“Es un peligro que este hombre Rico esté en el 2do Cuerpo, hay que lograr cambio de destino. Borrás decidió el traslado a San Javier, un pedacito de Misiones que se cae en Brasil… Desde allí ¡mire lo que nos hizo!
Dr. Aníbal Reinaldo: - Militante de la UCR y trabaja en su profesión como médico y preside la Fundación Convivencia, Participación y Libertad ***

MHG: En usted resumimos las condolencias de toda la gente que ha rescatado y visto en el Dr. Alfonsín calidades y cualidades no abundantes en estos momentos…
AR: Es un momento muy especial, porque en mi caso como en muchos otros que nos ligamos a él por la actividad política, después surgió una amistad muy estrecha. Tuve la posibilidad de disfrutar no sólo lo que era la identificación política sino una relación amistosa que produjo mucho bienestar humano y hemos también soportado algunos sinsabores en el ajetreo de la vida pública…

MHG: Los creyentes sabemos que el Dr. Alfonsín, desde algún lugar, ha podido ver los homenajes y el reconocimiento de la gente… No sé si en vida hubiese podido imaginar semejante acto de acompañamiento y de dolor por su muerte; y desde el punto de vista político hay un mensaje silencioso pero muy gravitante de la multitud, de propios y extraños…
AR: Si uno fuera sociólogo lo que hemos vivido en estos días podríamos compararlo con el 17 de octubre de 1945. Ese día se produjo el primer acto de espontaneidad de las masas. Otra manifestación extraordinaria fue la muerte de Perón en 1974. Creo que la muerte de Alfonsín se puede equiparar a esos hechos… Uno miraba los rostros de la gente cuando pasaban por la capilla ardiente, reflejaban dolor y pesar y una identificación con alguien que quizá el afecto surgió en ese momento con claridad y fueron anónimamente a brindar su homenaje póstumo…

MHG: ¿Qué homenajeaba la gente?
AR: Creo que la gente homenajeaba valores que pudo exhibir el Dr. Alfonsín a lo largo de su vida, y que esos valores perduraran a través del tiempo…

MHG: A mi criterio el gobierno de Alfonsín y fundamentalmente en los últimos tiempos tuvo sus enormes dificultades. Sin embargo, esto que podría ser tomado en otro momento como un elemento de consternación ante la muerte fue tomado como una reivindicación de posiciones políticas…
AR: Las dificultades surgían a diario… recordando hechos puntuales, tenemos por ejemplo el lanzamiento del Plan Austral en junio de 1985, en donde los primeros meses la gente estaba satisfecha. A los seis meses del lanzamiento del Plan Austral, hay elecciones nacionales donde el oficialismo triunfa en 20 de las 24 provincias. No obstante ello al mes y medio del lanzamiento del Austral tuvimos uno de los tantos paros de una CGT que tal vez no comprendía. Otro hecho fue le plebiscito sobre el Beagle, en donde estuvimos al borde de una guerra con Chile en 1978, se logra la mediación Papal. En noviembre de 1984 se hace el plebiscito, en donde la gente vota 10.500.000 a favor del laudo papal contra 1.500.000 que no lo aceptaban. En noviembre de 1984, Menem apoyó fervientemente el laudo papal, por eso fue declarado persona no grata. Se hacían actos conjuntos, el de cierre fue aquí en Rosario, tres días antes de votarse. En marzo de 1985, se casaba su hijo, y a su vez, esa misma noche, se votaba en el Senado la aceptación del laudo papal. Él estaba muy nervioso, yo le hacía notar que era una noche muy especial. Alfonsín me contestó: “sabés lo que pasa, esta noche, que disfruto el casamiento de mi hijo, dentro de pocas horas se vota en el Senado, estoy muy preocupado por la votación…”. Me transmitió su preocupación y a las cuatro de la mañana me fui a presenciar el cierre en el Senado: 22 a 22, desempató el vicepresidente. Alfonsín tenía que viajar a los pocos días al exterior, sentía la bronca de tener que contestar a preguntas sobre qué pasó en el Senado después de lo que fue la votación favorable de la gente… Eran circunstancias tremendas que tuvimos que enfrentar permanentemente… Cuando tuvimos que tratar la ley de equiparación de los hijos extramatrimoniales con los matrimoniales… Beccar Varela dirigía Tradición, Familia y Propiedad… durante tres días tuvimos que aguantar manifestaciones en el Congreso que gritaban ¡No a los bastardos...! Creo que entre los valores de Alfonsín que la gente más tenía en mente, era su transparencia. Como cuando con transparencia se subió al púlpito de la Iglesia Stella Maris, y le solicitó al Vicario Castrense, Monseñor Medina que diera los nombres y apellidos de sus acusaciones sobre corrupción… Alfonsín dijo “quien tenga que dar nombres o hechos y situaciones que lo haga ahora, y si no ofrezco mi jornada diaria en mi despacho para que se lleguen personalmente y lo denuncien…pero no puedo dejar pasar esto que ha dicho Monseñor Medina aquí en esta iglesia”… Creo que debe ser la única vez que un Presidente de la República utiliza un púlpito para afrontar una circunstancia como esta…

