"Se hacen políticas públicas desde el sector privado”

Dr. Fernando Oris de Roa: - Asesor de la Corte Criminal Internacional de La Haya
- Miembro del CIPPEC (Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento)
- Maestría en Administración Pública en la Colegio Kennedy de la Univ. De Harvard (se graduó en julio de 2003)

- Director Ejecutivo de AVEX (Alto Valor de exportación- Empresa avícola localizada en Río Cuarto) entre otros emprendimientos empresariales

P: El empresario Oris de Roa ha hecho maravillas con todo lo que ha emprendido… en la empresa San Miguel, con los limones… ahora está con los pollos…
R: Es un proyecto avícola en Río Cuarto muy interesante porque comenzamos de cero. Donde está ahora la planta había un campo hace 18 meses y ahora hay 310 personas trabajando con una faena de 60 mil pollos diarios.

P: ¿La inversión es de U$S 42 millones?
R: Sí, es plata nuestra, porque una de las formas de reducir el riesgo país es no depender de la financiación, los proyectos que están muy financiados luego se exponen a las variaciones que tiene habitualmente nuestro país. Y como el negocio de los pollos tiene una tasa de retorno relativamente baja, hay que mitigar esa inestabilidad y uno de las formas de hacerlo es poner la plata y no depender de la financiación…

P: La instalación de un frigorífico faenador de pollos está alrededor de U$S en 2 o 3 millones…¿En qué consiste el resto de lo invertido?
R: Lo que sucede es que esto no es un frigorífico solamente. Nosotros comenzamos con una planta de incubación de huevos en General Deheza para 400 mil huevos semanales, luego tenemos 127 galpones de cría y cada galpón cuesta U$S 80 mil y alberga 22 mil pollos. Tenemos una planta de alimento balanceado para alimentar a todos los pollos. Luego tenemos la planta de faena, es una línea holandesa, la maquinaria solamente cuesta U$S 4 millones de dólares. Luego viene todo el frigorífico. Luego tenemos una gigantesca planta de vísceras y plumas, que hoy en día es muy valiosa. Y también hemos invertido U$S 2.500.000 de dólares en una planta de tratamiento de afluentes.

P: ¿Las vísceras y plumas tienen otros derivados?
R: Se elabora harina de plumas y sangre y posteriormente se envía a Chile para alimentar a los salmones. Las vísceras de pollo generalmente van a la fabricación de alimento para mascotas.

P: ¿Están exportando?
R: Recién arrancamos el 2 de julio de este año, hemos cumplido solo un mes. Estamos en proceso de pleno ajuste. La exportación propiamente dicha va a comenzar hacia fin de año.

P: En una entrevista anterior, cuando este proyecto recién comenzaba, usted nos comentó que una de las primeras cosas que hicieron fue hablar con sus competidores para asociarse…
R: Dos cosas nos dieron muy buenos resultados. Primero, hablar con los clientes, para ver si querían lo que nosotros íbamos a hacer. Viajamos a Europa, a Asia, a Chile, a Estados Unidos y preguntamos si les interesaba lo que queríamos hacer. Nos dijeron que sí. Luego les preguntamos ¿cómo les gustaría que lo hagamos? ¿Con algún tipo de maquinaria especial o algún proceso específico? Y nos dieron muchísimas recomendaciones. En segundo lugar fuimos a los competidores, les dijimos lo que nos gustaba a hacer y que creíamos que esto en Argentina estaba en pleno desarrollo. Nos dijeron que sí, y que si no nos instalábamos en el lugar donde estaban ellos y no le robábamos personal, nos ayudaban. Es el día de hoy que hablo con Joaquín de Grazia de “Granja Tres Arroyos” o Raúl Marsó de “Las Camelias” o Franco Santángelo de “Aves Soychú”, cuando tengo un problema de cualquier índole. Nuestro personal se entrenó en las fábricas de ellos. Lo que sucede es que la industria del sector tiene actualmente un 20% de lo que va a tener en 8 años. Va a crecer con los que ya existen y con los nuevos que van a venir. Es tanto lo que tenemos que trabajar en conjunto que es poco lo que tenemos por competir. Tenemos que trabajar con el sector público para que haya normas que fomenten la exportación, para que se comience a firmar contratos bilaterales y multilaterales como hace Chile. Juntos tenemos que trabajar con el sector público para que comience a haber financiación para el sector como lo hace el Bandex de Brasil. Tenemos que ponernos de acuerdo en protegernos sanitariamente…

