“Si esto sale mal en el Congreso de la Nación, se incendia la Argentina… No estoy exagerando”
Osvaldo Salomón: - Intendente de la ciudad de Chabás (Reelecto en 5 oportunidades)

MHG: Los ruralistas levantaron el paro ¿se está percibiendo?
OS: Sí, por suerte sí tanto los ruralistas como los transportistas. Nosotros estuvimos reunidos ayer con ambos sectores cuando llegamos de Capital Federal, hoy tendremos una nueva reunión, le hemos pedido el gesto, por dos razones: una para facilitar la negociación en el Congreso de la Nación y que nadie tenga la excusa de que por que sigue el paro no se puede avanzar en un acuerdo y segundo es para permitir el abastecimiento a nuestras localidades, que estaban en una situación de extrema gravedad…

MHG: De extrema gravedad, lo quiero remarcar. Lo hemos escuchado a usted y al resto de los intendentes de la región, relatar situaciones que llevaban a la vida misma de las personas…
OS: Cuando lo contábamos en Capital Federal, era para ellos revelador. Capital Federal vive en otra dimensión, más allá que le estaban faltando productos, que se nota el parate de la economía, que los taxistas se quejan al igual que las playas de estacionamiento de camiones, las estaciones de servicio, los hoteles, a los cuales les ha caído casi un 40% la actividad económica. Pero cuando les contábamos la realidad de nuestra gente, de nuestras localidades…quedaban sorprendidos. Hace un rato estábamos reunidos aquí en la intendencia con los capataces, no hay leña que nos alcance para que la gente pueda cocinar y calentar los ambientes, especialmente los sectores más humildes, espero que empiecen a llegar las garrafas y podamos reemplazar esto. Hemos desmontado los montes de viejas taperas de campo para poder cortar leña y entregársela a la gente.

MHG: Una pequeña economía de guerra la que vivió Chabás…
OS: Exactamente…

MHG: Tuvieron que matar animales para ver como en una situación de aislamiento podían seguir consiguiendo alimentos…
OS: Sí. Entre algunos sectores de la comunidad compramos vaquillonas, las faenamos y se las entregamos a sectores de nuestra comunidad que incluso se han quedado sin trabajo, especialmente los obreros de UATRE. Chabás tiene 8.500 habitantes, son 80 familias. Sin trabajo, sin gas, con los elementos básicos. Hemos consumido los productos de más baja calidad, los que nadie compraba, que quedaban en un rincón… se dieron todo tipo de situaciones. Una situación muy, pero muy grave, vivieron los transportistas de carga, se juntaban en el piquete para poder comer porque le iban adelantando dinero, no digo que esta situación era para todos, porque algunos tenían reservas. Pero los transportistas, los productores, todos los que tenían que ver con el agro, tenían los vencimientos de créditos, cheques entregados, descubiertos bancarios, nos quedamos sin recursos, el circulante faltaba, la cadena de pagos estaba prácticamente cortada, hubo que hablar con los bancos para pedirle que sean flexibles con los cheques que ingresaban, con los descubiertos, con las cuotas…

MHG: ¿Usted cree que la Sra. Presidenta no entendió este problema o lo entendió y no pudo o no quiso resolverlo?
OS: No, no lo entendió. El pasado jueves estuvimos con el diputado Pinedo del Pro y un grupo de diputados de la oposición, quienes estaban coordinando una propuesta, que me pareció interesante que fijaran la posición de no hacer una votación testimonial sino tratar de arribar a un acuerdo que permita la salida. El jueves estuvimos con el diputado Agustín Rossi, quien nos manifestó el interés de abrir el diálogo y generar un consenso…

MHG: Me detengo en este punto ¿Es verdad que ustedes en ningún momento le pidieron al diputado Rossi que de marcha atrás con la resolución 125?
OS: El vocero del grupo fui yo, y lo que le dijimos al diputado Rossi es que si bien no le podíamos pedir que defienda o plantee la derogación del resolución 125, sí queríamos pedirle en nombre de las localidades que estamos al borde del abismo, que haga el mayor esfuerzo para garantizar un consenso y un acuerdo que nos permita salir de esta situación. Puede ser una cuestión semántica, pero no tenía sentido que después de 100 días fuéramos nosotros a pedirle que defienda la derogación, seguro nos iba a decir que no. Pero sí le podíamos decir que haga el esfuerzo de abrir la discusión y lograr así un consenso.

MHG: ¿Encontraron buena predisposición?
OS: Muy buena. Realmente muy buena, eso nos cambió el ánimo. Por eso también salimos de esa reunión pidiéndole a las entidades del agro, a los autoconvocados, a los transportistas el gesto para descomprimir, para que nadie se “agarre” de ese argumento para decir que no al diálogo y para permitir el autoabastecimiento de nuestras localidades.

