“La sensación generalizada es que Estados Unidos ha entrado a una depresión que va ser larga…”
Jorge Arguello: - Embajador y representante permanente de la Argentina en la ONU.
- Diputado nacional por el FPV hasta abril de 2007, presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores

MHG: ¿Cuál es su visión de cuál es la situación en Estados Unidos luego que el Congreso aprobó el plan de rescate?
JA: Desde hace meses la gente de este país está con un humor muy variable y cambiante. De la zozobra a la euforia, de la euforia a la desazón. Basta ver el comportamiento de las Bolsas para ver como el viernes una Bolsa puede cerrar eufóricamente en alza para deprimirse completamente el lunes. Esta ha sido una constante en las últimas semanas después que el presidente Bush anunciara este -insólito para los Estados Unidos-, paquete de rescate de la economía de U$S 700 mil millones. En el Congreso el paquete de medidas primero fue para adelante, luego fue para atrás, y finalmente el día de ayer, viernes, se votó. Esto no quiere decir que el humor de los americanos y la sensación de los mercados se vayan a estabilizar. De alguna manera anoche algún comentarista importante norteamericano decía que estas medidas sirven para mantener el barco a flote…

MHG: Hasta las elecciones…
JA: La sensación generalizada es que Estados Unidos ha entrado a una depresión que va ser larga, que no va a ser salvaje en términos de que la economía siga cayendo, pero que hemos tocado una especie de fondo en donde no se va a verificar rápidamente un efecto rebote. Las medidas entonces estarían logrando mantener el “barco a flote”, me gustó esa imagen, pero de ninguna manera eso quiere decir que la “velocidad del barco y la posibilidad de llegar a destino se acelere”. Creo que los norteamericanos están preparados para eso. El consumo es una buena manera de medir la temperatura de la economía. Se puede apreciar andando por la calle, que hay menos gente en los negocios, hay menos trabajos de plomería que se encargan, hay en algunos lugares dificultades para colocar productos... Es decir hay una omnipresente sensación de que la economía de este país se ha desacelerado y todo el mundo empieza a hacer su pequeño ajuste. Días atrás leía un artículo en el New York Time sobre un tema muy pequeño pero muy gráfico, la reprogramación de las vacaciones de los norteamericanos para los próximos 2 ó 3 años. La gente en este país programa sus vacaciones con mucha antelación y también la puede reprogramar de ser necesario. Por lo tanto, vacaciones que habían sido programadas teniendo en cuenta un horizonte económico determinado hace dos o tres años, están siendo en este momento modificadas…Es decir todo tiene una especie de efecto multiplicador, todo alienta a que el resto vaya reduciendo como el consumo…

MHG: Al ciudadano norteamericano ¿le cuesta adaptarse a esta nueva situación?
JA: No, porque esta no es la primera crisis, tal vez esta sea la crisis más importante desde los principios de los `80, que fue la última crisis de magnitud que atravesó este país. A mi me llama la atención la rápida capacidad de acomodamiento que tiene el ciudadano norteamericano en función de esto. Los gastos se recortan rápidamente, seguramente esto debe ocurrir en cada hogar, se replanifica el dinero que se piensa gastar y eso obviamente al multiplicarse por ciento de millones de situaciones produce un efecto muy rápido y parejo de desaceleración de la economía

MHG: ¿Usted cree que esto va a encauzarse cuando se defina si el nuevo presidente de Estados Unidos es Mc Cain u Obama?
JA: Esa es una pregunta que mucha gente se hace acá. Los analistas económicos de Estados Unidos tienen tan poco prestigio como los de Argentina (risas), es decir los horizontes que se prevén normalmente no terminan verificándose. Pero se podría colocar como un hito a la próxima elección de noviembre, siempre y cuando el ganador de la elección sea el candidato de la oposición, o sea Obama. De lo contrario no hay gran expectativa de grandes cambios, o sea habrá continuidad, con matices, pero la continuidad de una gestión que es la del partido republicano.

MHG: ¿Por qué cree usted que los que opusieron más resistencia a la aprobación de este plan de salvataje fueron los oficialistas, los republicanos?
JA: Porque los republicanos vendrían a ser –en términos económicos- nuestros liberales, y son los que más resistencia tienen al involucramiento e intervención del Estado en el libre juego del mercado. Son los sostenedores a ultranza de la “mano invisible” de la que hablaba Adam Smith. O sea el Estado tiene la capacidad de reacomodarse solo. Esta es una medida de claro corte intervencionista. El Estado está metiéndose en ese libre juego para modificar las variables…

