"El Mercosur es como el Cid Campeador..."
Dr. Andrés Cisneros: - Abogado y Dr. en Ciencias Políticas
- Secretario de Relaciones Exteriores y Asuntos Latinoamericanos. Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto. (1996-1999).
- Secretario General y de Coordinación. Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto. (1992-1996).
- Embajador Extraordinario y Plenipotenciario. Jefe de Gabinete del Ministro Guido Di Tella. Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto. (1992-1996)
- Jefe de Gabinete del Ministro. Ministerio de Defensa. (1991).


P: Cuando usted dijo, refiriéndose al conflicto que mantenemos con Uruguay: “uno no puede envolverse con la bandera de cada país, porque después todo movimiento puede ser malinterpretado por las partes o ser considerado una traición”. Lamentablemente vemos que esto sucedió…
R: Lamentablemente es un camino equivocado el cual no tenemos que profundizar. La solución va a ser muy difícil, si algún día existe. Yo creo que no hay solución a este tema. Me parece que tenemos que resignarnos a que las pasteras queden allí, con algunas mejoras, probablemente con un ducto que lleve la contaminación lejos de las playas, también probablemente con alguna mejora visual para evitar la contaminación visual, esto va a dejar una gran herida en la relación de los dos países…

P: Las heridas se siguen profundizando
R: uno de los mayores errores en la vida, es errar el tema de discusión. Las pasteras están ahí, y se van a quedar por la viveza uruguaya y por la torpeza nuestra, de habernos dormido dos años y no reclamar a tiempo. Pero lo importante es que estamos discutiendo el árbol sin ver el bosque ¿cuál es el bosque? Las pasteras que van a venir y van a venir muchas más. Uruguay tiene dos en carpeta. Brasil tiene varias. Paraguay tiene dos en carpeta y Argentina tiene al menos una más en carpeta… Van a venir muchas más pasteras y la contaminación va a aumentar. En lugar de ver lo que está por venir, seguimos discutiendo algo que ya es inevitable…Argentina perdió una oportunidad invalorable, después del dictamen de La Haya, el presidente uruguayo dijo que si Argentina aceptaba la situación como estaba –que es lo que vamos a terminar haciendo, Uruguay se comprometía a no hacer más pasteras. Eso no fue aprovechado para sentarnos con Uruguay, Brasil y Paraguay y decir: señores las pasteras en el futuro las vamos a hacer en conjunto o no se van a hacer…las vamos a hacer coordinadamente o no las vamos a hacer. Hagamos un protocolo del Mercosur de pasteras para que este daño que ya es inevitable, no se repita en el futuro

P: Da la sensación que quien maneja la agenda son los asambleístas…
R: Da la sensación que el gobierno es asambleísta, en el sentido de que cualquiera que gana la calle puede hacer lo que quiera. No solo en Gualeguaychú, en cualquier parte de la Argentina…

P: ¿Cómo afecta todo esto a la región, al Mercosur? Vemos por estos días que Uruguay está en muy buenas relaciones con EEUU
R: El Mercosur es como el Cid Campeador, cuando éste muere, a la mañana siguiente los esperaba una batalla, decisiva; entonces al CID lo visten, le ponen su armadura, lo sientan en el caballo y lo sacan a la batalla, lo muestran y con el prestigio que el CID tenía en vida, resolvió la suerte de la batalla. Al Mercosur, desgraciadamente, lo han matado, lo han exterminado, pero se mantiene la imagen del Mercosur por el prestigio que tiene. Al Mercosur lo han convertido en un órgano de difusión política del bolivarianismo y lo hemos dejado de utilizar para lo que fue creado, que es la integración económica.

