“ Los Estados que funcionan, no mienten”

Dr. Ricardo López Murphy: - Candidato a Presidente de la Nación. Comicios electorales octubre 2007
-Economista y político argentino
-Asesor Académico del Instituto Argentino Económico de Finanzas –IAEF.

-P: ¿Lo presento como candidato a Presidente?
R: Sí, por supuesto...

P: ¿Usted reúne la centroderecha, tiene pensado otras alianzas?
R: Nosotros vamos a reunir el espacio moderado de los que creen en el Estado de Derecho, en una sociedad abierta, integrada al mundo, respetuosa de sus vecinos. Con un Estado eficaz y activo en cumplir con sus deberes, es decir un Estado de alguna manera como lo es Chile, Uruguay. Si usted quiere como el de Brasil y el de los países desarrollados del mundo. Yo aspiro esto para Argentina. No un Estado que niega el Holocausto, con gente que le atribuye los atentados a las propias víctimas. Un Estado que vuelva a la sensatez…que no sea delirante.

P: ¿Podría emparentarse con la línea francesa de Sarkozy?
R: Sí. Pero soy más moderado que Sarkozy.

P: Considero que hay que empezar con los temas fundamentales. La inversión en el año 2006 en Argentina no fue buena…
R: Es verdad. Es uno de los temas que nosotros resolveríamos de una manera muy sencilla, como lo hace Bachellet, Lula, Tabaré; ¿qué es lo que hacen y por qué la inversión cae en nuestro país, cae mucho en Venezuela y aumenta en nuestros vecinos ? Porque esos países ofrecen seguridad jurídica, ofrecen una justicia independiente, ofrecen reglas estables. No inventan chivos expiatorios. Por ejemplo: cuando hay escándalos de corrupción con fondos públicos, como el caso Skanska, no dicen que es un problema entre privados. Es decir los Estados que funcionan, no mienten. Se necesita independencia judicial, o sea las reglas que están previstas en la Constitución Nacional…

P: Recordemos que nuestro país ha firmado junto a Chile, Brasil y los grandes países del mundo en el año 1997, la adhesión a la campaña antisoborno, anticorrupción, tenemos el instrumento…
R: No sólo tenemos el instrumento, sino que sería muy sano para el país tener reglas que no dieran lugar a los escándalos, acá no es solamente el escándalo de soborno, de las facturas truchas; sino que el escándalo más grave que se está armando un sistema que el año que viene va a tener como cinco mil millones para gastar. Hoy el diario La Nación publica dos notas que son increíbles: una de ellas dice que el costo de los gasoductos ha bajado de U$S 3.500 a U$S 2.500 millones, porque se ha descubierto el tema de las coimas ¿a usted le parece razonable que no pase nada en este país con esta noticia? La denuncia de Skanska la hicimos nosotros, usted sabe que Recrear no es de hacer denuncias al boleo, nosotros cuando vamos con una denuncia es porque ha pasado algo muy claro, muy transparente y muy escandaloso. Nosotros hicimos las denuncias de dos casos: Skanska y Greco. Son dos casos monstruosos y le puedo asegurar que cuando se investiguen, y espero que así sea, va a quedar develado ese estilo de gobernar del Estado que nos ha generado este fenomenal atraso como sociedad. Y la otra noticia es del día de ayer, y se refería a que el gobierno reconoció que gastó poco en el mantenimiento de los aviones militares, por lo tanto destinaba una parte adicional para radares… Los problemas de no invertir en el mantenimiento de infraestructura, son problemas que nos cuestan vidas…

P: Usted nos decía que el eje para que vuelva la inversión es tener una Justicia independiente…
R: En principio necesitamos eso. Y segundo una acción sensata en materia económica donde haya incentivos correctos, donde usted no compre a U$S 5 el gas y lo venda a 0,40 cvos., estas cosas no permiten funcionar correctamente y razonablemente a una sociedad.

