Las retenciones: “para la provincia de Santa Fe, ésto es mucho más doloroso porque impacta sobre las pequeños y medianos productores”
CPN. Ángel Sciara: - Ministro de Economía de provincia de Santa Fe

MHG: Recurro a su conocimiento de economista para ayudarnos a esclarecer cómo se aplica la retención al agro
AS: He estado pensando en estos días, porque han habido cosas que me llamaron mucho la atención, no sólo en el discurso de la presidenta, sino en las explicaciones sobre el instrumento. Creo que hay algunas propuestas no probadas. Como por ejemplo para qué sirven las retenciones como instrumento que está siempre en la caja de herramientas de los economistas. Muchas veces hemos dicho que las retenciones figuran en los libros de texto como el instrumento para captar una parte de los excedentes provenientes no de la producción, sino de los excedentes que dependen de circunstancias externas. Particularmente se aplica, y así lo hizo Argentina, cuando la devaluación. Es un momento en el cual todos los exportadores se ven beneficiados por una política económica impuesta por el Estado, pero que de noche a la mañana los encuentra con una renta superior a la planeada. Entonces el Estado recurre a este instrumento para captar ese excedente, parte de ese enriquecimiento no producido por la actividad económica para evitar que al mismo tiempo, cuando los productos que se exportan son insumos de la canasta básica, tratar que los precios internacionales no se trasladen a los precios domésticos, encareciendo los productos y como consecuencia disminuyendo el salario real. Cuando Duhalde instaló las retenciones, decíamos que el peligro de un instrumento como este es enamorarse del instrumento y dejarlo para siempre, sobre todo por el impacto que tiene sobre el Fisco, sobre los ingresos públicos del Estado central, en tanto este impuesto sobre los derechos de exportación es no coparticipable…

MHG: Al igual que el impuesto al cheque…
AS: Exactamente. En ese momento dijimos que el peligro de esto era que las retenciones lleguen para quedarse. Creo que nos quedamos cortos. Porque no sólo vinieron para quedarse sino que vinieron para aumentarse. Una vez que el Estado central comienza a tener una recaudación de tanta magnitud, es muy difícil que se encuentren tributos que pueden reemplazarla. En consecuencia como los gastos se acomodan a los ingresos, y los gastos en general son muy inflexibles a la baja, es muy probable que esto perdure por mucho tiempo en tanto no haya ninguna voluntad política de ir encontrando en el mediano plazo un instrumento tributario que lo vaya reemplazando.

MHG: De acuerdo a lo que usted nos dijo en cuando a que una de las teorías fundantes que justifican la utilización de la retención es impedir que aumenten los precios, para que en la economía doméstica no asome la inflación; vemos que esto no es así, los precios vienen aumentando y la inflación está…
AS: Lo que le van a contestar es que evidentemente los precios de los productos que dependen de las exportaciones hubieran aumentado mucho más si se hubieran acomodado los precios domésticos a los precios internacionales…Creo que efectivamente es así. De todas maneras lo novedoso es que al instrumento se le quiere dar otras atribuciones, otras aptitudes, cual es la diversificar la producción agropecuaria del país. Creo que ahí estamos exagerando las bondades del instrumento. O sea tratar de tener retenciones diferenciales entre el trigo y el maíz respecto a la soja, para favorecer la producción de trigo y maíz me parece que es una exageración. Creo que el instrumento no es el más apto para que el país encuentre un camino o un modelo productivo, que todos lo están exigiendo. Nosostros lo hemos planteado desde la academia y desde la propuesta del Dr. Binner. Necesitamos en la provincia de Santa Fe un modelo, una estructura productiva que nos permita encontrar caminos no vulnerables ante la sojización… Pero no creo que eso pase por las retenciones… Las retenciones tienen esta mirada macroeconómica, evitando que los precios internacionales no se trasladen a los precios domésticos, que el Fisco tenga un importante superávit, y que además es distributivo. En general, para que sea distributivo depende de donde se capte y hacia donde se retorne…

MHG: Ahora apelo a usted como ministro de Economía de Santa Fe: ¿Cuánto vuelve de esas retenciones que van al Banco Central, con unas reservas de 55 mil millones aproximadamente, a nuestra provincia?
AS: No vuelve nada. Si uno pudiese ponerle una señal al dólar que el Estado se apropia por las retenciones respecto a todos los otros ingresos , que también provienen de la provincia de Santa Fe, por ejemplo a las ganancias también generadas por las actividades productivas, el IVA que también es pagado por todos los santafecinos, en verdad lo que uno está recibiendo a través de la coparticipación y de ciertas obras escasas, es lo que la Nación recauda de los impuestos que se generan en la provincia de Santa Fe, pero lo que no vienen son las retenciones. Primero porque las retenciones en dólares, ninguna provincia tiene reserva de dólares, salvo Santa Cruz en donde aparentemente estarían retornando, pero Santa Fe no tiene un Banco Central para tener dólares guardados producidos por su actividad económica. La balanza comercial es patrimonio del Estado central…