MHG: Tengo la sensación que la presencia masiva de ustedes, los intendentes de la región, en Capital Federal, en los medios de comunicación, llevó a que el Congreso tome otra actitud, empezando por el diputado Agustín Rossi. La posibilidad de que lo que se iba a hacer, -me juego en esto pero creo que es así-, a libro cerrado pueda abrirse.
OS: Sí, influyó muchísimo. Y esto además va a ir creciendo. El lunes vamos a estar aproximadamente 100 intendentes en Capital Federal, vamos a esperar que termine la reunión del gobernador Binner con el vicepresidente Cobos, nos vamos a reunir con el gobernador. Luego vamos a ir al Congreso y nuevamente Cobos nos invitó a reunirnos con él para expresar nuestra posición. Me quiero detener un segundo en lo de Cobos, porque me pareció muy interesante lo que él nos planteó, la necesidad de abrir el diálogo, de pacificar los espíritus. Pero vuelvo a la pregunta inicial que me hizo: si había desconocimiento. Cobos reconoció que no conocía como era la problemática de la soja, nos preguntaban quienes eran los que hacían los piquetes, si era gente enviada por la sociedad rural. Nosotros le contábamos que eran los productores, sus hijos y somos nosotros, mucho de los cuales lo hemos votado a usted. No somos ni oligarcas, ni golpistas, ni terratenientes. La unidad económica de mi localidad, es de 70 hectáreas, somos los mismos que estábamos fundidos a fines de la década del 90…

MHG: ¿Cuánto dinero transfiere su localidad por retenciones?
OS: 25 millones de dólares.

MHG: ¿Cuál es el presupuesto municipal?
OS: 8 millones de pesos. Es espantoso. Pero cuidado: en esos 8 millones no hay nada de retenciones. Es coparticipación de impuestos nacionales; de los provinciales como el inmobiliario y la patente automotor y de la recaudación de tasas municipales. De esos 25, ò 70 millones de dólares que vamos a estar girando de retenciones, de acuerdo a este nivel de retenciones del 49% que tenemos hoy, pudiendo llegar a U$S 80, no me vuelve un peso.

MHG: Me comentaban que a ayer, viernes 20 de junio, en la boquilla, el gobierno se llevaba por retenciones a la soja el 46,3%, de la boquilla al camión había que sumarle un 15% o un 18 % más dependiendo de distancias, etc,; y a esto hay que sumarle insumos, si se arrienda o no … el promedio a ayer , en nuestra provincia, era del 82% que se va en todo esto.
OS: Números más o menos, es aproximadamente el promedio. Pero hay un par de temas que me parecen fundamentales. Hablemos del tema del rinde. En Chabás hubo un buen rinde, promedio de casi 40 quintales por hectárea, pero a 50 o 100 kms. de Chabás, la soja rindió en 20 y 25 quintales la hectárea. El senador Reutemann hizo una cuenta que me parece muy buena. Dividió la cantidad de toneladas que se presume vamos a producir en Argentina, 47 millones sobre 16 millones de hectárea de sembradío de soja: nos da 18 quintales. Por lo tanto el gobierno no puede sacar una cuenta sobre 40 quintales, eso no existe.

MHG: También le he escuchado al Senador Reutemann hablar de un costo fijo de 15 quintales.
OS: Exactamente. Y ni pensar si alquilamos el campo. Pero ¿por qué se alquilan los campos?. Dejemos de lado de los pools de siembra que tienen los insumos baratos, incluso son ellos mismos los proveedores, porque hay multinacionales detrás de los pools de siembra, hasta les regalan el silo bolsa para que puedan aguantarte la soja en el lugar hasta que la puedas vender. ¿Por qué se alquilan campos?. Porque una cosechadora como mínimo vale U$S 200 mil , un tractor vale U$S 60 o 70 mil. Si uno tiene que armar un equipo para trabajar, necesita invertir entre U$S 500 mil y un millón de dólares para empezar a trabajar. ¿Quiénes son los inversores o los contratistas rurales en nuestra zona?. Son los hijos de los productores agropecuarios, que como el campo ya no les da, porque los campos se van subdividiendo a partir de las herencias, entonces tienen que salir a armar su propia empresa para tener un medio de vida y eso se paga en cuotas. Ahora bien, quien tomó un crédito para comprar un tractor o una cosechadora, cuando fue a sembrar las retenciones estaban al 27%; cuando empezó a nacer la soja, las subieron al 35% (en el mes de noviembre del año pasado); cuando fueron a cosechar, las llevaron al 44% y hoy estamos al 46 casi 47%. ¿Qué cuenta puede hacer un productor? Si no tuvo un rinde excelente, ese productor perdió plata y no puede pagar las cuotas. Por eso son jóvenes quienes tienen una posición más dura y que están parados en la ruta.

MHG: ¿Cuál es su sensación íntima? ¿Se está encauzando la situación? ¿Habrá sorpresa? ¿Le dicen que habrá diálogo y después se va a votar a libro cerrado? ¿Se está entendiendo esto que ustedes vienen pregonando?
OS: Yo lo hablé con muchos productores agropecuarios, con dirigentes, tengo la esperanza que esto cambie, demasiado optimista no soy. Pero lo que nosotros le hemos dicho a los legisladores nacionales con los que estuvimos reunidos, al vicepresidente de la Nación, que si esto sale mal en el Congreso de la Nación, se incendia la Argentina. No estoy exagerando. Ellos tienen que saberlo.

MHG: Es así. Yo tuve la sensación que si la Presidenta no reaccionaba con este giro institucional que le dio al conflicto, en días, lamentablemente, se la “llevaban puesta”, y quien habla adora la democracia con todos sus defectos…
OS: Exactamente. Pero precisamente porque queremos la democracia, porque la defendemos, tenemos que en lugar de se obsecuentes, decir la verdad y marcar los errores para permitir corregirlos. Si nosotros nos equivocamos con el Congreso de la Nación, y se lo decía al diputado Pinedo y al vicepresidente Cobos, teniendo en cuenta que la reunión con Cobos ¡la habían planteado para el 3 de Julio!, y yo les decía que para esa fecha íbamos a tener las localidades en llamas y ustedes van a estar en llamas dentro del Congreso. No es un apriete, pero en Capital Federal viven en una burbuja…



21/06/2008