R: Me gustaría conocer su opinión con respecto a la no resolución de los temas de fondo que los gobiernos progresistas de esta América Latina debieran tratar para ir hacia una mejor distribución del ingreso y de la riqueza, lo cual no están haciendo justamente por falta de integración. Por ejemplo: una reforma tributaria en serio no es aplicada porque manifiestan que si algún país lo aplica individualmente, los capitales se irían al país vecino. Si esto fuese encarado en bloque, distinto sería el accionar… Igualmente el tema del Cambio Global, ¿cómo se puede establecer una política sobre este tema, si ni siquiera se sientan a resolver un tema como el de Uruguay?
R: Nunca hemos estado tan mal con los vecinos como ahora. Tenemos disputas con Chile, con Bolivia, con Uruguay –terribles-, una frialdad y competencia absoluta con Brasil… cuando uno tiene una concepción de la política que pasa por el conflicto, en la política interna y externa, no se puede esperar otra cosa. Es una política de conflicto que se preocupa más por mostrar a la gente quien tiene la culpa de lo mal que nos va en vez de proporcionar soluciones, entonces no va como nos va. Abra usted un diario y fíjese a lo que se dedica el gobierno, se dedica a decirle a la gente quien es el culpable de las cosas que nos pasan, reales o imaginarias, actuales o de hace 30 años, es una especie de fiscal que señala todos los días a alguien nuevo... pero propuestas de arreglo, de mejora, proyectos para integrarnos interna y externamente los argentinos, no hay. Usted ve la tapa de un diario argentino dice hoy: Fin de la disputa con EEUU. ¡Estamos celebrando el fin de una disputa. Si hoy vemos la tapa de un diario brasileño dice: se acaba de firmar una inversión fenomenal para fabricar biocombustibles… Estados Unidos se propone reemplazar en 15 años el 20% de sus combustibles minerales por combustibles orgánicos y toma a Brasil como socio y no a Argentina.

P: Bush viene a América Latina y no viene a Argentina…
R: que no venga Bush es casi un alivio, porque Bush es un presidente pésimo. Pero es el presidente de EEUU el que no viene, no Bush. Esto en los diarios sale poco, el tema es que Bush no está enojado porque cuando vino lo insultamos, no viene porque no tenemos importancia. Chirac tampoco vino. El primer ministro de Japón hizo lo mismo (Uruguay, Brasil, Chile). El ex secretario de EEUU Collin Powell hizo lo mismo y el pobre canciller Bielsa tuvo que correr a Ezeiza porque hacía una escala y así pudo estar media hora con él. Todo es así, incluso cuando vino el premier chino…el papelón de anunciar megainversiones…

P: ¿Qué hizo nuestra primera Dama en su gira en París?
R: hizo lo que todos los políticos tienen derecho a hacer, que es instalar una dimensión internacional de su curriculum, de su perfil. No es santo de mi devoción, nunca la votaría, pero tiene derecho a hacerlo. Está haciendo una carrera política importante que quizás la lleve a una candidatura presidencial en pocos meses, y es lógico que quien pueda llegar a ser candidato, agregue una dimension internacional a su perfil.

P: Pero no hay coherencia con lo que busca y dice representar, y una Argentina que cierra las puertas entre ellos al presidente francés…
R: eso es para mi muy evidente, para mi no merece otro comentario…

P: En esta misma línea y con elecciones en donde la oposición no está mostrando su proyecto , un polo de atracción real, de alternativas… ¿seguiremos en la Argentina en conflicto?
R: Sin duda. Como yo nunca voy a ser un político que busca electores, no me importa lo que voy a decir ahora. El problema no es la oposición, no es que los opositores sean malos, o incompetentes, o no estén a la altura de las circunstancias y que no atraigan a la gente. Es la gente la que no quiere oposición. Desgraciadamente es la sociedad argentina que padece de varios errores en su conducta, y tiene uno que es que mientras haya plata en el bolsillo, lo demás no importa nada. En general, uno ve como declina la vida institucional argentina, como el Poder Ejecutivo está avasallando al Legislativo, a la Justicia… pero la sociedad no está interesada en una oposición, dice estamos fenómeno, es el grado de inmadurez de una sociedad…



10/02/2007