MHG: Hay que analizar que existen provincias muy endeudadas, muy empobrecidas, mientras se tiene un respaldo de 50 mil millones provenientes de las retenciones…
AS: En verdad los 50 mil millones no corresponde sólo a las retenciones. Corresponde a todo lo que se recauda del total de las exportaciones menos la totalidad de las importaciones, o sea lo que queda de este balance del comercio exterior. Pero indudablemente las retenciones aumentan enormemente la capacidad del Tesoro para hacer frente a determinados gastos, incluso como el superávit fiscal tiene también un componente de uso discrecional por los ingresos no presupuestados pero sí percibidos, también hay una capacidad del Estado en una utilización mucho mas discrecional de los recursos públicos. De todas maneras, si uno quiere hacer política redistributiva hay que fijarse no tanto en los impuestos sino en el destino del gasto. Pero el otro punto que no se tiene en cuenta y que ha sido una especie de leiv motiv del reclamo, es el impacto diferencial que tienen las retenciones sobre cada situación empresaria en particular. No es lo mismo el impacto de las retenciones, aún las anteriores al 11 de marzo, sobre una producción pequeña, en una zona marginal, donde los rendimientos son 20 quintales, que el impacto que tiene sobre la renta y las ganancias en una zona como la nuestra en donde puede haber un rendimiento de 40, 50 ó mas quintales por hectárea…. Evidentemente a los marginales los están liquidando, le están tomando todo el excedente generado por su producción. En tanto a los más grandes sólo le detraen una enorme masa, pero seguro le siguen dejando una ganancia empresarial…

MHG: En ese mapa que usted plantea, en nuestra provincia ¿cómo se reparte el porcentaje entre pequeños, medianos y grandes productores?
AS: Lo que sucede es que en nuestra provincia no tenemos grandes productores. Esta es una provincia reconocida históricamente por su proceso de colonización, en donde el reparto de la tierra fue totalmente diferente al reparto de la tierra en otras provincias, por ejemplo en la provincia de Buenos Aires en donde allí sí se armaron las grandes estancias. En Santa Fe pueden ser contadas con los dedos de la mano las grandes estancias que aun sobreviven. Si uno sobrevuela el territorio santafecino es increíble la cantidad de pequeñas chacras que todavía subsisten y que forman parte del patrimonio cultural y productivo de la provincia de Santa Fe. En consecuencia para la provincia de Santa Fe, ésto es mucho más doloroso porque impacta sobre las pequeños y medianos productores.

MHG: El titular de la Comisión de Agricultura de la Cámara de Diputados, el Ing. Cantero, nos manifestaba que del total de la soja que se exporta las retenciones impactan en el grano que se exporta, y que el remanente, la harina, el aceite, el biodiésel, tienen retención diferenciada. ¿Cómo se aplica este sistema?
AS: Efectivamente, de la producción total de soja que se exporta como producto soja o como derivado en aceite, pelle o harina, el 95% o más de la producción sojera del país. Evidentemente se carga no sobre el producto, sino sobre el producto elaborado. Lo que sucede es que al productor le retienen sobre el grano y después hay una renta diferencial que evidentemente termina perjudicando al productor y beneficiando al exportador… Esto es un procedimiento muy complejo que en el camino va dejando ganadores y perdedores. Lo importante en última instancia, y esto también se ha planteado desde la provincia de Santa Fe, es hacer un análisis completo de la cadena productiva. O sea de qué manera se distribuye. Que hayan todos ganadores en un proceso de esta características cuando hay que distribuir costos y no cargarlos solo en un punto de la cadena, y en este caso el punto de la cadena donde se cargan los máximos costos es en el productor, eso es un punto cuestionable de esta implementación…

MHG: ¿Le sorprendió el apoyo del senador Reutemann en los tres puntos que planteó el gobernador Binner?
ASA: Yo la verdad no pude vivir el momento. Creo que sí es sorpresivo, pero Carlos Reutemann es productor agropecuario y sabe como impacta ésto, él lo ha vivido en carne propia y en consecuencia es un reconocimiento a una situación no deseada. Creo que se hace carne en todos aquellos que conocen el proceso productivo del campo. Es un buen reconocimiento.




29/03/2008