“La política tiene una tarea muy específica que es intermediar entre el individuo que tiene un malestar y su sociedad ¿los partidos políticos de nuestra América Latina están en eso?”
- Marco Enríquez-Ominami (36 años)
- Desde el 11 de marzo de 2006 es Diputado de la República, por el periodo comprendido entre 2006 y 2010.
Hasta el día 12 de junio de 2009 militó como diputado del Partido Socialista de Chile, el cual abandonó para hacer efectiva su candidatura independiente a la presidencia de la república de Chile 2009.
- Lic. En Filosofía y Cineasta

MHG: ¿Has renunciado a la estructura partidaria, o a los conceptos del socialismo?
MEO: Si por socialismo entendemos que es una suerte de inconformismo, una crítica radical a la forma como se está distribuyendo la riqueza, una revisión profunda de los derechos civiles que hoy en día condenan a las mujeres chilenas a la cárcel cuando ejercen sus derechos sexuales y reproductivos… si eso es socialismo no he renunciado a nada. Si el socialismo es pertenecer a un partido que su base es más una empresa privada que un grupo de ciudadanos y ciudadanas que quieren deliberar, si socialismo significa estar secuestrado por una directiva que está preocupada por privatizar al partido, he renunciado al partido Socialista. He realizado un acto formal para cumplir con la ley para poder ser candidato presidencial. Nosotros hemos tratado de competir dentro del Estado de Derecho y dentro de las reglas, y lo que hemos recibido son cambios de reglas, miedo de algunos dirigentes para no permitir nuestra participación en las elecciones presidenciales de diciembre de 2009.

MHG: ¿Te has visto imposibilitado a presentarte a la interna de la Concertación?
MEO: Así es. En un momento de gran paranoia propusieron un cambio de reglas, abrir las primarias atendiendo que le había ido muy mal a la Coalición en las elecciones municipales de octubre de 2008. Luego ante la posibilidad que compitiéramos un grupo de diputados jóvenes y otros no tan jóvenes, cambiaron las reglas aterrados por la competencia. Ante esto, nosotros hemos decidido que le hace muy mal a la democracia que aquí se defina de esa forma quienes son los candidatos. Nosotros creemos en la competencia y hemos demostrado por la vía de la voluntad que existen otras miradas sociales que tienen que estar en las papeletas del 13 de diciembre de 2009. Y así lo dicen las encuestas, ya que hemos tenido un crecimiento inédito en la historia de Chile…

MHG: Tu sector ha propuesto un decálogo para el futuro. ¿Cuáles son las bases del mismo?
MEO: Son varias… Una de ellas es reponer un debate que está muy mal abordado en Chile y que ha estado muy castigado en América Latina, producto de las dictaduras, que es el debate de cuán grande tiene que ser el Estado y cuán pequeño tiene que ser el mercado. O al revés…. Octavio Paz dijo alguna vez que “El Estado es un ogro filantrópico…”. El Estado puede tener todos los defectos que uno quiera pero los datos son los datos: de los 0 a los 4 años, en Chile, el 70% de los niños son atendidos por el Estado… aquí el mercado nada hace y nada dice. Lo que nosotros decimos en ese decálogo es que el Estado es el brazo para los gobernantes y el mercado la herramienta. El mercado tiene herramientas que crea riquezas pero no es capaz de repartirlas. El decálogo son los 10 puntos de una base programática de mi candidatura. Pero la principal creo que es reponer el debate sobre los derechos y deberes de cada ciudadano. A nuestro juicio está muy desajustada la Constitución de la República puesto los chilenos, al igual que muchos latinoamericanos, tienen muchos mas deberes que derechos.

MHG: La desigualdad en la distribución de la riqueza que genera ineludiblemente bolsones impenetrables de pobreza, ¿tiene que ver con mejorar estas políticas de Estado o necesariamente con una reforma tributaria?
MEO: Yo soy militante de una reforma tributaria. Propongo subir los impuestos a las empresas y a sus utilidades distribuidas protegiendo a las pequeñas y medianas empresas. Subir el impuesto específico a la minería, recordemos que en Chile la matriz productiva es exclusivamente exportación de materias primas. Chile para ser muy franco no exporta talentos en demasía, le reporta mucho más las exportaciones de carbón, madera, cobre, de esto hemos vivido por lo tanto es relevante cuanto tributan los que explotan los recursos naturales. Por tanto por un lado se trata de una reforma tributaria y por el otro lado se trata que el Estado sea un instrumento donde concurran los mejores y no los amigos de los amigos de un presidente…

