular China por el otro. Es en este marco que conviene tener presente cuál es el papel de Brasil en el momento actual y por lo tanto el del presidente Lula…

MHG: Con respecto al tema de las bases militares en Colombia con presencia norteamericana ¿cuál cree usted ha sido la conclusión de la cumbre de presidentes de la UNASUR?
JC: Ha quedado claro por un lado el carácter de hecho consumado de esas bases en Colombia y por el otro lado el reconocimiento de que el gobierno colombiano está en plenas condiciones jurídicas y políticas para llegar a un acuerdo político con Estados Unidos, acuerdo que ya tiene características de hecho irreversible…

MHG: El pedido encabezado por la presidenta Kirchner, de solicitar una entrevista con el presidente Obama ¿lo cree factible?
JC: ese pedido no figura en el acuerdo de seis puntos firmados por todos lo mandatarios presentes en la cumbre de la UNASUR. Este es un pedido que realizó la semana pasada el presidente Lula en una conversación telefónica con Obama, pero no ha habido respuesta ni la va haber por parte del gobierno de los Estados Unidos, para lo cual el interlocutor en América del Sur no es UNASUR sino exclusivamente Brasil, específicamente el gobierno del presidente Lula…


***- Abogado
- 1998-9: Secretario de Planeamiento Estratégico de la Presidencia de la Nación
- Columnista y directivos de diversos medios gráficos (La Nueva Provincia de Bahía Blanca, El Cronista, Tiempo Argentino, Suplemento Claves, La Nación)
- Profesor universitario




02/09/2009