MHG: Bush lo tuvo que hacer más “por espanto que por amor…”
JA: Creo que sí. Creo que es la realidad la que está reclamando esto y ahí sí pongo el elemento electoral. Así como en el último huracán que azotó este país, a diferencia de lo que ocurrió hace un par de años en Nueva Orleans con el huracán Katrina, se tomaron absolutamente todas las medidas posibles no para impedir el huracán sino para paliar rápidamente las consecuencias. Todo el mundo sabe que se aprendió de la experiencia y también sabe que la cercanía del proceso electoral norteamericano hizo que la Administración tomara todas las medidas posibles para que su candidato no termine pagando el mismo costo que pagó Bush en su momento. …

MHG: Yendo al tema diplomático, un tema interesante y que nunca trasciende es cómo se prepara un discurso de una Presidenta, en este caso, como el de Cristina de Kirchner ante la ONU, o cómo se organiza la presencia de las delegaciones, las reuniones bilaterales…
JA: Es una pregunta interesante. En mi caso es la quinta vez que participo de la inauguración de las sesiones ordinarias. Normalmente yo lo hacia del “otro lado del mostrador”, o sea llegaba con la delegación presidencial. Éramos recibido por la misión de Argentina ante Naciones Unidas y a partir de ahí teníamos un programa absolutamente armado, que no es sino el producto de meses de trabajo. En esta oportunidad he sido yo el que recibí a la delegación presidencial y por lo tanto he estado al frente del armado de la agenda de la Presidenta que lleva meses, no sólo a nosotros sino a todos los jefes de misiones destinadas en Nueva York. Este año hemos recibido a 122 Jefes de Estado en la misma semana. Cuando digo Jefes de Estado hablo de Presidentes, Primeros Ministros, Reyes; quienes desde sus capitales y con sus equipos de seguridad, se trasladan a la isla de Manhattan par atender la inauguración de la Asamblea General. Este año se inauguró la 63º Asamblea general de las Naciones Unidas. La agenda comienza unos tres o cuatro meses antes con pedidos de reuniones bilaterales que nosotros recibimos de otros Jefes de Estado, y pedidos de reuniones bilaterales que nosotros le hacemos llegar a otros Jefes de Estado. Y no solo a nivel de Jefes de Estados, sino de Cancilleres, de ministros de Economía, o de otras áreas según vayan a formar parte o no de la delegación. Hay encuentros también de tipo parlamentario, hay encuentros de expertos. Normalmente la agenda de la Organización se acomoda para que segundo a segundo se pueda tener previsto la realización simultánea de cientos de reuniones dentro de un mismo espacio que es el piso de la Organización…

MHG: Esto se coordina con los otros jefes de misión…
JA: Exactamente. Tenemos planillas armadas, se trabaja de capital a capital y de misión a misión. A la vuelta de un tiempo comienzan a “achicarse” las posibilidades, las reuniones que son factibles de realizar de las que no, cada uno tiene un orden de preferencia y así poco a poco, pero nunca antes de la recta final, que son los últimos 2 ó 3 días se consigue tener definida la agenda… En naciones Unidas, en los espacios grandes se monta algo que es gracioso, son pequeñas cajas, son paredes sin techo, de unos 3 metros por 3 metros, hay decenas de esas “cajas” que tiene un número y una letra. Los presidentes van de una caja a la otra, en las cajas hay sillones, agua, una mesita y nada más. Allí es donde se producen las reuniones. Tengamos en cuenta que las reuniones son con un margen de tiempo muy pequeño: una a las 10:15 hrs., otra a las 10:30 hrs.…. Son reuniones que están perfectamente pautadas y los boxes son adjudicados no a un mismo presidente, de manera tal que los presidentes se van desplazando de un box a otro según la agenda de reuniones que tiene…

MHG: Es como jugar una partida simultánea de ajedrez…
JA: Exactamente…

MHG: ¿Hay “algún niño mimado o niña mimada” con quien todos quisieran reunirse?
JA: Con el secretario general de la ONU: Ban Ki-moon. Suele ser una prenda codiciada. En ese sentido este año Argentina organizó un evento en ocasión del 30 aniversario de la creación de la organización Abuelas Plaza de Mayo que coincide con el 60 aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos. Se organizó una muestra fotográfica, viajó para este acto Estela de Carlotto con cuatro nietos recuperados. El evento fue organizado por la presidenta Cristina de Kirchner y el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, estuvo acompañándonos. Tuvimos el raro privilegio que estuviera presente porque generalmente participa de eventos capaces de reunir a muchos presidentes, por ejemplo: el Reino de España organiza la velada iberoamericana y reúne los presidentes de Iberoamérica, en este caso es natural que Ban Ki-moon concurra a ese lugar en donde van a estar entre 20 o 30 Presidentes juntos. No es común que lo haga con eventos singulares como fue el organizado por Argentina, en este sentido este año nosotros hemos estado privilegiados por ese hecho…


03/10/2008