MHG: En Argentina tenemos una imagen del gobierno chileno positiva. Incluso hemos escuchado conceptos elogiosos de Obama sobre Bachelet. ¿Cuál es la crítica que desde Chile se le hace al gobierno de Bachelet?
MEO: Yo he llegado junto a la presidenta Bachelet y hasta hace dos semanas atrás militábamos en el mismo partido. Tengo una muy tremenda y buena opinión sobre su obra. Pero como todos los gobiernos está lleno de grises y temas pendientes. En su último discurso ella reconoció que no había logrado reformar quizá lo más importante de sus reformas: la política. Creo que la política tiene una tarea muy especifica que es intermediar entre el individuo que tiene un malestar y su sociedad. La pregunta es ¿los partidos políticos de nuestra América Latina están en eso? ¿Son intermediadores? ¿Están donde está el malestar? ¿O están preocupados más bien en día a día cuidar su propia supervivencia? Creo que hay reformas pendientes que son gruesas. Nosotros queremos avanzar sobre un federalismo atenuado, queremos elecciones por sufragio universal en las elecciones en Chile de los intendentes o jefes de regiones. Queremos que cada chileno entienda que el uso de los recursos naturales, del suelo, es soberanía, y es tema de todos los chilenos y de cada día. Hoy en día hay un mecanismo que le ha dado éxito a Chile que a mi juicio se agotó, y que es la soberanía delegada en el Poder Ejecutivo, una especie de monarquía presidencial, un sistema presidencial muy rígido, que se ha enfermado, que tienen muy pocos partidos del mundo y los que los tienen no han sido capaces de avanzar más allá. Yo siempre digo que Chile es un tremendo país en donde hay muchas cosas muy bien hechas, y no sólo de parte de la Presidenta, sino de parte de muchísimos gobernantes, pero estamos confrontados a escenarios completamente distintos: nunca había ocurrido que los mercados financieros fuesen la dictadura del área productiva, siempre había ocurrido que el mercado financiero debía estar al servicio de lo productivo. En el mundo, en este último año producto de la desregulación del mercado financiero se produjo algo insólito: aquí en Chile las casas comerciales su negocio no es vender, su negocio es prestar. Su negocio no es que usted pague al contado, sino que pague en cuotas. Esto le ha dado mucho éxito a mucha gente, le ha permitido acceder a los más pobres a cosas que no tenían… pero esto ha llegado a niveles críticos…

MHG: ¿Cuál es tu postura con respecto a los desafíos de las políticas públicas que enfrenta hoy Chile y las que tiene que enfrentar?
MEO: Sostengo que hay una prioridad que se multiplica por mil. Que es educación, educación, educación… Chile tiene en materia educativa una institucionalidad heredada de la época de Pinochet muy insólita. En ella un dueño de un colegio, puede ser a su vez dueño de cualquier otro negocio hasta de un cabaret. No hay exigencia de giro único. Hay que sacar la educación del mercado. Yo no estoy en contra de la educación privada pero se necesita que la racionalidad del Estado, ese ogro filantrópico de Octavio Paz, pueda actuar con fuerza donde los niños más pobres lo necesitan. Esto significa una modificación constitucional, fuimos derrotados algunos diputados hace unos años cuando planteamos la necesidad estructural de avanzar sobre una modificación en la educación.

