“Hay diferencia entre hacer gestos y gestionar…”
“Hay diferencia entre hacer gestos y gestionar…”


Dr. Roberto Lavagna: - Economista y político argentino, ex-ministro de Economía y Producción de este país.
- Fue embajador ante la Unión Europea, la representación argentina ante la Organización Mundial de Comercio y otras agencias europeas de las Naciones Unidas
- Candidato presidencial. Comicios electorales año 2007

13 de enero de 2007

P: Hablemos a futuro: ¿qué pasará con la Argentina si sigue gobernada por cualquiera de los Kirchner, y que pasaría con la Argentina si es gobernada por Roberto Lavagna?
R.: Nosotros hemos pasado después de la crisis del 2001 por distintos períodos. Un primer período muy duro, muy conflictivo, hasta el momento de la reestructuración de la deuda. A partir de allí Argentina recuperó enormemente prestigio, su papel en el mundo, quedó a las puertas de entrar en un período nuevo de participación activa sobre todo en los temas regionales, pero también en algunos globales. Lamentablemente todo eso se fue perdiendo, en particular después de la elección del 2005, porque nuestro gobierno cambió su política y se fue acercando a Chávez, más el tema de las papeleras, más el conflicto con Chile… eso fue desdibujando nuevamente la imagen del país. Yo creo que estamos en condiciones excelentes de, junto con Chile, Brasil y Uruguay, jugar un papel muy importante en América Latina y hacernos escuchar a nivel internacional.

P: ¿estamos aprovechando realmente la oportunidad económica espectacular que el mundo brinda?
R: efectivamente hoy hay una gran oportunidad, pero como muchas cuestiones económicas son independientes de la visión política del país, pero muchas no lo son. Muchas operaciones se deciden en función a la posición del país en el contexto internacional; de hecho se conocieron estos días datos de Naciones Unidas que muestran que, la inversión extranjera en el país para el año 2005 fue del orden del 25% mayor, de lo que fue en el año 2006. 2006 fue en para nosotros en el tablero internacional un mal año, por los conflictos regionales. Eso hay que corregir. Hay que volver a tener una Argentina que sea normal en la esfera internacional, que no utilice los temas internacionales para política interna, porque eso después tiene un costo muy alto.

P: Ya que usted habla del tema de la inversión y que el año 2006 no fue bueno, creo que estamos en una inversión del 21% del PBI ¿esto indicaría que no vamos a poder creciendo a un 9%?, la lógica indica que con un 21% del PBI el crecimiento debería ser de un 4 ó 5%. ¿Qué piensa hacer Lavagna presidente sobre eso?
R: lo que hice siendo ministro. Usted sabe que cuando me tocó asumir mis función la tasa de inversión era del 10% y algo más, pero no llegaba al 11%. Luego fue creciendo paulatinamente a medida que se resolvía la crisis, hasta llegar a los niveles del orden del 20 al 25%. Hay que seguir generando estímulos, no solo para los de afuera, hay que generar estímulos para y sobre todo los de adentro. En ese sentido, estando en el ministerio presenté una un proyecto de ley, el cual creo que es revolucionario: cero impuesto a las ganancias para empresas de todos los sectores de la industria, del agro, de los servicios, etc., que reinvierta sus utilidades y se expanda y cree trabajo, todo esto de manera automática. Este proyecto no prosperó, no tiene nada de demagógico, porque no lo hizo un candidato sino un ministro en funciones, fue aprobado por Diputados con apoyo masivo, y lamentablemente duerme hace un año y medio en el Senado donde desgraciadamente el gobierno tiene la mayoría como para pararlo o frenarlo.