P: ¿Cómo Presidente avanzaría sobre una Reforma Impositiva?
R: Yo he dicho que somos el único sector que propone rebajar impuestos. Creemos que Argentina tiene un sistema impositivo al estilo sueco, y servicios públicos haitianos. Es una combinación intolerable. En materia impositiva proponemos primero bajar los impuestos al trabajo. Con el nivel de informalidad y de trabajo en negro que hay, no podemos cobrar los impuestos al trabajo que se están cobrando. Necesitamos desesperadamente que las Pymes contraten trabajadores en blanco. Eso va a mejorar la distribución del ingreso, los servicios sociales a las personas empleados, la competitividad de las pymes y le va a permitir integrarse a los circuitos formales. No podemos vivir como vendedores ambulantes. Esta es la primera cuestión. La segunda cuestión es basta de impuestos extravagantes. El impuesto a los cheques que tiene Argentina no lo tiene ningún país. Proponemos algo sencillo: ponerlo a cuenta de Impuesto a las Ganancias, o sea usted lo va a seguir pagando pero lo va a usar como anticipo del impuesto a las Ganancias. Si usted cumple con el impuesto a las Ganancias vamos a aliviar la carga, pero si usted no cumple, le vamos a retener la carga con el impuesto al cheque. Es una forma de incentivar el cumplimiento impositivo. Y de facilitar y hacer positivo este esfuerzo sobre todo, por razones fiscales, vamos a comenzarlos en forma y tramos graduales. Este mecanismo va a tener un impacto enorme en la formalización de la economía.

P: ¿Hoy por hoy el impuesto al cheque lo paga todo el mundo, los que tributan y los que no tributan ganancias?
R: El nivel de ingreso que usted tiene que tener para poder acceder a una cuenta corriente en un banco, yo diría que si no paga Ganancias, ahí hay algo para investigar…En el caso de contribuyentes con menores ingresos, generalmente pagan un impuesto muy pequeño a las Ganancias. Con el sistema que yo propongo ese impuesto estaría pagado con el impuesto al cheque y le devolveríamos dinero…O sea si usted paga poco impuesto a las Ganancias con el sistema que proponemos le devolvemos el impuesto. Es una propuesta moderada, y además para ir bajando los impuestos, porque creo que son exageradamente elevados…

P: La candidata oficial, no sabemos si lo será finalmente, pero así se perfila, la senadora Cristina Kirchner; ha dicho en Venezuela que bajaría el IVA.
R: Yo no bajaría el IVA. Porque el IVA es un impuesto de los más razonables que tenemos, es el impuesto que más favorece a la producción argentina, porque es el impuesto que se le cobra a las importaciones cuando ingresan por el total del valor de las importaciones. Lo que hay que bajar son los impuestos que nuestros competidores no pagan, por ejemplo el impuesto al cheque no lo pagan los que compiten con la producción y el trabajo argentino; el IVA sí lo pagan. Nosotros estamos dispuestos a ir a un debate, y vamos a hacer un debate con docencia. Yo admiro a nuestros pro-hombres como Sarmiento y Alberdi porque eran muy preparados, llegaban a sus funciones con los temas perfectamente estudiados. Otro ejemplo es Carlos Pellegrini, quien sabía perfectamente de lo que estaba hablando. Nosotros esperamos, como Arturo Frondizi, llegar al poder dándole al país la certeza que quienes llegan al gobierno saben perfectamente qué hacer.

P: Cuando usted asumió en el 2001 como Ministro de Economía anunció recortes administrativos, fundamentalmente en la educación universitaria. Anuncio que provocó protestas y su posterior renuncia. En la plataforma de su candidatura hoy, el tema de la educación ¿cómo lo trata?
R: Un tema que sería apasionante discutir en la campaña, sería el episodio de marzo de 2001. Ese episodio ha sido manipulado y yo he sido estigmatizado por ese episodio. En realidad la reducción –en momentos de una gravísima crisis- que le propusimos al país fue del 6%. La devaluación hizo una reducción de los presupuestos educativos en los gobiernos de Duhalde y de Kirchner, de casi el 50%. El problema de una discusión abierta, que tanto el presidente Kirchner o su esposa han rehuido, es porque ellos saben que si vamos al debate y yo muestro los números, el debate se terminó. El estigma se terminó y todo el mundo va a decir cómo han mentido sobre los esfuerzos que hizo López Murphy para evitar que ocurriera lo que ocurrió en diciembre del 2001. En cuanto a lo que proponemos en el tema educativo, hay que mejorar sustancialmente la calidad del servicio, ¿qué quiere decir eso? En primer término asegurar que lo mínimo que hoy se da -180 días de clase y cuatro horas por día de clase- lo podamos cumplir.