MHG: En el ámbito internacional ¿cuál es tu mirada de determinados lideres latinoamericanos como Lula, Tabaré Vázquez, Cristina de Kirchner, Chávez y cuál es tu visión sobre Obama?
MEO: Yo no soy muy partidario de las singularizaciones. A mi el Chávez que expulsó a José Manuel Vivanco, actual director de la oficina para los derechos humanos para América Latina llamada Human Rights Watch, me parece un espanto. A mi el Chávez que usa mal el lenguaje y que amenaza con expropiar bancos porque se peleó con el monarca, me parece un desastre. A mi el Chávez que nos propone una mirada multipolar, el Chávez que defiende una axioma tan relevante como el que todo lo que es bueno para Estados Unidos no es necesariamente bueno para Argentina, ni para Chile, me parece un aporte. Tengo un juicio complejo sobre cada líder latinoamericano. Y no soy de los que crea que hay que tener un juicio simple sobre cada presidente. Hay una cierta tendencia en la política actual de identificarse de esta manera, ser chavista o antichavista, ser bacheletista o no… no son formas de expresarse en política. La política moderna exige complejidades. Con respecto a Obama hay cosas que comparto y otras que no. Así me parece que es la forma en que uno debe enfrentar a los líderes, los liderazgos son siempre sospechosos de tener intereses distintos a los de uno, por tanto no veo porque uno debería adherir a un proyecto concreto de un Presidente. Yo puede adherir de muchas maneras. Uno algunas veces uno vota por alguien, y otras vota contra alguien… Respecto a Latinoamérica, yo estuve exiliado en Francia desde los cinco meses de edad, y fui testigo privilegiado de una gran obra: la Unión Europea, llena de defectos y de grises. Pero ellos tienen relaciones mucho mas duras que la que existe entre chilenos y argentinos. Francia y Alemania tienen una relación muy cruda, lo mismo ha ocurrido entre Alemania e Italia, pero la base está en tener una política inmigratoria común, una política arancelaria común, política monetaria común, fronteras abiertas y un conjunto de instituciones comunes. ¿Cómo hacen esto veinticinco países que no hablan el mismo idioma, que hace sólo 50 ò 60 años se detestaban? ¿Cómo hacen para tener hoy en día una política tan cohesionada? Porque la elite entendió que no existe un país exitoso si no esta bien su vecino… en un curso no es tan importante el mejor alumno como el mejor compañero. Es fundamental en América Latina mejorar nuestras relaciones y nuestra prioridad. Si somos gobierno, nuestra prioridad será estrechar relaciones económicas, comerciales, políticas y culturales con nuestros vecinos porque hay una buena y una mala noticia, cada uno lo interpretará como quiera, yo no soy chauvinista. Pero hay un dato: vamos a ser vecinos con ustedes argentinos por el resto de los siglos… salvo que aparezca un Estado nuevo en la cordillera y nos separe… no creo que eso suceda, por lo tanto tengo la impresión que vamos a ser vecinos mucho tiempo… Por lo tanto mas vale que busquemos puntos de encuentro…

MHG: En esta concepción me parece que la mirada va mucho mas allá del MERCOSUR, quizá al UNASUR
MEO: Así es. Pero tengo la impresión que toda la institucionalidad sudamericana ha sido muy compleja. Si uno revisa el ALBA, el ALCA, todas han fracasado por que no han entendido que tenemos un bien común independentista, hablamos el mismo idioma, tenemos variedad demográfica finalmente no tan distante, tenemos realidades sociológicas no tan distintas, tenemos desafíos comunes: en materia energética sabemos todos los problemas que hemos padecido todos. Nunca he entendido porque para Chile es más interesante importar petróleo de Nigeria que explorar acuerdos comerciales con Venezuela… Entiendo la diplomacia más allá de la frontera ideológica…

MHG: ¿Cuál es la diferencia más importante entre Eduardo Frei, Sebastián Piñeira, y Marco Enriquez Ominami?
MEO Es un pregunta difícil de responder porque la única manera de hacerlo de manera hostil, por eso pido disculpas. Pero ambos candidatos, son demócratas cristianos, los dos son accionistas, a los dos sostienen un obispo que los defiende, los dos acaban de descubrir que existen los debates sobre los derechos civiles, acaban de descubrir que existen los homosexuales, acaban de descubrir que las mujeres en Chile cuando eran violadas si interrumpían su embarazo ante las doce semanas, iban presas acaban de descubrir que hay jóvenes y acaban de decir después de veinte años, donde ambos han estado en el poder, que había que legislar sobre materias sobre las cuales nunca quisieron avanzar mientras estuvieron el poder. Es fundamental que quien presida Chile sea un adulto libre, libre de recorrer los caminos d e la transformación. Creo que ambos están presos del odio del pasado, de polémicas totalmente estériles y una manera de entender la política que a mi me parece curiosas. Cuando ambos dicen que quieren legislar sobre algo sus partidos hacen exactamente lo contrario. Estamos hoy en día discutiendo en Chile una ley que yo mismo presenté hace ocho años que fue censurada por ambos, que consistía en permitirle a la mujer en caso de violación, o de embarazo anencefálico, en caso de riesgo en la vida de la madre, que se permita interrumpir el embarazo y que no fuera presa a esta mujer…. Chile junto a tres Estados más conforma un selecto grupo de países que no tiene una legislación sobre esta problemaática…

MHG: Si ud es electo presidente en Chile ¿cuál es su primer política de Estado?
MEO: La educación…


29/06/2009