P: Hablando del modelo de desarrollo, ¿avanzaría o no sobre una reforma impositiva?
R: Sí yo lo haría, pero de otra forma. Cuando uno se reúne con sectores empresarios, todo el mundo dice: Reforma Impositiva. Este es el único punto de acuerdo de todos, porque dos minutos después cada uno tiene su reforma impositiva. Algunos, generalmente los sectores conservadores quieren más impuestos indirectos; los sectores más populistas quieren desentenderse de todo lo que tiene que ver con superávit fiscal, con la recaudación fiscal, que hay que bajar impuestos. Lo que no hay que hacer es lo que ocurrió en el año 2006. En ese año la presión tributaria subió un poco más de medio punto del PB (0,6%) y ese mismo año el superávit del gobierno disminuyó. Esto es un indicador de más impuesto con más gasto, eso es más estado metiéndose en algunos temas que no tiene que tocar: toma participaciones accionarías en Aerolíneas, en Aeropuertos, en ferrocarril Belgrano, hacerse cargo de las inversiones en Aguas, esa suma de decisiones aumenta el gasto donde debe, al mismo tiempo baja el superávit, y encima cobra más impuestos…

P: ¿Cómo haría usted una reforma impositiva?
R: hay que hacerlo a medida que va aumentando, y hace 5 años lo está haciendo, hablo del impuesto a las Ganancias. Este impuesto directo hay que ir reduciéndolo incluyendo a las pymes que reinviertan utilidades, generando una corriente evitando la evasión que genera muchos desniveles. Sobre la evasión se avanzo mucho hasta el 2005. Toda esa recaudación mayor de ganancias de capitales, de origen financiera va a ir permitiendo bajar el impuesto al valor agregado en los alimentos.

P: Santa Fe es una provincia muy agrícola. , muy sojera, usted apoya las retenciones, pero este número del 27% aquí se considera muy excesivo… ¿Cómo ve la aplicación de estas retenciones, especialmente en el tema de la soja?
R: todo el tema del campo se viene tratando con un alto contenido ideológico, en consecuencia con un altísimo grado de conflicto. Fíjese lo que ocurrió con la carne, no hay ninguna medida de corto ni mediana plazo. Lo mismo pasa con la soja, no se trata de un punto más o dos puntos menos. Se trata de cuál es el mecanismo de medio plazo que asegure que va a haber una producción mayor y al mismo tiempo atender a los consumidores de una manera mas firme. Le doy el ejemplo de la carne que es el que nosotros hemos estudiado en profundidad y es el que interesa a santa fe por la profundidad y por los frigoríficos que hay en Santa Fe. Junto Javier González Fraga nosotros hicimos un programa, porque sino cada seis meses vamos a tener una crisis de la carne. Hay que implantar diez millones de hectáreas de pasturas, hay que retener un poco más de 5 millones adicionales de vientres, hay que usar 4.800 millones toneladas adicionales de fertilizantes y eso en un proceso de 5 años, lo que va a permitir pasar de los 48 ó 50 millones de cabezas de stock a 71 ó 77 millones. Esto es lo único que va a resolver el problema de la carne.

P: usted habla sobre el futuro, del modelo de desarrollo, sobre la planificación. En cuanto al tema de la energía, según los entendidos, es para el próximo gobierno la peor aliada y a la que mas necesita, dado que según estudios realizados si el gobierno hiciese las obras que ha anunciado, en el mejor de los casos a partir del sexto año de ahí para adelante mejoraría el panorama. ¿Usted qué tiene pensado sobre este tema?
R: Este tema pone en evidencia el enorme déficit de gestión que hay en algunos ministerios y en algunas áreas del estado. Las dos centrales que se van a construir, fueron anunciadas en marzo del año 2004 y deberían estar terminadas y funcionando en el tercer trimestre del año 2006. ¿Sabe cuando se contrataron efectivamente? En el cuarto trimestre, en octubre del 2006. Se contrataron después del momento que se anunció que debían estar funcionado. Esto pasa en diversas áreas del Estado. Entonces después usted está ante el hecho consumado. Hoy vamos a tener, cualquiera sea el que gobierne, dos años o dos años y medio hasta que las obras se terminen, suponiendo que de aquí en más no haya ningún retraso administrativo adicional, o sea hasta finales del 2008. Mucha de las cosas que se hacen, que suenan bien para salir en los diarios, y hacer un anuncio, si después no se ejecutan terminan teniendo un costo adicional mayor…