P: En una semana con tantas miradas puestas sobre las sospechas de corrupción, hay que rescatar algo que sucedió en el incipiente Parlamento del Mercosur, en el cual se creó una Comisión de Relaciones Internacionales con el aditamento de Estrategias de gestión de Futuro. Es importante que nuestro Parlamento del Mercosur, con todas sus patas chuecas, pueda pensar desde el futuro una planificación… me parece una muy linda esperanza…
R: Una de las cosas que hay que agradecer al actual gobierno –de vez en cuando hay que acordarse de agradecer, porque sino nos hacemos mal a nosotros mismos concentrándose en todo lo malo- , es que por lo menos se ocupó un poco del pasado hasta ahora, emprolijó la cosa y deja la pelota picando con eso para que ahora venga alguien y haga algo con eso. Lo que hace falta es muchísima gestión, promoción, hace falta que nos digan a nosotros que todavía tenemos muchísimo dinero para invertir propio y de fondos del exterior, en quieren que hagamos la inversión, como nosotros le preguntamos a nuestros clientes; que haya una política de exportación si es que quieren fomentar la exportación. Una política de exportación en donde haya adecuados créditos, donde se simplifiquen los trámites, donde la Cancillería trabaje con nosotros para ubicar los productos, que se puedan financiar de alguna manera las pymes que hacen los clusters que apoyan las inversiones.

P: Usted habló con sus clientes, con sus competidores. ¿Habló con el gobierno?
R: Hablamos mucho con los gobiernos. Hemos tenido una excelente respuesta del gobierno provincial de Córdoba. Con el gobierno nacional –no es para criticarlo- todavía no entienden muy bien lo que tienen que hacer…

P: Pero hace cuatro años que están en el poder…
R: Sí, pero han tenido que ocuparse de muchos temas… Aclaro que trato de no ser crítico porque sino es tanto más fácil dejar la plata en otro lugar y dedicarse a leer el diario y decir ¡qué barbaridad! La responsabilidad del 2001 es por gente como nosotros. Hoy Argentina somos nosotros, no me puedo dar el lujo de ser un agrio e inteligente crítico del gobierno. Pienso que nos han tratado de ayudar, tienen limitaciones de programas…

P: Creo que eso ocurre cuando un Presidente se “pone al hombro” todo el Ejecutivo. Y eso trae problemas, porque es humano. Y en esto de tener una planificación que se ayude a que cada área sepa de qué se trata y que luego él decida como Ejecutivo…
R: Wiston Churchill, quien salvó a Inglaterra en la Segunda Guerra Mundial; al terminar dicha guerra, perdió la siguiente elección. Los ingleses ¿qué le dijeron? “En el momento de la guerra estábamos de acuerdo en que usted tomara todas las responsabilidades y se hacía todo lo que usted decía. Ahora, que terminó la guerra queremos progresar otra vez…” Churchill no era la persona adecuada para sentarse a dialogar, pero ¡quien le va a quitar el mérito de su gestión durante la guerra!

P: ¿Qué lo ha llevado a usted, luego de haber estudiado Políticas Públicas en Harvard, regresar a la actividad privada? Y segundo, de la oferta de propuestas políticas del oficialismo o de la oposición ¿le seduce alguna de ellas? ¿Cree que hay propuestas alternativas?
R: Con respecto a lo primero, lo que yo reflexioné mientras estudiaba es que hay un malentendido. Algunos piensan que hay políticas privadas, como la que yo estoy llevando a cabo en las empresas y luego están las políticas Públicas de las cuales se encarga el Estado o el gobierno de turno. Yo quisiera introducir un nuevo concepto, que es que se hacen políticas públicas desde el sector privado. Las políticas públicas no son exclusivas del gobierno. Cuando nosotros invertimos en una actividad de valor agregado, que da empleo, que lo hacemos a nombre personal para que se sepa quienes somos, en nuestra empresa no existen mayorías, lo estamos haciendo de acuerdo a las buenas prácticas eliminando coimas, lo negro, lo que sabemos que a veces el mercado tienta a hacer. Esta es una forma de introducir políticas públicas a través de lo privado. Cuando a través de la inversión ganamos el derecho de sentarnos en una mesa con el gobierno para decir y decirle lo que necesitamos, eso es generar políticas públicas desde lo privado. Nosotros desde el sector privado tenemos la obligación de marcar las políticas públicas, porque el sector público en realidad trabaja para todos los ciudadanos. Está en nosotros exigirles que cumplan o nos den determinadas pautas o programas…