P: Decíamos días atrás que este es un país un poco ilógico, porque si bien los docentes tienen bajos ingresos o no acordes a lo que se les debiese pagar; también es cierto que hay 3 ó 4 docentes reemplazantes, cosa que no pasa en la actividad privada. ¿Qué haría con ésto?
R: Vamos a hacer un replanteo integral del sistema educativo. Primero porque vamos a adherir a Argentina a todos los sistemas mundiales de medición de la educación. La clave de la performance de un sistema educativo es que usted lo pueda medir. Si usted no lo puede medir no lo puede reformar. Queremos que esa medida sea la práctica. No vamos a inventar nada nuevo. Vamos a tomar los exámenes que se toman a nivel internacional que en Argentina se han dejado de tomar por una razón inconfesable: quedamos en el fondo de la tabla. Lo que yo quiero es que descubramos los problemas de los chicos no cuando están por ingresar a la Universidad, sino antes. Y sepamos a tiempo qué es lo que está ocurriendo. Y al mismo tiempo de saber lo que está ocurriendo, podamos ver a lo largo del tiempo una marcada mejora de los indicadores educativos como ocurre en Finlandia, Suecia. En estos países nórdicos se ha invertido un esfuerzo enorme en generar alternativas e incentivos en materia educativa. Donde el Estado financia y regula y se busca que el prestador que lo hace esté en condiciones de obtener mejores resultados. Vamos en línea a buscar el sistema que nos permita encontrar la calidad del sistema educativo argentino, alcanzando los mejores niveles de América Latina, como lo teníamos hace cuarenta años y volver a poder lidiar con los países europeos como lo hacíamos en la Argentina de los años ´20. No estoy pidiendo nada excepcional, es volver a tener el sistema educativo en el que yo me eduqué. Yo siempre fui a escuelas de gestión estatal, tanto en la primaria, en la secundaria y en la Universidad. Yo recibí en mi país, en mi patria, una magnífica formación educativa. Nosotros tenemos que poder volver a tener ese sistema educativo. Esto implica que no haya los abusos que usted mencionó en la pregunta, vamos a pagar el mérito y el esfuerzo del que trabaja. No al que no trabaja.

P: En cuánto el tema energético ¿qué piensa hacer? Haciendo un cálculo, si mantenemos esta dependencia de gas con Bolivia, lo que resulta para Argentina montos de U$S 2.000 a U$S 3.000 millones anuales, podríamos tener nuestras propias centrales.
R: Hay que volver a reponer el incentivo para los productores nacionales. Nosotros no podemos comprar a Bolivia en 5 y pagarle a los nuestros 1,5. Eso no es sensato. Vamos a tener que volver a una regulación inteligente en materia energética, una regulación que refleje los costos. Hay que tratar de no desafiar la ley de gravedad en materia energética. Hay una atención extraordinaria en encontrar sustitutos del petróleo y fomentar energías sustitutivas. En Argentina eso no pasa porque subsidiamos fuertemente el consumo de petróleo y de gas, eso es un error enorme en materia asignativa, en materia de medio ambiente y en materia de futuro crecimiento de nuestro país. Hay que crear las condiciones para que se pueda volver a invertir en el sector privado. Argentina ha llegado a tener el mejor sistema eléctrico del mundo. Hay que volver a tenerlo. No es una cosa mágica. Yo sé como hacerlo: hay que poner las regulaciones que hacen que los sistemas eléctricos funcionen correctamente.

P: ¿Está de acuerdo con el biodiésel?
R: La Argentina es uno de los potenciales productores y probablemente más potente que Estados Unidos y Brasil. Está en nuestros intereses. La Argentina tiene que defender sus intereses. Poder promover la producción de aquellos sustitutos de la energía que además nos favorecen enormemente a nosotros. Vamos a seguir una línea diferente a los disparates de Chávez y Castro, que es como decirle a Chile: no usen el cobre, o España: dejen el Plan Turista. Pero se dice, y se repite, y se abusa de estos conceptos. Esto va a formar parte de nuestra Política Exterior: basta de decir y escuchar disparates.