P: si mantenemos esta dependencia con el gas de Bolivia, nos puede llegar a pasar lo que Chile con Argentina, estamos hablando de montos grande, U$S 2.000 ó 3.000 mil millones anuales que podríamos aplicar para centrales nucleares, hidráulicas… ¿usted que tiene pensado con respecto a ésto?
R: le estamos pagando el U$S 5 dólares el millón de BTU a Bolivia, e internamente a los productores locales se paga por debajo de los U$S 2, resulta que pagamos tres veces más que al productos del exterior sobre el local. Eso lo dice todo. No hay ninguna razón de no reconocer por la producción incremental al productor local, exactamente lo mismo que al extranjero. Y eso crea trabajo, inversiones y corta la dependencia extrema que es riesgosa, como se ve en el caso de Chile, como se ve en el caso de Europa con respecto a la Federación Rusa, Alemania lo está viviendo…

P: un tema nos lleva al otro, son los grandes temas. La inflación cerró a menos de un dígito a “fuerza de palo”, para decirlo en bruto. ..
R: por eso la población argentina descree de todas las encuestas. Hay una proporción de 9 de cada 10 habitantes argentinos (90%) que no cree en estos números que son dibujados a los fines estrictamente políticos…

P: Ante ésto, Lavagna Presidente, se va a encontrar con un problema más que es la inflación, ¿qué hacemos?
R: hay muchas cosas que se pueden hacer. Vuelvo a una que yo le señalé, ¿qué sentido puede tener en un contexto en el cual usted tiene presiones inflacionarias, que el Estado a través del gasto agregue presiones inflacionarias? Que este año , como decíamos , haya gastado más, disminuido el superávit, o sea echado un poco más de leña al fuego, para colmo gasto no dedicado al Hospital de Clínicas, al Hospital Francés, por citar ejemplo de hospitales que están en conflicto, sino para ser socio minoritario, yo diría el socio bobo en Aerolíneas, Aeropuertos, en los ferrocarriles…

P: usted habla de los $ 37 mil millones, el 38%, que este año se aprobaron alegremente en el Presupuesto destinados a empresas que indudablemente no lo necesitaban…
R: Efectivamente. Entre las muchas cosas que pueden hacerse, una de ellas es que en un momento en que hay una alta actividad económica, que el Estado no se meta echando leña al fuego provocando mayores presiones inflacionarias… Hay cosas que hay que hacer a mediano plazo, el tema de la carne sólo se arregla si hay un aumento del stock ganadero, cosa que no puede hacerse por decreto, cosa que no puede hacerse de hoy para mañana, que requiere un plan al estilo del que le esbocé. De todas maneras, como en el caso de la energía hay un tema más amplio que la energía, que es la diferencia entre hacer gestos y hacer gestión, yo le diría que en el tema de la inflación y también hay un tema de orden general. Todos los temas están siendo abordados pensando en las tapas de los diarios del día de mañana… entonces hay que levantar la vista, la mirada, tener una visión de país. No hubiésemos salido de la crisis del 2001 pensando en el día a día, no se puede trabajar pensando en el destino de un pueblo o país sin levantar la mirada…

P: tiempo atrás conversando con el Dr. Tomás Moulian, quien fue precandidato a presidente en Chile, él decía que el problema de los gobiernos en general, es que cuando llegan al poder, aún aquellos que llegan con planificación, es que cuando se enfrentan al poder real, que es el económico, se termina arreglando porque dicho poder no permite las grandes transformaciones. Usted fue ministro de Economía, usted negoció con el FMI... ¿hasta dónde se puede y hasta dónde no?
R: si yo hubiera partido de aceptar esta idea, que no comparto en absoluto, no hubiéramos sido capaces de hacer una reestructuración de la deuda que es considerada a nivel internacional un ejemplo, un caso de estudio, con una reducción del 75% del valor nominal de la deuda. Yo no comparto este concepto ni respecto de los poderes externos ni de los poderes internos. Hay que tener un poder tranquilo, si usted prepotea, si usted los crispa permanentemente, es posible que decidan enfrentarlo con la misma dureza.

