“Se ha logrado transformar células madres obtenidas de la sangre menstrual en 17 tipos de tejidos distintos dentro de los cuales están las neuronas. Esto abre un nuevo panorama para la práctica de la medicina regenerativa”
Dr. Amadeo Rosso: - Jefe del Servicio de Hemato Oncología del Hospital de Niños “Victor J. Vilela” y Asesor médico-científico de GENICAS (primer centro integral de células madres del país y más moderno de Latinoamérica)


MHG: Se ha conocido por estos días un avance científico a través del cual se transforman células de la piel en neuronas… Meses atrás, usted ya nos había adelantado que esto estaba siendo analizado…
AR: En el momento que lo conversamos el escenario era uno, era sumamente importante el hecho que tomar ciertas células del organismo se pudiesen diferenciar hacia neuronas. Hoy en día, como consecuencia del avance de jóvenes investigadores en este terreno, hay varias opciones y varias células que se pueden transformar en neuronas. La noticia en este sentido, desde el punto de vista académico más importante es que en China y en Corea se ha logrado transformar células madres que se obtienen de la sangre menstrual en diecisiete tipos de tejidos distintos dentro de los cuales están las neuronas. Esto abre un nuevo panorama acerca de donde obtener neuronas y otras células para la práctica de la medicina regenerativa que está en pleno apogeo y evolución.

MHG: La información dice que lo notable es que consiguen neuronas a partir de donantes que padecen una enfermedad degenerativa las cuales pueden ser, eventualmente, utilizadas para transplantes…
AR: Exactamente. Hay personas que padecen de enfermedades neurodegenerativas, o sea degenerativas del sistema nervioso central; se toman células de esas personas y esas células por un procedimiento que usa la biotecnología que se denomina transdiferenciación celular, se transfiere el núcleo de la célula a utilizar, se lo cultiva y se produce este tipo de células, este es el futuro en enfermedades neurodegenerativas. Esta es sólo una de las aristas o de las líneas de trabajo que se pueden tomar hoy en día…

MHG: Las células que se extraen ¿son sanas o enfermas?
AR: Son células sanas de la persona que está enferma, se las extrae de determinados tejidos y se las diferencia hacia la célula que usted necesita para que se recupere ese tejido. Por ejemplo: se toman células madres del centro del diente y se transforman en determinado tipo de células para reparar otro tejido enfermo… Son células sanas que reemplazan células enfermas…

MHG: ¿Cómo se produce la transformación de esa célula a una neurona? Supuestamente una neurona era algo irremplazable…
AR: Lo que sucede es que células madres hay en todo el organismo. Si el organismo careciera de ellas, no podría reparar las lesiones que se producen por enfermedades, accidentes, traumatismos. El tema es el desbalance entre la capacidad de producción y evolución de células madres para regenerar un tejido contra la agresión. Si se trata de una enfermedad neurodegenerativa, donde el grado de agresión de la enfermedad a veces sobrepasa la capacidad de producción de células madres reparadoras, entonces se produce la enfermedad. Lo que se trata es de extraer células madres de determinados tejidos, como por ejemplo del músculo cardiaco, cultivarlas, obtener un determinado numero de células madres y de esa forma regenerar el tejido cardiaco o cualquier otro tejido según de la enfermedad que se trate o donde esté localizada…

MHG: ¿Esto puede ser útil para curar enfermedades como el Alzheimer, o el cáncer, e incluso servir para el rejuvenecimiento de una persona?
AR: Es un tema sumamente metodológico. En una primera etapa de la historia médica, en lo que se refiere a tratamiento, lo primero que apareció fueron los productos farmacológicos. En ese momento se notó en el tratamiento de diversas enfermedades que había enfermos que eran refractarios a ese tratamiento. Se pasó a una segunda etapa, a todos estos enfermos refractarios al tratamiento, si bien se produce un avance de la ingeniería tisular ante la ausencia de donantes de órganos, no obstante eso hay un grupo de determinadas personas que transplantadas de determinados órganos también se transforman en refractarios del transplante de órganos. Esto más otros acontecimientos, por ejemplo las guerras, dan lugar a una nueva especialidad médica que se denomina la medicina regenerativa. Dentro de la medicina regenerativa, una de las subespecialidades es la terapia celular. La terapia celular no se refiere a que si le inyectan células madres va a vivir eternamente. Significa que un tejido que está enfermo o envejecido al cual se necesita regenerar, se puede a partir de la administración de determinadas células madres de origen sanguíneo fundamentalmente, regenerar ese tejido. Estas son las tres etapas. La terapia celular, obviamente, no es la panacea ni va a rescatar a todo el mundo en todas las enfermedades. Es uno de los aspectos que se maneja en la actualidad como consecuencia de haberse descubierto que estas células madres tienen enormes implicancias en la regeneración de tejidos. Por ejemplo, en estos días he recibido una información de que un niño de 2 años con epidermolisis bullosa, enfermedad por la cual la persona pierde la piel como si fuera un quemado; se le regeneró toda la piel partiendo de células madres. Es un niño que está curado…

MHG: Estos tratamientos factibles desde el punto de vista científico, tal como queda graficado con el ejemplo que usted nos comenta ¿lo son también desde el punto de vista económico?
AR: No puedo hablar de precios. Lo que sí puedo decirle es que el capital intelectual y científico de Argentina es de primer nivel. De hecho usted sabe la cantidad de científicos que son absorbidos por otros países como consecuencia del capital intelectual que tienen. Este es un país gran productor de capital científico. Se pueden mencionar enormes ejemplos, incluso premios nobeles… Creo que un determinado nivel de desarrollo de este nuevo devenir implica mantener contacto con centros de investigación internacionales. Eso hace que a uno le permita, dicho vulgarmente, “tantear” en qué punto uno se encuentra. No tengo ninguna duda, tal como lo dijera el Dr. Kohan en su momento cuando nos visitó en Rosario, que no hace falta formarse en ciencias básicas y en ciencias experimentales ya sean clínicas o no en el extranjero, en Argentina hay material para formarse en ese sentido…

MHG: Cuando comenzamos esta conversación, nos comentó que los científicos chinos y coreanos extraían sangre de la menstruación…
AR: Porque la sangre menstrual porta un volumen determinado de células madres y por otro lado la menstruación es un acontecimiento que se produce cada 28 días, y en el transcurso de la vida de una persona, durante el período en cual tiene menstruaciones se pueden recuperar múltiples cantidades de células. Lo que hicieron tantos chinos como coreanos es mutar esas células madres de la menstruación, que son necesarias en el caso que se produjese la fecundación y por lo tanto pasarían a formar parte de la membrana coriónica, membrana que cubre la placenta. Estas células se pueden diferenciar en 17 tipos de tejidos distintos del organismo. Este es un trabajo que se hizo a nivel experimental. Todos los trabajos son a nivel experimental. Y a su vez todos tienen pequeños volúmenes de estudio. El tema es que cuando usted junta todos esos pequeños volúmenes, lo único que visualiza es que esto tiene un futuro extraordinario…

MHG: ¿Vió cuán importante somos las mujeres?
AR: Por supuesto… ¡No tengo ninguna duda!...(risas) Ahora ¡mucho más importantes todavía!


06/08/2008