"Argentina está importando energía a costos exorbitantes”
Ing. Raúl Bertero: Investigador del CEARE (Centro de Estudios de la Actividad Regulatoria Energética) de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires.

MHG: ¿Cuál es la situación energética de Argentina?
RB: haciendo una síntesis rápida, la situación argentina en cuanto a energía está un poco mejor que el año anterior, básicamente porque ha incorporado gas natural licuado en Bahía Blanca, con un barco regasificador que produce 8 millones de m3/ día de gas que viene en estado líquido a menos de 100 grados bajo cero de temperatura; ha incorporado alguna expansión de transporte de gas y uno 800 megavatios de potencia que están funcionado a gas oil; además de importar electricidad de Brasil por mil megavatios. Está en una situación un poco mejor. La pregunta es ¿a qué costos?. Para tener una idea: tanto usar gas oil, como GNL, como la importación de Brasil, es del orden de diez veces más caro que la energía que se produce en Argentina. Nuestro país está importando energía en el orden de U$S 2.000 millones este año, es todo lo que se pretende recaudar con las retenciones móviles. El gobierno ha tenido que recurrir a aumentar las retenciones para palear el déficit que se está generando por pagar la energía más cara, por eso está incidiendo en forma tan negativa en las cuentas públicas…

MHG: Las restricciones de gas a Chile ¿son reales?
RB: Argentina, prácticamente, ha dejado de exportar a Chile. Exporta una mínima cantidad de Santiago de Chile, apenas para sostener la demanda residencial de dicha ciudad. De casi los 10 millones metros cúbicos de gas que se exportaban a Chile, hoy en día apenas exportamos un millón…

MHG: Y a su vez Bolivia ha restringido el envío de gas a Argentina…
RB: Exacto. El compromiso de Bolivia era de exportar hacia Argentina, 7 millones de metros cúbicos; hoy en día apenas nos envía 2 millones o menos de eso, porque también Bolivia tiene sus problemas para producir el gas que estaba comprometido…

MHG: En cuando a la energía, parafraseando a Charly García, ¿“la alegría es sólo brasileña”?
RB: En materia energética, la alegría diría que es brasileña y paraguaya. En el caso de Paraguay cuando pueda renegociar sus contratos con Argentina y Brasil…

MHG: ¿Se refiere a Itaipú?
RB: Por Itaipú y Yaciretá. Paraguay seguramente va a conseguir mejores precios por esa energía.

MHG: ¿Cuál es el futuro energético de Argentina?
RB: El futuro energético, a pesar que es un problema cierto si uno quiere seguir manteniendo estos precios tan deprimidos para la población, sería relativamente solucionable si el gobierno decidiera hacer una tarifa social y aumentar al resto de los residenciales el precio de la energía. ¿Por qué?. Porque la demanda residencial en este momento es muy alta y hay mucho derroche. Si la tarifa estuviera más alineada con los precios internacionales, la demanda residencial bajaría, y entonces podría acomodarse al crecimiento de la demanda industrial en forma más o menos cómoda.

MHG: ¿De cuánto es el retroceso en el precio?
RB: Para tener una idea, basta hacer una cuenta simple. Nosotros estamos trabajando todavía en los precios de las tarifas residenciales, como si el dólar estuviera 1 a 1. Aquí ya tenemos un factor de 3. Desde el año 2001 hasta hoy, del precio internacional de la energía se multiplicó por 4. O sea tenemos que multiplicar 3 x 4= 12. Esto significa que los usuarios residenciales están pagando un tarifa doce veces menor que el precio internacional.

MHG: Esto es imposible de sostener…
RB: Exacto. ¿Cuál es la mejor solución en el mediano plazo? Argentina tiene más gas, más petróleo, tiene más recursos naturales, pero tiene que dar una tarifa internacional, sino nadie lo va a extraer.

MHG: Paradójicamente, lo que más se adecuó al precio internacional es la garrafa, consumida por los sectores de más bajos ingresos…
RB: Si hay una injusticia social en el tema del gas, específicamente, es en la garrafa. El precio de la garrafa acompañó en parte al precio internacional porque aumentó 4 ó 5 veces respecto del precio original. Hoy en día un usuario humilde está pagando por el gas 3 ó 4 veces más que un usuario de buenos ingresos en un country privado… A uno le gusta pagar precios bajos, pero la realidad es que si seguimos así, no vamos a tener más precios bajos, ni los usuarios residenciales ni la industria…

MHG: ¿Cómo está viendo este conflicto entre el sector del agro y el gobierno nacional, esta falta de diálogo que tiene al país expectante?
RB: La verdad que es algo inconcebible. En el mundo hay una demanda creciente de alimentos, situación que Argentina no tenía desde principio de siglo. Si alguien pregunta en el mundo ¿cuál sería el país ideal para ayudar a palear esta crisis alimentaria?. Cualquier persona en el mundo diría: Argentina. En vez de producir más alimentos para el mundo, abasteciendo el consumo interno y exportando grandes cantidades, estamos trabados en este conflicto que básicamente es un conflicto del matrimonio Kirchner con la idea de poder. No lo arreglan porque no quieren, porque en su concepción ceder en algo es perder el poder.


14/06/2008