P: Es viejísimo como el mundo lo que le voy a decir: donde hay uno que paga coimas, hay uno que recibe…
R: Exacto. Por eso yo no me rasgo las vestiduras con respecto al sector público, involucro a ambos sectores…

P: ¿Le seduce alguna de las propuestas del oficialismo o de la oposición…?
R: Eso es lo más vulnerable que tenemos. Nosotros a veces dirigimos nuestro enojo hacia el gobierno actual porque nos sentimos impotentes dado que no tenemos alternativa. El verdadero enojo hay que dirigirlo a la falta de oposición, a la falta de crecimiento intelectual, en poder, en coherencia de la oposición.

P: En una entrevista que hicimos al Lic. Kovadloff, deslicé en una pregunta una crítica al hegemonismo del gobierno. Me corrigió: “las tintas habría que cargarlas sobre la oposición, la responsabilidad que no aparece es la de la oposición…”
R: Uno dice que el gobierno actual atenta contra las instituciones. En realidad yo siento que es también responsabilidad de la oposición, al no constituirse en instituciones sólidas y funcionales, están haciendo que la democracia funcione renga o que no funcione…La oposición debe poder ganarse el respeto a sí misma.

P: Viendo lo que ocurre con el corte de rutas en Gualeguaychú, con dos o tres personas al frente de los mismos, me hace pensar ¡qué lejos está el interior de Capital Federal! Eso no ocurriría o se tomarían otras resoluciones, si pasase en la cara misma de Capital Federal…
R: Hay que seguir trabajando tratando de ver el medio vaso lleno, porque a veces uno sospecha que de tanto concentrarse en el medio vaso vacío ya casi parece una excusa para que no tengamos que trabajar tanto… Hay que seguir adelante, no hay demonios ni conspiraciones en contra nuestra. Hay que levantarse a la mañana, hablarle a nuestros hijos de valores, tener charlas abiertas sobre las cosas que funcionan mal y cómo mejorarlas…

P: ¿Usted participa de la Unión Industrial, o de otra agrupación empresarial?
R: No.

P: ¿Por qué?
R:… No sé por qué…

P: Cuando yo lo conocí y era dirigente de “San Miguel”, usted me dijo que en este país teníamos una política en donde los industriales a los cuales no les iba tan bien, ocupaban posiciones dirigenciales desde lo presidencial, que eso no estaba bien… que los exitosos tenían que estar ahí…
R: En este momento estoy absorbido por todo lo que implica poner una empresa en marcha… tengo 54 años, me idea es a los 60 años ser funcionario público. Funcionario público en representación del sector privado o del sector público… El área de mayor interés, en términos de recursos humanos, para mi está ubicada en los chicos entre 25 y 35 años. Jóvenes, profesionales o no, pero gente que recién entra en el ámbito laboral, que alomejor tiene una novia, o se casó y tiene un hijo. Ese es el sector que me parece necesita mayor atención de parte nuestra en tratar de explicarle de qué se trata, cómo se progresa. Tienen una enorme angustia en saber cómo ganar dinero para mantener su familia, que futuro tendrán. Mucho del dinero que nosotros invertimos; usted como periodista, y muchísimas personas más… debemos acordar en hablar con esos chicos para tratar de llenarlos de una ilusión que tenga sustancia…

P: En ese sector ¿le costó encontrar mano de obra calificada?
P: Para nada. La edad promedio en Avex es de 31 años. Son sumamente permeables en esa edad, buscan gente grande como nosotros…

P: Hablando con el sociólogo Marcelo Urresti por qué hay un desentendimiento aparentemente importante de este franja etaria para con la política, él nos decía que hay que hacerlo participar, a partir de allí tendrán protagonismo, porque la responsabilidad se adquiere cuando se confiere…Usted está haciendo eso…
P: Claramente. Toda esta empresa se hizo con chicos de 25 ó 26 años durante los primeros dos años. También tomamos personal más experimentado que nos llevó el promedio a 31 años. Para mi lo importantes es acordarnos que durante la semana tenemos que hablar con una o dos parejas jóvenes, o profesionales jóvenes, ir a las universidades a dar nuestra conferencia, quedarnos media hora más para charlar con aquellos que vienen y nos dicen: me gustó mucho, sin embargo en mi caso…”En mi caso… es importante escuchar su caso…”





11/08/2007