“En Bolivia se ve el fracaso de la política, no sólo no hay partidos políticos, sino que no se hace política”
Dr. Jorge Lazarte Rojas. : - Dr. En Sociología, posgrado en la Univ. De la Sorbona (París)
- Fue designado Delegado Presidencial en Asuntos Políticos durante el gobierno de Eduardo Rodríguez Veltzé quien asumió la Presidencia de la Nación interinamente tras la grave crisis política ocurrida en su país durante el año 2005, reemplazando al Dr. Carlos D. Mesa Gisbert, cargo asumido el 9 de junio de 2005 hasta el 22 de enero de 2006. - Su función fue coordinar con el Congreso el cronograma electoral que culminó con la elección de Evo Morales
- Fue miembro de la Corte Nacional Electoral de Bolivia (hasta el 2001)

MHG: Bolivia, vive por estos días en estado de movilización social, por la aprobación de la nueva Constitución, el pedido de Autonomía de cuatro regiones. ¿Cuál es la situación actual y cómo cree que se sucederán los acontecimientos?
JLR: La crisis política en Bolivia no es una crisis ordinaria al estilo de las que ha vivido este país en el pasado. Esta es una crisis que no sólo afecta al aparato del Estado, sino a la integridad territorial que a su vez se nutre con conflictos étnicos y conflictos sociales. Son varios los aspectos de esta crisis y por lo tanto el país no había conocido una situación de esta naturaleza desde hace muchísimo tiempo, en realidad casi nunca desde la fundación de la República. Está claro que en el último tiempo este conflicto ha tenido una manifestación muy evidente bajo la forma de un conflicto por el control del territorio entre lo que se llama el Oriente y el Occidente boliviano. Ahora bien, la Asamblea Constituyente ha aprobado un nuevo texto constitucional, el cual ha sido rechazado por las arbitrariedades con las cuales ese texto fue aprobado. No fue un texto pactado, sino un texto apoyado por la mayoría de la Asamblea contra la oposición de los sectores del Oriente que respaldan el movimiento cívico y que demandan un régimen de autonomía…

MHG: Texto constitucional que fue aprobado, como se dice “entre gallos y medianoche”…
MHG: A mi juicio, ha habido demasiadas irregularidades. Las ha habido contra el texto constitucional, contra la ley de convocatoria y contra los propios reglamentos. Evidentemente tenían necesidad de aprobar por lo menos en la fase final de ese modo, porque de otra manera no habrían podido cumplir con el plazo que justamente habría terminado ayer. Y para poder aprobar ese texto dentro del plazo estipulado, han tenido que correr contra el tiempo e idearse la forma de evitar que la oposición estuviera presente y así poder aprobar en una sola noche, más de 400 artículos…Ante esto la réplica del Oriente boliviano unido a lo que se llama la “Media Luna”, que son los departamentos más ricos económicamente del país, han decidido entrar en un proceso de autonomía. Los cuatro departamentos (Santa Cruz, Tarija, Beni y Pando) se han dado estatutos autonómicos que desconocen este nuevo texto constitucional. Texto constitucional que todavía necesita pasar por un proceso de referéndum. El gobierno a su vez va a confirmar dicho texto, lo que determina un proceso de enfrentamiento por ambos lados, el Oriente al aprobar estos estatutos autonómicos los cuales tienen disposiciones que efectivamente hacen pensar en un país con autonomías demasiado avanzadas, inclusive casi federalistas, y el gobierno reconociendo el texto constitucional. Esto es evidente. Por el momento estos departamentos han decidido moderar el intento de poner en marcha el proceso autonómico, simplemente van a aprobar en Cabildos populares estos textos autonómicos, pero van a diferir su aplicación hasta que el referéndum en cada uno de los departamentos no ratifique este nuevo texto constitucional. Lo que podría ser un enfrentamiento inmediato se ha diferido para más adelante…

