“La razón del impuestazo no puede ser otra que ideológica…”
Dr.: Juan Carlos Mercier: - Senador de la provincia de Santa Fe (PJ)
- Ex Ministro de Economía de la prov. de Santa Fe


MHG: El gobierno de la provincia de Santa Fe impulsa una reforma tributaria. Desde el lado del oficialismo manifiestan que es necesaria. El gobernador Binner considera que necesita 1.300 millones más para salarios y una cifra que no cuantificó para insumos. Las entidades representantes del campo han solicitado que retire el proyecto… ¿Qué piensa de esta reforma tributaria? …
JCM: En verdad todos los sectores se van manifestando en contra de toda la reforma. No hay duda que esta legislación que se ha pretendido modificar tiene 5 ò 6 componentes con distintos actores. Los títulos de las 61 páginas que nos ha enviado el Poder Ejecutivo serían: primero la parte general del Código pretendiendo modificar la relación fisco-contribuyente; segundo la reforma del régimen de promoción industrial; tercero: la reforma de ingresos brutos y un régimen simplificado –que se las trae-; cuarto: la reforma del impuesto inmobiliario y quinto: una cuota por única vez de este mismo tributo; y sexto podríamos decir que hay dos moratorias encubiertas. Estos títulos dan para un seminario, no para una ley. Se plantea como argumento que se necesita más dinero, los argumentos van cambiando según sea el día y la hora y el momento histórico. El Justicialismo entregó la provincia de Santa Fe con $ 1.600 millones, y al 31 de agosto tiene $ 2.100 millones de pesos en la caja. Se está subejecutando la obra pública; y el gasto corriente que son sueldos y gastos de funcionamiento donde se han duplicado la cantidad de ministerios, está creciendo a un ritmo del 42%, mientras los recursos crecen a un muy buen ritmo del 36%, es el doble de lo que habíamos presupuestado, lo que hay es evidentemente un problema de gestión y no de estructura del sistema tributaria. Esta es una primera reflexión…

MHG: El diputado socialista Blanco, quien integra la Comisión de Presupuesto, en nuestro programa de televisión “Convenio TV” manifestó que lo que hubo es un aumento –no previsto en el presupuesto original- para los docentes y que ahora se viene otro aumento... El propio gobernador Binner dijo que necesitan $ 1.300 millones más para salarios…
JCM: Con los propios números de la administración socialista, publicados en Internet: al 31 de agosto después de haber pagado todos los haberes, todos los aumentos, -menos el último obviamente- el primero incremento significó 1.000 millones de pesos más; tienen un saldo de caja de $ 2.100 millones cuando recibieron la provincia con $ 1.600 millones, quiere decir que tienen $ 500 millones de pesos más… Si lo que están haciendo es subejecutar la obra pública y aumentar el gasto corriente, con datos que salen de la propia administración socialista, si los recursos aumentaron un 36%, el gasto corriente un 42% y se ha ejecutado del presupuesto original nada más que el 22% en obra pública… acá no hay un problema de tributos, hay un problema de gestión…

MHG: ¿Cuál cree usted que es la verdadera razón por la cual deciden aumentar los impuestos? Creo que a ningún gobierno le debe gustar un impuestazo…
JCM: Yo creo que sí. Creo que ahí está el fondo de la cuestión, es una cuestión ideológica. No es una cuestión ni siquiera de igualarse acorde a Córdoba y Buenos Aires. Porque Córdoba, y es obvio decirlo, tiene una deuda del orden de los $ 10.000 millones, deuda estructurada a través de todos los últimos años. Y la provincia de Buenos Aires tiene una deuda de entre $ 33 mil y 35 mil millones de pesos. Los gobiernos justicialistas que no emitimos cuasi-monedas, que no defolteamos, que no endeudamos la provincia, le dejamos una provincia que hoy tiene una deuda de $ 1.300 millones. Si es la deuda mas baja per cápita y por producto de todo el país, si tenés dinero en caja, si el sistema estructural funciona y recauda más ¿cuál es la razón de un impuestazo? No puede ser otra que ideológica. Acá hay un fuerte sesgo antiempresario, un fuerte sesgo antiproductivo, es evidente…

MHG: Se dice que se eliminarán, a medida que caduquen, las exenciones a determinadas industrias…
JCM: No se sabe si esto va a suceder cuando venzan, o antes…

MHG: Eso nos decía el diputado Blanco…
JCM: Entonces que redacten mejor la ley. La ley dice claramente: “suspéndanse los beneficios”. O sea suspenden los beneficios de promoción industrial, restablecen la imposición de ingresos brutos en cascada -práctica denostada por toda la doctrina y los empresarios del planeta- a los sectores industriales; preanuncian que se los van a reimplantar al agro porque si bien eliminan la exención, le ponen tasa cero, el próximo paso va a ser aumentar esa tasa cero; crean un sistema de monotributo que en definitiva es un impuesto distinto porque es obligatorio, con características tales que va a hacer objeto de una clara transgresión a la ley de coparticipación, que prohibe crear un impuesto de monotributo similar al de la Nación. Estamos en la puerta de tener una dificultad de competitividad producto de los costos que suben y el tipo de cambio no acompaña, y nosotros vamos a facilitar con esto la importación de productos manufacturados y de bienes de capital, y le vamos a poner mayores costos por este efecto cascada a los productos transables que tratan de mantenerse en los mercados internacionales… ¡Si esto no es improductivo...!