MHG: También se hizo presente en Campo de Mayo…
AR: Es quizá el hecho más dramático desde el punto de vista institucional. Estuve presente, formaba parte del grupo que por esos días estuvimos en Casa de Gobierno.,, A las 2 de la tarde vino el ministro Jaunarena con el senador Berongaray quien presidía la Comisión de Defensa y le dijo “Presidente, el único hilo de negociación que teníamos con los sediciosos se ha cortado y fracasó la gestión”. Alfonsín sin decir nada, enfiló hacia el balcón, y nos dijo “He decidido ir a Campo de Mayo”... Le pidió al Brigadier Crespo que alistara el helicóptero. Recuerdo que yo fui en auto con César Jarolavsky, Federico Storani, Marcelo Strubin, Nelson Otero, que era presidente de la Cámara… Cuando llegamos allá, Alfonsín entró y nosotros nos quedamos en la puerta 22, la gente estaba en aluvión… tuvimos que acordar con los carapintadas… había una distancia de 200 mtrs. .. La policía haciendo de contención. Nosotros pidiendo que no venzan los cordones de contención porque nos tiraban… Le pedíamos que por favor tuvieran presente que el Presidente estaba adentro negociando… Si se vencían los cordones era probable que se llegara a hechos de sangre…

MHG: El Presidente Alfonsín ¿estaba solo o lo acompañaba su edecán?
AR: El Presidente Alfonsín estaba con su edecán que pertenecía a la Marina. Hay un hecho que nunca conté… Yo había ido con el avión presidencial a inaugurar una serie de obras terminadas en barrios destruidos por un terremoto en Mendoza… Eso fue el día miércoles. El día jueves recibo un llamado para que volviera, porque el Presidente quería tener el avión a disposición… Cuando llego, Carlos Becerra., me dijo “nadie conoce a este personaje”, refiriéndose a Rico. Se está tratando de hacer un identikit de personalidad. Le recordé a Becerra, que unos meses atrás se había decidido que en cada lugar donde se tuviera sedes de comandos militares se acortara la distancia y se intentaran diálogos con la gente que estaba la frente de cada estructura militar en cada zona. En mi caso particular, le encomendé al por entonces presidente del Concejo Deliberante de Rosario, Emeterio Pastor que convocase una reunión con los referentes del Comando… Esto fue en el año 1984. Nos reunimos en un restaurante de Rivadavia y Bv. Oroño. De los cuatro que vinieron por el Comando, uno de ellos era Aldo Rico. Nos sentamos, y Emeterio Pastor me presenta como presidente de la UCR de Santa Fe, y fundador de la Coordinadora… Rico se recostó para atrás… y dijo “…fundador de la Coordinadora…”. Yo le dije por lo bajo a Pedro Baroni, que estaba al lado mío… “me está midiendo el ataúd”…. Rico fumaba en pipa, midiéndome. La reunión empezó a las 22 hrs…. A las 2 de la mañana el dueño del restaurante nos pidió que nos fuéramos porque tenía que cerrar… Me di cuenta que era un energúmeno de todos los puntos de vista y en su capacidad de pensar… Cuando llegué a Buenos Aires, le dije a alguien que era muy amigo mío, Raúl Borrás, que era por ese entonces ministro de Defensa… “En Rosario hay alguien que tiene un fanatismo que asusta, es un peligro que este hombre Rico esté ahí en el 2do Cuerpo, hay que lograr cambio de destino,”…. Borrás decidió el traslado a San Javier, un pedacito de Misiones que se cae en Brasil… Rico, desde San Javier, ¡mire lo que nos hizo! ¡Imagínese si hubiera seguido aquí en Rosario!

MHG: Hoy, Aldo Rico, está dentro del sistema democrático…
AR: Esas cosas son difíciles de explicar… En una comunidad como San Miguel donde él fue intendente es probable que haya tenido una reivindicación, hoy por hoy con las concepciones que tenia en aquel momento, quizá se produzca un vil de indemnidad con un estado de amnesia colectiva y pueda ser dirigente político…