MHG: De todas maneras, se repiten las marchas, las manifestaciones que festejan esa autonomía. Se pide que haya cordura para evitar enfrentamientos…
JLR: Hay un clima potencialmente de violencia muy alto en el país, que no habíamos conocido en el pasado. No son simplemente marchas de protesta, la belicosidad es muy grande. El racismo que antes era de un sector hacia otro, ahora está en todas partes y salió de la esfera privada para convertirse en un tema de la esfera pública, de tal manera que aquí están mezclados todos los ingredientes que hacen potencialmente muy alto el conflicto interno en el país e incluye el conflicto territorial. Pero como el Oriente simplemente ha decidido aprobar los estatutos autonómicos y diferir esto a un eventual referéndum posterior, bajará un poco las tensiones aunque se prevén movilizaciones por ambos lados. Se teme que hayan contramanifestaciones para , en el caso del Oriente, disminuir el impacto de esas movilizaciones, lo que que es de mucho riesgo porque siempre hay sectores minoritarios que están dispuestos a hacer uso de la violencia y cualquier violencia localizada es muy peligrosa en Bolivia, ya que dada la situación actual de nuestro país, tiene gran posibilidad de generalización. La población espera que se solucione el conflicto, que se entre en un proceso de negociación, cosa que es un poco difícil porque las cosas están demasiado avanzadas, parece que cada sector se está atrincherando para ver cuando le tuerce el brazo al otro. Hay una escalada de atrincheramiento de unos contra otros, esto está preocupando no sólo a los distintos sectores de la población en Bolivia sino a la comunidad internacional por la forma como las cosas se han sucedido en Bolivia en este último tiempo…

MHG. La sensación que se tiene desde afuera, desde otro país, es que en realidad la oposición hoy en Bolivia está a cargo de los cuatro prefectos de las regiones que plantean la autonomía, y no tanto de los partidos políticos. Por ejemplo ¿Qué fue de la vida del partido PODEMOS?
JLR: En Bolivia los partidos son casi inexistentes, la política se hace al margen de los partidos, en los llamados movimientos sociales a favor o en contra del gobierno. La oposición política en Bolivia está debilitada, fragmentada, además no constituida propiamente en partidos políticos. La fuerza de la oposición política que expresa la oposición social, en este momento, la verdadera oposición al gobierno está en el Oriente boliviano detrás de los Comités Cívicos que tienen como primera idea fuerza, como primera demanda, las Autonomías. Hay un proceso de desconstrucción política, no sólo de los partidos sino de la política como espacio de construcción del interés colectivo. Esto se ha hundido hace muchísimo tiempo y explica este estado de fragmentación social y política en el país, que de alguna manera también se refleja en este texto constitucional que ha sido aprobado de ese modo, en el cual se establecen 9 formas distintas de autonomía política con 7 niveles de gobierno, que simplemente expresan este estado de fragmentación interna en el país y que hace muy difícil armarlo institucionalemente y ponerlo en marcha.

MHG: ¿Cuáles serían los aspectos fundamentales o los puntos más complicados para la vida democrática de Bolivia, dentro de este nuevo texto constitucional?
JLR: por un lado la forma como ha sido aprobada. Tiene muchas irregularidades con respecto al cumplimiento de la Constitución en vigencia, las leyes de convocatoria y los reglamentos. Es decir hay ahí ya algo que debe llamar la atención porque ha sido una Constitución aprobada sin el sentido de legalidad que es básico para el funcionamiento de cualquier democracia como sistema institucional. En segundo lugar no ha sido una Constitución que pudiera expresar una suerte de pacto, lo que debería hacer cualquier Constitución política de cualquier Estado, de manera que también aquí ha fallado. En una cierta idea de democracia, por lo menos cuando se trata de aprobar principios, es necesario que estos puedan ser pactados. En el recorrido mismo del texto ha habido modificaciones que se han hecho fuera de la plenaria misma, fuera de la Asamblea Constituyente y no sólo modificaciones de forma sino de fondo, de contenido. Ante estas irregularidades, en cualquier otra situación, se impugnaría dicho texto por ilegalidad. En cuanto a la filosofía del texto constitucional, está claro que es un texto fuertemente indigenizado., no en el sentido de que se reconozca que existen pueblos indígenas, que esos pueblos indígenas son nacionalidades, o que aún mas, que son naciones, porque esta es la realidad del país; sino que lo que está en la sociedad se ha incorporado al Estado, y el Estado mismo se ha declarado a sí mismo fundado sobre bases étnicas, o sea sobre 36 naciones, lo que hace singular a esta Constitución sobre cualquier Constitución del mundo. El nuevo texto constitucional refleja o expresa los clibajes étnicos, culturales. En muchos países existen “naciones” minoritarias pero no es una razón para que el Estado se defina a sí mismo como “multinacional”, es decir haciendo que las distintas diferencias étnicas constituyen la base esencial del Estado. Esta es otra particularidad: su orientación étnica que atraviesa todo el texto constitucional a partir de la declaratoria de que el Estado es “multinacional” y sus bases son étnicas, Por lo tanto declara que el Poder Legislativo también es “multinacional”, que existen dos sistemas jurídicos en el país totalmente independiente uno de otro: la justicia ordinaria y la justicia comunitaria, cuyos fallos no puede revisar absolutamente nadie, ni siquiera el Tribunal Constitucional. Se declara que el poder Judicial es “multinacional”, que el Tribunal Constitucional es “multinacional”, cuyos miembros van a ser elegidos directamente por el pueblo. Osea que habrá que organizar procesos electorales para nombrar ministros de la Corte Suprema de Justicia o del Tribunal Constitucional. Pero además van a ser instituciones que van a tener representación directa de los distintos grupos indígenas, que ya no van a entrar en un proceso de elección nacional, sino que van a ser elegidos según sus usos y costumbres. Es un texto constitucional que no parece ser muy ideable desde el punto de vista de su aplicación práctica, mas allá de su viabilidad política, pero que representa para el gobierno de Morales una victoria puesto que la Asamblea estuvo a punto de fracasar en esta segunda oportunidad y no tener texto constitucional. Estuvo a punto de fracasar porque de haber estado la oposición presente en la ultima sesión, en las condiciones en que se realizó la primera, probablemente la mayoría de la Asamblea Constituyente no habría logrado los dos tercios que se necesitaban para aprobar el texto constitucional…