P: esto habla muy bien de usted, pero usted se fue porque el lobby de la construcción pudo más que usted…
R: no, son versiones periodísticas. Tuvimos una charla muy franca con Kirchner, él interpretó el resultado electoral de una forma, para mi incorrecta, él quería cambiar la política y los cambios fueron grandes en materia económica, en materia institucional, y grandes en materia de relaciones internacionales. No hay que agarrarse de un hecho individual, aislado, que puede haber tenido 5% de influencia del motivo central que fueron los cambios de políticas que yo no comparto, y que por eso estoy ahora intentando proteger lo que hicimos entre todos, y luego entrar en una etapa para pensar en el país a mediano plazo

P: ¿Usted está trabajando solo, o con otras fuerzas políticas?
R: primero que nada con la sociedad. La posibilidad de una candidatura fue surgiendo a partir de la sociedad, después hay estructuras políticas que se van incorporando, pero lo más importante de todo son organizaciones de la sociedad, que se manifiestan comprometidas con el proyecto…

P: ¿Por qué el 50% de los asalariados son pobres?
R: por alguna de las cosas que decíamos anteriormente, y eso ya no es una cuestión ligada exclusivamente a la actual administración. Desde mediados de la década del 70 Argentina dejó de ser el país que era: un país en donde uno podía asegurar, sin equivocarse, que los hijos iban a poder vivir mejor que los padres. Era un país con sus problemas, pero en proceso de permanente progreso, con movilidad social, con integración de la sociedad con una clase media importante. Todo eso se fue perdiendo con gobiernos militares, con una acumulación de una deuda enorme, no hay ningún país del mundo que entre 1975 y el 2001, que es el momento de la crisis, haya acumulado una deuda como la que tuvo Argentina. Eso fue erosionando la base social del país. Por eso cuando digo mirar al país en el mediano plazo, lo central no es ocuparse de ser socio minoritario en alguna empresa que no tiene ningún valor estratégico, lo central es poner todos los recursos en el área de desarrollo social y humano, que incluye la educación, la salud, la vivienda, en definitiva la distribución del ingreso que puede resumir todo lo dicho. Esa es la etapa que venía una vez normalizada la economía, pero en lugar de entrar a ese proceso, se produjeron cambios de políticas hacia un populismo que dura mientras dura la caja…

P: El Dr. Badeni, nos manifestaba refiriéndose al tema del pedido de extradición de la ex presidente María Estela Martínez de Perón, que estamos en una camino cercano a la autocracia…
R: Basta de teatro, basta de montar obras para distraer. En los últimos tres meses, desde los incidentes de San Vicente, el desaparecido Gerez que reaparece sorpresivamente, la reapertura de la explosión de Río Tercero, la Triple A, Isabel Perón...todo eso, simplemente para distraer. Es un gran teatro para tapar el 35% del aumento del gas, el 20% del aumento en la electricidad, los cortes energéticos en todo el país, el 22% de las prepagas. Una ley de educación que no impide las colas de los padres que no pueden anotar a sus hijos ni en los jardines de infantes. Lo de López que no está resuelto, los errores de las relaciones con Chávez, el conflicto con el agro, con Uruguay...Para tapar todo este desgobierno que yo no recuerdo, vivimos de falsos temas, armados para distraer a la población. Que van a terminar en nada. Los argentinos somos lo suficientemente inteligentes como para no creerlo. El caso más grotesco fue el caso Gerez. El 90% de la población no cree el 9,6% con que el gobierno dice que cerró la inflación del 2006. Por eso es inaudito que el Estado agregue presiones inflacionarios siendo el socio bobo de aerolínea, aeropuerto, ferrocarril y los 37.000 millones de subsidio a empresas que no lo necesitaban y el presupuestó 2006 aprobó. Yo pretendo que mi gobierno sea de gestión, no de gestos como el de ahora".



13/01/2007