MHG: De aprobarse este proyecto ¿puede darse que emigren empresas instaladas en nuestra provincia?
JCM: Hay una paradoja. Por un lado viendo que las decisiones empresarias no son de un día para otro, gracias a todo este sistema tributario vigente se acaban de anunciar importantes radicaciones, una de ellas de calzado en Arroyo Seco, otra de acero en Pérez. Obviamente esta decisión empresaria está apoyada en lo que vieron en los últimos años en la provincia de Santa Fe. Ahora bien, si la provincia avanza con esta reforma tributaria, no tengo dudas que volveremos a principios de la década del ´90 cuando siendo yo ministro y Reutemann gobernador, los industriales, fundamentalmente de Rosario, nos pedían desesperadamente que les modificáramos las condiciones básicamente de funcionamiento con los costos fiscales y también de ciertos aspectos de las legislaciones que tenían que ver con las sociedades en quiebra y el tema laboral. Nosotros no hicimos eso porque nos gustara. Fue un esfuerzo tremendo eliminar el impuesto a la energía; de reducir el impuesto a los sellos; de eliminar el impuesto al trabajo que era la ley 5110; de reducir el impacto de ingresos brutos eliminando la tributación en etapa primarias y secundarias; no emitir cuasimonedas; no endeudar la provincia, no trasladarle el costo que significa una provincia endeudada en definitiva al sector productivo, porque una provincia endeudada requiere mayores recursos para pagar esas deudas. Toda esa política es lo que ha hecho que se crearan los puestos de trabajo que se crearon en los últimos años…

MHG: De acuerdo a los últimos índices, en el conurbanos de Santa Fe y Rosario ha aumentado el desempleo…
JCM: Por eso digo que esto que piensan hacer es el pasado, lo que fue. Si nosotros en esta coyuntura, en esta crisis, que parte de una desafortunada pretensión de aplicar retenciones al agro sobre lo que establece la Constitución Nacional, que son del 33% desde toda la vida; le bajamos el ánimo a la gente… A su vez el Estado provincial deja de invertir en obra pública disminuyendo la cantidad de empleos, y la UOCRA fue la primera que nos advirtió que se estaban perdiendo puestos de trabajo significativos a través de la caída del plan de trabajos públicos. Todo esto asociado con una coyuntura climática que ha frenado básicamente la actividad en el norte y ahora ya se ha hecho extensivo al centro de la provincia… hay un clima de pesimismo. Con el mazazo del impuestazo que se pretende aplicar, evidentemente los deseos de invertir, crecer y agregar puestos de trabajo se ven golpeados…

MHG: ¿Por qué cree que algunos intendentes justicialistas están de acuerdo con algunas partes de este proyecto?
JCM: Nosotros hemos relatado cual es la situación fiscal de la provincia y también les hemos mostrado a los intendentes que producto de las acciones que hemos emprendido en los últimos años, la coparticipación también se aumentó en un 36% para ellos en línea de los mayores recursos que recibió la provincia. Sin duda hay dificultades en algunas localidades que pueden tener más atrasadas sus tasas, no es el caso de la ciudad de Santa Fe, en donde el Ing. Barletta aumentó un 200% la tasa municipal; allí recuperaron los recursos propios. Las situaciones no son homogéneas, hay distintas circunstancias, del mismo modo que hay distintas responsabilidades en la administración. De todas maneras nosotros hemos considerado que era necesario actuar sobre la coparticipación en forma adicional a lo que habíamos hecho y por eso sancionamos una reforma que en este momento está en la Cámara de Diputados…

MHG: En definitiva, de aprobarse la modificación en Ingresos Brutos, ¿lo terminará pagando el contribuyente o el consumidor final?
JCM: Esto merece una reflexión breve y concreta. El impuesto a los ingresos brutos en cascada es una de las variantes de los impuestos al consumo, como lo es el IVA. Lo que sucede es que algunos creen que van a hacer justicia tributaria gravando supongamos a una empresa industrial monopólica. Si esa empresa es monopólica lo que tiene es justamente la facultad y la posibilidad de trasladar ese impuesto a las diferentes etapas. Y si se trata de una PYME chiquita, en el norte de la provincia, que se sacrifica para tener un margen en el mercado vendiendo su producto, si no lo puede trasladar quien va a ponerse en grave peligro es justamente el pequeño empresario. Lo paga el consumidor en forma directa o indirecta sin ninguna duda…

MHG: ¿Qué posibilidades hay que esta reforma tributaria avance y sea sancionada?
JCM: No hemos hablado de los otros aspectos. Pero claramente en la parte general del Código me sorprende fuertemente, y remarco: fuertemente, que lo que se envió como régimen tributario en la relación fisco-contribuyente sea lo opuesto no sólo a lo que dice el Pacto de San José de Costa Rica; no sólo a lo que piensa el Colegio de Abogados que el año pasado presenté un proyecto de ley en consonancia con lo que ellos me mandaron; sino que sea opuesto a lo que el propio Partido Socialista el anteaño presentó como reforma a la parte general del Código. Proponía crear un Tribunal Fiscal, era ponerse en línea con los mejores procesos de transparencia y de relación fisco contribuyente. Se está pretendiendo violar el convenio multilateral con el gravamen más pesado para los que son de extraña jurisdicción, se están violando los pactos y convenios que son partes de sistemas de coparticipación de los tratados del `92 y `93… Mire, aunque a mi me gustara, no encuentro forma, salvo que dejemos de lado todas estas cuestiones jurídicas, ni siquiera de entrar a analizar esta reforma. Lo único que se salva de todo esto es el impuesto inmobiliario. Y este impuesto hay que visualizarlo en un contexto complicado, donde las retenciones están haciendo una presión muy fuerte con precios internacionales que se caen; con que la mayor valuación impacta en las tasas generales por hectárea como en las tasas generales de inmuebles; con que va a impactar en Bienes Personales el año que viene; más la recesión producto de la sequía… En fin, este es el escenario…


16/09/2008