MHG: Todas estas situaciones ¿fortalecen o debilitan a Evo Morales?
JLR: Por un lado lo fortalecen sin ninguna duda, con respecto a su propia gente que estaba esperando hace muchísimo tiempo que este texto constitucional los privilegie, en este sentido hay una reivindicación de una cierta idea de justicia social en Bolivia. Pero por otra parte lo distancia enormemente de la clase media boliviana, parte de la cual votó por Morales en las ultimas elecciones, lo que explica que obtuviera más del 50% de la votación nacional. Hay un distanciamiento no sólo de los sectores minoritarios y empresariales, sino de los propios sectores medios que quedó evidenciado por ejemplo, hace unos meses cuando la clase media salió en Cochabamba a enfrentarse a los propios cocaleros que entraron a la ciudad para destituir al Prefecto; o en el caso de Sucre , en las últimas semanas, donde el levantamiento en esa ciudad de la clase media hizo que la policía tenga que abandonar Sucre y la ciudad quedara en poder de esta clase media levantada. O hace dos días aquí en La Paz, en un enfrentamiento entre sectores del MAS y sectores de clase media… De manera que estas fracturas políticas importantes son seguramente el componente más vulnerable en este momento del apoyo político público al presidente Morales.

MHG: Cuando se llega a una secesión como la que se avizora en Bolivia ¿no hay nadie que pueda capitalizar políticamente hoy un proyecto alternativo y que en realidad estos departamentos no se separen y que en todo caso enfrenten en las urnas a Evo Morales?
JLR: Por un lado este descontento no está siendo canalizado por ningún liderazgo en Bolivia en este momento. Hay demasiados líderes, muchos de ellos cuestionables por su propio pasado. De tal manera que lo que hay es una oposición social muy fuerte sin ningún liderazgo visible. Ni siquiera en el Oriente, con la fuerza que tiene, con su pretensión de dominar al país, no constituye en una fuerza hegemónica, sino se atrinchera en su región. Una de las posibilidades sin lugar a dudas, es descomprimir la tensión del país a través de un proceso electoral, del referéndum, solo que este referéndum va a llegar en los próximos meses y entretanto muchas cosas pueden pasar en el camino, en Bolivia , dada la situación de extrema precariedad interna en el país. Sin lugar a dudas también lo que está ocurriendo es el fracaso de la política. No sólo no hay partidos en Bolivia sino que no se hace política en Bolivia y el gobierno prácticamente no hace política en el sentido que no tiene capacidad de aglutinamiento, de agregación de intereses diferentes para producir intereses comunes a todos los bolivianos. La política no sólo está devaluada, sino como espacio de cohesión de la sociedad ha dejado existir hace muchísimo tiempo. De todas maneras los caminos de la política electoral están abiertos, sólo que la eventualidad de un compromiso va a ser extremadamente complicado y me temo mucho que, sin que ninguno de los sectores esté apostando a la fractura territorial interna, no creo que el Oriente lo estuviera haciendo, pareciera que está tratando de atrincherarse en su propio territorio; pero desde el punto de vista de este conflicto Oriente-Occidente, probablemente si en algún momento hay un compromiso, es probable que sea sobre las bases de un proceso autonómico muy avanzado, con fuertes sesgos federalistas, porque no creo que en esto el Oriente retroceda, y el problema es lo que va a hacer el gobierno en esas circunstancias. Porque el gobierno, en la cúpula, es fuertemente jacobino, o sea fuertemente concentrador de poder. Hay dos visiones de poder que no son fácilmente compatilizables y que es una de las fuentes del conflicto político en Bolivia en los últimos tiempos…


15/12/2007