MHG: Si usted tuviera que elegir momentos del Dr. Alfonsín, no necesariamente siendo Presidente, desde que usted lo comenzó a tratar ¿con cuáles se quedaría?
AR: Su personalidad tenía matices muy particulares. En algunas cosas era un rebelde sin causa. Ya no era Presidente, fuimos a un acto a Chañar Ladeado, yo manejaba, iban con nosotros, Simon Lázaro y el Changui Cáceres. Había mucha niebla, y él iba sin el cinturón de seguridad. Paré en la banquina y le dije “Raúl, póngase el cinturón o no sigo… si nos pasara algo voy a pasar a ser el verdugo suyo, y por culpa de su tozudez”… Esto le pasó tiempo después cuando casi se nos muere en Río Negro… Hay una anécdota que se relaciona con su permanente lucha por los derechos humanos muchos años antes que surgiera la barbarie de la dictadura… En 1980 volvíamos humildemente de presentar su libro “La cuestión argentina” en Villa María… Llegamos a Villa Constitución… paramos en casa de un correligionario del lugar, Carlos de Filippi y su papá. Carlos había pertenecido como trabajador de Acindar, a la lista marrón de Piccinini cuando se produjo esa otra barbarie que fue la intervención del sindicato en 1975. En la reunión le dicen al Dr. Alfonsín que Piccinicni, después de haber estado 5 años preso ya estaba en libertad. Alfonsín dijo “vamos a saludarlo”… Le aclaramos que estaba con libertad vigilada y que tenía que ir todas las semanas a reportarse… Fuimos hasta la casa, nos bajamos dos correligionarios, tocamos la puerta y nos atendió Alberto… Le dijimos que queríamos saludarlo y temíamos comprometerlo… Nos preguntó quien estaba… Le dijimos que estaba Raúl Alfonsín… No entendía nada… Piccinini nos dijo temblando de emoción “sabés cuantos se cruzan de vereda para esquivarme… que haya venido Alfonsín a saludarme!... Estuvimos más de media hora con el Dr. Alfonsín en su casa, conversando… le dedicó el libro…

MHG: Uno recuerda a un Perón que en sus últimos años había madurado muchas cosas… ¿Hubo un Alfonsín que también maduró tantas otras?
AR: Creo que él quería dejar el mensaje que ya había dejado Balbín en el entierro de Perón, cuando dijo “este viejo adversario despide a un amigo”… Alfonsín había adscrito a la postura de buscar el reencuentro de los argentinos, superando las banderías particulares. En su propio gobierno, podemos recordar a mucha gente que sin formar parte del radicalismo, compartió con él… Lavagna. Robledo, Alderete, dirigentes del peronismo de muchos años…. Polino del Socialismo, Enrique de Vedia de la Democracia Cristina… Hasta sus últimos días estuvo en esa posición de reencuentro, de luchar juntos…

MHG: Si bien en la última elección presidencial impulsó la unión con Lavagna, era a su vez era un férreo defensor de los partidos políticos
AR: Permanentemente Alfonsín decía que hay que seguir las ideas, no a los hombres… El comulgar ideas en una estructura, lo que es esencial para la democracia, se da en un partido político, es el principal basamento…

MHG: Cree que Alfonsín se va con alguna deuda, con algo que quiso hacer y no pudo o no lo dejaron…o no quiso hacerlo…
AR: Ha sido tan transparente en su modo de obrar que ha reconocido las cosas que quiso y no pudo hacer, las cuales fueron por circunstancias que funcionaron como obstáculo. Cuando quiso trasladar la Capital al sur, al frío, de manera que nuestro país tuviera un mayor identificación federalista en sus mecanismos de decisión… a muchos le pareció un proyecto delirante… A mi parecer, de la manera que lo presentó, era un proyecto racional para una nueva forma de visión de su país… En el 87 perdemos las elecciones, lo económico marcaba la situación… no pudo llevar adelante el proyecto en el tiempo que le quedó… Esto es por citar algunos de los proyectos que no pudo llevar adelante, pero no creo que haya habido nada que lo martirizase…

MHG: De todo lo dicho, de todos los discursos en la despedida del Dr. Alfonsín ¿hubo alguno que más lo impactó?
AR: De todos, el que más me llegó fue el de Antonio Cafiero… Hacia tiempo que no lo veía, verlo con esa capacidad de pensamiento, con su edad, sus casi 90 años… Son discursos que no se escriben, no se piensan de antemano, es lo que nos dicta nuestro el corazón y nuestro cerebro en ese instante… Cuando dijo: “Alfonsín fue un predestinado, nació con una misión a cumplir y no rehuyó cumplirla… Y si fue un predestinado, les digo les cueste o no, que Alfonsín ya no les pertenece, Alfonsín es de todos”…






Fundador y participante de la Junta Coordinadora Nacional de la UCR en SETUBAL
- Miembro integrante de la primer filial de la APDH en Santa Fe –año 1977
- Cofundador del Movimiento Renovación y Cambio (organizador del acto de lanzamiento en el cine Real de Rosario en 1982)
- Primer presidente de Centro de Estudiantes (Derecho y Ciencia Política) por la Franja Morada Radical en 1971; de profesión médico y licenciado en Ciencia Política
- Desde el Golpe de Estado de 1966, cuando la dictadura de Onganía intervino en la universidad, hasta 1983 dedicó parte de su trabajo médico levantando con su esfuerzo centros de salud en distintos barrios humildes de la ciudad (Bajo Itatí, El Saladillo, San Francisquito, Villa Banana y Tablada). En el Rosariazo, desde la columna de la Franja salió para asistir a Blanco, el joven asesinado con balas de FAL.
- Candidato a Gobernador de Santa Fe (1983)
- Ex Diputado Nacional
- Fue Presidente del Banco Hipotecario Nacional



08/04/2009