P: ¿Está de acuerdo con el cambio que se ha introducido en el sistema jubilatorio, en cuanto a la posibilidad de volver al Estado?
R: En el tema del sistema jubilatorio argentino, el gobierno está incumpliendo la principal cuestión que está en juicio, la cual es que al conjunto de los jubilados no se le ha reconocido el ajuste que estableció la Corte Suprema de Justicia. Sabemos que nuestra Constitución, en el artículo 14 Bis dice que las jubilaciones deben ser móviles. Ese no era un problema grave hasta diciembre del 2001 porque teníamos deflación. A partir de diciembre de 2001 hasta mayo de 2007, hemos tenido más del 100% de inflación con la cosmética del gobierno; y no se les ha reconocido, se les ha dado un 15%. Por eso la resolución de la Corte Suprema, la actual, la que nominó Kirchner, lo intimó a que procediera a realizar el ajuste. El Presidente contestó cero. La verdadera demanda que había sobre el sistema jubilatorio era respetar la Constitución y la ley. Si usted me dice si yo creo que volver al régimen de reparto es una buena idea, a mi no me parece una buena idea. Porque ese sistema ya fracasó, llevó a la crisis que llevó. Y va a volver a fracasar, en el corto plazo eso no se nota porque ahora están recuperando recursos. Otro problema es la gente que se jubiló y nunca aportó. Los jubilados que aportaron y pagaron no le reconocemos los ajustes por inflación. Y a los que no pagaron le damos una jubilación sin aportar. No es razonable. Yo estoy de acuerdo que a la gente que ha llegado a la ancianidad y no tiene ningún tipo de ingreso, hay que buscarle una respuesta. Pero esa respuesta no puede ser liviana y demagógica como la que se adoptó en este caso, en donde ha entrado gente de mediano y altos ingresos. Esta debió ser una respuesta para la gente que no tiene recursos. La Argentina debe reconocer el mérito y el esfuerzo. Si usted aportó, tiene que cobrar. Si usted no aportó, no puede cobrar lo mismo que el que no aportó.

P: Si es Presidente, ¿va a mantener estas nuevas jubilaciones?
R: Por supuesto. Un Estado requiere continuidad en las reglas y no se puede ir para atrás. Yo no voy a ir en contra de personas, muchas ellas, que están en estado de gran vulnerabilidad. Yo digo que de ese millón doscientos de nuevos jubilados, hay muchas personas que no tienen ese estado de vulnerabilidad. Yo creo que a aquellas personas en estado de vulnerabilidad, un Estado serio tiene que atenderlos.

P: Es lo mismo que pasa con el tema universitario. No es lo mismo aquella persona que no puede pagar, que aquella que usa la Universidad pública pudiendo contribuir mediante una cuota…
R: Este es un tema que me ha costado mucho disgusto y polémica. Yo coincido con usted. La política social del Estado es para subsidiar a los pobres, a los vulnerables. No es para subsidiar a los ricos.

P: Nos encontramos con una situación inédita en Argentina donde el 50% de los asalariados son pobres… recordemos que no hace mucho tiempo atrás quien conseguía un empleo obtenía el pasaporte a dejar de ser pobre.
R: En este sentido, me parece, podemos marchar hacia otros sistema de incentivo. En vez de dar subsidios para no trabajar, dar subsidio a los que trabajen para que mejoren su nivel de vida. Hagamos de la ética del trabajo el eje de nuestro trabajo y de nuestra campaña. Al que trabaje, lo ayudamos.

P: ¿Es más fácil hacer campaña electoral en Francia que en Argentina?
R: El tema está en la transparencia, como por ejemplo en todos estos temas difíciles que hemos hablado, yo creo que es fácil tomar una posición sincera. El Estado tiene que tener una regla y la regla tiene que ser una suerte de Robin Hood, el Estado debe tomar de los sectores de más ingresos para dar a los de menores ingresos. Y va a atenuar y amortiguar y crear las condiciones de igualdad de oportunidades propia de una sociedad moderna.

P: Vimos días atrás que los números de nuestra economía, manejados por un Indec que no nos merece confianza, lamentablemente; han cerrado con una inflación del 0,7% en este mes. Lo cierto que la inflación está y está contenida a fuerza de “palos”y de Moreno, quien también está fracasando… ¿qué va a hacer usted?
R: Lo primero que vamos a hacer es restablecer la independencia del Indec y de los servicios civiles del Estado. Estos servicios civiles deben ser ocupados por funcionarios de carrera. Funcionarios que puedan trabajar en diferentes gobiernos, se llame el presidente Kirchner o López Murphy. Funcionarios que sean funcionarios del Estado, que aseguren las mejores prestaciones. Hay que terminar con la manipulación de los servicios civiles para manejar los datos y dañar la credibilidad y la fe pública. En materia de inflación hay que hacer lo que hace Chile, Uruguay, Brasil, tener políticas consistentes que induzcan a la baja de la tasa de inflación. Argentina tiene una tasa de inflación muy alta. La inflación es el peor impuesto para los pobres. Si usted quiere jorobar la distribución del ingreso de un país, genere alta inflación. Argentina era un país relativamente igualitario hasta que empezó a abusar desconsideradamente de la inflación. Y al hacer esto, Argentina destruyó a la clase media y sumergió a los pobres en una situación sin retorno.

P: Santa Fe integra una región agropecuaria, ¿cuál es su propuesta para este sector?
R: La apuesta va a ser a la producción. Y esto no es una postura. Es una apuesta sincera. Hablábamos de reducir impuestos. Y los que hay que reducir son los impuestos a la producción. Por ejemplo: la industria láctea y sus derivados, ha sufrido una agresión desconsiderada y desmedida por parte del gobierno. Esas actividades son las que más mano de obra ocupan, son las actividades más competitivas con la soja. Haber destruido todas esas actividades con impuestos y con enormes controles de precios, lo que ha llevado a una cesación de pagos a las empresas del sector, da una idea de lo erróneo de la política que ha llevado adelante la gestión de Kirchner. En esta línea vamos a darles a los productores argentinos la posibilidad de competir a precios internacionales. Hay que hacer una economía abierta y competitiva.

P: En el último presupuesto nacional hay un gran subsidio a grandes empresas. ¿Qué haría ante ésto?
R: Repito: los subsidios van a ser para los sectores pobres y vulnerables de la sociedad. Se acabaron los subsidios que generen un país artificial. Se viene la Política Competitiva, en mi gestión va a ver transparencia y competencia, no clientelismo y paternalismo. En el sistema económico vamos a hacer un infierno para el capitalismo prebendario. La idea que todo el mundo está contento con todos lo subsidios para los privilegiados, para los que están cerca del poder. El Estado no va a subsidiar a los ricos.-

P: ¿Apoyaría a la ciencia o se apoyaría en la ciencia?
R: El desafío del mundo moderno es ser capaces de integrarnos a las corrientes mundiales, y no solo en la ciencia, sino en las artes, en la cultura. Lo tenemos que hacer con la misma energía que lo hicimos en el pasado. Visitando días atrás la Universidad de Harvard, usted sabe que dos Decanas de esa universidad, son profesoras argentinas. La Decana de Humanidades contaba como Borges se globalizó, para darle una idea de la importancia de la cultura. En la tarde anterior, el estudiante de Harvard que nos mostró la Universidad y los edificios, nos decía que tenía que preparar su examen del día siguiente que versaba sobre “Facundo: civilización y barbarie”. Cuando terminó su exposición la Decana de Humanidades de Harvard, le dije: “fíjese que paradoja, nosotros que vivimos en la Argentina, y los dos escritores que son el centro de estudio de los países desarrollados y de los centros especializados del mundo, son los más criticados en nuestro país”. Lo que digo es que con la ciencia en nuestro país vamos a homologarnos con el mundo. Vamos a acercarnos al mundo. Y crear un programa que nos permita cerrar la brecha tecnológica. La idea es que vamos a tener que invertir en Ciencia y Tecnología un poco más del punto del PBI. Históricamente hemos gastado 0,3 ó 0,4. Tenemos que ir a un esfuerzo enorme de calidad y sobre todo de acercamiento de la brecha tecnológica. Esto va desde las Ciencias Duras, de la Investigación Básica, hasta la Aplicada, la tecnología y no hay que olvidarse de la Cultura de las Artes. No hay que olvidar que Argentina ha sabido estar muy integrada al mundo y me parecería fantástico que mi país esté bien referenciado por la calidad de su cultura, de sus escritores, por la calidad nacional de su arte.


P: ¿Quién gana en Capital Federal en las próximas elecciones de junio?
R: Va ser una elección muy compleja. Yo creo que el candidato del gobierno nacional no pasa a la segunda vuelta. Y eso es una noticia formidable para el sistema político argentino, porque frente a una hegemonía enorme, ese resultado se va a dar de bruces con eso. La segunda cuestión, creo que el gobierno más eficaz y eficiente es el de nuestro Coalición de Propuesta Republicana, que lleva como candidato a Macri. Creo que haríamos un mejor gobierno que la Coalición Alternativa, me parece que va hacer una competencia entre la primer y segunda vuelta para “alquilar balcones”




05/05/2007